jueves, 21 de abril de 2016

La isla de San Andrés, de mal en peor. La Lupa de J



La preocupación de J.
Mi amigo y destacado periodista antioqueño, Jota Enrique Ríos, nos envía diariamente sus Notas Confidenciales, medio que tiene sus lectores diarios.
Y nos llama la atención sobre lo que está sucediendo en San Andrés.
J y yo estuvimos hace muchos años en esa Isla. Pero, de ese tiempo a este actual, han pasado muchas cosas. Muchas noticias, muchos acontecimientos… lo triste es que San Andrés en lugar de avanzar, se atrasa permanentemente. Y el gobierno ni se mosquea…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
La Lupa de J
La isla de San Andrés, de mal en peor 
La otrora “Perla del Caribe” o “Paraíso de Sol y Playa”, la isla de San Andrés, cada día pierde más atractivos. Y cada vez, sus ventajas comparativas son opacadas por la falta de administración y por descuido de los poderes centrales. La falta de agua potable, que ahora genera crisis, no es nada nuevo. 

En San Andrés nunca se ha emprendido una solución seria y sostenible en este frente. La carencia de alcantarillado, peor. La acumulación de basuras en todos los rincones es una vergüenza frente a los turistas. La sobrepoblación ya no cabe y sigue creciendo. En la isla de Pascua esta amenaza se atajó desde un principio, impidiendo el asentamiento de nuevos habitantes que llegaran a vivir en ella, así fueran chilenos. A San Andrés la hemos dejado sola: sin administración eficiente, sin recursos, sin infraestructura, sin plan de desarrollo, sin control de delincuencia. 
En fin, ante tanto desamparo, a los raizales les importa poco que Nicaragua quiera apoderarse de ella.
Y mientras tanto, los administradores del Estado tan despreocupados, tan tranquilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más