miércoles, 6 de julio de 2011

La SALUD de los barranquilleros. FORO este viernes 8 de julio de 2011

Foro sobre la SALUD de los barranquilleros.

Convoca el Frente Amplío por el Rescate de Barranquilla.

Eso será este viernes 8 de julio de 2011.


Sitio: Auditorio CARI Alta Complejidad
Dirección: Calle 57 No. 23-100
Hora: 8:00 a.m.-2:00 p.m.



CONFERENCISTAS
Senadores: Alexander López y Jorge Robledo
Yesid Camacho, presidente nacional de Anthoc
Médico: Rafael Alberto Rada C



LA SALUD de los COLOMBIANOS
El tema es delicado y merece nuestra atención… el 40% de la población colombiana ha padecido de algún trastorno mental…

Es delicado, porque esos trastornos no son fáciles de manejar. Se requiere mucha paciencia, cariño, dedicación, amor, sensibilidad, mucho compromiso con los seres humanos y cree que Dios existe.

La salud es un tesoro, que nosotros mismos, a veces, lo tiramos a la basura.
¡La prevención es clave! Pero… quién la maneja…

LuisEmilioRadaC




Sistema de salud mata a los colombianos

El modelo económico neoliberal convirtió el derecho fundamental a la salud en una vulgar mercancía, cuya relación paciente – empresa se basa en el principio capitalista de la máxima utilidad. Este aspecto implicó que el sistema de salud sufriera grandes transformaciones, para dar ingreso a la especulación financiera de los monopolios.

El nuevo paradigma transformó al paciente en un simple cliente o usuario; y al médico Director del Hospital en Gerente que responde por indicadores de desempeño y conduzca al hospital a ser autosuficiente con generación de utilidades. Esos excedentes, sólo es posible obtenerlos mediante: una oferta de servicios lo más cara posible, o sea con libertad de tarifas; y una racionalización del gasto, es decir, restringir citas, procedimientos y medicina, y abaratar la mano de obra, que significa, bajos salarios, atrasos en su pago, negación de prestaciones sociales, etc.






Para implementar este maquiavélico sistema de salud, el gobierno entregó a los mercaderes la “seguridad jurídica”, basada en la ley 100/93 y sus reglamentaciones, y para la flexibilización laboral dictó la ley 50/90 que permitió el surgimiento de tercerías o intermediaciones laborales como bolsas y agencias de empleo y las Cooperativas de Trabajo Asociado. Es una verdadera conspiración para “tumbarse” los recursos de la salud, unas veces en forma legal y, cuando no es suficiente, lo hacen mediante diversas formas de corrupción.



Las consecuencias, después de 18 años, están saliendo a la luz pública. Los clientes no aguantan más los abusos con su derecho a la salud, al cual todos concurrimos con aportes y el Estado lo hace por quienes no pueden. A su vez, los trabajadores tendrán que organizarse para detener el abuso contra médicos, especialistas, enfermeras, camilleros, administrativos, laboratorios, en general, con los que intervienen en el proceso de garantizar la salud a los colombianos.


Así se puede leer en una de las notas que escribió en el periódico La Verdad el colega José Arias, el 27 de junio de este año…

Y como ese trabajo se pueden conseguir muchos en nuestro país, porque la comunidad, los periodistas y muchos ciudadanos colombianos están asustados por el futuro de esta nación, en torno a ese bien que es la SALUD… el título que le puso Arias a su escrito es diciente: “Sistema de salud mata a los colombianos”. Y eso no es mentira… es una triste realidad.


LuisEmilioRadaC




La salud mental de los colombianos, en crisis


Por: Mariana Suárez Rueda


El 40% de la población ha padecido algún trastorno mental. ¿Hasta dónde llega la responsabilidad del Estado?
Dos de cada cinco colombianos han sufrido alguna vez en su vida de un trastorno mental, según el último Estudio Nacional de Salud Mental. Solamente el 23% recibe tratamiento. El resto ha tenido que aprender a convivir con la depresión, los cambios de personalidad, la ansiedad, los ataques de pánico y las alucinaciones.

Algunos no quisieron reconocer que estaban enfermos y, por temor al qué dirán, se negaron a sentarse en el diván de un consultorio. Otros sólo consiguieron que su EPS les brindara atención mientras se reponían de una crisis, pero fueron dados de alta sin haber aprendido a sobrellevar la enfermedad. A fin de cuentas, varios de los trastornos mentales no tienen cura absoluta. Por último, están aquellos que no tuvieron cómo costear una consulta psiquiátrica o psicológica privada, que oscila entre los $100 mil y los $150 mil, ni mucho menos una hospitalización en una clínica particular en la que se cobra $1,2 millones mensuales.

La salud mental de la población colombiana cada vez es más frágil y, a pesar de las continuas alertas de los psiquiatras y las asociaciones de pacientes, la situación sigue siendo alarmante. Aunque según el médico psiquiatra José Posada Villa, asesor en salud mental del Ministerio de la Protección Social, Estados Unidos es la nación del continente que peor se encuentra; Colombia ocupa tristemente el segundo lugar. Después le sigue México.
El problema en nuestro país es más complejo de lo que parece. La cuestión no es simplemente de falta de acceso a los medicamentos psiquiátricos o de que se actualice el listado de éstos en el Plan Obligatorio de Salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene calculado que para un país con el nivel de desarrollo como el de Colombia se requieren tres dólares per cápita para ofrecer los mínimos de atención en esta área a toda la población.
Lo anterior significa, de acuerdo con los cálculos del doctor Posada, que el Estado tendría que invertir aproximadamente cada año $237 mil millones para cubrir las necesidades de 44 millones de colombianos. Aunque este gasto sería menor que el costo en términos de productividad, bienestar y calidad de vida que se genera al no garantizar una atención adecuada a quienes sufren alguna patología mental, se trata de una cifra tan alta que aún sigue siendo estudiada.

Ni siquiera en el Congreso de la República ha habido eco para intentar darle una solución a lo que está sucediendo. En agosto de 2008 el senador y psicólogo Carlos Julio González radicó un proyecto de ley, mediante el cual se pretendía crear un marco legal para la prevención, promoción y atención de quienes padecen un trastorno mental. Nunca fue aprobado.



Para el próximo período legislativo la representante a la Cámara Alba Luz Pinilla intentará nuevamente poner el tema en la agenda política, presentando otro proyecto que ya está siendo redactado. Entre tanto, la prestigiosa publicación The British Journal of Psychiatry acaba de dar a conocer las conclusiones de una investigación mundial en salud mental, en la que participaron la OMS, la Universidad de Harvard, la Universidad de Michigan y el doctor José Posada Villa.


Los resultados son reveladores: el 30% de los trastornos mentales en Colombia son fruto de adversidades asociadas con la disfunción familiar. Estamos hablando de divorcios, violencia, la muerte de algún padre, abuso sexual, etc. De acuerdo a la investigación si logramos controlar estos factores se reducirían hasta en un 23% los casos de trastornos afectivos, en un 27% los de abuso y dependencia de las drogas, en un 31% los de ansiedad y en un 42% los de conducta. Desafortunadamente, reconoce Posada, “no estamos valorando como país el buen trato de nuestros niños y adolescentes. Estamos sembrando la enfermedad mental en su futuro”.


msuarez@elespectador.com


Mariana Suárez Rueda


Elespectador.com
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más