domingo, 5 de julio de 2009

Incertidumbre en el sector energético colombiano

El RADAR en Cartagena en el cubrimiento del XI Congreso Nacional y II Internacional de ANDESCO, la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos Domiciliarios. Estuvimos en este importante evento con el patrocinio de la Cámara de Comercio de Barranquilla y TEBSA, Termobarranquilla S.A. E.S.P., el generador térmico más grande de Colombia, ubicada en la Costa Caribe Colombiana, Departamento del Atlántico, Municipio de Soledad.

Y hablando del tema, en medio del encuentro nos encontramos a Ricardo Lequerica uno de los colombianos que más conoce este negocio. Tanto, que Wilson Negrete, gerente general de TermoVAlle, nos confesó que lo estaban esperando, porque es el único que se atreve a decirle la verdad al ministro de minas… o a los ministros de minas y energía que han estado por el gobierno.
Lequerica, conoce el rollo, los cables, el peso que tiene este sector en el Producto Interno Bruto del país y habla duro, cuando le toca… Nos dijo: “El sector eléctrico colombiano tiene muchas incertidumbre; si bien es cierto que tiene unos proyectos en curso, también es cierto que la tendencia de los precios de la energía ha sido a la baja”.
Y cuando eso pasa, cualquier inversionista, cualquier empresario se preocupa. Lequerica, nos explica que el problema se presenta en el marco regulatorio que está operando en Colombia. Él dice que es importante para el usuario que los precios bajen; pero eso tiene su pero… Y aquí lo va a explicar…

“Que los precios bajen indudablemente precios bajos van a favorecer mas industrias, van a favorecer al usuario, pero en caso de que los precios no sean suficientes para rentabilizar las empresas va a ver un desestimulo empresarial y nadie más invertirá en el sector de energía.
Hay varias incertidumbres:
Una de ellas, el gas natural. Se está hablando que gas natural y que solamente tendremos lo suficiente para el año 2016. Ha habido una crítica grande porque el ministro de minas Hernán Martínez dice que el gas no está hecho para la generación de energía, sino para las residencias y para el uso industrial. Que por lo tanto, hay todo el carbón disponible para generar energía. Pero quienes tienen máquinas adecuadas para el gas natural no pueden generar con carbón. Y ese es un ejemplo.

Otro: el cambio regulatorio a bandazos a “pupitrazo”, que lo sacan casi sin la probabilidad de que los empresarios se puedan defender fue el cambio de que ahora le pagan a los empresarios por arranque. Cada vez que se arranca una máquina reciben un pago”.
Y eso dice, Ricardo Lequerica, “amerita y les compensa todo el pago, pero eso ha hecho que hayan bajado los precios en la bolsa de energía y ha obligado a los hidráulicos a vender mucho más barato”.

Y agrega:
“Amortizar una hidroeléctrica es mucho más costoso, que amortizar una planta de gas. Entonces, esos son las quejas que he encontrado en el ambiente. La incertidumbre.
Además, que la demanda se ha reducido y no está creciendo a lo que estaba planeado; lógicamente, por la recesión en la que estamos… eso también genera la incertidumbre de que cuando entren los nuevos proyectos la “guerra” de precios será tal que terminará quebrando a algunos”.

Un diálogo entre el empresario y el RADAR:

Luis Emilio Rada C: ¿El sector financiero, qué papel tiene en este proceso?
Ricardo Lequerica: “en el sector financiero todos los proyectos se hacen con financiación. Por lo tanto, el componente de financiación normalmente está en el orden del 70%, en un proyecto térmico. En los hidráulicos, por lo menos, es de un 60%. Entonces, el sector financiero es un jugador… quizá el jugador más importante para el sector. Si el sector financiero está debilitado, o está apretado, o está temeroso, NO HABRÁ inversión en el sector eléctrico”.

Carlos Arzuza: ¿Para Colombia que es más confiable, qué se requiere: gas natural, termo o hidro?
R.L.: “No. Lo ideal sería una combinación de todas. ¿Y porqué porque no pensar en la nuclear. Hay mucho temor inusitado y una ceguera. Mira, tenemos muchas posibilidades, de hidroeléctricas. Pero ya sabemos que las hidroeléctricas solas son un peligro, puesto que el día que venga un fenómeno del niño fuerte, volveremos a los apagones de los años 91 y 92. Por lo tanto, debe haber un componente térmico, del orden del 30%, que sea capaz de compensar cualquier bajón en el régimen de lluvias. Lo que pasa es que los proyectos nuevos, que se instalen deberían ser a carbón, en lo que respecta a lo térmico.
Pero los proyectos térmicos a gas, que ya están instalados, hay que buscarles una solución”.

Lerc: ¿Eso se va a demorar mucho?
R.L: “Si, el gobierno lo tiene claro, en el sentido de que no tiene la caja mágica de dónde inventar el gas, pero debe pesar en soluciones , tales como importar gas licuado, en caso de que nos falte totalmente el gas. En este momento hay suficiente y no ha habido problema, porque las térmicas están trabajando muy poco. Ha habido agua. Este año se prevé un fenómeno del niño, así que hay que trabajar un poco más. Se está exportando gas a Venezuela, en un contrato que, se supone, es temporal de exportación y a continuación vendrá un gas de Venezuela, lo cual, personalmente creo que ha traído mucha incertidumbre… mucha posibilidad que ese gas no llegue, porque el gas, Venezuela lo tiene del lado del Oriente y los gasoductos que tiene hasta Maracaibo no son suficientes.
Además, si bien es cierto que se están expandiendo, también es cierto que han ingresado una cantidad de proyectos termoeléctricos a gas en el camino del gasoducto. Por lo tanto, tampoco llegará gas. Entonces, la incertidumbre real comienza a partir del año 2016, en términos de proyectos de generación. Eso es, a la vuelta de la esquina”.

Lerc: El inversionista, el inversor, se preocupa mucho. Revisa mucho lo que está pasando… ¿eso aguanta un poquito los proyectos?
R.L: “Si. Pero, como dije ya, hay proyectos que nos garantizan la estabilidad energética con el crecimiento que teníamos planeado hace unos años. Nos garantiza la estabilidad y el suministro suficiente hasta el año 2018, más o menos… por eso se adjudicaron el año pasado una serie de proyectos en construcción, otros en desarrollo que irán entrando en el transcurso del tiempo hasta el año 2018. Entre esos, dos hidroeléctricos importantes y algunas plantas térmicas”.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más