domingo, 12 de diciembre de 2010

Cerca del 50% del boquete del Canal del Dique se cerró...

La noticia es buena, en medio de la tristeza: Se está avanzando muchísimo para tapar el boquete que se presentó en el Canal del Dique.
La propuesta de Samuel Azout, también cayó bien: “Se necesita un gerente para la Reconstrucción”. Azout es el Consejero Presidencial, que está representando a la Región Caribe y a todo el país.
LuisEmilioRadaC
Pd: 
Cierre del boquete está cerca del 50% 
Barranquilla, 12 de diciembre de 2010.- Los trabajos adelantados para el cierre del boquete en la vía paralela al Canal del Dique avanzan de manera satisfactoria y hasta la tarde de hoy se habían avanzado 100 de los 214 metros que tenía cuando las aguas rompieron la carretera.
El Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa, quien inspeccionó los trabajos adelantados por los contratistas que trabajan en los dos frentes, se mostró optimista frente a los resultados obtenidos hasta el momento.
El mandatario departamental destacó el interés del Gobierno de los Estados Unidos luego del envío de los ingenieros militares que asesorarán a las firmas locales para alcanzar unos resultados más rápidos y evitar que se siga inundando el sur del Atlántico.
También resaltó el apoyo del Gobierno Nacional y las acciones de las instituciones como el Invías, Icbf, Acción Social y toda la fuerza pública para enfrentar la situación de emergencia. Y agradeció a todos los organismos de socorro como Defensa Civil y la Cruz Roja.
Se NECESITA un GERENTE para la RECONSTRUCCIÓN: AZOUT
Uno de los puntos recomendados es crear una organización que se encargue de canalizar los diferentes recursos de manera eficiente, efectiva y eficaz; con actividades específicas, responsables y metas.
“Se necesita un gerente de esta organización, una Junta Directiva público privada, que rinda informes respectivos al gobernador y  presidencia. Establecer y adoptar un Programa de Recuperación del sur del Atlántico con visión de largo plazo”, dijo el Consejero Presidencial Samuel Azout
En el mediano plazo se requiere encontrar un macro proyecto para la fase de rehabilitación, donde se puedan concentrar esfuerzos de mano de obra que movilice el desarrollo local.
Acción Social estudiará proyectos que implique la utilización de la mano de obra local (generación de empleo), para desarrollarlos con las comunidades damnificadas, de tal forma que ocupen su tiempo y se sientan útiles.
El gobernador hizo un llamado a todas las entidades públicas,  privadas y sociedad civil en general para dimensionar la situación del sur del Atlántico. Son 90 mil personas damnificadas que requieren atención integral y de forma oportuna y equitativa.

La reconstrucción también es una OPORTUNIDAD

La Reconstrucción también es una OPORTUNIDAD.
Las guerras, las tragedias le sirven al hombre para revisar su presente y su futuro.
Esto que le está ocurriendo a Colombia y a su gente, puede servir mucho para que organicemos mejor nuestra nación.
Les entrego un material que se escribió en torno a la II Guerra Mundial, cuando Japón quedó en ruinas:
"Como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, Japón perdió el 42% de la riqueza nacional y el 44% de la capacidad industrial – energía, instalaciones, maquinaria, etcétera -. 

Durante algunos años después de la derrota, la economía japonesa estuvo casi totalmente paralizada con una severa escasez de alimentos, una inflación galopante y los efectos de un mercado negro generalizado El país había perdido todos sus territorios de ultramar, mientras su población sobrepasaba la cifra de los 80 millones, además de alrededor de 6 millones de repatriados que llegaban del extranjero. La demanda interna descendió con la interrupción de las compras militares y el comercio exterior se hallaba restringido por las Fuerzas de Ocupación Aliadas. 

El pueblo japonés emprendió la tarea de reconstruir su economía devastada por la guerra y la ocupación norteamericana se ocupó sólo de desmilitarizar y democratizar la sociedad nipona. No asumió ni el costo de la reparación de los daños ni la elaboración de una política estratégica para la reconstrucción económica.

En un período histórico relativamente breve Japón logró no sólo reconstruir su economía, sino convertirse en una de las naciones industrializadas más importantes del mundo actual. En ello desempeñó un papel fundamental la regulación económica estatal y la política industrial concebida para la reconstrucción. 

La burocracia japonesa emitió el documento “Problemas básicos para la reconstrucción de la economía japonesa de posguerra”, en fecha tan temprana como 1946. Aquí se planteaba que Japón debía seguir un modelo intermedio entre la planificación socialista y las instituciones capitalistas; había pasado el período de laissez faire. Ahora, en el período del capitalismo de Estado, Japón estaba en la frontera de dos sistemas debía ser un intermediario político y económico entre bloques".

Esto nos lo envió Raimundo Alvarado, leyendo un informe de Semana.com
LuisEmilioRadaC
Pd:
Dice Raimundo:
Este es el tipo de informes que recomienda el maestro Javier Dario Restrepo en el cubrimiento de una tragedia. 
Dice que la pregunta clave, despues de las clasicas ¿que?, ¿quien?, etc., es: ¿que pasara?. 
Y de ahi surge la esperanza. 
En este caso, la revista Semana encuentra motivos para señalar que algo bueno puede provenir. Según este informe, la prosperidad a partir de la reconstruccion del pais, y en la cual está la revision de algunas instituciones como Prevención de desastres, las competencias territoriales, Cormagdalena, etc. 
Raimundo
SEMANA:Cómo Colombia puede reinventarse a partir de l
Varias poblaciones del sur del Atlántico sufren las consecuencias de la ola invernal


INVIERNO


Detrás de la tragedia invernal, que ha dejado millones de damnificados y va a costar más de cinco billones de pesos, se abre una gran posibilidad para reconstruir el país.

Sábado 11 Diciembre 2010
Colombia está viviendo una de las peores tragedias naturales de su historia. La ola invernal ha dejado cerca de dos millones de damnificados, 230 muertos, 103 desaparecidos y 374.000 hogares afectados. Ya van 276.000 viviendas entre averiadas y destruidas, más de 220.000 hectáreas de cultivos están bajo el agua y 40.000 reses han muerto, mientras que dos millones han tenido que ser desplazadas a partes altas. Tres importantes distritos de riego están seriamente afectados y 186 vías nacionales impactadas, de las cuales 45 están cerradas totalmente. De los 32 departamentos, 28 tienen alguna afectación en un total de 265 municipios.
Las cifras son realmente dramáticas y muestran en toda su magnitud la tragedia que conmueve al país y al mundo entero. Pero más allá de este dramático episodio, lo que pocos saben es que la emergencia está abriendo una oportunidad única para reconstruir el país. El plan de emergencia que ha diseñado el gobierno del presidente Juan Manuel Santos puede convertirse en el punto de partida para que Colombia dé un gran salto hacia el progreso. 

Este tipo de episodios lamentables han sido, a lo largo de la historia reciente, el punto de partida de grandes proyectos. Por ejemplo, después de la Segunda Guerra Mundial, que destruyó a Europa, el Plan Marshall impulsado por Estados Unidos permitió reconstruir los países afectados. En las dos décadas siguientes, la economía de todos, con excepción de la República Federal de Alemania, superó los niveles anteriores a la guerra, y Europa Occidental alcanzó un crecimiento y una prosperidad sin precedentes.

Igualmente ocurrió tras la crisis de la Bolsa de Nueva York en 1929, que dio inicio a una larga y profunda depresión que dejó cerca de 30 millones de desempleados. El presidente Franklin Delano Roosevelt puso en marcha el llamado New Deal, para reactivar la economía. Como resultado de todas las medidas que se tomaron, la actividad económica se recuperó.
Un ejemplo más cercano lo tiene Colombia con el terremoto del Eje Cafetero en 1999, que dejó 1.185 muertos, más de 550.000 damnificados y 100.000 inmuebles afectados. El gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana puso en marcha un modelo de reconstrucción que en un tiempo récord de tres años generó las bases para reemprender el desarrollo en la región.

Pues bien, Colombia ahora tiene nuevamente la oportunidad de hacer de esta crisis una ventana de oportunidad para dar un cambio y corregir muchos errores del pasado. El presidente Juan Manuel Santos sabe que tiene ese enorme reto entre sus manos, y por ello el plan que se ha diseñado para atender la emergencia busca ir más allá de mitigar el impacto del invierno y aliviar a los damnificados.

Todo el equipo del gobierno está trabajando en función de la emergencia. Según el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, la orden del presidente Santos es darles prioridad a los damnificados de la tragedia y planear la rehabilitación y reconstrucción del país. Esto significa que todos los funcionarios en todas las dependencias del Estado estarán concentrados de tiempo completo en recuperar el país.

El plan es una combinación de distintas acciones y está dividido en tres fases: la tarea humanitaria, las acciones de rehabilitación y, finalmente, la reconstrucción. Las dos primeras etapas están enfocadas en darles alimentación, atención de salud y techo a los cerca de dos millones de damnificados repartidos a lo largo y ancho del país y en poner en funcionamiento la infraestructura, como carreteras y puentes que se averiaron, que están impidiendo la movilización y en algunas zonas están ahondando la tragedia.
En la fase humanitaria se calcula que se requerirán 200.000 millones de pesos mensuales para mercados, reubicación y traslado de personas, alquiler de viviendas, compras de plásticos y techos de propileno y brigadas de salud, entre otros. 

En cuanto a las acciones de rehabilitación, son ciertamente complejas por la magnitud de los daños, especialmente en el sector de la infraestructura. En esta fase, la prioridad es despejar vías que están afectadas por deslizamiento de tierras y dar paso, así sea parcial, para movilizar maquinarias y permitir el tránsito de camiones que van hacia los puertos. En este momento se trabaja en reparar algunos puentes, como el de Cuatro Bocas, en el Cesar, que fue destruido por la fuerza del agua. El paso por esta vía que conduce al centro del país lleva más de 20 días interrumpido.

Otra gran prioridad es taponar el boquete de 220 metros que dejó el rompimiento del Canal del Dique, en el sur del Atlántico. Por este hueco están pasando 1.400 metros cúbicos de agua, un caudal que supera el del río Cauca y que está empeorando las ya gravísimas condiciones de la región por las inundaciones provocadas por las aguas del río Magdalena. En este momento, el Ministerio de Transporte está coordinando labores para cerrar la brecha. El gobierno pedirá ayuda al gobierno de Estados Unidos para que facilite equipos que permitan acelerar las labores.

El ministro de Transporte, Germán Cardona, calcula que en esta etapa de atención de la red primaria nacional, para ponerla en orden y en funcionamiento, se requerirán 200.000 millones de pesos.

En materia de casas también hay prioridades. La ministra de Vivienda, Beatriz Uribe, estima que se necesitan con urgencia, para reubicar hogares, 55.000 soluciones urbanas. Esto demandará inversiones por 1,5 billones de pesos, recursos que saldrán, en parte, de lo que esta cartera tenía presupuestado para el próximo año. También se están atendiendo daños en acueductos y alcantarillados.

Si en algún sector la ola invernal ha dejado desastres y hay urgencias que atender es en el agropecuario. Se calcula que se han dejado de producir más de 400.000 toneladas de alimentos. Gran parte de la infraestructura agropecuaria se ha afectado, entre ella tres importantes distritos de riego localizados en Norte de Santander, Valle del Cauca y el sur del Atlántico. Varias carreteras veredales que van a las fincas productoras se encuentran bloqueadas, lo que impide sacar la producción. 

Los ganaderos no la pasan mejor. Un millón de hectáreas donde pastaban animales se perdieron del todo y hay otros tres millones con algún grado de inundación. El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, estima que por lo menos un semestre tardarán los pastos en recuperarse y esto, calcula, costará un billón de pesos. 

Así, entre lo que han dejado de recibir los agricultores por daños totales de cultivos, muerte de ganado, baja en la producción de leche (se han perdido unos cuatro millones de litros) y carne y por averías de la infraestructura agropecuaria, las pérdidas se acercan a los dos billones de pesos en este sector.

Para el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, la mayor urgencia en este momento es la atención fitosanitaria. La aparición de plagas es una consecuencia fatal que dejan la humedad y las lluvias. En el caso del café hay una gran angustia por la propagación de la roya, pero también se extienden plagas en el cacao, las flores y otros cultivos. 

Aunque el gobierno todavía no ha cuantificado las pérdidas totales dejadas por esta ola invernal, cifras preliminares indican que se necesitarán unos cuatro billones de pesos para atender las dos primeras fases.

Por ahora, el gobierno cuenta con un billón de pesos de recursos que salen del Presupuesto Nacional y de un crédito por 150 millones de dólares del Banco Mundial. Según el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echaverry, están haciendo un barrido por las diversas carteras para pasar a la Tesorería recursos que no alcanzarán a ejecutar, para usarlos. En la medida en que se contabilicen estas sumas se sabrá con mayor certeza con cuánto más dispone el gobierno para atender la emergencia. Lo cierto es que se trata de una suma nada despreciable: es casi un punto del PIB. 

Aunque los colombianos han hecho donaciones muy importantes a través de Colombia Humanitaria, la plata no alcanzará.

Por eso el gobierno, amparado en las facultades que le da el Estado de excepción, estudia tres fuentes de recursos. Crédito externo, básicamente con la banca multilateral: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo por 350 millones de dólares. Se evalúa vender algunos activos, como el 10 por ciento de Ecopetrol o la parte que tiene el Estado en Isagén, pero nada de esto se ha definido. Y finalmente se contemplan nuevos impuestos: el equipo económico está estudiando con detenimiento cuál vía podría ser la más conveniente en las actuales circunstancias.

Parte de los recursos se necesitan en el corto plazo, pero la verdadera inversión vendrá hacia el mediano y largo plazo, cuando se emprenda la tercera fase, de reconstrucción del país.

De la tragedia a la prosperidad 

Sin duda, atender oportunamente a los dos millones de damnificados les impone un gran desafío a la capacidad y la eficiencia del gobierno. Pero donde realmente se la jugará Santos es en la reconstrucción y en la forma como sacará provecho de esta crisis, para el futuro del país.

El propósito del gobierno es que la etapa de reconstrucción se convierta en el punto de partida para hacer cambios profundos y que las acciones que se emprendan sean definitivas para que esto no vuelva a ocurrir.


Por ejemplo, según el Ministro de Transporte, en infraestructura el país no se puede volver a dar el lujo de tener carreteras que se interrumpen año tras año cuando llega la temporada de invierno. "No puede ser que la vía Manizales-Mariquita, o Bucaramanga-Cúcuta, o que la llamada carretera de la Prosperidad, en Magdalena, o la vía Las Palmas, en Medellín, se cierren cada vez que hay un aguacero". Esta es la hora de pensar en grande, dice, de hacer túneles, viaductos y una infraestructura que permita que las mercancías lleguen a los puertos, y no más vías que se abren y se cierran como si fueran un ascensor. Ahora bien, eso cuesta. Según Cardona, en los próximos cuatro años, para emprender algunas de las obras que necesita el país se requerirán unos seis billones de pesos. 

Aprovechando esta tragedia, en el marco de la declaratoria de desastre, el gobierno planea tomar una serie de medidas que le permitan acelerar procesos que en el pasado han frenado el desarrollo, como la habilitación de suelos. La ministra de Vivienda y Medio Ambiente, Beatriz Uribe, cree que es necesario facultar al gobierno para adoptar macroproyectos de interés social en los municipios donde se requiera la participación de la Nación para desarrollar grandes obras de vivienda. Para esto hay que agilizar trámites de toda clase, como la propia expropiación de predios.

Uno de los temas claves que por primera vez Colombia atenderá con seriedad es el del medio ambiente. En esta época de invierno ha quedado al descubierto el maltrato a la naturaleza. En la zona bananera del Magdalena, la deforestación pasó factura de cobro. La erosión y la sedimentación de los ríos que recorren la zona interrumpieron el curso natural de los caudales que van hacia el mar, y con las estrepitosas lluvias que han caído, se inundó todo. 

En materia ambiental, en donde hay una gran preocupación, todos los ministros coinciden en que habrá que dar un gran debate sobre el papel de las Corporaciones Autónomas Regionales, que se crearon hace 20 años pero que con esta ola invernal han mostrado que no han sido eficientes en su labor y muchos incluso las culpan del desastre que está viviendo el país.

Igualmente, Colombia está en mora de hacer cumplir las normas que prohíben los asentamientos humanos y la construcción de viviendas en zonas de alto riesgo, pues tragedias como la ocurrida en el municipio de Bello, que dejó más de 100 muertos, no deberían repetirse.
Vista la dimensión del drama y los recursos que se necesitarán para recuperar lo perdido, surge la gran preocupación por el impacto que tendrá sobre la economía y las expectativas de crecimiento que tenía el país.

Sin embargo, parece irónico, pero el efecto podría ser contrario. Dada la cantidad de obras que hay que emprender, esta recuperación podría convertirse en otra locomotora que mueva la economía el próximo año. El gasto público y privado que habrá que realizar impulsará muchas actividades económicas, incluida la generación de empleo. 

Para muchos expertos no hay duda de que esta tragedia golpeará al sector agropecuario, pero eso no cambiará los pronósticos de crecimiento para el año entrante. Ese sector ha venido creciendo muy poco en los últimos siete y ocho años y pesa cada vez menos en el PIB total. Los analistas piensan que golpeará transitoriamente los precios de los alimentos durante unos meses, pero la inflación terminará 2011 en niveles alrededor del 3 por ciento. 
Lo que sí es definitivo es que el gobierno no se puede equivocar, pero tampoco se podrá tomar demasiado tiempo para poner en marcha las obras. El país le ha dado un voto de confianza al presidente Santos, quien alcanza una popularidad del 90 por ciento, pero con cerca de dos millones de personas esperando techo, comida y en muchos casos ser reubicados, la confianza se puede perder fácilmente si no llega pronto la atención del Estado, y de manera eficiente. No hay que olvidar que, aunque en algunas zonas del país ha disminuido la intensidad de las lluvias, el fenómeno de La Niña irá hasta mayo de 2011. Esto significa que en el centro del país coincidirá con la temporada de lluvias, y, como dice Ricardo Lozano, director del Ideam, no se pueden descartar eventos de inundaciones en abril, como los que se presentaron en noviembre y en los primeros días de diciembre. 

Así las cosas, si el gobierno se la juega bien y enfrenta esta emergencia pensando estratégicamente en el futuro, el camino hacia la prosperidad que prometió el presidente Santos no se vería tan lejano.

 
Cada mandatario regional está viviendo su propia tragedia. Estas son las más dramáticas.

Sábado 11 Diciembre 2010
- En Bolívar hay 65.188 familias damnificadas. En este momento 38 de los 45 municipios están bajo el agua. La situación más crítica se presenta en Mompós, Magangué, Pinillos y Calamar. 

La mayoría de quienes han evacuado sus viviendas han buscado zonas altas a orillas de las carreteras construidas sobre terraplenes y carillones que funcionan como diques, y la mayoría viven en cambuches y albergues temporales, lo que implica enormes riesgos a futuro.
Los habitantes de La Peña, frente a Magangué, se mudaron, pues ese corregimiento ya 
desapareció.

En la Depresión Momposina los pueblos solo se pueden comunicar por chalupas y barcazas de madera, pues las pocas carreteras que hay están bajo el agua. En Mompós se está viviendo una situación dramática: las tuberías del alcantarillado se reventaron y el olor en las calles es insoportable; todo el mundo teme que ocurra una epidemia. 

- En Magdalena hay 51.306 familias afectadas, así como 29 de los 30 municipios del departamento. De los 3.325 kilómetros de vías, solo 482 están pavimentados, que son las troncales de Oriente, Caribe y la de Contenedores, el resto están intransitables. La mayoría de los municipios comienzan a tener problemas de abastecimiento por la incomunicación. También ha resultado afectada la infraestructura de agua potable y saneamiento, y obligó incluso a los contratistas que están ejecutando obras del Plan de Aguas Departamental a suspenderlas. Por su parte, Electricaribe se ha visto obligada a suspender el suministro de energía a las zonas inundadas. 

- En Atlántico la emergencia comenzó realmente en la noche del 30 de noviembre, cuando el Canal del Dique rompió el terraplén de la carretera que comunica al municipio de Calamar (Bolívar), a orillas del Magdalena, con Santa Lucía (Atlántico). La abertura inicial era de 20 metros; al día siguiente el chorro de agua alcanzó a tener 60 metros de ancho hasta llegar a 220 metros. Los esfuerzos para cerrar esta boca, que es la que está inundando a los municipios del sur del Atlántico, exige un esfuerzo enorme, pues se necesitan 14.000 metros de roca, aproximadamente 1.400 volquetas de piedra. 

En este momento está cerrada la carretera Oriental, que comunica a Barranquilla con los municipios ubicados en la ribera del Magdalena y también conduce a los Montes de María, y la carretera que comunica con el interior, la troncal de Occidente, que va a Sincelejo, Caucasia y Medellín. 

- En el Valle del Cauca van 60.000 familias damnificadas. Uno de los sectores más golpeados es el industrial. La tragedia para ellos comenzó cuando las aguas de los ríos Frayle, Bolo y Palmira inundaron los 550.000 metros cuadrados de la Zona Franca del Pacífico y parte del complejo industrial de Acopi y Yumbo. En la zona hay 30 empresas cuyas inversiones superan los 800 millones de dólares.

El sector avícola también padece la tragedia. En esa zona se perdieron 75.000 aves. En el Valle se encuentran 900 granjas, que generan el 28 por ciento de la producción nacional de aves.

Otro sector duramente golpeado es el agroindustrial, en el que cerca de 20.000 hectáreas cultivadas con frutas, cítricos, hortalizas, cereales y caña de azúcar se encuentran bajo el agua. Según Asocaña, gremio que aglutina a 12 ingenios, la exportación de azúcar cayó a 44.000 toneladas, es decir, se redujo en un 60 por ciento para noviembre de este año. Entre Cauca, Valle y Risaralda, donde tienen cultivos de caña, hay en total 30.000 hectáreas inundadas.

La semana pasada, un tramo del dique de 43 kilómetros colapsó y permitió que las aguas del río Cauca inundaran 3.500 hectáreas sembradas con frutas y caña.

- En Caldas el 80 por ciento de la malla vial se ha visto completamente afectada. Los municipios de Victoria, Samaná,  Pácora y los corregimientos de San Bartolo y Castilla están incomunicados. La ola invernal también ha dañado 36 instituciones educativas y 4.800 hectáreas en donde se cultiva café, plátano y maíz, principalmente.

- En Antioquia se dañaron 35.000 viviendas y 4.000 kilómetros de vías se encuentran afectados, incluida la Vía a Las Palmas, que permanece cerrada. Hay 132.000 damnificados, 141 muertos y 60 desaparecidos. Estos últimos corresponden a la tragedia de Bello.

- En Soacha, Cundinamarca, hay por los menos 2.000 familias que deben ser reubicadas. Allí los suelos muestran enormes saturaciones de agua, lo que puede terminar en deslizamientos. En Mosquera se inundaron más de 3.000 fanegadas. Lo más grave es que ahora que las aguas están bajando empezaron a aparecer los cuerpos de animales, como vacas y perros, lo que hace que los olores sean muy fuertes. La situación fue tan crítica que el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, tuvo que expedir un decreto de salud pública para buscar con el sector privado mecanismos para remover todos los animales que se encuentran en la zona. 

Emergencia Invernal en el Sur del Atlántico: VIDEO

Con Raimundo Alvarado, coordinador de estas redes periodísticas, siempre hemos conversado sobre el papel de los comunicadores y periodistas.
Esa es una de las conversiones permanentes que mantenemos, con él y otros colegas, empresarios y funcionarios, porque consideramos que la labor de los medios es clave en el desarrollo de una sociedad.
Ahora que se está presentando esta emergencia invernal, volvemos a ser nosotros los periodistas, piezas fundamentales para que se pueda conseguir una solución.
No es que la tengamos a la mano. Ni más faltaba.
Ni tampoco, porque seamos magos, ni adivinos, ni tan poderosos como pretendemos, sino que, en medio del abanico de opciones, el periodismo es bien importante porque muchos actores de la comunidad cree en nosotros y debemos defraudarlos. Y además, porque es nuestro deber como seres humanos.
El PAPEL del PERIODISMO
Es un tema que debemos revisar.
Las preocupaciones de varios colegas, nos indican que el tema debemos tocarlo con prudencia y lo haremos en unas cuantas horas.
Por ahora, miremos este video que acaba de llegarnos.
LuisEmilioRadaC
Pd:

Mapas de la zona del desastre invernal en el Sur del Atlántico


Excelente la labor de Humberto y su grupo. Lo reitero.
Aquí están los enlaces que me envió y que pueden servirle mucho a todos lo latinoamericanos, colombianos y ciudadanos del mundo que nos están ayudando y acompañando en estos momentos de tristeza.
Los enlaces entran de una por el blog.
Saludos
LuisEmilioRadaC
Pd:

From: hyances@naritasltda.com
Date: Sun, 12 Dec 2010 12:20:15 -0800
Subject: Re: [periodistasdelcaribe] RADAR: Aumenta el número de DAMNIFICADOS en el Sur del Atlántico, Colombia // Uso de TIC's satelitales - desastre Atlántico
Luis Emilio:
Hemos mapeado toda la zona, incluso pueblos muy pequeños. Pueden usar estos mapas para sus reportajes o blogs, con la información que nos brinden podemos actualizarlos muy rápidamente.


Para los que están cerca de las brigadas de socorristas, estos mapas se pueden insertar en los GPS y así ayudar en la logística de localización y guía.  
Si se requieren GPS podemos hacer la gestión para la entrega. 



Coordinan la evacuación de los habitantes de Santa Lucía, Atlántico

Esta tranquilidad desapareció por la ola invernal.
Ahora debemos estar muy pendientes de los hermanos de Santa Lucía.
LuisEmilioRadaC
Pd:
Autoridades coordinan evacuación de la población en Santa Lucía
* Helicóptero MI del Ejército comenzó a poner “big bags” sobre un box culvert por el cual estaba entrando agua hacia el municipio.
Barranquilla, 12 de diciembre de 2010.- Con el aumento en el nivel de las aguas que están inundando el sur del Atlántico, las autoridades que atienden la emergencia avanzan en la evacuación de la población en el municipio de Santa Lucía.
Desde el Puesto de Mando Unificado, que funciona en la Sala de Juntas Luis Carlos Galán Sarmiento de la Gobernación, se tomó la decisión luego, de que comenzara a entrar agua por un box culvert ubicado cerca de la carretera que comunica a Santa Lucía con el corregimiento de Algodonal.
Inmediatamente la situación fue atendida con el helicóptero MI 17 del Ejército Nacional que comenzó a colocar “big bags” (grandes bolsas plásticas llenas de tierra con un peso de tonelada y media) en el sitio por donde comenzó a entrar el agua.

Gobernadores de la Región Caribe buscan soluciones conjuntas.


Atlántico y Bolívar buscan soluciones conjuntas para el canal del Dique

Nuevo gobernador de Bolívar, Alberto Bernal Jiménez

* Los Gobernadores Eduardo Verano De la Rosa y  Alberto Bernal Jiménez se reunirán este lunes para coordinar acciones.
Barranquilla, 12 de diciembre de 2010.- Con el fin de encontrar soluciones conjuntas a los problemas de inundaciones en el canal del Dique, hoy se reunirán los Gobernadores del Atlántico, Eduardo Verano De la Rosa y Bolívar Alberto Bernal Jiménez. 

“Es importante que se defina junto con Cormagdalena las obras que se necesita ejecutar urgentemente en el Canal del Dique y lo más importante, definir el impacto que tendrá tanto en Bolívar como en Atlántico el cierre del boquete por la gran cantidad de agua que recibirá la corriente”, dijo Verano De la Rosa.

Aumenta el número de DAMNIFICADOS en el Sur del Atlántico, Colombia


Esta emergencia invernal ha sido la más grande que hemos tenido los atlanticenses… por lo menos, eso es lo que yo conozco.
Aunque ya me ha comentado que eso no es verdad… hemos tenido cosas peores. Y los gobernantes las han conocido, pero han sido indolentes, ineficientes, ignorantes y arrogantes, porque en vez de asesorarse toman decisiones incorrectas.

A raíz de la tecnología, lo que nos llega ahora en los medios es mucha información. Tanta, que a veces no alcanzamos a utilizar como debe ser.
La vida que llevamos, tampoco nos permite concentrarnos en lo más importante, porque, a pesar de tener un gran compromiso con nuestros compatriotas, debemos hacer otras labores.
Yo como periodista y comunicador. Como ser humano y ciudadano del mundo, estoy seguro que podríamos hacer más.

¿Será que nos falta organización?
¿Será que nos falta unidad?
¿Estamos haciendo lo correcto?
Me hago esos interrogantes porque, me llega información por todos lados. Fotos por todas partes. Comentarios públicos, pero también privados.
Llamados de atención.
Correos.
Improvisaciones.
Nos enteramos de decisiones oficiales buenas y malas.
Pero, para mí, lo importante, lo clave es que podamos aprender rápido para que los damnificados NO sean maltratados, porque son ell@s l@s que están sufriendo…
Les voy  a entregar información que ha debido circular por este blog desde el 9 de diciembre, pero por algunas circunstancias técnicas no alcanzó a llegar a ustedes.

Me acaba de escribir uno de los colombianos conscientes, diciéndome:
“Muy buena la información que haz puesto en el blog.
Sin embargo seria más completa si por ejemplo, la foto de la inundación en donde aparece el templo tuviera un pie de foto que indicara de qué población es y el número de habitantes que resultaron afectados allí, porque eso ayuda a mantener el mensaje de urgencia para ayudar a esa pobre gente.
Perdona la incomodidad, porque es muy fácil desde afuera decir falta esto, pero eso ayudaría a completar la buena información que haz estado divulgando. Un abrazo”.
Él es uno de los colombianos que está fuera del país, pero sufre como nosotros, porque quiere a nuestra gente…


UNÁMONOS para ayudar…
Detectemos también a los negociantes del dolor ajeno y más adelante desnudémoslos, porque seguirán haciendo daño.
Sabemos que hay unos que están apoyando y ayudando… pero hay otros que se mueven como bestias, como buitres y como animales de rapiña, a quienes solamente les interesa el dinero, convencidos que se merecen esa plata, porque son muy “inteligentes”…
LuisEmilioRadaC
Pd:

Aumenta cifra de damnificados
Hogares de 90 mil personas quedaron bajo las aguas en el sur del Atlántico
* Gobernación del Atlántico sigue trabajando en la reparación de la vía paralela al canal del Dique, por donde está ingresando el agua que inunda el sur del Departamento.
Barranquilla 9 de diciembre de 2010.- El ingreso al sur del Atlántico de más de 1.700 metros cúbicos de agua por segundo desde el pasado 30 de noviembre a las 4:40 pm inunda los hogares de 90 mil personas en los municipios de Suan, Campo De la Cruz, Candelaria, Manatí, Santa Lucía y Repelón.


A cada momento aumenta el nivel de las aguas en estas poblaciones lo que ha provocado un éxodo masivo de los residentes en la zona hacia los albergues dispuestos por la Gobernación del Atlántico que en este momento están a plena capacidad. 
El gobernador Eduardo Verano De la Rosa, quien sobrevoló en un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana las zonas inundadas, hizo un llamado a la solidaridad a todos los colombianos dada la magnitud de la tragedia y las grandes y graves necesidades que padecen las familias que lo han perdido todo.

“Lo más grave es que la tragedia no ha terminado y esperamos lo peor. Por eso es necesario que todos estemos unidos para enfrentar esta dura prueba y luego de superar la emergencia comencemos el proceso de recuperación económica y social de nuestro Departamento”, dijo el gobernador Eduardo Verano De la Rosa.
El mandatario departamental recalcó que se está trabajando en la reparación del boquete por el cual está entrando tal magnitud de agua al sur del Departamento en donde están totalmente inundadas las poblaciones.
 
ASESORÍA DE COMUNICACIONES
GOBERNACIÓN DEL ATLÁNTICO
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más