lunes, 1 de abril de 2013

Elvia Mejia: Una costeña al frente de la ESAP. Editorial




Pero, por la velocidad que lleva la vida, no me había detenido a leerlo, ni a colgarlo en el Blog... Después de Panamá, llegamos a Barranquilla y al día siguiente, el RADAR se fue a Cartagena, al cubrimiento del XVI Congreso Nacional de NATURGAS.
Y al ratito, llegó la Semana Santa.

Apenas ahora, resucitamos, prácticamente… El mundo seguirá sin la reflexión de esta bonita semana… 
Pero seguiremos…

El editorial del que hablamos está aquí, con una gráfica, en la que aparecemos Elvia Mejía, Carlos Arzuza, quien estuvo también en la Asamblea del BID y el personaje del editorial: Elvia Mejía.
Aquí está, porque  considero que estos últimos gobiernos han ido entendiendo que nuestros profesionales costeños son capaces y pueden aportarle mucho al desarrollo de nuestra nación.
Elvía Mejía menejo muchos años el CORPES.
Ha estado en otras tareas interesantes, y ahora le está apostando a la ESAP.

¡Éxitos!
RADAR,luisemilioradaconrado
316 617 33 55


Una costeña al frente de la ESAP

El presidente Juan Manuel Santos incluyó a la Escuela Sup
Editorial marzo 16 de 2013

Una costeña al frente de la ESAP
El presidente Juan Manuel Santos incluyó a la Escuela Superior de Administración Pública (Esap) entre las entidades estatales que serán sacudidas con la política reformista con la cual pretende ser recordado por la historia, y nombró a la cataquera Elvia Mejía Fernández en la dirección nacional señalando que ella ha sido “una gran defensora de muchas causas buenas, entre ellas la descentralización”.
La Esap fue creada en 1958 como desarrollo de la reinstitucionalización de la nación tras el plebiscito de diciembre de 1957, en una ley, la 19 de aquel año, en la que también fue creado el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el Departamento de la Función Pública, la Carrera Administrativa y la Sala de Consulta de Servicio Civil del Consejo de Estado.
Existía en aquel momento, como sigue existiendo hoy, una gran preocupación por la calidad de la administración pública aun cuando no se tenían, como hoy se tienen, los mismos afanes por la corrupción, los desafíos de la globalización y la necesidad de un Estado omnipresente frente a tantos problemas que reclaman quién los resuelva y recursos para hacerlo. Tampoco existía, hace 55 años, una sociedad que reclamara su derecho a la participación y la obligación del Estado en todos los niveles a promover dicha participación para gestionar y vigilar la actuación pública.
La Esap es un establecimiento público del orden nacional y carácter universitario que tiene como objeto la capacitación, formación y desarrollo, desde la investigación, docencia y extensión universitaria, y de los valores, capacidades y conocimientos de la administración y gestión de lo público, todo ello en la perspectiva de la transformación del Estado y el ciudadano.

Su tarea no se limita, como cualquier otro establecimiento de educación superior, a proveer a la sociedad de profesionales mejores e investigaciones o asesorías, sino que debe jugar un papel mucho más activo en la sociedad para que esta contribuya a hacer buenos gobiernos.
Y a esto, entre otros objetivos, se encamina la reforma estatutaria de la escuela que debe ser promulgada antes del 20 de junio próximo.
Una aproximación al diagnóstico refleja la urgencia de la reforma. Carece de infraestructura apropiada en su sede en Bogotá, las 15 regionales y los 75 centros provinciales. Así es mientras que están 600 mil millones de pesos de su patrimonio convertidos en títulos gubernamentales sin aplicación donde deberían estar. Solo posee 24 profesores de tiempo completo, de manera que lo misional, para resumir, lo hacen mediante contrataciones de casi un millar de personas por tiempo definido, con las obvias implicaciones negativas que este tipo de provisión de encargos conlleva. La plataforma tecnológica está totalmente subutilizada. La web es muy poco atractiva y carente de información de referencia. Los egresados se quejan de que no les ofrecen oportunidades significativas. 
 
Hace poco se conocieron denuncias de tráfico de notas en Bogotá. No hay demanda de cupos. La investigación es irrelevante. En vez de estar a la vanguardia en las ciencias administrativas aplicadas al sector público se carece de reconocimientos académicos y respetabilidad.
“La crisis es estructural”, repitió una y otra vez un grupo de sus alumnos, el martes en la noche, cuando hubo una sesión especial para buscar soluciones que fue presidida por la directora, Elvia Mejía.

Colombia necesita recuperar la Esap. La necesita para su modernización y buen gobierno. La necesita la ciudadanía y hasta el mundo académico pero para ello tiene que llegar a ser una institución respetable.

El Presidente hizo bien en encomendarle la tarea de dirigir el proceso de cambio a Elvia Mejía, cuyo talante le hace encontrar siempre un plus a la misión obligada. Una vida de entrega al servicio público, con éxitos probados, da esperanzas. 

Pero, se sabe bien, una golondrina no hace verano.

Joanna Riquett: Hong Kong: desarrollo, moderidad y caos

 
Lo encontré en el face de mi amigo Alex Riquett, quien me imagino estará orgulloso de su querida hija.
Lo socializo con gusto.

A Alex, una vez... siendo fotógrafo de El Heraldo, me lo encontré en unos de esos viajes que ha organizado la Fundación Mario Santo Domingo, cuando lideraba la entidad Marciano Puche y le fregué la vida, porque estaba "mandando unos refrescos para los microempresarios en París"... Yo estaba en unas de las asambleas del BID y él me presentó ante el grupo como uno de los periodistas ejemplo... Y ahora cuando encuentro esta nota de su hija en El Tiempo, me complace que sus sueños se hayan convertido en realidad.
El orgullo de un padre, cuando sus pelaos vuelan más que nosotros... 

RADAR,luisemilioradaconrado

Hong Kong: desarrollo, modernidad y caos

Por Joanna Riquett el 1 de Abril 2013 2:51 PM

Había dejado de escribir por un tiempito, ya que la última parte del viaje vino cargada de visitas más cortas a más destinos. El viaje para mí, físicamente, ha concluído, pero a través de estas historias que escribo para ustedes vuelvo a recorrer las calles de los lugares a los que fui, y vuelvo a viajar.

Después de dos semanas en Tailandia, llegué a Hong Kong, otra particular ciudad asiática. Como no es de extrañar, Hong Kong fue una de las colonias británicas más importantes, hasta su devolución a la República Popular China en 1997, debido a la finalización del acuerdo o contrato, creado a partir de la Guerra del Opio. Aún después de que China recuperó el control de este territorio, Hong Kong se maneja con sus propias reglas, considerada como Región Administrativa Especial de la República Popular China.

Nosotros los colombianos no necesitamos visa para ir a Hong Kong, pero sí para ir a Shanghai (próximo post) o cualquier otra ciudad que esté dentro del territorio chino propiamente. Habiendo sido dominada por los británicos por tanto tiempo, en Hong Kong también se maneja por el lado derecho (como en Singapur y Bangkok), el inglés es uno de los idiomas oficiales y el chino oficial es el Cantonés, no el Mandarín. 




Cuando el contrato con los británicos venció, la gente tuvo miedo del gobierno chino, de quedarse sin nacionalidad y perder sus propiedades, y por ello, muchos vendieron sus pertenencias y emigraron a otros lugares. Hoy en día es común, al menos en las grandes ciudades, encontrar Chinatown o Barrios Chino, donde encuentras cualquier cantidad de cosas inútiles hechas en china a precios súper bajos. 
Hong Kong es de color gris con azul, rápida, caótica, sobrepoblada, con gente tosiendo en las calles sin taparse la boca, letreros de neón en cada edificio, como un Times Square hecho ciudad, e inglés y chino peleando por prevalecer en cada señal. Bombardeo de avisos, gente gritando, olores, comida callejera, turistas, mujeres lindas, autos a toda velocidad y puentes peatonales. 

Para los peatones es fácil caminar en la ciudad, puesto que aunque los andenes son angostos, casi todas las calles están conectadas por pasadizos aéreos; es decir, como puentes exclusivamente peatonales que conectan calles y edificios. Las primeras veces no entendía cómo había terminado en una calle opuesta a la dirección a la que quería ir. Después me di cuenta que dentro de los puentes están los nombres de las calles y las salidas y si te pasas, terminas en cualquier parte, tal como una autopista. Es fácil manejarse en Hong Kong una vez te has perdido y encontrado. Cuando caminas por las calles y te sales de las vías principales, te puedes encontrar con un mundo diferente, lleno de gente vendiendo cosas en las angostas calles, oferta, demanda, rebajas en medio del caos, las luces, el tumulto, tratando de hacerte paso para caminar, tropezar con todo el que se para en medio de la vía a hablar por teléfono o el que va delante de ti se da media vuelta inesperadamente y te lleva por delante. Pero cuando sales de estas segundas calles y vuelves a las principales, es como si te transportaras a otra dimensión. Todavía hay tumulto (nunca se va), pero ese caos reinante, pero divertido, desaparece y solo te queda la ansiedad de la prisa. 

Por las calles, difícilmente encuentras un edificio más pequeño que de cuatro pisos, y casas ni hablar. A las afueras de la ciudad es diferente, pero en las islas la arquitectura es vertical y es considerada como una de las más densas del mundo, al lado de Nueva York, por ejemplo. Los adjetivos moderna y limpia comparten esquina con sucia y caótica. Esta parece ser una tendencia en el sudeste asiático. 

Hong Kong es uno de los puertos más grande de Asia, por lo cual, las importaciones, cargamentos, negocios y, en general, el desarrollo, principalmente de China con el resto del mundo, pasan por ahí. Por eso es considerada como una de las capitales económicas más importantes y también una de las ciudades más costosas para vivir. La moneda china es el Yuan, pero en HK se utiliza el Hong Kong Dollar. Sin embargo, como en Singapur, el servicio de trenes y servicios públicos no es costoso y además puedes encontrar puestos por la calle de comida muy económica. 

Después de Hong Kong, viajé a Shanghai y este es el último tramo en el sudéste asiático, antes de pasar a Europa. Por cuestiones de visa y tiempo, no pude ir a Vietnam, Laos y Cambodia, que también estaban en mi lista, pero en el futuro volveré y escribiré al respecto. Mientras tanto, aquí les dejo algunas fotos de Hong Kong.

GUILLO y su Blog, por Luisemilioradaconrado



GUILLO y su Blog
Por Luisemilioradaconrado

Guillermo Valero Corzo, es uno de nuestros amigos de la lucha diaria, que se preocupa por el bienestar de los ciudadanos, a través de su trabajo periodístico.
Inquieto…

Parece un chico recién salido de la facultad de comunicaciones.
Guillo no es profesional egresado de ninguna universidad, pero ha logrado ganarse el respeto de sus lectores y sus directores de medios: Trajinó en El Espectador, en Barranquilla. También fue corresponsal de El Heraldo en Santa Marta. 
Estuvo en Colprensa, porque un día cualquiera escribió una nota donde se hablaba de la “captura del pez más pequeño del mundo…” y a la agencia le gusto y lo contrataron. También fue corresponsal de Diario del Caribe de Barranquilla, en una sección que hacían para Santa Marta… en fin.

Y también estuvo en el RADAR…
 
Esas inquietudes de ese mismo chico recién salido a la arena periodística, quiso fundar su propio medio de comunicación, en la radio barranquillera.


Ahora tiene Econoticias Regionales. 

http://econoticias-luz-ideas-curesefacil.blogspot.com/2013/03/us43-millones-vendio-ix-version-de.html?spref=fb

Contrario a lo que se pensaba, Guillermo Valero, no para sus inquietudes y está emocionado con las Nuevas Tecnologías.
Econoticias Regionales también tiene su Blog.

Debo felicitarlo.

Ponerlo de ejemplo para las Nuevas Generaciones periodísticas que no han entendido que hay una excelente oportunidad para crecer en un medio tan hermoso y tan apasionante como son los MEDIOS de COMUNICACIÓN.

Como he dicho: “Esta es la época de Nosotros: los comunicadores”.

Bien por Guillo.
Bien por la Tercera Edad (él tiene 71 años), que nos está enseñando que la vida es un goce en la que todavía hay espacio para soñar.

RADAR,luisemilioradaconrado
316 617 3355

domingo, 31 de marzo de 2013

Políticamente crítico, pero le deseo suerte a Santos. “La paz es el mejor negocio para el país” Andrés Pastrana.



Políticamente crítico, pero le deseo suerte a Santos.
“La paz es el mejor negocio para el país” Andrés Pastrana. 
            
E
n su consideración de lo mucho que le conviene al país que se logre la paz, el ex presidente colombiano Andrés Pastrana Arango,  le deseo al presidente Colombiano Juan Manuel Santos y a su equipo negociador,  el logro de resultados positivos en las conversaciones Gobierno-FARC  que se desarrollan en Cuba.
Andres Pastrana. Foto Manuel Pedraza Pedraza Producciones. Congreso de Naturgas Cartagena 20,21 y 22 marzo 2013.

Pese a esos iniciales buenos augurios, a continuación Pastrana, comenzó a derramar gotas constantes de acida crítica política, que caía sobre el proceso de paz que se realiza en Cuba.

Aquella declaración de Pastrana era como el aroma de un licor que comenzaría a embriagar el ánimo de la oposición política al proceso de paz y que, cuyos miembros no se habían atrevido a criticarlo, temiendo perder puntos electorales ante la comunidad que cansada de la guerra, cifraba sus esperanzas en ese proceso que el presidente Juan Manuel Santos se había atrevido a abordar.

“Es la primera vez en la historia de Colombia que se combina un proceso de paz con un proceso electoral”, dijo abiertamente el ex mandatario colombiano Andrés Pastrana, abriendo de par en par las puertas a la critica general.

“Hay un elemento nuevo, exógeno, que nunca lo hemos vivido históricamente en Colombia,  que es un proceso de paz de la mano de una reelección presidencial”, indicó.

Y  repetía y repetía su afirmación, haciendo énfasis en cada palabra, como para que se grabara en el subconsciente de los periodistas que lo entrevistabamos y en la de todos los colombianos que lo escuchában a través de los medios de comunicación.
  
“¡Nunca en Colombia hemos tenido un proceso de paz en medio de un proceso electoral y menos ahora con un elemento nuevo que se llama la reelección!”.

“Entonces-  prosiguió el ex mandatario, ligeramente atropellado por los años-   aquí lo que debemos tener en mente, el mismo presidente lo ha dicho,  al igual que sus familiares y sus propios ministros, y es que en buena parte el proceso de paz depende de la reelección presidencial.

Es la primera vez en la historia de Colombia que se sienta un mandatario a dialogar con un grupo subversivo en medio de un proceso electoral, reiteró el ex mandatario colombiano.

A esas alturas de su disertación, ex presidente Andrés Pastrana estaba a punto de clavar un mortal aguijonazo a la imagen política del presidente Santos,  mientras que en nuestro papel de periodista, acababamos de recordar un hecho del pasado de donde surgiría al final una pregunta, que creía en ese momento que el ex presidente Pastrana no iba a ser capaz de responder.
Andres Pastrana. Foto Manuel Pedraza Pedraza Producciones. Congreso de Naturgas Cartagena 20,21 y 22 marzo 2013.
¿Cuánto está dispuesto a ceder?

Hay que conocer esos acuerdos, argumentó el ex presidente colombiano como preámbulo. Guardo silencio. Parecia organizar sus pensamientos, escoger las palabras para expresar de la menor manera sus ideas. 

Entonces se preguntó: ¿Cuánto esta dispuesto a ceder o cuánto esta dispuesto el presidente Juan Manuel Santos a darle a la guerrilla, en esta negociación de paz con las FARC,  en medio del proceso electoral?.

Y mientras hacía esa pregunta, Pastrana observaba, detenidamente, la reacción de cada uno de los periodistas y especialmente, el efecto que causaban cada una de sus palabras en el comunicador que había hecho una pregunta.

Igualmente sucede con la guerrilla, advirtió Pastrana.  
“La guerrilla sabe que el gobierno está pendiente del avance en el proceso de paz,  porque ese avance posibilita la reelección del presidente Santos”.

La cuestión es: ¿Cuánto es lo que la guerrilla va a pedir y que está el Gobierno dispuesto a ceder?

Ahí hay un elemento  que hay que mirar con mucho cuidado, porque la reelección lo que permitió es que el mandatario electo tuviera el poder del Estado y los medios del Estado para aspirar a la reelección, argumentó el ex mandatario.

Pide socializar el proceso.

Para el ex presidente Pastrana es importante  la socialización de los acuerdos.

“Parece que hay contradicciones en lo que se especula sobre los acuerdos agrarios. Yo leía el domingo en medios de comunicación que hay gentes a favor y gentes opuestas a las reservas campesinas.

Y no sabemos de esos acuerdos, porque el mismo Gobierno ha dicho que  “nada esta acordado hasta que todo este acordado”, pero yo creo que si sería muy bueno, dijo el ex presidente Pastrana refiriéndose a la publicación de los acuerdos.

“Y yo si creo que sería bueno, porque la paz no la hace  uno como presidente, solamente. La paz la hacemos los colombianos y todos los colombianos y por eso yo creo que es importante comenzar a compartir para poder discutir acuerdos que se puedan ir logrando en la mesa de negociaciones”.

Un momento mas tarde, el  ex presidente Andrés Pastrana, fue abordado por un noticiero de televisión,  y  retomó el estribillo,  ”es la primera vez en la historia de Colombia, que se sienta un presidente a dialogar con un grupo subversivo en medio de un proceso electoral…”, estribillo que iba a encender desde ese  día,  y durante toda la Semana Santa, la llama anti-santista en la jauría política del país.

Pastrana a favor de la paz.

Pastrana estaba que se iba. Otro periodista lo detuvo en el camino con esta  pregunta ¿Qué significaría la paz para el proceso productivo del país? 

El ex mandatario se detuvo en seco “¡Ah!, yo creo que la paz es el mejor negocio para Colombia, definitivamente.

Pastrana miro al periodista que lo apuntaba con el micrófono envuelto en el logo de un canal nacional de televisión  y sentenció: ¡Mire,  lo único que nos hace falta a los colombianos es la paz!.”.

“Ahí tenemos un país que está creciendo, que sus indicadores económicos  son positivos. Yo digo que Colombia que esta de moda en el mundo; tenemos buena inversión extranjera, estamos encontrando gas, estamos encontrando petróleo, ya llegamos al millón de barriles, pero tenemos que cuidar nuestro sector productivo, nuestro sector industrial y nuestro sector agrícola”, explicó.

Yo daba una cifra que era interesante- advirtió el ex mandatario colombiano. “Si usted mira lo que estamos gastando en el país; fíjese, el 5.5 del PIB en la guerra,  mientras que el promedio del gasto militar en América Latina es el 3 o 3.5. Estaríamos ganándonos 2 o 2 puntos y medio que van a ser recursos que podrían ser invertidos en la consolidación de esa paz.

Entonces, lo importante es que sabemos que con la paz vamos a obtener recursos y, segundo,  yo creo que la paz le traerá a Colombia una prosperidad que ni nosotros mismos nos imaginamos, argumento el ex mandatario.

“Yo creo- sostuvo Pastrana Arango con mucho convencimiento- que la paz es lo único que nos hace falta a los colombianos y ojala lo logremos”. 

Sin embargo, también hay que ser claros, advirtió. “Si logramos firmar la paz con la guerrilla como lo anhelamos los colombianos tampoco es el fin de la violencia.

Mire que hoy los paramilitares siguen actuando y tenemos problemas de narcotráfico, de bandas criminales y bandas juveniles en distintas poblaciones del país,

Por  lo tanto debemos hacer un esfuerzo muy importante. Los colombianos tenemos que entender que la paz si se logra en la Habana como deseamos los colombianos, tampoco es el fin de la violencia.

La pregunta del millón.

Yo había guardado mi pregunta para el último momento.
“¡Me voy!, ¡Me voy! nos dijo Pastrana, mientras que uno de sus guardaespaldas le abría paso en medio de la multitud hacia la puerta de la sala de prensa de Promigas.

Me le cruce en el camino. Ex presidente- le dije. 

“Usted critica al presidente Juan Manuel Santos de que está haciendo una negociación en medio de un proceso electoral, para lograr su reelección, pero yo me acuerdo que usted se tomo una foto con “Tiro Fijo” en plena campaña electoral.

Pastrana se quedo clavado en el piso. Pero reaccionó mentalmente y con una sonrisa respondió.

“Nó, no, porque yo no me tomé la fotografía como candidato, sino cuando era presidente electo.

Se echó a reir... je... je... je, mientras me aclaraba: “Vea cuando yo fui a visitar a las FARC lo hice como presidente, no como candidato, no como la gente cree"

¿Tuvo miedo? Le pregunté.

Mire, la verdad que no, yo creo que por la paz hay que hacérsela. Y la historia que yo contaba: cuando usted esta sentado y le pregunta a “Tiro Fijo; ¿Cuántos guerrilleros tengo al lado? Y me dice: 2.500 y uno esa solo. Pero creo que por la paz hay que hacerlo.

¿Confía usted que se llegue a la paz en Colombia?, fue otra de las preguntas que le hicimos al ex presiden te Andrés Pastrana Arango.

“Yo siempre soy optimista- no es fácil. Yo espero que logremos la paz”. me respondió.


Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más