domingo, 29 de diciembre de 2013

Santos PRESIDENTE... por Juan Pablo Pineda



Me identifico mucho con esta columna de Juan Pablo Pineda.
Si los colombianos hacemos la apuesta correcta, este país avanzaría más rápido, obviamente.
Ayer me comentaba un joven: “Este país no tendrá paz, porque hay muchos que viven del negocio de las armas”.

¿Será que no lo lograremos?
Yo soy optimista.

RADAR,luisemilioradaconrado
radareconomico1

Santos PRESIDENTE...
Por Juan Pablo Pineda

Por Pastrana votó Colombia cuando propuso la paz, por Uribe votamos cuando percibimos un líder que quiso enfrentar a la guerrilla -Colombia estaba prácticamente derrotada militarmente-,  por Santos en su primer periodo votamos por la continuidad; pero ya en este momento considero que los colombianos no queremos más conflicto, pretendemos paz y desarrollo.
¿Habrá algún candidato que proponga una solución distinta a la guerra?

Analicemos rápidamente los escenarios políticos del país:
LA IZQUIERDA: aunque comulgo con sus ideales, su estructura organizacional y sus capacidades administrativas son su mayor debilidad.  No cuentan con una propuesta de paz concreta y menos aún están en capacidad de liderarla; sus dirigentes en vez de proponer, se distraen con el pasado y la oposición sin propuesta.  A la Izquierda le toca tomar la decisión de formar sus dirigentes a través de semilleros multidisciplinarios, de lo contrario se quedarán en ese anquilosamiento en que están desde hace más de 40 años.
No cuentan con un candidato fuerte, persuasivo y con liderazgo ejecutivo.  La mayoría de sus seguidores votan en contra del sistema, más no por una propuesta.
Como ejemplo podemos poner al Senador Robledo y al futuro “candidato presidencial” Gustavo Petro.  Los dos son magníficos oradores e inquisidores pero pésimos proponiendo soluciones, se apalancan en escándalos para subir su popularidad, en vez de marcar el norte con la propuesta -por audaz que sea- .
-LA DERECHA: aunque cuenta con una mayor capacidad gerencial, sus ideales de propiedad privada y su visión social excluyente les impide permear la voluntad del pueblo con sus propuestas. La paz para este pequeño grupo -pero muy influyente económicamente- es una utopía por el camino de la concertación, solo les interesa la confrontación armada.
Para la muestra, Oscar Iván Zuluaga no cuenta con el carisma ni las propuestas de progreso que solicita el país a gritos,  no está en sintonía con el imaginario colectivo de la gran mayoría de colombianos, aunque cuenta con una buena capacidad gerencial.  Lamentablemente el señor Zuluaga está del lado equivocado si quiere llegar a tener oportunidad para la las elecciones de 2014, en tiempos en que sólo se habla de paz y prosperidad.  
¿Se imaginan al Centro Democrático proponiendo paz en este momento político?

-LOS INDEPENDIENTES: son los huérfanos políticos, idealistas y utópicos que buscan a punta de carambola quedarse con el respaldo de algún partido que carezca de líder.  La verdad son experimentos muy valiosos para una democracia, pero que no cuentan con posibilidades de llegar a la presidencia en 2014. Veamos el ejemplo de Enrique Peñalosa, un buen gerente, ejerce liderazgo en su equipo de trabajo y es un visionario, pero es un pésimo político -lo cual no se sí es bueno o malo-, pero lo que sí es seguro es que su estrategia política no lo llevará de nuevo a un cargo de elección popular.  Lamentablemente su soberbia y su poca disposición al consenso lo alejan de la presidencia, aunque se rumora que puede remplazar a Oscar Iván Zuluaga en el Centro Democrático.
-LA MODERACIÓN -por no llamarlos la mesa de unidad nacional-: son los más opcionados por su configuración pluripartidista y de filosofía diversa.
Están más dispuestos a la generación de acuerdos y moderar sus intereses por un bien común, aunque el costoso político y burocrático podría ser alto.
Si se analiza el panorama político al día de hoy, encontramos a una oposición o a unos rivales electorales sin propuestas y dedicados a la critica.  Mientras el que Presidente Santos está mostrando resultados tangibles en su trabajo por la paz, erradicación de pobreza extrema,  de la mano con una economía en crecimiento satisfactorio y un desempleo de un digito… señores, concuerdo con las afirmaciones del señor presidente, cuando aseguró que lo más probable es que sea reelegido en la primera vuelta.
Su reelección está mucho más clara que su primera elección, a no ser que algún movimiento social se le atraviese y le cambie el imaginario colectivo a los colombianos.
Pero lamentablemente y espero estar equivocado, éstas elecciones presidenciales estarán tan polarizadas, que quien perderá en últimas será el país y su institucionalidad. Solo nos queda ser responsables en nuestro voto y no dejarnos llevar por la pasión de la destrucción, sino por el anhelo de la construcción.

@JuanPabloPineda

Hábitos ganadores, por Dick Lyles



Hábitos ganadores...

En el RADAR siempre lo hemos tenido en cuenta: curiosidad, obsesión, tenacidad. Pero lo que más le suele hacer falta a la gente es la autocrítica
Y probablemente es lo más importante…, se dice en esta obra del Grupo Editorial Norma, escrita por Dick Lyles.

El RADAR tiene mucho de eso: 8.175 emisiones en radio.

Un Blog, en el que se escribe permanentemente (1´205.000 páginas vistas)

Se opina en las redes sociales y se aportan ideas que puedan servirle a muchos ciudadanos de Colombia, América Latina y el mundo entero.

RADAR,luisemilioradaconrado
radareconomico1
Del libro
HABITOS GANADORES, de DICK LYLES.
Autor del éxito de librería El secreto de los zapatos viejos.

Las personas listas cometen a menudo un gran error. Piensan que la sola inteligencia será suficiente para tener éxito.
En el colegio, muchas veces eso es cierto. Sin embargo, en el mundo real la inteligencia solo no basta.

 
Incluso, Albert Einstein creía esto.
El tenía uno de los mejores cerebros…
La gente solía preguntarle sobre su inteligencia: cómo la obtuvo, de quién la heredó y cosas por el estilo. Toda esa especulación le molestaba porque él creía que su inteligencia, o su potencia cerebral en bruto, tenían muy poco que ver con su éxito.
Lo dijo de muchas maneras diferentes a muchas personas, pero sobre todo, lo expresó con gran elocuencia en una carta que le escribió a un físico amigo suyo llamado Hans Musan.

Musan le había escrito a Einstein, como muchas otras personas, preguntándole sobre sus antepasados y queriendo saber de quién habría podido heredar su genialidad. Einstein le contestó por escrito que en lo referente a sus antepasados o sus antecesores, nadie sabía mucho de ellos, y que si tenían algún talento o rasgo especial, no era evidente para nadie que los conociera. Luego escribió, y lo citamos aquí:
“Sé con mucha certeza que no poseo ningún don especial. La curiosidad, la obsesión y la tenacidad, combinadas con la autocrítica, me han dado mis ideas”.
 
No encontraremos a nadie que haya tenido éxito en ningún campo que no sienta una curiosidad casi insaciable acerca de lo que hace. La obsesión simplemente significa mantener un compromiso apasionado. La tenacidad es importante para ayudarle a superar todos los obstáculos que inevitablemente se interpondrán en su camino. Pero lo que más le suele hacer falta a la gente es la autocrítica. Y probablemente es lo más importante.

Revise lo que ha hecho, lo qué ha sido su vida y actúe.
Lo que está haciendo y reflexione sobre esto.

Definitivamente, siempre se nos presenta la oportunidad de seguir aprendiendo de la vida…


RADAR,luisemilioradaconrado
radareconomico1
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más