martes, 30 de noviembre de 2010

En apoyo a una gestión: Editorial de El Heraldo


Me dijeron, desde que llegó a Barranquilla, que Ana Sofía Mesa 
era una señora interesante, estudiosa, comprometida y valiente.
Hasta me lo comentó el propio ministro de hacienda, Alberto
Carrasquilla, quien tuvo que negociar con ella muchos aspectos
financieros, académicos, políticos, porque se trataba de la Universidad
del Atlántico, una de las universidades más complicadas de Colombia.
Y ambos, el ministro y el presidente Uribe, le apostaron a esta profesional.
Fue una tarea dura que se ha ido ganando, poco a poco, y que ahora
debe definirse porque en pocos días se sabrá si la doctora Mesa se queda 
en la U o la reemplazará un caribeño.
Este año, en la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, en
Cancún, me sorprendí gratamente, cuando encontré a la rectora con 
uno de los vicerrectores, Fernando Cabarcas, quienes habían sido 
invitados a la cumbre mundial por Juan Pablo Bonilla, 
un colombiano que es el jefe de la división de Cambio Climático 
del Banco y que cree mucho en la gestión de Ana Sofía Mesa.


Bonilla es un excelente profesional.
Conoce muy bien la gestión de la rectora, y ahora que leo
este editorial de El Heraldo, apoyando a la señora Mesa, me uno a
ese voto. Pienso que será una buena decisión para la región y para los
estudiantes que quieren salir adelante... Ella quedará en la historia de
la Uniatlántico, porque ayudó a su rescate.


LuisEmilioRadaC
Pd:  


Fernando Cabarcas, Ana Sofía Mesa 
y Juan Pablo Bonilla.







En apoyo a una gestión
Aristóteles, el pensador clásico griego 
cuyas ideas aún influyen sobre la cultura universal, en las primeras 
líneas de su Metafísica dijo: 
“Todos los seres humanos nacen con apetito de saber”. 
Este apetito, con el correr de la historia y el avance de la civilización, 
se ha transformado en el Derecho Humano a la Educación, 
que nuestra Constitución Política considera un Deber personal 
y un Servicio Público.

Por ello la educación, que en toda auténtica democracia debe 

ser pública, como afirmó una vez en Barranquilla Fernando Savater, 
no debe corresponder a la emoción transitoria de un gobierno, 
deseo de una persona u orientación de un partido político. 
La educación es un compromiso del Estado para con quienes 
lo conforman. De ahí que no pueda estar al vaivén de las 
circunstancias y a las veleidades de un mandatario 
o de unos determinados intereses, tanto económicos como políticos. 
La educación pública es una finalidad social del Estado en Colombia.

De allí que cuando analizamos la situación que actualmente 

se vive al interior de la Universidad del Atlántico
única institución pública de educación universitaria en el 
Departamento y el Distrito, no podemos dejar de reflexionar 
abiertamente sobre la misma, interesados como estamos 
en que el pueblo, más débil y necesitado, tenga y mantenga, 
en ese centro de estudios superiores, su esperanza de desarrollo 
personal y familiar, y la comunidad haga realidad sus sueños 
de una vida mejor, meta cuya ruta es la educación de calidad.

Y en esa reflexión es menester agregar que la Universidad del Atlántico 

debe ser motivo de interés para todos, como lo ha sido desde 
su fundación, en 1941. Eran otras épocas y otros hombres, 
como también era otra universidad, más pequeña e íntima, 
más metida en las faldas de Barranquilla que en el arco iris 
del Departamento. Hoy aquella universidad, fundada por el filósofo 
Julio Enrique Blanco, su primer rector, alberga en la Ciudadela 
del kilómetro 7 a Puerto Colombia más de 14.000 estudiantes 
en programas de pregrado, especializaciones, maestrías y doctorados. 
Una cifra igual de nuevos bachilleres desea ingresar a la misma. 

La Universidad del Atlántico condensa, en su historia, 
nuestro auge y nuestra decadencia. 
De allí el obligado interés en su horizonte.

Las noticias nos dicen que en los próximos días de este diciembre 

que ya llegó, con sus brisas y sus encantos, 
el Consejo Superior Universitario, organismo plural que preside 
el Gobernador y que tiene además la representación, con voz y voto, 
del Presidente de la República, del Ministerio de Educación Nacional, 
del sector productivo regional, de la academia universitaria, 
de los estudiantes, de los docentes, de los ex rectores del Alma Máter 
y de sus egresados, se apresta a designar un nuevo rector
luego de concluir un periodo de consultas y postulaciones de candidatos. 


Decantado el proceso, solo quedan dos nombres en la baraja 
de aspirantes al digno y alto cargo: el de la actual rectora y el de 
un ilustre profesor cuyo nicho académico ha sido 
la Universidad de Córdoba.

Frente a tal alternativa invocamos transparencia y claridad, 

ya que la decisión a tomar es de interés general y solo debe 
estar orientada a acertar en la designación de quien dirija 
administrativamente a la Universidad del Atlántico, 
institución que en los años no lejanos ha venido padeciendo 
una profunda crisis financiera y moral que la colocó al borde del abismo, 
además de escenario de muertes violentas y desafueros. 
La crisis, entendemos, no está superada, a pesar de los sacrificios 
universitarios y el esfuerzo fiscal del Gobierno Nacional 
para cancelar onerosas pensiones a ex servidores, 
y cuantiosas deudas dejadas por el manejo irresponsable de sus finanzas. 
Para sacarla del atolladero en que la dejó la dirigencia local, 
que sólo la veía como un botín clientelista, el gobierno anterior, 
con la anuencia del ex gobernador Carlos Rodado Noriega 
y demás miembros del Consejo Superior, propuso el nombre 
de la actual Rectora para liderar la crisis y superarla, 
gestión que viene contando con el reconocimiento 
del Gobierno Nacional, de un amplio y silencioso sector 
del mundo universitario, público y privado de la ciudad, 
del sector productivo y de la opinión pública del Departamento 
que ha visto, con buenos ojos, que el Alma Máter no se haya cerrado, 
que sobre la crisis haya mantenido sus puertas abiertas, 
incrementando programas académicos, sus graduandos 
y sus aspirantes, además de luchar porque se entienda 
la nueva naturaleza jurídica de la universidad como ente universitario 
autónomo y no como una dependencia gubernamental. 

Por ello creemos sensatamente que se debe respaldar esa gestión, 

aceptada por la propia comunidad universitaria en su inmensa mayoría, 
en aras de rescatar definitivamente a la Universidad del Atlántico, 
como pilar del desarrollo humano y social del Departamento todo, 
y no permitir que su destino se ensombrezca con manejos 
non sanctos de los recursos del Estado y que regresemos a los 
aciagos tiempos anteriores.

La Universidad del Atlántico merece un futuro de libertad 

en sus finanzas y en su academia para el bienestar de 
nuestra comunidad. Sólo respetando la autonomía universitaria, 
es decir su libertad de vivir como quiere, respondiendo al apetito 
de saberes de nuestra juventud, podremos alejar de ella 
la servidumbre que en tiempos aún recientes la pusieron 
a vivir como no quiere, como una institución invisible. 
Hagamos de ella una institución orgullo de la Región 
y de la Nación, como en sus mejores tiempos. 


De allí que nuestra voz clara, enérgica y además respetuosa 
por la decisión que se tome, sea a favor de la reelección 
de quien ya ha demostrado gestión y buenos resultados.







En apoyo a una gestión: Editorial de El Heraldo


Me dijeron, desde que llegó a Barranquilla, que Ana Sofía Mesa 
era una señora interesante, estudiosa, comprometida y valiente.
Hasta me lo comentó el propio ministro de hacienda, Alberto
Carrasquilla, quien tuvo que negociar con ella muchos aspectos
financieros, académicos, políticos, porque se trataba de la Universidad
del Atlántico, una de las universidades más complicadas de Colombia.
Y ambos, el ministro y el presidente Uribe, le apostaron a esta profesional.
Fue una tarea dura que se ha ido ganando, poco a poco, y que ahora
debe definirse porque en pocos días se sabrá si la doctora Mesa se queda 
en la U o la reemplazará un caribeño.
Este año, en la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, en
Cancún, me sorprendí gratamente, cuando encontré a la rectora con 
uno de los vicerrectores, Fernando Cabarcas, quienes habían sido 
invitados a la cumbre mundial por Juan Pablo Bonilla, 
un colombiano que es el jefe de la división de Cambio Climático 
del Banco y que cree mucho en la gestión de Ana Sofía Mesa.


Bonilla es un excelente profesional.
Conoce muy bien la gestión de la rectora, y ahora que leo
este editorial de El Heraldo, apoyando a la señora Mesa, me uno a
ese voto. Pienso que será una buena decisión para la región y para los
estudiantes que quieren salir adelante... Ella quedará en la historia de
la Uniatlántico, porque ayudó a su rescate.


LuisEmilioRadaC
Pd:  

Fernando Cabarcas, Ana Sofía Mesa 
y Juan Pablo Bonilla.

En apoyo a una gestión
Aristóteles, el pensador clásico griego 
cuyas ideas aún influyen sobre la cultura universal, en las primeras 
líneas de su Metafísica dijo: 
“Todos los seres humanos nacen con apetito de saber”. 
Este apetito, con el correr de la historia y el avance de la civilización, 
se ha transformado en el Derecho Humano a la Educación, 
que nuestra Constitución Política considera un Deber personal 
y un Servicio Público.

Por ello la educación, que en toda auténtica democracia debe 

ser pública, como afirmó una vez en Barranquilla Fernando Savater, 
no debe corresponder a la emoción transitoria de un gobierno, 
deseo de una persona u orientación de un partido político. 
La educación es un compromiso del Estado para con quienes 
lo conforman. De ahí que no pueda estar al vaivén de las 
circunstancias y a las veleidades de un mandatario 
o de unos determinados intereses, tanto económicos como políticos. 
La educación pública es una finalidad social del Estado en Colombia.

De allí que cuando analizamos la situación que actualmente 

se vive al interior de la Universidad del Atlántico
única institución pública de educación universitaria en el 
Departamento y el Distrito, no podemos dejar de reflexionar 
abiertamente sobre la misma, interesados como estamos 
en que el pueblo, más débil y necesitado, tenga y mantenga, 
en ese centro de estudios superiores, su esperanza de desarrollo 
personal y familiar, y la comunidad haga realidad sus sueños 
de una vida mejor, meta cuya ruta es la educación de calidad.

Y en esa reflexión es menester agregar que la Universidad del Atlántico 

debe ser motivo de interés para todos, como lo ha sido desde 
su fundación, en 1941. Eran otras épocas y otros hombres, 
como también era otra universidad, más pequeña e íntima, 
más metida en las faldas de Barranquilla que en el arco iris 
del Departamento. Hoy aquella universidad, fundada por el filósofo 
Julio Enrique Blanco, su primer rector, alberga en la Ciudadela 
del kilómetro 7 a Puerto Colombia más de 14.000 estudiantes 
en programas de pregrado, especializaciones, maestrías y doctorados. 
Una cifra igual de nuevos bachilleres desea ingresar a la misma. 

La Universidad del Atlántico condensa, en su historia, 
nuestro auge y nuestra decadencia. 
De allí el obligado interés en su horizonte.

Las noticias nos dicen que en los próximos días de este diciembre 

que ya llegó, con sus brisas y sus encantos, 
el Consejo Superior Universitario, organismo plural que preside 
el Gobernador y que tiene además la representación, con voz y voto, 
del Presidente de la República, del Ministerio de Educación Nacional, 
del sector productivo regional, de la academia universitaria, 
de los estudiantes, de los docentes, de los ex rectores del Alma Máter 
y de sus egresados, se apresta a designar un nuevo rector
luego de concluir un periodo de consultas y postulaciones de candidatos. 


Decantado el proceso, solo quedan dos nombres en la baraja 
de aspirantes al digno y alto cargo: el de la actual rectora y el de 
un ilustre profesor cuyo nicho académico ha sido 
la Universidad de Córdoba.

Frente a tal alternativa invocamos transparencia y claridad, 

ya que la decisión a tomar es de interés general y solo debe 
estar orientada a acertar en la designación de quien dirija 
administrativamente a la Universidad del Atlántico, 
institución que en los años no lejanos ha venido padeciendo 
una profunda crisis financiera y moral que la colocó al borde del abismo, 
además de escenario de muertes violentas y desafueros. 
La crisis, entendemos, no está superada, a pesar de los sacrificios 
universitarios y el esfuerzo fiscal del Gobierno Nacional 
para cancelar onerosas pensiones a ex servidores, 
y cuantiosas deudas dejadas por el manejo irresponsable de sus finanzas. 
Para sacarla del atolladero en que la dejó la dirigencia local, 
que sólo la veía como un botín clientelista, el gobierno anterior, 
con la anuencia del ex gobernador Carlos Rodado Noriega 
y demás miembros del Consejo Superior, propuso el nombre 
de la actual Rectora para liderar la crisis y superarla, 
gestión que viene contando con el reconocimiento 
del Gobierno Nacional, de un amplio y silencioso sector 
del mundo universitario, público y privado de la ciudad, 
del sector productivo y de la opinión pública del Departamento 
que ha visto, con buenos ojos, que el Alma Máter no se haya cerrado, 
que sobre la crisis haya mantenido sus puertas abiertas, 
incrementando programas académicos, sus graduandos 
y sus aspirantes, además de luchar porque se entienda 
la nueva naturaleza jurídica de la universidad como ente universitario 
autónomo y no como una dependencia gubernamental. 

Por ello creemos sensatamente que se debe respaldar esa gestión, 

aceptada por la propia comunidad universitaria en su inmensa mayoría, 
en aras de rescatar definitivamente a la Universidad del Atlántico, 
como pilar del desarrollo humano y social del Departamento todo, 
y no permitir que su destino se ensombrezca con manejos 
non sanctos de los recursos del Estado y que regresemos a los 
aciagos tiempos anteriores.

La Universidad del Atlántico merece un futuro de libertad 

en sus finanzas y en su academia para el bienestar de 
nuestra comunidad. Sólo respetando la autonomía universitaria, 
es decir su libertad de vivir como quiere, respondiendo al apetito 
de saberes de nuestra juventud, podremos alejar de ella 
la servidumbre que en tiempos aún recientes la pusieron 
a vivir como no quiere, como una institución invisible. 
Hagamos de ella una institución orgullo de la Región 
y de la Nación, como en sus mejores tiempos. 


De allí que nuestra voz clara, enérgica y además respetuosa 
por la decisión que se tome, sea a favor de la reelección 
de quien ya ha demostrado gestión y buenos resultados.







En apoyo a una gestión: Editorial de El Heraldo


Me dijeron, desde que llegó a Barranquilla, que Ana Sofía Mesa 
era una señora interesante, estudiosa, comprometida y valiente.
Hasta me lo comentó el propio ministro de hacienda, Alberto
Carrasquilla, quien tuvo que negociar con ella muchos aspectos
financieros, académicos, políticos, porque se trataba de la Universidad
del Atlántico, una de las universidades más complicadas de Colombia.
Y ambos, el ministro y el presidente Uribe, le apostaron a esta profesional.
Fue una tarea dura que se ha ido ganando, poco a poco, y que ahora
debe definirse porque en pocos días se sabrá si la doctora Mesa se queda 
en la U o la reemplazará un caribeño.
Este año, en la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, en
Cancún, me sorprendí gratamente, cuando encontré a la rectora con 
uno de los vicerrectores, Fernando Cabarcas, quienes habían sido 
invitados a la cumbre mundial por Juan Pablo Bonilla, 
un colombiano que es el jefe de la división de Cambio Climático 
del Banco y que cree mucho en la gestión de Ana Sofía Mesa.


Bonilla es un excelente profesional.
Conoce muy bien la gestión de la rectora, y ahora que leo
este editorial de El Heraldo, apoyando a la señora Mesa, me uno a
ese voto. Pienso que será una buena decisión para la región y para los
estudiantes que quieren salir adelante... Ella quedará en la historia de
la Uniatlántico, porque ayudó a su rescate.


LuisEmilioRadaC
Pd:  


Fernando Cabarcas, Ana Sofía Mesa y Juan Pablo Bonilla.

En apoyo a una gestión
Aristóteles, el pensador clásico griego cuyas ideas aún influyen sobre la cultura universal, en las primeras líneas de su Metafísica dijo: “Todos los seres humanos nacen con apetito de saber”. Este apetito, con el correr de la historia y el avance de la civilización, se ha transformado en el Derecho Humano a la Educación, que nuestra Constitución Política considera un Deber personal y un Servicio Público.

Por ello la educación, que en toda auténtica democracia debe ser pública, como afirmó una vez en Barranquilla Fernando Savater, no debe corresponder a la emoción transitoria de un gobierno, deseo de una persona u orientación de un partido político. La educación es un compromiso del Estado para con quienes lo conforman. De ahí que no pueda estar al vaivén de las circunstancias y a las veleidades de un mandatario o de unos determinados intereses, tanto económicos como políticos. La educación pública es una finalidad social del Estado en Colombia.

De allí que cuando analizamos la situación que actualmente se vive al interior de la Universidad del Atlántico, única institución pública de educación universitaria en el Departamento y el Distrito, no podemos dejar de reflexionar abiertamente sobre la misma, interesados como estamos en que el pueblo, más débil y necesitado, tenga y mantenga, en ese centro de estudios superiores, su esperanza de desarrollo personal y familiar, y la comunidad haga realidad sus sueños de una vida mejor, meta cuya ruta es la educación de calidad.

Y en esa reflexión es menester agregar que la Universidad del Atlántico debe ser motivo de interés para todos, como lo ha sido desde su fundación, en 1941. Eran otras épocas y otros hombres, como también era otra universidad, más pequeña e íntima, más metida en las faldas de Barranquilla que en el arco iris del Departamento. Hoy aquella universidad, fundada por el filósofo Julio Enrique Blanco, su primer rector, alberga en la Ciudadela del kilómetro 7 a Puerto Colombia más de 14.000 estudiantes en programas de pregrado, especializaciones, maestrías y doctorados. Una cifra igual de nuevos bachilleres desea ingresar a la misma. 

La Universidad del Atlántico condensa, en su historia, nuestro auge y nuestra decadencia. De allí el obligado interés en su horizonte.

Las noticias nos dicen que en los próximos días de este diciembre que ya llegó, con sus brisas y sus encantos, el Consejo Superior Universitario, organismo plural que preside el Gobernador y que tiene además la representación, con voz y voto, del Presidente de la República, del Ministerio de Educación Nacional, del sector productivo regional, de la academia universitaria, de los estudiantes, de los docentes, de los ex rectores del Alma Máter y de sus egresados, se apresta a designar un nuevo rector, luego de concluir un periodo de consultas y postulaciones de candidatos. Decantado el proceso, solo quedan dos nombres en la baraja de aspirantes al digno y alto cargo: el de la actual rectora y el de un ilustre profesor cuyo nicho académico ha sido la Universidad de Córdoba.

Frente a tal alternativa invocamos transparencia y claridad, ya que la decisión a tomar es de interés general y solo debe estar orientada a acertar en la designación de quien dirija administrativamente a la Universidad del Atlántico, institución que en los años no lejanos ha venido padeciendo una profunda crisis financiera y moral que la colocó al borde del abismo, además de escenario de muertes violentas y desafueros. La crisis, entendemos, no está superada, a pesar de los sacrificios universitarios y el esfuerzo fiscal del Gobierno Nacional para cancelar onerosas pensiones a ex servidores, y cuantiosas deudas dejadas por el manejo irresponsable de sus finanzas. Para sacarla del atolladero en que la dejó la dirigencia local, que sólo la veía como un botín clientelista, el gobierno anterior, con la anuencia del ex gobernador Carlos Rodado Noriega y demás miembros del Consejo Superior, propuso el nombre de la actual Rectora para liderar la crisis y superarla, gestión que viene contando con el reconocimiento del Gobierno Nacional, de un amplio y silencioso sector del mundo universitario, público y privado de la ciudad, del sector productivo y de la opinión pública del Departamento que ha visto, con buenos ojos, que el Alma Máter no se haya cerrado, que sobre la crisis haya mantenido sus puertas abiertas, incrementando programas académicos, sus graduandos y sus aspirantes, además de luchar porque se entienda la nueva naturaleza jurídica de la universidad como ente universitario autónomo y no como una dependencia gubernamental. 

Por ello creemos sensatamente que se debe respaldar esa gestión, aceptada por la propia comunidad universitaria en su inmensa mayoría, en aras de rescatar definitivamente a la Universidad del Atlántico, como pilar del desarrollo humano y social del Departamento todo, y no permitir que su destino se ensombrezca con manejos non sanctos de los recursos del Estado y que regresemos a los aciagos tiempos anteriores.

La Universidad del Atlántico merece un futuro de libertad en sus finanzas y en su academia para el bienestar de nuestra comunidad. Sólo respetando la autonomía universitaria, es decir su libertad de vivir como quiere, respondiendo al apetito de saberes de nuestra juventud, podremos alejar de ella la servidumbre que en tiempos aún recientes la pusieron a vivir como no quiere, como una institución invisible. Hagamos de ella una institución orgullo de la Región y de la Nación, como en sus mejores tiempos. De allí que nuestra voz clara, enérgica y además respetuosa por la decisión que se tome, sea a favor de la reelección de quien ya ha demostrado gestión y buenos resultados.







Las 10 reglas del Documentalista.




LAS 10 REGLAS DEL DOCUMENTALISTA

de Jorge Andrés Morales Urdaneta, el Martes, 30 de noviembre de 2010 a las 0:11










(Segun Víctor Kossakovski)


1. No filmes si puedes vivir sin filmar.

2. No filmes si quieres decir algo- solo habla o escribe de aquello. Filma solo si quieres mostrar algo, o si quieres que la gente vea algo. Esto concierne a la película en su totalidad y a cada toma por separada.

3. No filmes si conoces el mensaje antes de filmar.  Que la película te enseñe. No trates de salvar al mundo. No trates de cambiar al mundo. Mejor si la película te cambia a ti. Descubre al mundo y a ti mismo mientras filmas.

4. No filmes algo que solo odies. No filmes algo que solo ames. Filma cuando no estés seguro si lo odias o lo amas. Ambos son cruciales para hacer arte. Filma cuando odies y ames al mismo tiempo.

5. Es necesario ocupar la mente antes y después de filmar, pero no ocupes tu cerebro mientras filmes. Solo filma usando tu instinto y tu intuición.

6. Trata de no forzar a la gente a repetir acciones o palabras. La vida es irrepetible e impredecible. Espera, observa, siente y estarás listo para filmar con tu propia manera de hacer películas. Recuerda que las mejores películas son irrepetibles. Recuerda que las mejores películas son hechas a base de tomas irrepetibles. Recuerda que las mejores tomas capturadas son momentos irrepetibles de la vida hechas mediante una irrepetible manera de filmar.

7. La toma es la base del cine. Recuerda que el cine fue inventado con una toma por si sola- Un documental por cierto – sin ningún tipo de historia. La historia existía solo dentro de la toma. Las tomas deben antes que nada proporcionar al público nuevas impresiones.

8. La historia es importante en el documental, pero la percepción es aun mas importante. Primero piensa que es lo que los espectadores sentirán al ver tus tomas. Luego, forma una estructura dramática de tu película usando los cambios de sensaciones.

9. Los documentales es el único arte, donde cada elemento estético casi siempre tendrá un aspecto ético y cada aspecto ético se puede usar estéticamente. Trata de seguir siendo humano, especialmente mientras se edita la película. Quizás, las buenas personas no deberían hacer documentales.

10. No sigas mis reglas. encuentra tus propias reglas. Siempre hay algo que tu puedes filmar como nadie mas.

Recopilado por Alvaro Serje
(Traducción: Pablo Molenhahuer)
 ·  · Compartir
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más