martes, 10 de julio de 2012

Consideraciones sobre Valorización II, por Jorge Vergara

martes, 10 de julio de 2012


Consideraciones sobre Valorización II en Barranquilla: Jorge Vergara Carbó

“El que pagó $ 2 millones por predial debe pagar $ 3.8 millones por valorización dos”

Por: Jorge Vergara Carbó

Indudablemente la valorización es un instrumento financiero importante para las entidades territoriales, eso no se puede negar. Pero también debe tenerse en cuenta que la valorización es una contribución, que lleva implícito un principio fundamental el cual es “Que el patrimonio de quién paga esa contribución se incremente”.
En Barranquilla los últimos dos mandatarios Honeigsberg y Char, decidieron aplicar el cobro de valorización por beneficio general, lo que implica grabar a todos los propietarios de inmuebles independiente de que su predio se valorice o no. Lo que en la práctica convierte la contribución en una obligación convirtiéndola en un impuesto.
La diferencia entre impuesto y contribución, es diciente. El impuesto no implica compensación alguna, la contribución conlleva una contraprestación que son las obras que se realizan y que supuestamente para que se pague debe  incrementar el bien de quién paga esa contribución.
Esto último es difícil de probar por los gobernantes de las entidades territoriales. Que beneficio le  representa a una persona del norte de la ciudad, la construcción de un colegio o un parque en el sur. En que se beneficia el suroccidente de Barranquilla con la pavimentación de la calle 79, la carrera 54 y la canalización del arroyo de la 84 y de la María.
PORQUE DEBEMOS  DECIRLE  NO A LA VALORIZACIÓN
El primer punto, es que existen otros instrumentos financieros que puede aplicar el Distrito, sin afectar a toda la sociedad.
 
Uno de esos instrumentos es el cobro de la PLUSVALÍA a los propietarios de predios a quienes se les cambio el uso del suelo y debido a eso se enriquecieron. Caso Cementos Argos, Urvisa, Marval, Char, Dominguez,  Riomar, el Golf, Bellavista, Miramar, Villa Carolina, Villa Santos y otros.
Esas personas que tenían un predio residencial  de solo dos pisos y se lo cambiaron para que pueda construir 20 o más pisos, se han enriquecido con esa decisión, por lo que debe compartir el incremento patrimonial con el Distrito.
Igual sucede con quién tiene un predio rural que lo vende por hectáreas y le cambian el uso del suelo, a un predio urbano el cual vende por metro cuadrado.
Esa decisión lo enriquece, por lo que debe compartir ese incremento patrimonial con la entidad territorial, es lo justo.
El porcentaje lo fija el concejo, puede ser un 50% para cada uno. La Plusvalía le puede generar al Distrito, una suma cercana a los $ 400.000 millones o más.
El otro recurso a la mano del distrito, es el del impuesto de ICA, el cual a los grandes almacenes y fábricas grandes tipo Monómeros, Cementos Argos, Águila le cobramos  un porcentaje menos de lo que ellos pagan en Medellín o Cali.
Por este medio es posible obtener recursos anuales del orden de $ 100.000 millones.
Otro recurso financiero es el nuevo sistema general de regalías (SGR). Para ello debe presentar proyectos definidos, muchos de los cuales pueden ser las obras que se piensan realizar por valorización II. Caso Corredor Portuario, canalización de los caños, avenida 58, remodelación de escenarios deportivos.  
Esto puede generar $400.000 millones que vendrán de la nación, lo que libera recursos propios para invertirlos en la parte social del Plan de Desarrollo “Barranquilla Florece”.
Otro recurso, es reclamar a la Nación la plata que los barranquilleros invertimos en una obra nacional como lo es la Circunvalar. Esto representa $100.000 millones que nos debe devolver el gobierno nacional para construir los escenarios deportivos que necesitamos para mejorar la seguridad en la ciudad.
Aparte de la generación de nuevos recursos financieros, hemos planteado que las obras de valorización deben estar encaminadas de aprobarse por el concejo distrital a obras que causen un impacto urbanístico en la ciudad y no obras que no la transformen. Tales como la expropiación del club social Country Club, del Batallón del ejército en el barrio Paraíso, la Hacienda la Normal para conectar la ciudad.
Por último ante la decisión de la administración actual de aplicar la valorización impuesta por la administración Char, a los  barranquilleros No le queda otra alternativa que impetrar denuncia del hecho por vicios de legalidad y por supuesto la protesta ciudadana ante una decisión impopular y de fuerza de “Va porque Va”.

Enfermedad holandesa, por Jairo Parada

Enfermedad holandesa

Por Jairo Parada

“Todo lo sólido se desvanece en el aire” de Marshall Bermann, fue la reflexión que me ha dejado lo sucedido en la política colombiana en las dos últimas semanas. Es un excelente ejemplo de la interrelación de los fenómenos económicos, políticos y sociales, que en pocos días, han replanteado la correlación de fuerzas políticas en el ámbito nacional.

Veníamos en un gobierno de “Unidad Nacional”, donde la coalición de gobierno se veía imbatible, pasando reformas constitucionales a diestra y siniestra, como las de regalías, regla fiscal y demás, así como leyes frustrantes para las regiones como la nueva Loot. Nada detenía la aplanadora oficial en el Congreso, a pesar de las críticas y análisis que se hacían desde la débil sociedad civil colombiana. En la agenda se venía la “reforma a la justicia”, y ya despuntaban en el horizonte las reformas regresivas en materia pensional y la reforma tributaria. Toda esa aceitada maquinaria ha quedado hecha añicos ante el rechazo ciudadano de la fallida reforma a la justicia, ni siquiera apoyada por los mismos magistrados y jueces a nivel intermedio. En medio de todo, el Gobierno, Congreso, y “altas cortes” perdieron el rumbo al olvidárseles que no se puede seguir legislando en beneficio de minorías, sin importar el interés general. Los goles de la comisión de conciliación fueron ya el colmo.


En medio de lo anterior, es obvio que la economía nacional también ha empezado a perder su dinamismo rebajando las proyecciones de crecimiento económico este año al 4.5%, cuando apenas en Enero se hablaba de un 6%. El panorama mundial no convence, y nadie sabe si las medidas tomadas en Europa serán suficientes, además de los pobres resultados arrojados en materia de empleo por la economía americana. Sectores claves de la economía ya muestran retroceso como es el caso de la industria, la agricultura y la construcción, en especial las obras civiles. La locomotora minera es la única que sigue adelante, aunque ya se notan signos de debilitamiento y presión ciudadana sobre los desastres ambientales que esta sigue generando. La realidad es que la enfermedad holandesa parece ya llegar a Colombia, con sus fenómenos característicos de revaluación y descenso del dinamismo de los sectores claves de la demanda agregada doméstica. Con razón el presidente Santos le pidió a nuestra ortodoxa Junta del Banco de la República, hacer más en materia cambiaria, pues se necesita un dólar por encima de los $2,000 para lograr que el sector exportador industrial y agroindustrial sobreviva. De seguir así, nuestros TLC se convertirán, otra vez, en avenidas de una sola vía donde nos llenaremos sólo de más importaciones. Las expectativas de empleo, prosperidad y mejoramiento de la población pueden quedar hechas pedazos. Es pues hora, siguiendo la tendencia universal, que el Banco de la República vaya pensando en modificar su política frente a las tasas de interés.

Pero es en el campo político donde los deterioros económicos se están reflejando en un realineamiento de fuerzas políticas. El unanimismo se ha acabado. Las fuerzas de derecha se han agrupado en el Club El Nogal lanzando su “Frente Antiterrorista” con listas propias. A pesar de haber estado ocho años en el poder, dedicados a la guerra y la corrupción, tratan ahora de volver a recoger el descontento de los colombianos en materia de seguridad y desempleo. También el tsunami ha tocado a nuestros mandatarios locales. El apoyo ciudadano ha empezado a caer. Es hora de revisar y mejorar la agenda.

Jairo J. Parada Corrales
Economista, PhD.
Barranquilla-Colombia
Celular 311-650-0550
Phone and fax: 57-5-3557657

Puerto Colombia y sus avances

Puerto Colombia, en el Departamento del Atlántico, al norte de    Colombia... 

luisemilioradaconrado
Puerto Colombia tiene ahora una mejor entrada
$600 millones se invirtieron en la construcción del puente de Arroyo Grande
De los tres nuevos puentes que tendrá el municipio de Puerto Colombia, ya se hizo entrega del primero de ellos, se trata de una obra de infraestructura  que tuvo un costo cercano a los $600 millones provenientes del antiguo sistema de regalías.

La estructura está ubicada en la carrera 13 justo en la entrada principal del Municipio que sirve de paso para peatones y vehículos sobre Arroyo Grande.

El gobernador del Atlántico, José Antonio Segebre quien estuvo presente en la entrega oficial de la obra manifestó que siempre estará gestionando iniciativas en beneficio de los porteños y así se refirió al trabajo conjunto que está haciendo con el alcalde de la localidad, Carlos Alberto Altahona.   

“Vamos a estar con usted día y noche para que Puerto Colombia y su gente puedan salir adelante. Tenga la seguridad que en la Gobernación del Atlántico encontrará un hermano, un aliado que trabajará con usted, hombro a hombro, por el progreso por los sectores más débiles de la sociedad”, subrayó Segebre.

Por su parte el alcalde de Puerto Colombia destacó el respaldo del mandatario departamental e indicó que los otros dos puentes brindarán beneficios a la movilidad de la población.

“La caída de este puente generó un poquito de traumatismo entre los porteños, verlo así en pie con el respaldo de la Gobernación del Atlántico y la gestión de los líderes locales y nacionales podemos decir que ya tenemos una mejor comunicación, una entrada más renovada”, expresó Altahona.   

Los otros dos puentes que también son construidos con recursos provenientes de la misma fuente y que ya se encuentran en ejecución están ubicados en la Diagonal 4 y calle 2 de esa municipalidad.

EL MUELLE

Segebre informó que hace 15 días presentó a la Asamblea Departamental un proyecto de ordenanza con el propósito de autorizar la venta del lote del Distrito 20 de Carreteras para ser invertidos en la restauración de una parte del muelle de Puerto Colombia.

“Con la doctora Elsa Noguera he venido dialogando para lograr que esos recursos puedan venir a Puerto Colombia para preservar los 200 metros del muelle y soñar con el Museo de los Inmigrantes para darle a Puerto Colombia el esplendor que tuvo en sus mejores años”, destacó el mandatario departamental.

Así mismo, dijo que para mejorar las condiciones de los primeros 30 metros del muelle, recibió el respaldo de técnicos especializados de varias universidades, entre los cuales, se cuenta con el restaurador Adolfo Ulloa para estabilizar ese primer tramo de esta emblemática estructura.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más