lunes, 29 de agosto de 2011

Ni es CRIMEN ecológico, ni es La Guajira. FRAUDE!!!!


 
Ni es crimen, ni es en La Guajira...
 
 
ayer nos utilizaron, cuando registramos en nuestro blog que se está realizando un Crimen Ecológico en La Guajira...
Dos amigos: Aída Hernández y Jairo Parada nos enviaron algunas notas diciéndome que revisara el tema, porque una vez enviaron ese correo. Y Parada conoció que las imágenes no eran de La Guajira.
Le escribí a Javier Palacio, quien envió el correo, diciéndole que buscara la fuente y hoy recibió una nota de CORPOGUAJIRA, donde le aclararon el asunto.
 
Jose, se siente utilizado y yo tengo que decirles que también caí en el juego... Eso puede ocurrir no una, sino dos y tres veces más... Vamos estar atentos...
 
LuisEmilioRadaC
 
 
USAR bien las Nuevas Tecnologías


Debemos estar pilas con eso…


Mi amigo Javier Palacio, es un buen tipo.


Por eso, cuando él toca algún tema, estoy atento. Y en esta oportunidad me guié por su sensibilidad. A Jose no le gusta la injusticia, la exclusión, el mal trato al medio ambiente y él y yo caímos en una trampita pendeja y nos dejamos utilizar tontamente.


Aunque, yo siento que en todas las profesiones hay buenos y malos. Perversos vamos a tener siempre, así que la vida continuará.


Lo que me escribió Javier Palacio:

Hola, Luis Emilio:


Javier Palacio Trillos comentó el enlace de Luis Emilio Rada Conrado.


Javier escribió: "Si cualquier crimen ecológico provocado por humanos causa vergüenza por ser parte de esta especie, igual vergüenza me causa que humanos mal intencionados utilicen a otros de su especie para infamar a terceros, importándoles un comino su honra, todo sea por construir cadenas virtuales al servicio de call centers o sucias empresas de publicidad, apelando a la sensibilidad de quienes levantamos banderas relacionadas con el uso racional y sostenible de los recursos.
He sido víctima de un engaño al difundir un mensaje que me indignó, y como la procedencia del mismo fue de una persona a quien bien conozco, sé que también ella fue víctima del engaño. Por lo anterior, solicito a todas las amistades a las que reenvié el correo de marras me sepan disculpar por haberme dejado utilizar. Esto lo hago teniendo en cuenta la respuesta que recibí de mi amigo Porfirio Ospino, en la cual explica dónde se produce la actividad ilustrada en las fotografías, nada que ver con la Guajira colombiana. Me siento mal."


Y yo le adiciono:


Jose, no te sientas mal.


Ciudadanos como tú no se consiguen en cualquier parte. Y los perversos, terminan anulados… no te preocupes por eso.


La vida es hermosa y no vale la pena amargársela por unos miserables.


LuisEmilioRadaC

Las mil canicas. ¿cuántas te quedan?

¿que pasará con tu vida, cuando tengas pocas canicas? Uno nunca piensa en eso.
No lo pensaba cuando era un pelao.
Pero ahora, llegó el momento de reflexionar.
Hay amigos que no lo hacen... simplemente viven por vivir y esperan la muerte con resignación, sin saber qué va ocurrir con su gente: hermanos, amigos, hijos e hijas. Su mujer y sus amantes.
Hay otros que han sido más juiciosos y se preparan tranquilamente para el cierre.
Yo tengo 57 y me complace tomarme un café, una cerveza, un whisky o cenar con l@s verdader@s amig@s... ese es un placer inmenso.

Una vez me confesaba Álvaro Osorio -66a-: "Cuando estamos de salida, uno quiere estar cerca a su familia, ver los nietos, jugar con ellos... no quiere más..."

Hay que prepararse para cerrar tranquilamente...
Esta historia de las mil canicas la había leído hace rato y me impactó... la estoy poniendo en práctica hace un tiempo. La revivió el correo que me envió anoche otro amigo, Ricardo Lequerica -62-... y se lo acabo de comentar a otra llave, Raúl Riveira -67-, quien el 23 de agosto cumplió años y no pude saludarlo... generalmente lo hago anualmente. 

LuisEmilioRadaC
Pd: las mil canicas
ATENCION: ESTA HISTORIA NOS INVITA A REFLEXIONAR Y A TENER EN CUENTA LA PARTE ESPIRITUAL DE LA VIDA

Las mil canicas

Cuanto más envejezco, más disfruto de las mañanas del sábado.

Tal vez es la quieta soledad que viene por ser el primero en levantarse o quizá el increíble gozo de no tener que ir al trabajo...

De todas maneras, las primeras horas de un sábado son en extremo deliciosas.

Hace unas cuantas semanas, me dirigía hacia mi equipo de radio-aficionado, con una humeante taza de café en una mano y el periódico en la otra.


Lo que comenzó como una típica mañana de sábado, se convirtió en una de esas lecciones que la vida parece darnos de vez en cuando... déjenme contarles:

Sintonicé mi equipo de radio en banda de 20 metros, para entrar en una red de intercambio de sábado en la mañana.


Después de un rato, me topé con un colega que sonaba un tanto mayor.
Él le estaba diciendo a su interlocutor, algo acerca de "unas mil canicas".

Quedé intrigado y me detuve para escuchar con atención:


- Bueno, Tomás, -decía- de veras que parece que estás ocupado con tu trabajo.


Estoy seguro que te pagan bien, pero es una lástima que tengas que estar fuera de casa y lejos de tu familia tanto tiempo.


Es difícil imaginar que un hombre joven tenga que trabajar 70 horas a la semana para sobrevivir.


¡Que triste que te perdieras la presentación teatral de tu hija!


Continuó:


- Dejame decirte algo, Tomás, algo que me ha ayudado a mantener una buena perspectiva sobre mis prioridades.

Y entonces fue cuando empezó a explicar su teoría sobre las "mil canicas".

- Mirá, me senté un día e hice algo de aritmética. La persona promedio vive unos 75 años, algunos viven más y otros menos, pero en promedio, la gente vive unos 75 años.

Entonces multipliqué 75 años por 52 semanas por año y obtuve 3.900 que es el Nº de sábados que, la persona promedio habrá de tener en toda su vida.


- No te distraigas y sigueme, Tomás, que voy a la parte importante.


Me tomó hasta que casi tenía 55 años pensar todo esto en detalle.


Continuó:


- Y para ese entonces, con mis 55 años, ¡¡ya había vivido más de 2.800 sábados!!


Me puse a pensar que si llegaba a los 75, solo me quedaban 1.000 sábados más que disfrutar. Así que fui a una juguetería y compré todas las bolitas que tenía.

Tuve que visitar 3 tiendas para obtener 1.000 canicas. Las llevé a casa y las puse en una fuente de cristal transparente, junto a mi equipo de radio aficionado.


Seguí escuchando atentamente:
- Cada sábado a partir de entonces, tomé una canica y la he tirado.


- Descubrí que al observar como disminuían las canicas, me enfocaba más sobre las cosas verdaderamente importantes en la vida. No hay nada como ver cómo se te agota tu tiempo en la tierra, para ajustar y adaptar tus prioridades en la vida.


Ahora déjame decirte una última cosa antes que nos despidamos y lleve a mi bella esposa a desayunar...


Esta mañana, saqué la última canica de la fuente de cristal y entonces me di cuenta de que si vivo hasta el próximo sábado me habrá sido dado un poquito más de tiempo de vida y si hay algo que todos podemos usar es un poco más de tiempo...


Me gustó conversar contigo, Tomás, espero que puedas estar más tiempo con tu familia.


Hasta pronto, se despide "el hombre de 75 años", cambio y fuera, ¡Buen día!.Uno podría haber oído un alfiler caer al suelo en la banda cuando este amigo se desconectó.


Creo que nos dio a todos, bastante para pensar.

Yo había planeado trabajar en la antena aquella mañana y luego iba a reunirme con unos cuantos radio aficionados para preparar la nueva circular del club...


En vez de aquello, desperté a mi esposa con un beso, "vamos querida, te quiero llevar con los chicos a desayunar afuera". -


- ¿Qué pasa? - preguntó sorprendida.


- Nada; es que no hemos pasado un sábado juntos con los chicos en mucho tiempo.

Por cierto, ¿podemos parar en la juguetería un ratito mientras estemos fuera?

Necesito comprar algunas canicas...
Nos acostumbramos a vivir en departamentos y a no tener otra vista que no sean las ventanas de alrededor.



Y porque no tiene vista, nos acostumbramos a no mirar para afuera.


Y porque no miramos para afuera nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas..


Y porque no abrimos las cortinas nos acostumbramos a encender más temprano la luz.


Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, el aire, la amplitud.


Nos acostumbramos a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde.


A tomar café corriendo porque estamos atrasados.


A comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto.


A salir del trabajo porque ya es la tarde.


A cenar rápido y dormir pesados sin haber vivido el día.


A esperar el día entero y oír en el teléfono: "hoy no puedo ir".


A sonreír a las personas sin recibir una sonrisa de vuelta.


A ser ignorados cuando precisábamos tanto ser vistos.


A sentarnos en la fila 1 del cine y torcer un poco el cuello porque estaba lleno.


A mojarnos sólo los pies y sudar el resto del cuerpo porque la playa esta contaminada.


A pensar en el fin de semana porque el trabajo está duro.


A dormir todo el fin de semana porque siempre tenemos sueño atrasado.

Nos acostumbramos a ahorrar la vida.

Que, poco a poco, igual se gasta y que una vez gastada,


por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir.

Alguien dijo:
 "LA MUERTE ESTA TAN SEGURA DE SU VICTORIA, QUE NOS DA TODA UNA VIDA DE VENTAJA"..

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más