sábado, 20 de octubre de 2012

Richard Clayderman, completo… espectacular



Richard Clayderman, completo… espectacular.

RADAR,luisemilioradaconrado

 

Música romántica instrumental



Música instrumental... música romántica instrumental
Descansa el alma…


Sigue tu camino, dice Óscar D´León.

 Sigue tu camino, dice Óscar D´León.


Angelitos Negros, por Javier Solis

Ángeles Negros... no los retrataba el pintor...
¿Porqué nos pasa eso?

RADAR,luisemilioradaconrado 


Esa tristeza mía, por Javier Solís...


Esa tristeza mía, por Javier Solís...
En este caso era de él... yo nunca he tenido esas tristezas... al contrario.

RADAR,luisemilioradaconrado


El valor de un abrazo, por Bernardo Ruíz

Para mí las nuevas tecnologías han sido una oportunidad hermosa para expresarme.
Algunos amigos me dicen: “a qué hora descansas”. Y mi respuesta es: “no lo hago mucho”. Lo agradable es que yo trabajo jugando. Para mí, escribir y expresar a través de palabras lo que siento, se convirtió en eso: en un juego que es algo rentable. No estamos hablando de fortunas, pero me permite vivir tranquilamente. Sin afanes, con alegría y con tranquilidad… como lo quisieran hacer muchísimos colombianos.
Saber que lo que hacemos le llega al alma a muchos de nuestros lectores me complace y complementa mi dicha por vivir.

Bernardo, seguro tenía un conflicto: “Cómo expreso lo que siento. Cómo le cuento a la gente lo que estoy sintiendo…” Y encontró en nuestro medio una vía expedita para hacerlo.
Esto es lo que siente Bernardo y seguramente muchos lo compartirán gustosamente, porque ellos también quieran tener un RADAR para expresarse…

RADAR,luisemilioradaconrado 
Luis Emilio: 
A veces en mis ratos de descanso, me da por escribir notas que voy guardando con la idea que algún día pueda ordenarlas para escribir un libro y a veces se presenta alguna oportunidad y dependiendo del tema, las comparto.
A propósito del abrazo, esto lo escribí hace más de 2 años, luego de la pérdida de mi hijo Daniel y escribir es de las pocas actividades que me han servido para mitigar la pena de su partida…
Bernardo, está a mi lado...
El valor de un abrazo

Hoy en día, las únicas personas que abrazan a sus semejantes con sinceridad, con ganas y con verdadero afecto son las madres, los niños y los borrachos.
Debido a una distorsión de las buenas costumbres y por la pérdida de valores, sobre todo en el género masculino es mal visto abrazar a otro hombre excepto que se trate de un pariente muy cercano como el padre, un hermano o un hijo. En otras circunstancias los que abrazan mucho se les consideran sospechosos, confianzudos o malintencionados.
 
Un abrazo sincero es la manifestación física más elemental  del amor entre las personas y es un mensaje directo con el cual transmitimos sin decir ninguna palabra, lo que sentimos en un momento preciso.  Este gesto sincero lo transmite todo y tendrá siempre un significado de protección y seguridad porque tenemos grabado desde niños esa sensación, debido a las ternuras de nuestras madres.
El abrazo sirve para todo porque se comparte y se identifica de inmediato con su semejante:
Con las parejas nos decimos que nos queremos.
Con los amigos nos decimos que nos alegramos de vernos.
Con los que están tristes les decimos que compartimos su dolor.
Con los que están alegres les decimos que nosotros también nos alegramos.
Con los que pasan por un momento de desespero les decimos que nosotros también sufrimos y queremos ayudarlos.
Un abrazo puede ser en determinado momento, la salvación para nuestra alma en momentos de angustia y también un complemento ideal que acompañe momentos de alegría. Es una inyección directa de afecto al corazón y en todos los casos,  un abrazo siempre es bienvenido porque simplemente nos sentimos amados.
El abrazo es una manifestación instintiva hacia nuestro prójimo pero la educación mal  entendida a veces lo reprime. Por ello, abracemos sin reservas siempre que podamos, espontáneamente como lo hacen los niños cuando estiran sus brazos al vernos y como lo hace un hombre borracho con un amigo sólo para manifestarle de esa manera cuanto lo quiere pero que en momentos de sobriedad le da vergüenza que lo vean hacerlo.
 
El abrazo siempre debe ser de oso, fuerte para que la otra persona sienta el “corrientazo” del amor, porque un abrazo cálido recibido, es un antídoto contra la infelicidad, la soledad y la tristeza.

Bernardo Ruiz Blanco
(5) 3596665 312-3320093
ruizblancobernardo@gmail.com
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más