sábado, 1 de mayo de 2010

Los candidatos analizados por Julio César Londoño



Julio César Londoño

Julio César Londoño, es cuentista y ensayista. Escribe en El Espectador y tiene su concepto sobre el debate presidencial, sobre los candidatos y el presidente Álvaro Uribe.
Es un colombiano que está observando lo que está ocurriendo en el país.
Vamos a leerlo.
LuisEmilio RadaC
Pd:

El ‘western’ y la polis
Por: Julio César Londoño
ME GUSTA ESTA CONTIENDA PRESIdencial.
www.lcibogota.edu.co

Me gusta el peso de los candidatos, que las ideas cuenten, que los simpatizantes suden la gota e inventen estrategias, que las redes sociales de internet hiervan, que los jóvenes por fin se despabilen, que no tengamos que escoger entre dos sujetos anodinos (v. gr. Serpa vs. Pastrana); me gusta que elijamos a B no sólo porque odiamos a A, o porque alguna lumbrera dijo: Si no es Barco, ¿quién, ve?

Y sobre todo, me encanta que esta vez no les están disparando a los candidatos en las plazas ni en los aviones, como en el lejano western de Barco. ¡Caramba!
Me gustan todos, me seducen la experiencia de Santos, el carisma de Noemí, el carácter de Pardo, el valor de Petro, la aplicación de Germán Vargas y la probidad, la trayectoria y el equipo Mockus.


Gustavo Petro

Bueno, en realidad no me gustan todos, sino que me tranquiliza pensar que ninguno podrá hacerlo peor que Uribe. Lo bueno de tocar el fondo es que uno sabe que de ahí no pasa.
Me tranquiliza pensar que el próximo presidente de Colombia no será invulnerable ni todopoderoso ni ejercerá sobre la gente ese poder hipnótico que irradia Uribe sobre las almas pías.

El próximo presidente será un ser humano, alguien que lea periódicos y vaya a cine y salga a comer con su mujer y pasee con sus hijos, alguien de este mundo, no un marciano omnipotente.
Será Jekill o Hyde, pero no ambos; no podrá limpiarse el asterisco con la Constitución, ni afectar el equilibrio de los poderes, ni usar lenguaje de camaján en los foros internacionales; no heredará el teflón, ni polarizará al país en bandos irreconciliables, y tendrá amigos en el vecindario, como cualquier persona honrada.
Estoy seguro de que los hijos del próximo presidente no serán tan listos como los muchachos de Uribe. Y si lo fueran, su padre no será tan orondo. Y si lo fuera, hasta las almas pías se lo reprocharán.
Cualquiera de los seis candidatos, estoy seguro, honrará mejor la majestad presidencial que Uribe, esa mezcla de santo en trance y pistolero hiperactivo. Cualquiera puede hacerlo mejor y emprender la urgentísima tarea de la reconstrucción nacional.
Santos es un estadista al lado de ese microgerente.
Noemí es un genio de la diplomacia al lado de estos camorreros del micrófono.
Petro es un ejemplo de valor frente a la cobardía del Estado policiaco que estamos padeciendo.
La política social de Pardo no oscilaría entre la indiferencia y las limosnas asistencialistas.
El programa y las actitudes de Germán Vargas tienen una coherencia monolítica si los comparamos con los bandazos de esta administración.


Mockus, finalmente, es luz al final del túnel de ocho años de tenebrosa oscuridad.
Mockus hace énfasis en el concepto de legalidad porque lo alarma ver la enorme aceptación social del “atajo”. El torcido es un vicio viejo, dirán los laxos, pero es evidente que en los últimos años esta práctica se volvió casi un derecho constitucional gracias al “pragmatismo” de ciertos sujetos que prefirieron, “en aras de los intereses superiores de la nación”, torcer la Constitución antes que enderezar el torcido. Es por esto que el profesor Mockus no se cansa de recordarnos que la educación no sólo es útil en las aulas y para los jóvenes, sino que se trata de un elemento formativo crucial en todas las etapas de la vida y válida para todos los escenarios: para el despacho y el bar; para la calle, la casa y la alcoba; para el viejo y el niño; un proceso vital para la formación de ciudadanos y el desarrollo armónico de la sociedad.

Mockus es un locazo bello, agudo y sensible, un hombre que ha enseñado con el ejemplo, que no separa filosofía y política, que se siente habitante de la “polis” y circunscrito por la “ética” —conceptos familiares a los profesores, claro, pero exóticos para los pistoleros y los “pragmáticos”—.
Julio César Londoño

SERVIDEPORTES construyendo sueños con Gerardo



Boxeadores en el gimnasio

Voy a iniciar esta nota felicitando a mi querido hermano, Gerardo, por la labor que está realizando a favor del deporte, de muchos ciudadanos que tienen sueños y que pretenden alcanzar la gloria a través de disciplina, orden, tenacidad.

El mundo del deporte en general y específicamente a través del boxeo no es que esté lleno de rosas… se requiere mucho entrenamiento. Respeto por la vida, por el cuerpo, por las personas y por la gente que estará a nuestro alrededor.
El privilegio que tienen los chicos y las damas que le están apostando al entrenamiento con Gerardo, es que tienen enfrente a un excelente ser humano que les enseñará no solamente de deporte, sino, cómo se pueden mover alrededor de la vida.

Voy a dejar que Felipe Sandoval cuente su historia… Yo más adelante, a través de este medio nuestro, les seguiremos informando como se irá desarrollando Servideportes. Un sueño que tiene mi hermano hace muchos años y que lo ha ido construyendo con el apoyo de su propia familia: Carmen, su esposa. Leonardo su hijo mayor, que ahora es médico. Diana, Melissa y Luis Carlos. Todos deportistas que han entendido perfectamente las pretensiones de Gerardo. Nosotros, sus hermanos y hermanas, estaremos allí siempre soñando con él.

LuisEmilioRadaC
Pd:

¡Servideportes un gimnasio que le sirve al boxeo!
Por Felipe Sandoval Hernández

La unión es uno de los factores más importantes que se vive en el gimnasio Servideportes, del popular barrio La Unión en Barranquilla,Colombia, Suramérica, al hacer la entrada al centro de preparación, es digna de admiración la organización con que Gerardo Rada mantiene el escenario ubicado en el patio de su residencia.

Una modesta pero en buen estado bicicleta estática, pesas, guantes, guantaletas, sacos, peras, algunas sillas de plástico y madera, los implementos están completamente seleccionados y organizados como cuando un niño juicioso guarda y cuida sus juguetes.

Construyendo sueños
Al fondo, en la esquina derecha del patio de la casa del barranquillero, con un bonito hogar como el mismo lo manifiesta orgullosamente, el licenciado en Educación Física. Dos hijos también deportistas, ambos en el taekwondo cinturones azules.
El gimnasio hace dos años viene trabajando con boxeo, el profe Rada anteriormente lo desempeñaba en el mismo arte marcial de sus hijos.

con el Nene, su nieto

Un grupo de boxeadores profesionales y amateurs, después de hacer preparación física bajo una pertinaz llovizna que daba suaves golpes en su humanidad, ya que era amortiguada por un frondoso y gigante árbol de mango que escucha las ires y venires de los diferentes atletas asistentes a su lugar de su estancia, que se muestra imponente asistiendo una esquina del ring donde el tapiz es de cemento pintado de azul.

Gerardo y su hija Diana

El orientador Rada, hace el recorderis con Jorge Eliecer Julio, empezó a entrenar al magdalenense por recomendación de Álvaro Mercado Fernández, ya que Julio se había quedado sin entrenador, y consiguió el titulo mundial.

La cabeza visible del gimnasio Servideportes es la campeona Darys Pardo Cotera, seguida por sus colegas Ángel Priolo, Edilberto Julio, Feider Viloria, Raúl Pinzón, y otros.

Darys Pardo, campeona mundial

Al rato de un breve calentamiento, los peladores conformados por niños, adolescentes, y mayores entraron al novedoso ensogado mojándose con el sudor del cielo, el espigado árbol de la deliciosa fruta cítrica, en esta oportunidad los dejó humedecer además sus brazos largos no alcanzaban el centro del entarimado sin tarima, también haciendo gala a la expresión manifestada por el preparador Rada al momento de recibir una llamada a su celular “los guerreros no le tenemos miedo al agua” de la misma manera Priolo cuando hacia movimientos señaló “acaso somos de azúcar”.

Fabricando sueños

En el positivo ambiente de la tarde acachacada por el cielo gris, se refirieron al desaparecido Jorge García Beltrán, al recordar el nombre del humanitario hombre que tanto le aportó a la disciplina y que el Todopoderoso lo debe tener en un lugar de privilegio por su nobleza y la forma sensible como trató a la actividad, lo hacen con un respeto sincero como el profesado por Ángel Priolo, el mismo que enfrentó de tu a tu al guerrero azteca Israel Vásquez el 10 de octubre del año pasado en el teatro Nokia de los Ángeles C.A. cayó noqueado en el noveno asalto de los diez previstos, lastima la gasolina no le alcanzó para llegar al final del camino ya que el combate fue parejo, nuestro compatriota mostrando una gran preparación física y técnica, por momentos la fiesta al centroamericano se le dañaba como lo hizo Carlos Tamara, con Brian Viloria quien ya tenía negociado su siguiente pleito pero se cambió de gala sin haber celebración.
Priolo trajo a colación la frase sabia del profe García al momento de entrenar “no todos ustedes van a ser campeones mundiales, pero ya son campeones de la vida, al escuchar la bella frase de García Beltrán, Gerardo Rada casi al unísono acotó trayendo a su mente un comentario realizado por su hermano Eliecer García, profesional de la medicina, quien fuera el galeno del seleccionado de atlántico le subrayó en cierta ocasión ¡Gerardo, con Jorge García se aprende!

Chica entrenando en Servideportes
www.boxeodecolombia.com resalta la labor cumplida por el profesor Gerardo Rada, personas como él, son ejemplo para otros, y tenga fortaleza para seguir dándole la mano al boxeo.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más