miércoles, 11 de enero de 2012

Gobierno actualiza el POS: Plan Obligatorio de Salud

Gobierno colombiano actualiza el POS: Plan Obligatorio de Salud.
Buenas cosas: En total quedaron incluidas 49 enfermedades que representan el 90% de las patologías por las que más se enferman los colombianos.
Además el POS cubrirá la atención de enfermedades de alto costo e intervenciones quirúrgicas como trasplante de corazón, pulmón, médula ósea y cornea entre otros.

Buenas noticias para los colombianos.
luisemilioradaconrado
Gobierno presentó actualización del POS. Muchos colombianos serán beneficiados

El presidente Juan Manuel Santos presentó la actualización que la Comisión de Regulación en Salud (Cres) realizó al Plan Obligatorio de Salud. El mandatario explicó que el Gobierno Nacional ha hecho “un esfuerzo consciente” por cubrir las enfermedades de alto costo como la diabetes o el cáncer, que son las que más afectan a los colombianos.
“La actualización del Plan Obligatorio de Salud es un avance monumental, con el que el Estado estaba en deuda con los colombianos desde hace mucho tiempo y cuyos beneficios ya están sintiendo los colombianos desde el primer día de este año”, señaló el Mandatario durante el lanzamiento de la actualización del POS.
En total quedaron incluidas 49 enfermedades que representan el 90% de las patologías por las que más se enferman los colombianos. Además el POS cubrirá la atención de enfermedades de alto costo e intervenciones quirúrgicas como transplante de corazón, pulmón, médula ósea y cornea entre otros.

Con la actualización del POS se beneficiarán 41 millones de colombianos que están afiliados a los regímenes subsidiado y contributivo. Entre las modificaciones hechas al plan de beneficios está la inclusión de más de un centenar de nuevas tecnologías de procedimientos y medicamentos.
“Analizamos unos 350 procedimientos, medicamentos y dispositivos, escogimos los más seguros y eficientes, y el resultado son 197 nuevos tratamientos de buena calidad”, explicó el presidente Juan Manuel Santos…

El bien común, por Alfonso Múnera

El bien común

ALFONSO MÚNERA


Desde que eligieron a Campo Elías Terán con 160 mil votos, la votación más alta obtenida por alcalde alguno en nuestra ciudad, desde ese momento, deseé de todo corazón que le fuera bien. No sólo porque si le va bien gana la ciudad y todos los cartageneros, sino, también, porque él representa, para bien o para mal, el ascenso de un negro de origen humilde a la más alta posición y a los más altos honores.

Por supuesto que sé que el color no determina ni la calidad intelectual ni moral de las personas, y que ha habido experiencias terribles con senadores, representantes y alcaldes negros, cuyas actividades criminales han sido de consecuencias profundamente negativas para sus electores.

Pero también sé que si un hombre como Campo Elías Teránelegido en medio de un gran fervor popular, ejerce el cargo con pulcritud y eficiencia administrativa, de manera que impulse el progreso de todos los cartageneros, su paso por la alcaldía será de enorme significación para la comunidad afrodescendiente de Cartagena y del país. Y lo será porque si algo necesita nuestra gente afro es de modelos positivos, exitosos, que ayuden a  superar la baja autoestima, que históricamente tanto mal le ha hecho.

Ahora bien, he mirado con preocupación, y así lo he hecho saber en anteriores columnas, cómo, en la medida en que su campaña arrancó con fuerza, se le unieron toda clase de políticos de pasado oscuro y empresarios con agendas propias. No todos, por supuesto. A su lado hay mucha gente honesta también.

Otros intelectuales y columnistas han, con razón, alertado sobre el nivel de compromisos que pudiera haber contraído el nuevo alcalde, en desmedro de su libertad de actuar y, claro, de los intereses generales de la ciudad.

Es en ese contexto que las declaraciones de Campo Elías acerca de su decisión, “duélale al que le duela”, de aprobar e impulsar el proyecto del señor Carlos Mattos en los terrenos de Chambacú resulta, por decir lo menos, alarmante. Porque no se trata de que el señor Mattos cumpla con los requisitos legales.

Se trata de que construir un puente, pagado con dineros públicos, que una al Cabrero con el proyectado centro comercial y habitacional del señor Mattos en Chambacú no tiene más beneficiarios que sus intereses mercantiles, y además no constituye prioridad alguna en una ciudad tan necesitada como la nuestra. Además de que es perfectamente claro que una ciudad patrimonio histórico de la humanidad no puede desoír las recomendaciones del Ministerio de Cultura en materia de nuevas edificaciones.

No tengo nada en contra de que nuestro alcalde quiera impulsar con entusiasmo los proyectos de sus amigos de campaña. Todos lo hacen en todas las latitudes. Sólo que precisamente por ser de donantes reconocidos está obligado a ser más celoso no sólo en el cumplimiento de la ley, sino, y sobre todo, en proteger el bien común. Es decir, que los intereses personales de los amigos, por muy legítimos que sean, no sean el pretexto para poner a su servicio los dineros sagrados del Estado.

Campo Elías debería saber que así como fue de excepcional su triunfo electoral, así será de consecuencias históricas su buen o mal gobierno. Y lo será, en particular, para los más pobres.
   
*Historiador. Profesor de la Universidad de Cartagena.

Condenan a Edgar Perea y la defensa de Efrain Peñate

Un juez de la República de Colombia, acaba de condenar al narrador  deportivo, Edgar Perea, por haber utilizado los micrófonos de su emisora, para transmitir un partido de beisbol que era, supuestamente, exclusivo de la Cadena Radial RCN.

Esto es lo que se dice en los medios de comunicación:
El Juzgado Sexto Penal del Circuito de Barranquilla Adjunto condenó a 33 meses de prisión y al pago de una multa de 265 salarios mínimos legales vigentes, unos 150 millones de pesos,  al narrador deportivo Edgar Perea Arias al encontrarlo penalmente responsable del delito de defraudación a los derechos patrimoniales de autor del que resultaron víctimas RCN Radio Barranquilla, y el gerente de esa cadena radial en la capital del Atlántico Rubén Darío García Zuluaga”.
LA DEFENSA de PEÑATE
En las redes periodísticas del Caribe Colombiano, el colega Efrain Peñate, que ha estado vinculado a la actividad deportiva como narrador, defiende a su colega Perea con argumentos que pueden servir mucho para que los estudiosos  de las leyes colombianas y los defensores de los derechos humanos analicen la situación.
Qué dice Peñate:  
“Me siento obligado a levantar ruidosamente la voz en defensa del negro Perea, caído en desgracia ahora que un juez de la República lo condena a una multa ultra millonaria  y más de dos años de cárcel. Sin la "furia" que lo caracterizaba en sus mozos tiempos de "hombre ogro", reducido a la humillación de que puede ser víctima, no deberá permitirse que nos aprestemos a verlo rodar en desgracia, por culpa de un apestoso monopolio que reclamó y reclama, lo irreclamable: la exclusividad en un servicio público.

Desde cuando Todelar allá por los años 70 elevó una demanda ante el Consejo de Estado para neutralizar el devastador ataque que le infligían los monopolios Caracol y RCN juntos, quedó claro que, según sentencia de ese consejo de Estado, toda  retransmisión radial que se hiciera tomando como base la producción televisiva de un evento, no era atentatoria contra ningún "derecho exclusivo", pues la sola emisión de señal de televisión al aire, ya convierte en "dominio público", lo que ahí se esté transmitiendo y deja de ser "exclusivo" pues ya pasó a "dominio público". Única cláusula que debía cumplirse era confirmar que se tomaba como fuente de la retransmisión, la señal de televisión de la cadena "tal".

Si nuestra Constitución plantea la prohibición de los MONOPOLIOS, mal puede la justicia Colombiana sancionar a un ciudadano que en ejercicio de su profesión, optó por apoyarse en una señal televisiva ya servida al público, para proceder a hacer un trabajo de información de un evento que la masa  disfrutaba sin impedimento ninguno. 

En el fútbol profesional colombiano se ha pretendido montar un MONOPOLIO, mediante la alianza de la entidad   ASOMEDIOS y la DIMAYOR, en los servicios de radio. Eso no es permitido por nuestra Constitución, mucho menos cuando la actividad que se pretende MONOPOLIZAR se da en escenarios que son del ESTADO, como son los estadios de fútbol. Y se ha venido atentando contra la libertad de información de las emisoras que no pertenecen a ASOMEDIOS,  habiendo sido humillados en los estadios los locutores "rebeldes" como vi en Santa Marta, que una cuadrilla de policías sacaba a empellones al colega Manuel Ramírez y sus compañeros de transmisión. Perea estuvo entre quienes se burlaron de esa humillación, pero hoy está del lado de los "perdedores".

Yo recuerdo que en la eliminatoria del año 90 aquí, impusimos la libertad de transmisión de nuestras emisoras independientes sin el pago de "ningún derecho",  apelando al Consejo de Estado que apenas alcanzó a citar a los representantes de los Monopolios y el vocero de la Dimayor, que nunca acudieron a la citación, pues eran conscientes de que no  estaban en el derecho de reclamar ninguna "exclusividad".

Lamentablemente ese atropello continuó y no sé porqué viene a reventar hoy, que una osada producción radial que Perea hizo, apoyándose en una señal televisiva pública, provoca la durísima sentencia de  un juez que lo envía a la cárcel. 

Convoco a abogados, periodistas, humanistas, constitucionalistas a que estudien este caso y se pronuncien. No debemos permitir un atropello; sobre todo, basado en una clara violación a normas constitucionales de Colombia”.

Estaremos atentos del caso.

Luisemilioradaconrado

Los retos del desarrollo local y departamental, por Jairo Parada

Los barranquilleros, atlanticenses y caribeños, estamos muy atentos al futuro de nuestra Región Caribe.
Por eso en este análisis que hace Jairo Parada, el economista se sorprende porque el gobernador Segebre en su discurso del primero de enero –día de posesión como nuevo gobernante-, no habló del tema: “no mencionara explícitamente la lucha por la regionalización del Caribe”… dice Parada…


luisemilioradaconrado
 
Los retos del desarrollo local y departamental

Por Jairo Parada

La renovación en el ejercicio del poder es uno de los méritos de la democracia, a pesar de sus limitaciones y fallas en países en desarrollo. Cada cambio de gobernantes llena de esperanza a los ciudadanos con nuevas caras en los despachos oficiales, con la expectativa de que se cumpla el programa de gobierno esgrimido en la pasada campaña electoral.
Tanto la alcaldesa Elsa Noguera y el gobernador José A. Segebre, ratificaron su voluntad de construir una agenda común para el Atlántico y Barranquilla, lo cual es sano para asumir la competitividad del territorio. Se podría decir que ambas propuestas de trabajo presentadas en los discursos de posesión, se caracterizaron por su énfasis en combatir la pobreza, la inequidad y la exclusión, observándose una visión humanista, necesaria en nuestros territorios. Sin embargo, en Segebre fue extraño que no mencionara explícitamente la lucha por la regionalización del Caribe.

Dichas tareas no serán sencillas, pues pasados los discursos y los abrazos, implementar las políticas públicas en la esfera local es un arte y una ciencia difícil. Las buenas intenciones muchas veces se estrellan contra las duras realidades. Uno podría decir que el desarrollo local sigue siendo una caja negra difícil de desenredar porque exige una adecuada mezcla de instituciones, liderazgo, estado, visión del territorio y participación de los ciudadanos, además de un excelente equipo de funcionarios. Las mejores políticas y programas públicos muchas veces fracasan por colocar en los cargos a las personas inadecuadas, a pesar de sus buenas intenciones.
Una de las dificultades más notorias de los gobernantes locales radica en que tampoco cuentan con los instrumentos para combatir la pobreza y la desigualdad, dados sus limitados recursos presupuestales y su relativa dependencia de las iniciativas del gobierno central. En este sentido, muchos éxitos locales quedan condicionados al apoyo de las instancias nacionales. La receta de salud, educación, alcantarillado y agua potable tiene el problema que aunque es necesaria, no es suficiente.
El asistencialismo como esencia en las políticas frente a la pobreza tiene la limitante que no es capaz de enfrentar uno de los factores cruciales de la pobreza: la falta de empleo y la informalidad laboral. 
En nuestro país la tasa de desempleo abierta viene bajando desde el pasado año, lo cual es positivo. Pero no podemos desconocer que el grueso del empleo que se genera es el empleo precario e informal. Por eso, se habla hoy de la necesidad de generar empleo digno, bajo contratación laboral permanente y no con el odioso sistema de contratos temporales o la precaria intermediación laboral a través de las cooperativas de trabajo o las ahora llamadas SAS. En esto, el país todavía no marca bien en términos de pobreza e indigencia de acuerdo al último Informe de la Cepal sobre el Desarrollo Social 2010. Colombia está muy por debajo de Argentina, Perú, Brasil y Chile y hasta de la vituperada Venezuela de Chávez (con un 27.8% de pobreza frente al 44.3% de Colombia según la Cepal). De esta manera, nuestros gobernantes locales enfrentan duros retos. Para combatir dicha pobreza dependen del impacto de las políticas públicas del orden nacional. Si éstas son asistencialistas, no llegarán muy lejos. Inseguridad, una débil institucionalidad, finanzas públicas en tensión, un déficit de vivienda importante y riesgos crecientes frente al cambio climático los acompañarán. Buen viento y buena mar en estos mares tempestuosos.


Jairo J. Parada Corrales
Economista, PhD.
Barranquilla-Colombia
Celular 311-650-0550
Phone and fax: 57-5-3557657
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más