martes, 6 de agosto de 2013

Puertos remotos en detrimento de Barranquilla y Cartagena. Por: Ricardo Buitrago C.



Puertos remotos en detrimento de Puertos remotos en detrimento de Barranquilla y Cartagena
Esto parece que no fuera verdad… Puertos que serán competencia, aunque no tengan infraestructura en Barranquilla y en Cartagena.

¿A quién se le ocurrió ese negocio?
¿Qué tanto afectará el desarrollo de los puertos de Barranquilla y Cartagena?

“¿Por qué siempre nosotros, dirán los costeños?”
Qué vaina con esa competencia entre el interior y la Región Caribe…

¿Con qué nos saldrá el presidente Juan Manuel Santos, cuando lo entrevistemos…?

¿Eso tiene lógica, si el mismo estado entrega las concesiones?

Cuando me conecté con el director de Cormagdalena, Augusto García, y le comenté que la alcaldesa Elsa Noguera y el gobernador José Antonio Segebre están preocupados dijo: “Me parecieron muy formales y válidas sus preocupaciones que recogemos para el estudio del tema”.

Así que, en el RADAR estaremos atentos.
  

RADAR,luisemilioradaconrado
Luisemilioradac@gmail.com
@radareconomico1
316 617 3355 

 

Puertos remotos en detrimento de Barranquilla y Cartagena

Por: Ricardo Buitrago C.

¡Lo que nos faltaba! La situación privilegiada con que Dios y la naturaleza premiaron a Barranquilla y Cartagena se estaría menguando.
La colindancia directa con el Rio Magdalena, de la primera, y a través del Canal del Dique, de la segunda, se convertiría en factor negativo si se aplica la tesis, o mejor el atropello, contenido en el proyecto de Decreto que pretende modificar el Estatuto Aduanero, con el que el gobierno nacional se propone autorizar el trasbordo de mercancías en fondeo en la mitad del rio, para el caso de Barranquilla, y en la bahía de Cartagena, para el caso de la Heroica, sin utilizar los puertos en cada una de las ciudades existentes.

Así, se establecerían aguas arriba unos terminales remotos que no necesitarían condiciones extraordinarias de profundidad, navegabilidad o descargue, ni tampoco mayores inversiones in situ, pues operarían a la distancia, utilizando las condiciones naturales de regiones ajenas, teniendo en el rio su prolongado muelle de acceso.
 
Pues bien, así, los puertos aguas arriba serían los destinatarios de la carga que se transbordaría en las narices, y en las zonas, de las concesiones legalmente establecidas en las ciudades de Barranquilla y Cartagena, trayendo los barcos hasta las áreas de fondeo y procediendo a descargarlos en barcazas para su traslado, inmediato, al interior.
 
Estarían dejando con ello de lado jurisprudencia del Consejo de Estado que determina que si la zona en donde se desarrolla la operación de fondeo hace parte de la zona accesoria a la entregada en concesión son las Sociedades Portuarias titulares de dicha concesión, y solo ellas, las autorizadas para efectuar y cobrar tales operaciones.

Se pretende con ese absurdo e ilegal proyecto de decreto que, allá, en Barrancabermeja o en Puerto Triunfo, por ejemplo, con cualquier tablestacado de medio pelo se reciba la mercancía que las condiciones favorables del rio, frente a Barranquilla, y del mar, en el caso de Cartagena, le permitan a unos operadores favorecidos con la medida trasbordar y transportar usurpando los derechos que la ley y el ordenamiento lógico confieren a estas ciudades sin pagarles tributos ni derechos portuarios.
 
Por lo manifestado en entrevista radial, en Emisora Atlántico, por el director de Cormagdalena que defiende el absurdo, se podría colegir que ese proyecto de decreto está hecho a la medida de una importante empresa, con operatividad inmediata solo en el área de Barranquilla, que está haciendo importantes inversiones en el país pero que no por ello puede entrar, con el beneplácito del gobierno, atropellando a concesiones que han hecho también cuantiosas inversiones para el próximo quinquenio y que convertido en ley dejara la puerta abierta para una futura afectación a Cartagena.
 
Es entendible por ello la abierta oposición de Asoportuaria, con respaldo irrestricto y total de la Alcaldesa de Barranquilla y el Gobernador del Atlántico, a que se realicen  “operaciones de fondeo”  por compañías diferentes a las concesionadas en la zona de Barranquilla y cuya mercancía objeto del descargue se traslade a puertos de destino diferentes a los ubicados en el área portuaria  del Atlántico, lo que constituiría un contrasentido a la Ley 1 de 1991 y los Conpes Portuarios y un grave riesgo para la operatividad local.
 
Es este, por su inmediatez y direccionamiento, el tema más importante y grave, hoy, para Barranquilla, pero del que no queda eximida la ciudad de Cartagena de la cual se espera, también, una airada reacción al atropello.







Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más