viernes, 18 de noviembre de 2011

La ilegalidad campea en Colombia: Procurador General


Colombia es un país interesante, como son todas las naciones… En el 8º. Congreso Nacional de Infraestructura, que está cerrando sus puertas en Cartagena de Indias, escuché asuntos que nos pusieron a pensar y a reflexionar.
Ayer, Gustavo Petro, el nuevo alcalde de Bogotá, nos lanzó parte de lo que será su línea “dura” sobre tecnología e infraestructura. Él quiere una capital y un país con menos cemento, más rieles y más agua... Y observé cómo los empresarios del sector constructor, contratistas, concesionarios y funcionarios, lo escucharon con atención. Tanto que anoté en mi libreta, lo que dijo uno de ellos, en el almuerzo: “Petro, será presidente de Colombia en 8 años, puedes estar seguro” Y se lo estaba diciendo a uno de esos negociantes, que conocen cómo se mueve este país.

PROCURADOR GENERAL y la CORRUPCIÓN
Otro que lanzó verdades fue el procurador Alejandro Ordóñez, quien nos entregó un documento en el que señala que la corrupción que se presenta en la contratación de obras públicas en Colombia, no se puede reducir exclusivamente a la gerencia pública.
Él dice que el asunto es más grave y más delicado. Es más amplio y abarca aspectos de carácter administrativo y social.

"Este no es un simple problema legal, es mucho más amplio, no hay políticas públicas de gestión contractual del Estado para combatir la corrupción". Según el funcionario, hay un aluvión desafortunado de actos de corrupción en Colombia que deben ser castigados de manera contundente y ejemplarizante, respetando el debido proceso, porque "el que la hace la paga".
¡Qué tal esta!
 Y nos asusta cuando expresa: “En Colombia hay una democratización de la corrupción, porque el sector privado es tan corrupto como el público”.

De acuerdo al Procurador General de la Nación, en Colombia hay una cultura de ilegalidad que campea en toda la nación…

¿Y entonces?
Y lo dijo en el Centro de Convenciones de Cartagena, en la propia cara de los que se ganan los contratos.

LuisEmilioRadaC
Pd: editorial de El Heraldo
18 de Noviembre de 2011 - 07:21 pm

Derrotar la corrupción

En una vehemente intervención, el Procurador General de la
Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, arremetió contra la corrupción privada ante los empresarios reunidos en Cartagena en el marco del Congreso de la Cámara Colombiana de la Infraestructura.
Dijo el Procurador que el sector privado es tan corrupto como el público, mientras el ministro Justicia, Juan Carlos Esguerra Portocarrero, expresó que las sanciones contra los corruptos en este país son “muy blanditas”. Fueron sus palabras textuales.
Nos parece muy bien que en tan importante evento empresarial se haya abordado el tema de la corrupción por el alto costo económico y moral que continúa representando para Colombia.
Con frecuencia los expertos en ética pública se preguntan por qué es necesaria ésta en el funcionamiento de un país y ofrecen varias razones.

La primera que dan es que en el mundo de hoy, con una economía globalizada y cada vez más exigente, la ética pública no sólo hace a las instituciones públicas y privadas más fuertes, más potentes, más legítimas, sino también más viables. “De ahí que quien apuesta por la moralidad responda, no sólo a un imperativo ético de humanidad, sino también a un imperativo pragmático de supervivencia; la ética es necesaria en las organizaciones, no sólo para vivir bien, sino incluso para sobrevivir”, dice la española Adela Cortina, en uno de sus textos sobre la controversial temática.
Y una precisión conceptual muy importante que la prestigiosa autora hace es que bajo el concepto de ética pública quedan englobadas no sólo las organizaciones del Estado, sino también las entidades económicas y empresariales, las organizaciones y asociaciones cívicas, las entidades profesionales y la opinión pública.
Importante esta distinción porque a veces se cree que al sector privado lo rige una moralidad distinta a la del sector público, dejando de lado el hecho de que las actuaciones de las empresas privadas tienen consecuencias públicas y “precisan”, como señala Cortina, “ser públicamente legitimadas”.
 
Este es el caso de las empresas contratistas que trabajan con el Estado. Cumplen ellas una tarea que tiene efectos públicos y por tanto están llamadas a observar una conducta impecable. Y no existe, queda claro, una borrosa ética privada aparte, sino una ética pública que cobija tanto a los actores públicos como a los privados.
 
Es cierto también lo que dice el Procurador: no son suficientes las leyes para derrotar la corrupción. Porque las leyes, que están para servir a toda la ciudadanía de manera imparcial, resultan inútiles cuando las personas en una sociedad se olvidan del Bien Común y les mueve fundamentalmente su interés egoísta.
 
Cuando una sociedad llega a esos extremos, como en el caso de la nuestra, es fácil que prosperen y se impongan los clanes mafiosos, que, a juzgar por los carruseles de la contratación, alcanzaron un alto poderío en Colombia para lo cual no vacilaron en transgredir la ley y llevarse por delante la moralidad.
 
Pero no hay país que pueda ser viable en el mediano y el largo plazo con procedimientos mafiosos. Durante años, ha dicho el presidente Juan Manuel Santos, se creía que el país debía ser un poco tolerante frente al narcotráfico porque traía dólares y podía generar empleo, pero la criminalización que trajo tras de sí esta economía sangrienta, demostró que el narcotráfico era absolutamente dañino.
La experiencia internacional de los últimos años indica que vale la pena ser éticos en los negocios, y esa tiene que ser hoy la lectura del sector privado colombiano. El capitalismo del ‘cruce’, de la marrulla, del ‘tumbe’, de la viveza, puede que sea ventajoso en términos de corto plazo para sus usufructuarios, pero no encaja en las exigencias de una economía sólida, moderna y con pretensiones de competir en los escenarios globales.
Hoy es un contrasentido, un absurdo, un imposible, una nación próspera, igualitaria, con libertades y oportunidades, y al tiempo con escandalosos niveles de corrupción. Por el contrario, a los países con mayores problemas de corrupción corresponden deterioros más dramáticos en institucionalidad, en democracia y en desarrollo humano.
De manera que por eso Colombia tiene que hacer la tarea, es decir, derrotar la corrupción en los sectores público y privado. Nuestro mayor reto es convertirnos en una sociedad ética y transparente y garantizar unas instituciones públicas y privadas viables y predecibles.
 
Por eso, los duros mensajes del Procurador y del ministro de Justicia tienen la mayor relevancia. Este es el tono erguido, enfático e inequívoco que se espera de todos los dirigentes públicos y privados del país. Y es el camino que debemos recorrer para desterrar de la sociedad colombiana la desconfianza y la sospecha.
Es un cambio cultural que no podemos aplazar si queremos que el país logre el posicionamiento global que predicen los especialistas en desarrollo económico.

Juan Manuel Santos critica a los europeos, desde Turquía


Aunque Colombia tiene tremendos problemas en educación, infraestructura, corrupción, desigualdad, aeropuertos ineficientes... una capital en caos vehicular y un listado inmenso de desatinos, se da el lujo de decirle al mundo, a través de su presidente, Juan Manuel Santos, "Europa se equivocó, porque es indisciplinada fiscalmente".
En el RADAR hemos ponderado la labor del Banco de la República, sus gerentes y la preparación de los ministros de hacienda y siento que eso le ha dado, al presidente Santos, el derecho a levantarse y decirle a los gobiernos en problemas, "ustedes pueden hacer lo mismo que nosotros". 
El presidente de los colombianos está en Ankara, Turquía, y desde allá, criticó a los erupoeos, porque han enredado a los países más pobres...

LuisEmilioRadaC

Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos criticó 'indisciplina fiscal' que llevó a Europa a la crisis

 

Desde Turquía, dijo que economías emergentes, trabajando unidas, podrán superar las dificultades.

Durante una conferencia magistral que impartió en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Ankara, el Jefe de Estado aseguró que "la crisis que está viviendo el mundo es más política que económica".

Por eso resaltó la necesidad de que economías emergentes como Colombia y Turquía actúen mancomunadamemte en el escenario internacional.

"Los países emergentes están teniendo y queriendo tener un mayor peso específico en el contexto internacional", afirmó el Jefe de Estado.

"Trabajemos juntos, porque este es un mundo nuevo el que se está viniendo, y en la medida en que coordinemos nuestras políticas, vamos a salir adelante con mayor facilidad", fue su invitación.

Santos destacó que países como Colombia y Turquía se consolidan hoy en términos económicos, en contraste con los fenómenos de crisis que sufren las naciones más desarrolladas.

"Es una paradoja que países que durante tanto tiempo nos aleccionaron en materia de disciplina fiscal... Ahí sí, como dicen, el cura predicó, pero no aplicó", sostuvo.

"Hoy lo que estamos viendo es que ellos no aplicaron esa disciplina que a nosotros nos impusieron", agregó.
Santos dijo que "no se trata de confrontar, sino de colaborar. Pero vamos a poder hacerlo si actuamos juntos".

En ese sentido dijo que, en concordancia con México, respalda que "Turquía asuma la presidencia del G-20".

Y finalizó haciendo un llamado "a los europeos" para que "tengan disciplina fiscal, porque su indisciplina fiscal nos está afectando a todos, a los turcos y a los colombianos".

Antes de la conferencia, Santos visitó el mausoleo de Mustafá Kemal Ataturk, considerado el padre de la República de Turquía.
A esta hora el mandatario se reúne con su colega Abdulá Gul. Durante el encuentro, Santos buscará darle un impulso definitivo a la negociación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Turquía, el cual se encuentra en su cuarta ronda de negociaciones.

El tema de infraestructura también estará en la agenda del encuentro.

A esa reunión bilateral le seguirá un encuentro ampliado en el que se suscribirá, entre otros, un acuerdo sobre cooperación aérea, con el que se pretende ampliar a 14 las frecuencias directas entre Colombia y Turquía.


LUIS GUILLERMO FORERO C.
ENVIADO ESPECIAL DE EL TIEMPO
ANKARA (TURQUÍA)

Cuando la pasión se acaba...

Esto entra por mi face...

LuisEmilioRadaC

Pd: ¿algo así le está pasando a usted?


Cuando la pasión se acaba...

de Kenneth Siefken, el Viernes, 18 de noviembre de 2011, 16:12

El marido entra con mucho cuidado en la
cama y le susurra dulce y apasionadamente
al oído de su mujer:
"Estoy sin calzoncillos."
Y la mujer le responde:
"Mañana te lavo uno.”

La ingeniería colombiana tiene problemas: Minhacienda, Juan Carlos Echeverry

Ministro de hacienda, Juan Carlos Echeverry
La ingeniería colombiana tiene problemas


Congreso de Infraestructura
Cartegena, Noviembre 18-2011
Por LuisEmilioRadaC

Esto lo comentó ayer en Cartagena, el ministro de hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry:

"Tenemos que construir bien las vías, en Colombia, para detectar que es lo que pasa con el agua… No puede ser que cada aguacero acabe con ellas.
Hay un problema en la ingeniería nacional.
La ingeniería colombiana nos debe garantizar que una vez esté construida una vía, un aguacero acabe con ella… así que es un problema de la ingeniería nacional.
Los colombianos estamos pagando 2 y 3 veces las vías… porque nos toca, después de un año de construcción, volverlas a hacer nuevamente, porque aparece una avalancha que las destruye”.
El mensaje es contundente: “Los ingenieros deberían prever los riesgos de las avalanchas y hacer una vía para defenderla del agua y de los deslizamientos”
Y nos entregó una cifras millonaria: Inversión de 3.6 billones de pesos en 2011. Ocho (8) billones en 2012 y hasta 2014: 32 billones de pesos, en ese negocio.
¿Qué dicen los ingenieros?
¿Qué piensa la Cámara Colombiana de la Infraestructura?
¿Tiene razón el presidente Juan Manuel Santos, al “regañar” a Juan Martín Caicedo Ferrer, el líder del grupo?”

Eso no lo sé...
En medio del evento, en una rueda de prensa, uno de los colegas le preguntó al ministro de transporte, Germán Cardona: ¿Con la intervención del presidente Santos, este miércoles, en el Congreso, se acaba la luna de miel del gobierno con los constructores de la Cámara Colombiana de la Infraestructura?
Y la respuesta del ministro fue inteligente:

“Esto es como los matrimonios: se presentan problemas, discusiones… pero después se conversa y al final, llegamos a un acuerdo”.
Yo pienso que eso se superará rápidamente...
En el RADAR les estaremos narrando la historia.

LuisEmilioRadaC
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más