jueves, 18 de septiembre de 2014

Impuesto al PATRIMONIO. Lo triste es que el país se haya acostumbrado a mentir. Por Luisemilioradaconrado

RADAR. Los voy a poner a leer este material de abajo hacia arriba... Pero no es tan complicado.

Yo arranco así... Del 1 al 10...
Luis E Rada Conrado@LuisERadaConrad 33 min
RADAR1. Impuesto al PATRIMONIO. Lo triste es que el país se haya acostumbrado a mentir. 
Luisemilioradaconrado
  1. RADAR10. Así que, viéndolo bien, los tontos terminan siendo otros, no el pueblo. Luisemilioradaconrado
  2. Con un discurso de paz en medio de la guerra, el presidente Santos irá a la Asamblea de la ONU
  3. En China, una mujer recibió 5.000 dólares de indemnización por su "derecho a la virginidad". La historia:
  4. RADAR9. Ellos mueren creyendo que los colombianos somos bobos. Atesoran para nada. Al final ese dinero no lo podrán cargar en los ataúdes.
  5. RADAR8. TODO el tiempo los gobiernos se han burlado de los ciudadanos de buena fe. Luisemilioradaconrado
  6. en Deportes: Las fotografías que fueron pieza clave en el caso Pistorius.
  7. RADAR7. Entonces, fiscalmente COLOMBIA NO tuviera PROBLEMAS... Luisemilioradaconrado
  8. Escocia se debate entre el Reino Unido y la independencia
  9. RADAR6. Si dicen que ex presidentes tienen MILES y MILES de hectáreas que pueden servir, si PAGARAN correctamente los IMPUESTOS.LuisEmilioR
  10. RADAR5- Ingresos necesarios a fin de mantener la economía colombiana sin tropiezos…Luisemilioradac
  11. RADAR4. de obtener una pensión- a correr para DECLARAR renta, cuando tiene unas tareas más interesantes para conseguir INGRESOS?, LuisE
  12. RADAR3. ¿Cómo es posible que la DIAN, nos ponga a los periodistas y a otros profesionales…-que no tienen ni siquiera la opción
  13. Obama: Lucha contra yihadistas no será otra guerra sobre el terreno en Irak  
  14. "No voy a echarle gasolina a la hoguera": Procurador sobre excontralora  
  15. RADAR3.¿Cómo es posible que la DIAN, ponga a los periodistas y otros profesionales... Luisemilioradaconrado
    31 min
  16. “Los recursos que requerimos para 4 años, nos lo darán en 10”, Maryluz Mejía
  17. RADAR2.Ciudadanos irrespeten a las instituciones. Yestas,representadas por funcionarios corruptos, nos consideren tontos. Luisemilioradac
  18. RADAR1. Impuesto al PATRIMONIO. Lo triste es que el país se haya acostumbrado a mentir. Luisemilioradaconrado

RADAR en Twitter. LuisE

RADAR en Twitter. LuisE







¿Cuánto le deben a Electricaribe las gobernaciones de la región Caribe? RADAR,luisemilioradaconrado

El Colombiano. EDITORIAL. El debate de los odios

El editorialista del diario El Colombiano está llamando a la reflexión a unos colombianos que soltaron todo el rencor en un debate público que nos muestra cómo el ser humano se hace daño así mismo. 
 
El expresidente Álvaro Uribe continúa su labor…
E Iván Cepeda lo acompaña…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
 
EDITORIAL
El debate de los odios
Tan grande expectativa que había generado el debate convocado por el senador Iván Cepeda Castro contra el expresidente y también senador Álvaro Uribe Vélez, no dejó, al final, más que las mismas acusaciones cruzadas, descalificaciones y un inocultable ánimo de revanchas políticas sin saldar.

La misma convocatoria del debate, sus vueltas entre la plenaria y las comisiones, tenía la inequívoca finalidad de someter al expresidente a un juicio público por hechos que han marcado la historia de este país, y que muchos adversarios políticos quieren ubicar únicamente en cabeza del hoy senador Uribe Vélez.

 
Entre las dudas y poca firmeza del presidente de la Comisión Segunda, Jimmy Chamorro, que condujo la sesión apabullado por la adrenalina de los congresistas; entre las entradas y salidas del propio expresidente Uribe, y entre el desacato del senador Cepeda a las restricciones que había definido la Comisión de Ética, que no tuvo mayor dificultad en saltarse, se desarrolló el debate con un recuento de acusaciones formuladas desde hace mucho tiempo.

Se medían dos hijos de víctimas de la violencia, cuyos padres cayeron asesinados por ataques provenientes de extremos opuestos.

La presentación del senador Cepeda acudió a un libreto efectista, con punto de mira en una sola cara de la violencia. Citó fuentes diversas sin aclarar hasta dónde llegaba el testimonio de los acusadores y dónde enlazaba sus propias conclusiones al oficiar como fiscal.

La respuesta del expresidente Uribe tuvo un prólogo de acusaciones a todo tipo de personas, entidades y poderes. Repasó no solo las incriminaciones que le hizo el senador Cepeda, sino otras que le han lanzado en diferentes ocasiones, sin apartarse de la línea argumental de defensa que ha sostenido en su larga carrera pública. Es verdad, como lo dijo el senador José Obdulio Gaviria, que pocas hojas de vida han sido sometidas a tan riguroso examen.

Muy infortunada la intervención del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. Exigió intocabilidad para el actual Jefe del Estado. Olvidó muy pronto sus propias intervenciones como senador, no sólo contra el anterior presidente, sino contra su actual jefe.

Ahora bien: ya que se abrió el espacio para este tipo de debates, ha de comenzar el Congreso a realizarlos, no para arrinconar a adversarios políticos incómodos, sino como espacio para que allí se establezcan muchas verdades históricas pendientes de dilucidar.

Porque querer hacer aparecer solo a un exgobernante como responsable único de los fenómenos más dañinos de nuestra historia, sea narcotráfico, sea paramilitarismo, es no solo una injusticia sino una torpeza política.

Es insultante ver a los voceros de uno de los partidos históricos, el liberal, sumarse a la causa acusatoria contra Uribe Vélez, cuando ellos tuvieron la responsabilidad del Gobierno y las mayorías parlamentarias durante 20 de los 30 años transcurridos entre 1970 y 2000, cuando los narcos, la guerrilla y los "paras" casi hacen suyo este país. ¿Dónde queda su propia responsabilidad?

El Centro Democrático, en lugar de dejarse arrinconar, debe también citar debates, junto con otros partidos, que logren determinar verdades y responsabilidades históricas sobre el precario desarrollo político, económico y ético de este país.

Debates bien argumentados, que salgan de esa espiral de odios y revanchas, de esa retórica envenenada que ayer sufrimos y cuyo objetivo está muy lejos de la pacificación que dicen ansiar quienes hoy profesan de purificadores de una historia política en la que pocos pueden rehuir sus propias culpas.

No sería mucho pedir si exigiéramos coherencia entre los discursos de la paz y la altura en la controversia, argumentando y hablando con la verdad por delante.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más