miércoles, 11 de agosto de 2010

Tasa de cambio preocupa a industriales colombianos: ANDI


La tasa de cambio preocupa a los industriales colombianos: ANDI.

Así es, en una rueda en Cali, el presidente del gremio, Luis Carlos Villegas, hizo algunos comentarios en torno al tema, en el arranque de la Asamblea No. 66 de la ANDI.
El RADAR ECONÓMICO estará en la Asamblea con el patrocinio de Promigas y la Cámara de Comercio de Barranquilla y en medio del evento, les informaremos.
Villegas, dejó varios interrogantes de abrebocas…

En la capital del Valle del Cauca, estará un auditorio con el que se conversará a fondo de esta problemática.

El pronunciamiento del presidente Villegas está aquí en nuestro blog.

LuisEmilioRadaC
Pd:


“La tasa de cambio como problema de la industria ganó posición, cerca de 3 puntos porcentuales frente al mes de mayo lo cual quiere decir que en realidad sí es una gran preocupación del sector privado. Me parece que hoy la tasa de cambio está tocando los límites más bajos permitidos por el buen funcionamiento futuro de la economía colombiana. A mi me parece que sí hay que hacer un llamado urgente, que le haría al Presidente Santos en esta Asamblea Anual de la ANDI, al Banco de la República como responsable cambiario, al Ministro de Hacienda como responsable de las finanzas del Estado y a todo el equipo económico, que tiene que ver con las políticas de competitividad del sector privado para que analicemos ese tema de la tasa de cambio en serio. Colombia tiene que acostumbrarse a un peso fuerte pero un peso fuerte que permita la diversidad productiva y la diversidad exportadora. No un peso fuerte cuya fortaleza se derive única y exclusivamente de la energía y de la minería, entonces yo he hecho unas recomendaciones con el centro de estudios económicos, que queremos poner a consideración.
En materia de tasa de cambio, Colombia sigue muy de cerca en los últimos 24 meses a Chile y esta la revaluación nuestra es menos grave que la de Brasil, pero en general Chile, Colombia, México y Brasil, son monedas en plena revaluación en los últimos dos años, mientras que el euro se ha devaluado y por supuesto el dólar se ha devaluado frente a monedas como la latinoamericana y el propio euro. Pero ya estamos en niveles de tasa de cambio real comparada con 1994 por debajo de 100, es decir la revaluación ya llegó por debajo de índices que se consideran piso que es 1994, estamos en 99 por ciento de la tasa de 1994 y eso me parece que tiene que prender alarmas. El problema tipo de cambio en la lista de problemas de las empresas subió en el último mes cerca de tres puntos y el 55 por ciento de los encuestados considera que el impacto de la revaluación es desfavorable, el 34 por ciento lo considera favorable, es decir hay ya una amplia mayoría de empresarios que piensa que los niveles actuales de la tasa de cambio causan un daño, más que una oportunidad. También hemos hecho preguntas a los empresarios sobre qué cosas han hecho para protegerse de la revaluación: mecanismos de cobertura, aumentos de productividad, búsqueda de nuevos mercados, mayores importaciones de materias primas no producidas, han reducido exportaciones en algunos casos, han prepagado deudas, mayores importaciones de bienes de capital, eso es lo está en sus manos. Entonces hay que tomar un amplio listado de cosas que se deben estudiar si se deben hacer o no. En economía todas las medidas tienen costos., nada es gratis, si usted toma una medida puede arreglar unas cosas y desarreglar otras. Las lista que voy a dar no tiene esos elementos de juicio de si se debe hacer o no, o si es mala, lo que propongo es que las pongamos sobre la mesa y analicemos con la autoridad cambiaria que es el Banco de la República, con el equipo económico del gobierno, con el congreso, si es que se necesita legislación y con el sector privado para ver cómo un horizonte de de mediano y largo plazo de estabilidad cambiaria nos puede dar mayores tranquilidades. En lo que hay que pensar es en lo siguiente:


1. ver si un país que va a importar 40 mil millones de dólares este año debe subir sus reservas internacionales a 35 mil millones de dólares. Suiza frente a la revaluación del franco suizo multiplicó sus reservas por 4. E l banco ha hecho muchos esfuerzos pero son esfuerzos que nos mantienen en 9 meses de importaciones. Qué tal si subimos eso 11 meses de importaciones a 35 mil millones de dólares.

2. Qué tal si las monetizaciones de dólares del gobierno las sacamos del mercado, que las haga exclusivamente el Banco Central. ¿Ayudará eso a evitar la volatilidad de la tasa de cambio? Yo no tengo la respuesta. Sólo pongo el tema sobre la mesa. Lo mismos las monetizaciones de ECOPETROL, ¿podríamos pensar en mecanismos para que la volatilidad de la tasa de cambio por cuenta de esa monetización disminuya?
3. ¿Vamos a bajar aranceles de materia prima y bienes de capital para que haya menores presiones, para que los costos de la revaluación de los exportadores puedan ser aminorados que los costos de las materias primas no producidas y los bienes de capital no producidos? Estamos listos para hablar de eso y de una gran reforma arancelaria que baje costos y entonces ahí entramos en un gran capítulo que es, además de lo cambiario y lo monetario, los costos del sector privado. ¿Puede ayudar el desmonte de la sobretasa en 20 por ciento que tienen las industrias en sus tarifas de energía a combatir los sobrecostos de la revaluación? Yo creo que sí, pero mirémoslo, cuánto le vale al Estado, cuáles son los costos de esos subsidios.
En el futuro entonces podemos hablar de baja en las tarifas de impuestos, por ahí en 2011 o 2012, bajar las tarifas de renta, será posible para las empresas? Esa pregunta queda sobre la mesa.

4. Sin duda la reforma a las regalías se impone, las regalías van a ser de cerca de 12 billones de pesos el año entrante, eso es casi el doble de lo que es este año, es decir mal contados 3 mil 500 millones de dólares adicionales de inversión pública. ¿Esas regalías las vamos a seguir canalizando solamente a los sitios productores, o la nación para solucionar problemas macroeconómicos tiene derecho a una porción de esos recursos y en qué va a ser la inversión correspondiente, además de prepagar deuda y ahorrar? Entonces la reforma a las regalías hace parte de la discusión del tema cambiario.
Por supuesto la regla fiscal y el derecho fundamental a la estabilidad macroeconómica. La regla fiscal no garantiza que no haya revaluación, pero si garantiza que no sea la revaluación mayor a la estamos teniendo hoy. El Estado tiene que prepagar deuda y ahorrar para dar espacio a que otros sectores distintos al energético y al minero puedan crecer.


También hemos detectado un crecimiento enorme de los capitales de corto plazo. Se está discutiendo una normativa para facilitar el ingreso de capitales a la bolsa de valores. Pero, ¿será el momento como ha sucedido en otros países de hacer que esos capitales se demoren más en la economía colombiana? ¿Un año por ejemplo? ¿Será el momento de preguntarse si el endeudamiento en dólares que es hoy tan barato debería tener alguna clase de incentivo que lo encarezca y cuáles son los efectos de una política como esas sobre la financiación del sector privado o sobre el funcionamiento del mercado cambiario?
Se puede hablar ya entonces de subsidios transparentes y directos a sectores afectados por la revaluación financiados por los nuevos recursos fiscales, por cuánto tiempo y para qué.

Hay muchas otras cosas que se pueden hacer, pero el sector privado quiere poner esta lista en debate. El tema de la tasa de cambio tiene que ser tema de debate hoy. No podemos seguir siendo indiferentes a la fijación de la política económica y a la coordinación de quienes manejan la política económica en el gobierno y en el Banco Central y por supuesto en los actores fiscales y empresariales del sector público Me parece que el país tiene la gran oportunidad de dar el salto al desarrollo con lo que le está sucediendo en energía y minería siempre y cuando administremos esa abundancia con austeridad y buena gerencia y el nuevo equipo económico tiene toda la capacidad para debatir estos temas.
Si en los últimos 50 años la política económica ha tenido que ser diseñada para la escasez tenemos que sentarnos a diseñar una nueva política económica que signifique el manejo de la abundancia”.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más