sábado, 26 de febrero de 2011

La inequidad en A Latina es más fuerte en Colombia: BID




A raíz de un RADAR que enviamos con base en una columna de Antonio Hernández Gamarra, donde se refiere Al BID y la política social, el presidente de Fedecaribe, Marciano Puche, quiso participar aportando algunos comentarios que nos pueden servir para ponernos las pilas, a fin de que la Región Caribe se mueva para bajar la marginalidad y la pobreza que nos invade.
Cuando demostramos que el centro nos tiene “fregaos” y lo repetimos y ratificamos con el Voto Caribe el año pasado, el gobernador del Departamento del Atlántico, Eduardo Verano y los otros gobernadores lo reconfirmaban en todos los foros y escenarios, los políticos de Colombia y los funcionarios del gobierno central, me imagino, pensarían “estos costeños sí molestan”… Pero ahora, que el Banco Interamericano de Desarrollo lo complementa, no hay forma para que eso se desconozca: Colombia es un país muy desigual e inequitativo y la Región Caribe es una de las regiones más golpeadas por esa actitud egoísta de todos los gobiernos que nos ha tocado soportar.
El tema es grueso, como dijo Marciano Puche. Y eso se debe continuar hasta que consigamos mayor equidad y bienestar para nuestras gentes…

LuisEmilioRadaC

Pd: el comentario de M Puche, está aquí en el RADAR

Re: RADAR: El BID y la política social. Por Antonio Hernández Gamarra

06:10 p.m.
puchepuche@gmail.com
Para Luis Emilio Rada, Periodistas del Atlántico, Periodistas del CARIBE

Luis Emilio:

Yo estuve en el taller convocado por el BID el pasado 22 de febrero a representantes de organizaciones de la Sociedad Civil de Colombia.

El auditorio quedó realmente sorprendido con los resultados de los estudios del Banco en relación con la desigualdad existente en América Latina y el Caribe.

Se explicó por parte de sus mejores especialistas las razones por las cuales 14 de los 15 países más desiguales del mundo se encuentran en nuestra región y que Colombia es el de la mayor brecha, con una desigualdad superior a  la existente entre los países africanos generalmente considerados atrasados y pobres.  En Colombia, remataron, la desigualdad se ha mantenido constante en los últimos 10 años con tendencia a subir y de allí que  la tasa de homicidio juvenil es 150 veces mayor que la de los países europeos con mayor desarrollo y en donde  los embarazos en adolescentes se han duplicado en los últimos diez años.


¿Qué hacer? Fue la pregunta gruesa.

Trabajar todos por disminuir la desigualdad impulsando en primer lugar  una mejor calidad de la educación; especialmente en la primera infancia  (hasta los cinco años),  cuando el niño consolida sus capacidades, como había sido expuesto en una reunión un día anterior a un auditorio similar en la Presidencia de la República con la presencia del Sr. Presidente Juan Manuel Santos y de y su Sra, teniendo como invitado al Nobel James Heckman, creador de una teoría del desarrollo basada en fomentar  a edad temprana las habilidades de los seres humanos, explicando que las inversiones en educación en esta etapa de la vida tienen el mayor retorno en términos económicos.
Por esto el Sr. Heckman obtuvo el nobel de Economía!
Menos del 5% de los estudiantes de América Latina logran el promedio de conocimientos de estudiantes del sureste asiático, dijo el BID a un auditorio cada vez mas perplejo y asombrado  por aquellas reflexiones, en su mayoría compuesto por representantes de organizaciones sociales dedicadas a tratar de disminuir la pobreza y la marginalidad en nuestro país, como desea fomentarlo Fedecaribe y las ONG del Caribe, la de mayores diferencias en nuestro país.

Un saludo cordial,

Marciano Puche Uribe.

Un Carnaval a lo catolico, a través de Kairós

Kairós es el periódico la Arquidiócesis de Barranquilla.
Temas del último número, los tenemos aquí en el RADAR.

LuisEmilioRadaC
Pd:
Un carnaval a lo católico...
Lecciones desde el cautiverio...
¿Cómo celebrar el Miércoles de Ceniza?...
La enfermedad del siglo XXI: El estrés...
¿Y cómo se llama tu relación?...


Temas que encontrarás este domingo, 27 de febrero, en Kairós, informativo de la Arquidiócesis de Barranquilla.
Adquiérelo en tu parroquia.

El BID y la política social. Por Antonio Hernández Gamarra




Esta es una información que circuló el año pasado a nivel mundial: “Más de 20 millones de personas viven en la pobreza en Colombia y más de 8 en la indigencia, lo que significa que cerca de 30 millones de personas no tienen los recursos suficientes para disfrutar de una viva digna en el país sudamericano".
Así lo dijo Juan Carlos Tanus, Director Ejecutivo Nacional de la Asociación Civil Colombianos en Venezuela.
En el período pasado, donde Álvaro Uribe era el presidente de los colombianos, la pobreza en nuestra nación se mantuvo entre el 53 y el 57%... pero nunca había superado la barrera del 60%...
Esta nota que apareció en agosto de 2010 hablaba de un 62%...
En estos momentos, ¿cuáles son las cifras?
Como sé que es vital tener  toda información, vale la pena que revisemos también la importancia de esta nota escrita por Antonio Hernández Gamarra que está circulando por las redes periodísticas nuestras.

LuisEmilioRadaC
Pd:  
 25 de Febrero de 2011 - 07:09 pm

El BID y la política social
Por Antonio Hernández Gamarra
 
Convocó esta semana, en Bogotá, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sendas reuniones, con expertos y representantes de la sociedad civil colombiana, para dar a conocer su estrategia de política social en los próximos años. Convocatoria que merece amplia divulgación, por múltiples razones.

Es buena señal que la estrategia se someta a debate de los expertos, y de los interesados en el tema en América Latina, antes de su aprobación formal por el Directorio del Banco en marzo próximo. Esa postura estuvo precedida por la declaración explícita de que lo hasta ahora diseñado puede ser mejorado, a la hora de su aplicación en cada país en particular, cosa que no es usual en el talante de las tecnocracias de las instituciones multilaterales.
En segundo término, fue alentador conocer las razones por las cuales la política lleva el título de “Estrategia para una Política Social Favorable a la Igualdad y productividad”.

Desde siempre abogar por la igualdad por razones sociales, políticas o éticas ha sido un lugar común, el cual en más de una ocasión ha conducido al asistencialismo económico – para que los menos favorecidos mitiguen las precariedades de su existencia – y al oportunismo político para contar con su apoyo electoral. De manera similar, usual es la prédica sobre el aumento de la productividad por razones económicas.

Lo novedoso es que la exhortación a la igualdad que hoy hace el BID se fundamenta en razones económicas, porque se eleva a doctrina oficial del Banco, lo que desde tiempo atrás, habían venido postulando muchos de sus técnicos: la mayor desigualdad retarda el crecimiento económico porque crea instituciones débiles y porque limita las habilidades de los más pobres, que la jerga llama acumulación de capital humano.

Pero además, según el documento que comentamos las mejoras en la productividad deben buscarse no solo por razones económicas sino por razones sociales. Ello es así, se dice, porque el aumento en la productividad mejora los salarios de manera permanente, que es la forma más eficaz de combatir la pobreza.
PRIMERA PRIORIDAD del CARIBE COLOMBIANO
En síntesis, necesitamos una sociedad más equitativa y más productiva para acelerar el crecimiento. Raciocinio que nos viene como anillo al dedo a los colombianos, que tenemos la cuarta sociedad más desigual del mundo y somos el único país de América Latina en donde esa desigualdad se ha acentuado en lo corrido del siglo XXI, según los datos del documento que se presentó en las referidas reuniones.
Razones todas ellas que llevan a insistir en que la lucha contra la desigualdad debe ser la primera prioridad del Caribe Colombiano, que como región es aun más desigual que Colombia como país, según mostró bien, la semana pasada, Jairo Parada con ocasión de la discusión del Plan Nacional de Desarrollo, aquí en Barranquilla.
 
Por eso cuando se discutan las implicaciones del Plan Nacional de Desarrollo para el Caribe, del Plan de Reconstrucción de nuestra Región y la Ley de Ordenamiento Territorial, no se nos puede olvidar que todos ellos deben ser instrumentos encaminados a combatir la pobreza y la desigualdad aquí en el Caribe.

Para lo que – hay que insistir hasta el cansancio – se necesita una institucionalidad que posibilite el manejo probo de los recursos públicos; una transformación de la base económica que eleve la productividad del factor trabajo, en especial en la minería y en la ganadería; y una política social como la que ahora predica el BID.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más