lunes, 30 de noviembre de 2015

Lloreda no quiere para nada a la Región Caribe. Dijo esto hoy: Industriales de la Costa están promoviendo política de "bandazos" para fijar precios del gas

Mientras el ministro de minas, Tomás González, los técnicos de la Creg, los empresarios de la región Caribe, dirigentes gremiales, políticos, periodistas, buscan la fórmula para evitar la injusticia con esta parte del país, Francisco Lloreda, de la Asociación Colombiana del Petróleo, quiere se mantenga la formulita miserable que golpea el bolsillo y la registradora de las empresas de la Costa…


¿Qué tal Lloreda?

RADAR,luisemilioradaconrado

@radareconomico1

Lloreda no quiere para nada a la Región Caribe. Dijo esto hoy:

Industriales de la Costa están promoviendo política de "bandazos" para fijar precios del gas

A propósito del debate sobre el alza de las tarifas del gas en la Costa Caribe, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Francisco Lloreda, rechazó tajantemente la solicitud de los industriales de esa zona del país para cambiar la forma como se fija el precio del hidrocarburo.
 

"Es fundamental que el país entienda la realidad del gas natural. Colombia cuenta con una serie de proyectos que se esperan incorporen más gas a las reservas, lo cierto es que las reservas probadas son limitadas", explicó Lloreda.

Según el gremio, las peticiones de los empresarios, quienes han solicitado se tenga en cuenta el precio del WTI para calcular el costo del recurso, son inconvenientes para los productores y exploradores de gas afiliados a las ACP.

"Ahora que los precios del crudo se han reducido sustancialmente y la inflación se encuentra en una tendencia alcista, ese mismo sector le solicita al Gobierno Nacional la inclusión del WTI como referente de la indexación en los precios del gas natural, promoviendo una política de bandazos en los precios, que genera desconcierto en los inversionistas y pone en entredicho las inversiones que el país requiere para impulsar la oferta y la demanda", señaló la ACP en un comunicado de prensa.

El gas, un problema político Editorial. El Heraldo y El Universal



Aunque a los señores de la Creg, al ministro de minas y a otros ciudadanos les parezca un juego tonto, la seguridad de nuestras familias de la región Caribe está en juego.
Si ellos toman decisiones erróneas le complicarán la vida a las empresas, a los empresarios, a los ciudadanos de esta parte del país y de hecho al mismo gobierno, porque la Costa ENTERA se levantará en una sola voz que reclamará, ahora sí, con firmeza, que desaparezca la injusticia, la terquedad y la falta de respeto con una comunidad apacible y paciente, pero que no permitirá abusos excesivos.
El editorial de El Heraldo y el Universal, que se unieron para expresar su punto de vista fue titulado: “El gas, un problema político”.

Para mí, un problema que debe solucionarse YA.

¿Qué estará esperando el presidente Santos?
Este desgaste es inoficioso…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
 
El gas, un problema político

Editorial | 2015-11-29  

Por: Redacción

Como expresión de su firme compromiso con la Región Caribe, EL HERALDO y El Universal comparten un mismo editorial ante la amenaza de que la crisis del gas lesione gravemente los intereses de la economía, la industria, sus trabajadores y los consumidores costeños.
 
En la Región Caribe hay un ambiente de enorme inquietud por lo que pueda ocurrir mañana en torno al mercado del gas. Por una parte, se vencen numerosos contratos a corto plazo, y la industria que se disponga a comprar combustible se encontrará con unos precios inflados por la presión de la demanda de las térmicas a causa del fenómeno de El Niño. A ese escenario sombrío se suma la posibilidad de que las empresas no obtengan todo el gas que necesitan para operar, debido al desabastecimiento de los pozos guajiros. Por otra parte, mañana debe definirse la nueva fórmula de actualización anual de los precios de los contratos a largo plazo, después de que toda la Costa, en una exhibición de unidad pocas veces vista en su historia reciente, se rebelará contra la indexación aprobada en 2013 por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg).
 
Ambos asuntos son de la máxima trascendencia para nuestra región, por el impacto que tienen tanto en la capacidad de crecimiento económico y la competitividad de la Costa como en el bolsillo de los consumidores. El riesgo no es retórico, es real. En Cartagena, por ejemplo, muchas empresas temen que la situación las lleve al cierre o a despidos de su personal.
El único remedio posible para evitar esta crisis social y económica de gran envergadura que nos amenaza es que el Gobierno intervenga ante unos proveedores que, para todo efecto práctico, son monopólicos, en donde Ecopetrol, propiedad el Estado, es el dueño de este balón injusto, mientras que el árbitro, que se percibe como inoperante e indiferente con respecto a los problemas energéticos de la Costa Caribe, es la Creg.
 
Detrás de todos los intríngulis técnicos de las tarifas del gas está la enorme inequidad política con respecto a nuestra Región. Hay un tubo que lleva gas desde los yacimientos de La Guajira al interior del país pero no hay otro que nos traiga el de Cusiana, y acá el gas industrial cuesta 70% más que en Bogotá.
 
El gas de La Guajira se le exportó a Venezuela durante 8 años por decisión del gobierno central y ahora que se nos acaban esos pozos en el Caribe no podemos usar el de Cusiana porque no hay cómo traerlo. El gas de La Guajira es nacional y se dispone de él como tal, pero el de Cusiana es solo de los privilegiados colombianos andinos.
 
Dice Gustavo Bell en el prólogo del libro La isla encallada, del académico y “caribista” Alberto Abello Vives que “(…) siempre ha existido una manifiesta y reiterada falta de voluntad por parte del Estado central de corregir el rezago que aún presenta la región Caribe en términos de desarrollo y bienestar colectivo con respecto a las otras regiones de Colombia”, y nos recuerda la inocuidad del Compromiso Caribe firmado el 2 de noviembre de 2007 en Barranquilla, y del Voto Caribe, liderado por Eduardo Verano de la Rosa, con más de 2,5 millones de votos el 10 de marzo de 2010. Ambos son letra muerta.
Es cierto que la Región Caribe ha visto aumentar la inversión social y en infraestructura en los gobiernos de Álvaro Uribe y ahora de Juan Manuel Santos, pero estamos muy lejos de hacernos respetar como la región indispensable que somos para Colombia. Mientras no estemos convencidos de ello nosotros mismos, seguiremos siendo tan etéreos como el gas que nos birlan los dueños andinos del poder central. Mañana será un día clave para calibrar nuestras fuerzas.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más