lunes, 17 de octubre de 2011

Mamá ya no es la misma, por LuisEmilioRadaC



Tenía días que no iba a casa.
A la casa mayor, donde vive mi madre.
No porque sea un mal hijo… porque mamá y yo siempre hemos tenido una bonita relación… era que estaba fuera del país y apenas llegué a visitarla hoy. 
Y en esa visita, se presentó un momento en que nos quedamos solos y la invité a que camináramos por el patio abrazados y me puse a recordar nuestra historia –la historia de ambos-y le susurré: 
“tú nos enseñaste tantas cosas. Mis herman@s y yo nada sabíamos de la vida y tú nos enseñaste. Nos explicaste cómo funcionaba este asunto. Cómo podíamos comer, actuar y movernos… Era bonito cómo dependíamos de ti. La forma en que nos atendías. Lo hiciste muy bien y te lo agradeceremos siempre…” 

...y sin proponerme, las lágrimas aparecieron y la nostalgia me embargó… 
Mamá, ya no es la misma.
Ahora, ella depende de nosotros.
Una fuerte depresión la acompaña y algo de Alzheimer se acercó a su lado… Mamá era fuerte y decidida, pero la vida le cambió.
La cuidamos con gusto y pretendemos tener mamá por un largo rato. Está tranquila, pero la mamá que nos enseñó ya no está.
Hoy lloré con gusto y le agradecí a mi Dios todo lo que nos ha regalado. Padre Nuestro que estás en los cielos. Santificado sea tu nombre…
Mamá…, qué hermoso ha sido tenerte...

LuisEmilioRadaC
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más