domingo, 14 de febrero de 2016

Espacio para todos Por: César Lorduy

El espacio público es de todos. 
Eso es lo que dice la Ley, aunque a algunos les parece que son ellos los que toman las decisiones...
Una vez me pasó. Dejé el carro en el mercado y el hombre que vendía aguacates puso una cara de "revolver", y adelantándome a los acontecimientos le dije: "No me demoro y espero que a este vehículo nada le pase, porque tendremos un zipote poblema compadre..."
Y su respuesta fue: "Mierda llave, entonces, porque no lo pones un poquito más allá, p´que no me dañes el negocio". Y de ahí p´lante la conexión fue más fluída y amigable.

Los mismos vendedores ambulantes sienten que el pedazo es de ellos, como lo cuenta una de las chicas en esta historia de César Lorduy.
Espero que podamos entender que el espacio es para todos...

RADAR,luisemilioradaconrado
Sábado 13 de Febrero de 2016 - 12:09am

Espacio para todos

Por: César Lorduy

Recuperar Barranquilla, y en especial emblemáticos lugares, ha sido una tarea titánica y exitosa de las administraciones distritales de los últimos ocho años, que de seguro continuará. Han rescatado edificios patrimoniales, como la Casa Vargas, para convertirlo en una gran librería; el área de San Andresito para integrarla al Parque Cultural del Caribe; la Intendencia Fluvial, para construir la Plaza del Río Grande de la Magdalena, y las plazas de las iglesias de San Nicolás –adonde volvieron las ventas de flores–, San Roque, próximamente San José y la del Hospital, y faltan muchas más.

Para el disfrute del espacio público de toda la comunidad estas obras han requerido un gran esfuerzo financiero. Lo que resta está orientado por el Plan Maestro de Espacio Público, convenido entre el Distrito y Findeter.


Por años, calles del Centro, el Boliche y Barranquillita fueron invadidas por vendedores que hoy se dicen ‘dueños’ de ellas, amparados en el famoso principio de la confianza legítima. El censo de Promocentro de 2005 identificó 9.030 vendedores estacionarios, y ese conteo oficial dio origen al Decreto 0093 de 2005 que reglamentó el uso del espacio público por vendedores informales. En 2011, Urbefuturo hizo una verificación de dicho censo: las cifras arrojaron 9.162 vendedores, que podrían ser más, porque, según Asocentro, “los que aparecen en 2011 no están en 2005”.

Hace algún tiempo, organismos de seguridad realizaban un operativo en el Centro. Como en las películas policíacas, investigadores se disfrazaron para camuflarse y no ser identificados por los delincuentes a los que seguían en los alrededores de la Alcaldía. Una investigadora comenzó a vender bolis. En pleno operativo una mujer increpó a la ‘nueva vendedora’ y le exigió “pagar una prima” para dejarla ejercer su actividad. La furiosa reclamante dijo que la calle era de su “propiedad” y, lo peor, sentenció: “Si no pagas, te ganas una puñalá”. El operativo fue suspendido.

Desde 1997, gremios como el Sindicato Nacional de Unidad de Comerciantes Menores (Sinucom), la Asociación Pro-Seguridad y Recuperación del Centro de Barranquilla (Asocentro), los ‘roperos’, comerciantes de San Andresito y del Boliche, Edubar y hasta la Secretaría de Control Urbano y Espacio Público han reconocido una descarada compra-venta y alquiler del espacio público.

En ese mercado de lo ilegal, andenes, calles y esquinas son vendidos, arrendados y permutados. Su valor depende de la época y del flujo de clientes. Quienes se han adueñado de esos lugares, o incluso los que han sido reubicados y mantienen su antiguo sitio de venta como sucursal ponen el precio.

De manera que hay que seguir apoyando la recuperación del espacio público para el disfrute de todos, para que no siga siendo el negocio de unos cuantos que, ejerciendo una lucrativa actividad empresarial, se amparan como vendedores ambulantes y estacionarios para seguir apoderándose de calles, andenes y esquinas.

@clorduy
clorduym@gmail.com

De vuelta al médico de cabecera Por Rafael Alberto Rada Conrado



Él ha sido mi médico de cabecera… Y ha viajado conmigo más de 50 años de mi vida.
Lo que escribe hoy, lo hace porque es un ser humano comprometido con su profesión.
Aunque, mi querido hermano, para que eso pueda cambiar, tendremos que cambiar el sistema tan inhumano con el que se está atendiendo a los colombianos.
¿Una consulta de 40 pacientes al día, que es manejada por un solo especialista, qué nos puede proporcionar? Para mí, desastre, solamente desastres…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
Domingo, 14 de febrero de 2016
De vuelta al médico de cabecera
Por Rafael Alberto Rada Conrado

El médico en antaño era una figura muy considerada por la sociedad. La población tenía gran fe en los galenos y depositaba toda su confianza en ellos. Seguía a pie juntillas lo que le recomendaba y se sentía un tanto incómodo cuando volvía a verlo y no había seguido sus instrucciones.

No solo le contaba sobre los malestares que le aquejaban, sino que le confiaba asuntos de su vida familiar. Las mujeres, quienes generalmente han liderado el cuidado de la salud de la familia, le hablaban al médico de cómo eran sus relaciones conyugales y cómo se comportaban los niños. En muchas ocasiones el médico terminaba siendo su compadre.

Era una relación bastante cercana, en la que el galeno se convertía en consejero de gran número de familias, a quienes orientaba en el cuidado de su salud y de su vida familiar. Por ello aquella denominación de “mi médico de cabecera”.
Desde hace unas décadas para acá, porque sí, ya van más de dos décadas de ello, la relación médico-paciente ha sufrido una ruptura que ha ido creciendo con el paso de los años. Ya se perdió la categoría de médico de cabecera y quedan pocos vestigios del médico consejero. Ya no es el aliado de sus pacientes, de las familias; ahora es un sujeto distante, un desconocido a quien le tocó el turno de atender a las personas. Y en ocasiones, no pocas, se ha convertido en su contraparte.
Las nuevas exigencias que le ha impuesto el sistema de salud al médico, le dan poco tiempo para establecer una relación cercana con su paciente y menos aún con la familia de los mismos. Los asuntos administrativos que ahora le toca atender al médico lo dejan con pocas posibilidades de conocer más a sus pacientes.
Ya no tiene una auxiliar que le apoye y menos aún una secretaria.  Ahora debe gritar desde su escritorio el nombre del paciente que debe seguir o apoyarse en el paciente atendido para que llame a quien sigue en turno. Se concentra muchas veces en el computador que tiene para diligenciar las historia clínicas, y cuando es poco hábil, el paciente siente que no le presta atención. Alguien comentaba en una ocasión que el médico que lo atendió estaba tan concentrado en el equipo de cómputo, que cuando terminó de interrogarlo, le dijo al galeno: “¿Ya atendió al computador, cuándo me atenderá a mí?”.
Estos asuntos anotados y otros más, han llevado a una deshumanización progresiva de la atención médica, la cual debe empezar a resolver. Se hace necesario que los pacientes empiecen a recuperar confianza en los médicos, que los miren como sus aliados en la solución de los problemas de salud que los aquejan. Esta es una tarea en la que deben intervenir diferentes actores, el sistema tiene que brindar al médico mejores condiciones laborales para que ejerza con tranquilidad y dedique más tiempo al paciente y menos a los asuntos administrativos.

Si bien el médico debe entregarse más a sus pacientes, la ciudadanía debe volver a verlo como ese ser humano y profesional que se formó para ayudar con el alivio de los problemas de salud.  
Es hora de volver al médico consejero, se hace necesario recuperar al médico de cabecera.

curso

r

Google presenta ocho cursos gratuitos y certificados que no debes perderte

Si deseas inscribirte en estos cursos virtuales, solo necesitas contar con una cuenta de correo de Google y llenar un pequeño formulario.
 
Google, en cooperación con el gobierno de España, ha lanzado ocho cursos virtuales desarrollados por prestigiosas universidades al alcance de los usuarios de todo el mundo.
 
 
El gigante tecnológico de Mountain View nos trae ocho cursos gratuitos con certificación para sus usuarios de todo el mundo.
 
Con estos módulos interactivos, que forman parte del programa "Actívate", no solo podrás aprender de manera progresiva sino que serás evaluado automáticamente para confirmar si adquiriste los conocimientos del mismo.
 
 
Además, existen ciertos requisitos para poder obtener los certificados (como tener un 75% de aciertos en los exámenes), así como contar con una cantidad mínima de medallones por evaluación y aprobar el examen final.
 
La inscripción es simple: solo se necesita tener una cuenta de Google. Despúes se llena un breve formulario con los datos del usuario y listo.
 
A continuación te mostramos la lista de cursos que imparte Google:
 

Curso online de Marketing Digital

Contenido: Nociones básicas y elementales sobre Marketing Digital
 
Título: Marketing Digital emitida por la IAB (Interactive Advertising Bureau).
 
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Analítica de Datos

Contenido: Interpretar y analiza los datos del tráfico web
 
Título: Analítica de Datos acreditado por la Escuela de Organización Industrial
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Cloud Computing

Contenido: Implementación de esta tecnología para reducir costes
 
Título: Cloud Computing acreditado por la Escuela de Organización Industrial
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Emprendimiento

Contenido: Cómo diseñar un proyecto de negocio
 
Título: Emprendimiento acreditado por IEI de la Universidad de Alicante
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Productividad Personal

Contenido: Aumenta tu productividad en el estudio y el trabajo
 
Título: Productividad Propia acreditado por la Fundación Santa María la Real
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Desarrollo Web

Contenido: Diseña páginas webs siguiendo las directrices de Google
 
Título: Desarrollo Web acreditado por IEI de la Universidad de Alicante
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Comercio Electrónico

Contenido: Lleva tu negocio al siglo XXI y amplía tu mercado
 
Título: Comercio Electrónico acreditado por la Escuela de Organización Industrial
Enlace de inscripción aquí.
 

Curso online sobre Desarrollo de Apps

Contenido: Conoce como programar y desarrollar aplicaciones móviles
 
Título: Desarrollo de Apps acreditado por la Universidad Complutense de Madrid
Enlace de inscripción aquí.
 
Fuente: OyeJuanjo

El tubo tuvo la culpa. Por Fernando Arteta

De acuerdo con el empresario Fernando Arteta, al alertar a la ministro de agricultura en torno un tema que le atañe más bien al gobierno: el aumento de la inflación... Aunque, teniendo en cuanto lo que está ocurriendo en el mundo, ni siquiera el gobierno es el responsable. El mercado está duro y las crisis están a la orden del día. 
Pero me gusta este pedazo de su columna:"En ese orden de ideas, los cementeros tendrán la culpa del aumento de precios de la vivienda; los banqueros, del aumento de las tasas de interés, o las plantas térmicas del aumento de los precios de energía".

Ministro, tírele una llamadita a el señor Arteta...
 
RADAR,luisemilioradaconrado 
@radareconomico1
 

El tubo tuvo la culpa

Por: Fernando Arteta
Las recientes declaraciones del minagricultura son la demostración última de la irresponsabilidad de nuestros dirigentes públicos. Manifestar con toda la tranquilidad que los supermercados son algunos de los culpables del aumento del costo de la vida es la respuesta, al parecer adecuada, para sacarles el cuerpo a todos los problemas que nos aquejan, que deberían tener en nuestros gobernantes al menos el intento de ser solucionados.

En sus explicaciones, el ministro se limitó a mostrar las diferencias de precios entre la plaza de mercado y las grandes superficies. Sin duda, la brecha de precios es significativa. Verduras, frutas, tubérculos o carnes presentan 40, 60 y hasta el 100 por ciento de más en comparación con los valores en la Central de Abastos. También fue claro en denunciar lo poco que les pagan a los productores primarios, sean pequeños campesinos o empresarios agroindustriales. Está claro que la cadena de comercialización está viciada en cuanto a los productos del campo, y ahí los clavados son los agricultores y los consumidores finales, mientras unos mayoristas y los vendedores finales, desde las grandes superficies hasta las tiendas de barrio, se llevan la gran tajada.

No existe una acción efectiva de precios de sustentación, hay ‘protecciones’ al productor nacional que se traducen en restricciones a las importaciones, y por supuesto que estamos en un mercado imperfecto donde los demandantes son muchísimos ante la limitada oferta. Lo cierto es que no podemos culpar a los supermercados, que ofrecen facilidades locativas y de acceso por las que los consumidores pagan sin preguntar al comprar los artículos de la canasta familiar. Se le olvida al público que existen las centrales de abasto donde tendrían ahorros significativos en el caso de ser usados consuetudinariamente por las amas de casa.
Si el Gobierno atribuye a El Niño y a los supermercados el aumento de precios y de la inflación, saca el cuerpo utilizando la usual y frecuente posición de simplemente echarle la culpa a alguien distinto, pero que es responsabilidad del que se disculpa. En ese orden de ideas, los cementeros tendrán la culpa del aumento de precios de la vivienda; los banqueros, del aumento de las tasas de interés, o las plantas térmicas del aumento de los precios de energía.

La manera más fácil de salvar la responsabilidad y no hacer nada es culpar a otro. Esperemos qué va a pasar con el problemita de Reficar, en el que en vez de estar culpándose unos a otros, el Gobierno debería liderar las investigaciones, establecer responsabilidades y señalar a los culpables reales. Solo faltaría que cuando se quiebre Ecopetrol le echen la culpa a los árabes o que le atribuyan el déficit fiscal colombiano a Avianca por ofrecer clase ejecutiva en sus vuelos.

Cabe perfectamente la frase del comercial : ¡el tubo tuvo la culpa! Y mientras, no pasa nada. ¡Qué horror!
fernandoarteta@gmail.com

Malévolos y perversos titulares de prensa en Barranquilla para unos, y silencio cómplice para otros. Por: Ricardo Buitrago C.



Ricardo Buitrago, siempre le gusta soltar verdades que muchos callan.
Temas: Reficar, prensa, maltrato...
 
Vamos a leerlo…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1


Por: Ricardo Buitrago C.

Hay titulares de prensa insulsos en su concepción, que enmarcan comentarios desenfocados de periodistas de ignorancia supina, ya rayana en la estupidez, -es mi percepción dentro de la subjetividad que envuelve a la opinión- pero que terminan siendo perversamente venenosos cuando, al servicio y bajo la dirección de pérfidas inteligencias, se dirigen a unos lectores de enorme fragilidad mental que forman parte de una sociedad de concepción cultural en extremo primaria.

“Expresidenta de gremios representa empresa de sobrecostos en Reficar” es el titular de ZonaCero.info que  me topé en algunas redes sociales. ¿Qué tiene que ver el caldo con las tajadas? Nada, salvo el buscar que dado el impacto de la situación del proyecto de la refinería y en base a las consideraciones anteriores, -que son mías-  la perversa rotulación sea mal digerida por algunos de tal forma que les cause indigestión y se traduzca en diarrea de críticas, conjeturas, falsedades, e injusta estigmatización de una dilecta y prestigiosa dama barranquillera, la Dra. Beatriz Vélez, que ha pisado callos y por ello se ganó la animadversión y ensañamiento perpetuo de algunos medios. 
La información que el periodista trasmite es cierta. Es la transcripción de las facultades que, mediante documento público, tiene la Dra. Vélez para representar en el país, de tiempo atrás, que no de ahora, a una multinacional que presta servicios  o tiene relaciones comerciales en nuestra nación y que es una de las señaladas de tener sobrecostos en el proyecto Reficar. “Ejercer la representación de una empresa, siendo esta la actividad privada profesional, no da motivos para buscar estigmatización de la persona”, fue el valido comentario expresado por un conocido periodista sobre la publicación de marras.

En muchas partes del mundo las multinacionales buscan voceros con credibilidad que le atiendan sus posibles problemas o impactos negativos en los países en donde ejerzan actividades. Colombia no es la excepción. Carlos Llera de la Fuente, Fernando Londoño Hoyos, entre otros, han estado también en esas actividades. Un también prestante barranquillero representa, por ejemplo, a la firma que aspira a una porción considerable de los descubrimientos del Galeón San José. Son todas actividades licitas y en derecho.

Esta titularización, sin ton ni son, es una prueba más de la perversidad de un sector de la prensa de Barranquilla que no solo hace prejuzgamientos y señalamientos a algunos personajes de la ciudad, sobre los cuales se han ensañado, sino que manejan la información de manera selectiva y acomodaticia cuando ella se refiere a un integrante de la campaña sistemática de desprestigio que en forma imperecedera ha emprendido.

Paradójicamente han sido extrañamente silentes cuando hechos graves embargaron, por ejemplo, a un periodista -inquisidor implacable, y vehículo de desprestigio de quienes odian, convertido por ellos en adalid de la moral y la ética- fue involucrado en acusaciones por supuesta violación carnal –léase A Johnny Romero, Jorge Cura, y Zonacero, quiero oírlos. O cuando un representante gremial, de sus afectos por la costumbre de irse por las ramas en los aspectos que a ellos atañen, -esa apreciación también es mía- es acusado de violencia intrafamiliar.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más