jueves, 13 de junio de 2013

Fernando Isaza, de PARTYTEX cree en PROEPORT


Fernando Isaza, presidente de PARTITEX, es uno de los empresarios que ha creído muchísimo en PROEXPORT.
Hablando ayer con él me decía: “Proexport, nos hace un acompañamiento muy importante”… No es lo mismo llegar solo a un país a proponer nuestro producto, a estar con el respaldo del gobierno colombiano.
RADAR,luisemilioradaconrado
316 617 3355

Fernando Isaza, presidente de PARTYTEX, es uno de los empresarios que ha creído muchísimo en PROEXPORT.

Hablando ayer con él me decía: “Proexport, nos hace un acompañamiento muy importante… No es lo mismo llegar solo a un país a proponer nuestro producto, a estar con el respaldo del gobierno colombiano".

RADAR,luisemilioradaconrado
316 617 3355

El Mimo nos alegró la vida en 30 segundos.



Barranquilla es una hermosa ciudad…
El mimo nos alegró la vida, en unos 30 segundos.

RADAR,luisemilioradaconrado

RADAR. La china injusta que me describe un ciudadano del mundo





Junio 13-2013

Qué complacido estoy yo, al recibir tanto información, cuando escribimos algo en este medio que queremos tanto como el RADAR ECONÓMICO en radio.

Complacido porque, al socializar los temas, nos aparecen enseguida muchos profesionales que atienden nuestro llamado, para que aprendamos qué es lo que está pasando en el mundo.
El RADAR no tiene un montón de periodistas en su nómina, pero si un gran número de colombianos que nos leen con agrado y nos envían sus comentarios. Son nuestros corresponsales y nos apoyan para que nuestra tarea se convierta en una fiesta informativa que le sirve a una gran comunidad ávida de cosas buenas.
Y también ávida de conocimiento e historias de vida.

Lean ésta, a raíz de la columna del doctor Jairo Parada, que colgamos en el BLOG.

RADAR,luisemilioradaconrado
Luisemilioradac@gmail.com
@radareconomico1
316 617 3355  
 

La china injusta que me describe un ciudadano del mundo




Luis Emilio:

Al visitar la casa de un jóven chino común, que son la inmensa mayoría, millones en realidad, necesariamente se cambia la opinión de un modelo que llama la atención en el mundo. La casa familiar siempre consta de un cuarto de 20 o 25 metros cuadrados, en donde conviven el chino con su hijo y su mujer, tristes todos. No hay lugar para nadie más.
En la familia China  no existen los  hermanos, sino pocos primos y muy pocos tíos, habitando en ciudades intensamente  pobladas en unidades habitacionales que tienen  minúsculos espacios  y que  son  compartidas generalmente 3 veces al día por 3  familias iguales de siempre 3 personas, todos  campesinos transformados en obreros trasladados a las ciudades ante la imposibilidad de un Estado Central para llevarles servicios básicos esenciales.
Los nuevos hogares,  distantes de sus sitios de arraigo en esas  urbes que crecen aceleradamente, son agresivas en extremo con unos seres humanos sensibles y analfabetos que hablan tan diferentes idiomas y dialectos.
 
Un injusto caos humano fácil de comprobar en eso que el Partido  llama la "Nueva China, La Revolución Urbana” o con los rimbombantes nombres que asombran a planificadores que visitan los proyectos de aquellos asentamientos grandiosos e impactantes a primera vista.
 
Y si se  estudia o se investiga por la vida de la mujer en este país gigantesco, como aumenta desfavorablemente la percepción! 
Nacer Mujer en China, un libro escrito por Xinran Xue - crítica implacable del régimen, intelectual reconocida en el mundo  y perseguida como a tantos escritores y académicos chinos -  sobre lo que dicen cientos de campesinas de  su vida diaria en regiones apartadas, comparadas  con la vida de las esposas de los pocos nuevos ricos o las mujeres, queridas y amantes de los burócratas que gobiernan, dicha percepción se va a tornar absolutamente melancólica y triste.
 
Una China injusta, cruel y discriminatoria con millones de mujeres sin futuro, que pierden  sus apellidos, vapuleadas  al nacer su única  hija mujer como ella, sin posibilidades futuras de educarse y superarse y solo conformarse con trabajar extenuantes jornadas en una fábrica incómoda ganando el menor salario existente en todo el mundo capitalista.

Te envío un saludo cordial,



RADAR: dejémos al autor en el anonimato. 

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más