martes, 25 de septiembre de 2012

Acatamos la decisión de la SIC: JD Cámara de Comercio de Barranquilla



Acatamos la decisión de la SIC, sobre la REPETICIÓN de las Elecciones de Cámara de Comercio: J.D. Samuel Tcherassi
 
A la Opinión Pública:

Barranquilla, septiembre 25 de 2012.  

La Presidencia de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Barranquilla informa a la comunidad empresarial y a la opinión pública en general, que respecto a la Resolución  de la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC,   sobre las pasadas elecciones de Directivos de esta Institución y celebradas el pasado 5 de julio, que:

1. Respetamos  y acatamos esta decisión, así como las directrices que sobre el tema, ha tomado el superior jerárquico del sistema de cámaras de comercio en Colombia, en este caso, la SIC.
2. Así mismo,  informamos que exploraremos la existencia de mecanismos legales, que nos permitan ejercer el derecho a la defensa, de la mejor manera posible y en el marco de nuestra Constitución colombiana.

3. La Cámara de Comercio de Barranquilla continuará trabajando en sus programas y proyectos en beneficio de la competitividad empresarial y la prosperidad de los atlanticenses.


Samuel Tcherassi Solano
Presidencia Junta Directiva

Cámara de Comercio de Barranquilla

Las nuevas tecnologías y Albert Einstein

Saben que yo NO veo la tristeza, al contrario, me estoy vacilando esta vaina.

Los tiempos cambiaron... 

Hasta la misma Iglesia Católica lo ha entendido perfectamente.
Se acabaron Las Cruzadas. Entienden hasta el aborto. La Santa Sede tiene todas las tecnologías. 

Se gozan internet, facebook, twitter... pero siguen orando.
SiAlbert Einstein estuviera aquí, hubiera desaparecido su sentencia y se estuviera gozando un celular de alta gama... Estoy seguro de esa vaina.


RADAR,luisemilioradaconrado.
TRISTE REALIDAD
       

Compartiendo con mis amigos una taza de café
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image001.jpg@01CD7606.3BB93FD0

No me interrumpan, estoy estudiando
Descripción: Descripción: Descripción: http://img.aloschool.pe.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads/2012/02/smartphone.jpg

En el restaurante
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image002.jpg@01CD7606.3BB93FD0
Vamos a disfrutar del Museo
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image003.jpg@01CD7606.3BB93FD0

Compartiendo con mi hijo
Descripción: Descripción: Descripción: http://moosecon.files.wordpress.com/2009/11/palin-blackberry.jpg?w=265&h=350

Una tarde de “amigas”
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image004.jpg@01CD7606.3BB93FD0

Vacaciones en la Playa
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image005.jpg@01CD7606.3BB93FD0


Vamos al estadio?
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image006.jpg@01CD7606.3BB93FD0


Noche de pareja
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image007.jpg@01CD7606.3BB93FD0


Fin de semana en casa
Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: http://www.protecciononline.com/wp-content/themes/protecciononline/slider/3A.jpg

Día de sol
 Descripción: Descripción: Descripción: http://www.dotpod.com.ar/wp-content/uploads/2008/09/evangeline-lilly-blackberry.jpg

Vamos en el auto
Descripción: Descripción: Descripción: cid:image008.jpg@01CD7606.3BB93FD0


Navidad en familia
Descripción: Descripción: Descripción: http://majogmenendez.files.wordpress.com/2011/12/papanoel31.jpg

Mis padres no tienen mucho tiempo para mi
Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: http://blackberrydom.com/wp-content/uploads/2012/02/kid-with-blackberry.png

Es en serio?
Descripción: Descripción: Descripción: Descripción: http://www.dailynugget.com/images/crackberry_baby.jpg

Y esto dicen muchos: “Gracias a Dios pertenezco a otra generación”!!!

HASTA DÓNDE HEMOS LLEGADO, VERDAD?

Albert Einstein (frase Profética)
"Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad".

El país de la copia, de Heriberto Fiorillo

El país de la copia

Por: HERIBERTO FIORILLO | En El Tiempo

 
Heriberto Fiorillo
El que plagia no solo sabe que perjudica a otro hacedor. También pretende engañar dos veces al público.
 
En Colombia, un blog demuestra una y otra vez que las portadas de algunas revistas nacionales son copia de varias extranjeras. Una docena de fotógrafos locales se apropian del concepto, del estilo, de los temas y los encuadres de colegas europeos y norteamericanos. Un músico demanda a otro porque su canción se parece demasiado a la suya. La marca de Cartagena es igualita a la de Hong Kong. Aquella campaña de turismo local calca otra desplegada en Puerto Rico.
En un extremo habitan las coincidencias y las casualidades. En el otro, el cinismo y el plagio. No es lo mismo inspirarse en la obra de otro para producir una distinta, que copiar aquella en lo esencial y presentarla como propia, negándole los créditos a la original. No es lo mismo admirar e imitar a Faulkner o a Carver a los 17 años mientras se busca una voz y un estilo, que copiarlo de frente a los 40.
Ad portas de echar a andar una revista nacional y con la cabeza llena de ideas, el dueño del proyecto me aclara que todo está inventado, me muestra dos revistas norteamericanas y una europea, me llama a dos traductores y me entrega una tijera.
Yo era un muchacho apenas de veintitantos años y opté por salir de allí y mantenerme en la aventura del periodismo, pero los años me fueron enseñando con tristeza que, con admirables excepciones, nuestro país era un lugar común lleno de lugares comunes, pendiente de un primer mundo, al que copia de manera permanente, en un alborotado complejo de inferioridad.


Con un problema tan grave de identidad, solo es bueno lo que viene de afuera, lo aprobado en el primer mundo. Quizás por eso gran parte de nuestros compatriotas se sienten ciudadanos de segunda y, con algunos engaños y esfuerzos, creen acceder a primera. De ahí su cultura de la copia.

Saber imitar es un valor reconocido y aplaudido en todo el territorio nacional. La televisión colombiana -sus programas de concurso, de noticias y de opinión- se ha inspirado, más allá de su tecnología, en modelos y formatos extranjeros. Unos han llegado a la ridiculez de copiar no solo la estructura del programa, sino su escenografía, la camisa y ¡la corbata del imitado presentador!
¿Recuerdan aquella pequeña revista nacional de farándula que buscaba y premiaba al doble de Charles Bronson, Bruce Lee y otros artistas de Hollywood? Hoy, el popular programa Yo me llamo consolida la importancia, el valor que se otorga en nuestra sociedad a quien imita bien.

En la vida del arte hay inspiraciones, versiones, subversiones e imitaciones burdas, copias descaradas y ruines. Para copiar con la intención de robar hay que asumirse villano o tal vez inferior, incapaz de producir una obra de calidad, creativo a medias. Lo dijo, casi con ingenuidad, una directora: "Nos inspiramos en ideas lindas que luego realizamos con nuestros modelos, nuestras luces, nuestras cámaras". El resultado, empero, no añadía en su caso creatividad alguna. Eran copias vulgares, "idénticas".

Frente a un conocedor, los textos, las fotos, las pinturas, las campañas y los videos expresan con claridad la intención de dolo, la falta ética. El que plagia no solo sabe que perjudica a otro hacedor. También pretende engañar dos veces al público, que desconoce, cree él, la obra original y puede, por lo tanto, asumirla como suya.

La aparición y la cobertura de Internet, con los infinitos recursos de Google, han informado y entregado conocimiento sin precedentes a los colombianos y el resto del mundo. Las obras originales están a los ojos de todos. Solo hay que ver y comparar. Se nos sigue engañando a algunos, por supuesto, pero ya no se nos engaña a todos tan fácil.

Alberto, Abello y Murillo: a todos les gusta la literatura



LA CARRETA LITERARIA

Por ALBERTO SALCEDO RAMOS | Publicado el 23 de septiembre de 2012
Una tarde, mientras vendía bolsas de agua helada en un andén del centro de Cartagena, Martín Murillo fue abordado por un peatón curiosísimo.

Al visitante le intrigaba que Murillo, a diferencia de los otros vendedores ambulantes de la cuadra, estuviera más preocupado por leer que por atraer clientes.

- ¿Qué lees?- le preguntó.

- “El hombre duplicado”, de Saramago- respondió Murillo. Me lo regaló un turista español.

Instantes después Murillo vio desde su esquina cómo el transeúnte curioso se perdía de vista. No imaginaba que ese hombre le cambiaría la vida.

El peatón pasaba de vez en cuando, y cada vez se arrimaba a saludar. El vendedor de agua seguía en su puesto de siempre, leyendo el mismo libro de Saramago. Se avergonzaba entonces ante la posibilidad de que el visitante lo considerara un lector perezoso.
 
Un día el transeúnte curioso se identificó: Jaime Abello Banfi , director de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. A continuación le pidió a Murillo que fuera a su oficina para regalarle libros.

Murillo contó quién era: un hombre que no fue desplazado de su tierra -Chocó- por las balas sino por la miseria. Huérfano de padre desde la infancia, había estudiado apenas hasta quinto grado de primaria.

- Años durísimos- dice.
Murillo erró por Medellín y Barranquilla ganándose la vida en oficios menores, antes de establecerse en Cartagena como vendedor ambulante. Vivía para el día a día: su única ambición era acostarse vivo y amanecer vivo.

Una noche notó que sus libros ya no cabían en el mesón donde los tenía arrumados. En ese momento consideró su deber hacerlos circular entre quienes mostraran interés en ellos. Seguramente les servirían a algunas personas de escasas oportunidades para elevar su espíritu, tal y como le habían servido a él.

- Los libros no sacan a nadie de pobre- dice sonriente - pero por lo menos hacen que uno pase buenos ratos-.

Murillo se ingenió el programa de promoción de lectura llamado “La carreta literaria”.


Los sábados y domingos mete cerca de 200 libros en una carreta que él mismo acarrea, y se sienta en un parque a prestárselos a los interesados. Garantiza su supervivencia con el patrocinio que le conceden ciertas empresas.

 
 Murillo se ha paseado con su carreta por las principales ferias editoriales de América Latina. Además se ha sentado a manteles con autores como Jon Lee Anderson . En 2007 recibió una invitación especial para asistir al Congreso de la Lengua en el cual fue homenajeado Gabriel García Márquez .
 
- Los escritores lo quieren mucho, ¿no?-

- Sí. Yo promuevo el trabajo que hacen-.

- Y además no les compite porque usted no escribe-.

Murillo sonríe. Luego dice que aún es pobre, pero ya no se siente mal consigo mismo.

Leer le abrió nuevos caminos. Él espera que suceda lo mismo con algunos de quienes se le acercan en los parques adonde lleva su carreta.

Por eso dice entender la bella sentencia de Emily Dickinson : para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más