sábado, 23 de abril de 2011

El sermón de las siete palabras... a lo cartagenero. Carlos Ardila

El sermón de las siete palabras... a lo cartagenero.

ElMetro de Cartagenal Sábado, 23 de abril de 2011 a las 20:51



El sermón de las siete palabras


Primera palabra: Tienen tres años, tres meses y los días que han transcurrido de este abril cuestionando las actuaciones de los funcionarios distritales, principalmente de la alcaldesa. En ciertos casos seguramente con razón, en otros posiblemente sin ella, lo cierto es que, como sus motivos saltan a la vista, sus oyentes les creen cada vez menos y, como consecuencia, cada día pierden más sintonía. Los estudios de medios de los últimos años muestran -a las claras- esa tendencia. Pero ellos, en medio sus entendibles angustias, insisten en hacerse el harakiri. "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lucas 23,34).

Segunda palabra: Las campañas políticas se iniciaron en Cartagena mucho antes de lo acostumbrado. Aunque por Ley se puede hacer propaganda solamente desde el 31 de julio, ciertos candidatos se las ingenian para que los medios de comunicación se ocupen de ellos todos los días. Algunos, cuyas opiniones sobre temas locales solo vinieron a conocerse recientemente, hoy aseguran tener en sus manos la solución de los problemas de la ciudad. A todos quienes transiten cerca de ellos y tengan aspecto de tener más de 18 años les prometen 'lo divino y lo humano'. "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lucas 23,43).

Tercera palabra: Por la variedad de sus ingredientes parecía un dulce de 'mongo - mongo' o un 'sancocho de cuatro carnes'. Ella fue liberal y él es conservador, pero ambos se disputan los favores de La U. Aquel ha sido y sigue siendo un líder 'barracista' - o, lo que es lo mismo, un 'godo' de camándula en los bolsillos y foto de Laureano Gómez en la cartera, pero pretendió, muy orondo, el respaldo de los liberales. Pero no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague y en los próximos días se vencen los plazos para el otorgamiento de avales. "Mujer, ahí tienes a tu hijo; hijo, ahí tienes a tu madre" (Juan 19,26 s.).

Cuarta palabra: En pleno proceso eleccionario, los candidatos -a Alcaldías, Gobernaciones, Concejos, Asambleas o Juntas Administradoras Locales- dedican gran parte de sus esfuerzos a reclutar líderes que faciliten la dispendiosa labor de conseguir los votos requeridos. En muchos casos, varios de esos líderes, principalmente quienes ya han trabajado en anteriores campañas con el aspirante de marras, se muestran renuentes a atender el llamado y otros, más radicales, les dicen que ya no cuenten con ellos porque "a los perros los capan una sola vez". "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mateo 27,46).

Quinta palabra: Los políticos lo llaman "auxilio de marcha'; los burócratas y contratistas les dicen 'sobres' y entre los promotores musicales es conocido como 'payola'. En cada escenario es el mismo fenómeno con diferente nombre. Tras una reunión con un candidato al Concejo, de escasas ideas pero abultada cartera, el veterano líder barrial se despidió una vez; y otra más; y volvió a despedirse; y regresó nuevamente para, extendiendo la mano derecha mientras frotaba el dedo pulgar sobre el índice y el del corazón, sonreírle al político con fingida vergüenza. "Tengo sed" (Juan 19,28).

Sexta palabra: El reloj marca las seis de la mañana y Romeo, feliz, recordando aún la pomposa ceremonia nupcial de la víspera, observa a Julieta dormida. El timbre hace que Arturo pegue un brinco sobre el vetusto pupitre y mire a lado y lado del salón de clases, casi vacío, y entonces, solo entonces, le entrega la hoja del examen a su paciente profesor de Historia. Domingo 30 de octubre, diez y quince de la noche, Camellón de los Mártires: el político, con un dejo de tristeza que se nota a la distancia, dirige su mirada hacia el Centro de Convenciones; y suspira. "Todo está consumado" (Juan 19,30).

Séptima palabra: El empresario se sorprendió cuando vio su nombre en la carátula de la revista, y más aun cuando, leyendo las páginas interiores, supo que su paisano Jacob le había informado a la Fiscalía que él fue quien, mientras ocupaba un alto cargo en la Gobernación de Verdivieri, había abierto las puertas para que la modalidad de vender contratos de obras a los grandes financistas fuese hoy la práctica corrupta más extendida. Nervioso, con las manos temblorosas y un frío sudor recorriéndole la frente, llamó a otro paisano y le contó su problema. "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas 23,46).

Fabio Osorio lanza su quinto libro en Barranquilla: mayo 5-2011

Para mí como amigo, colega, compañero de trabajo y como ciudadano currambero, es un placer presentarles en nuestro medio esta invitación que nos hace llegar Fabio Osorio.
Me encanta que se esté gozando este momento al lado de su esposa, sus dos hijas y el Fabito.
Lo felicito por producir su quinto libro. 
Un abrazo para él y esperamos más.
LuisEmilioRadaC
Pd: los libros de Fabio Osorio Pineda
El próximo jueves 5 de mayo de 2011 se realizará el lanzamiento de mi quinto libro de cuentos y relatos "Noches del 99" en Combarranquilla-Boston, a partir de las 6 de la tarde. "Noches del 99" es un libro irreverente, manejado con lenguaje coloquial barranquillero. 
Son historias ficticias, pero que en cualquier momento pueden convertirse en realidad. 
Algunos títulos de las historias son: "Burriquete", "Alfonsita", "Supermachos", "Noches del 99" ( el relato-bandera), "Un clon defectuoso", "Tan Malos como Satán" y "La noche en que los diablos visitaron a la abuela". 
Les recuerdo que mis libros anteriores de cuentos y relatos publicados son: Rebolo en Carnaval (1999), En Tiempos de Verbena (2000), Carnaval Sabroso y Ardiente (2001) y Carnaval que corre por las venas (2004). 
Los espero a todos este jueves 5 de mayo en Combarranquilla-Boston, a partir de las 6 de la tarde. 
Gracias, Fabio Osorio Pineda, periodista y autor. 

Selena y su amor prohibido

Selena... amor prohibido...
LuisE

Qué entendemos por Crímenes de Lesa Humanidad... es bueno aprenderlo



Como esta situación la estamos leyendo con mucha frecuencia, les quiero entregar este concepto, para ir aprendiendo de qué estamos hablando, cuando escuchamos, leemos o sentimos "Crímenes de Lesa Humanidad"... 

Todo el tiempo el RADAR está encendido aprendiendo de los que saben.

LuisEmilioRadaC


Qué entendemos por Crímenes de Lesa Humanidad




Escrito por CNM   
Para determinar los objetivos y las metodologías de la investigación es necesario precisar a partir del marco ético – político del Proyecto C.N.M. qué se entiende por Crimen de Lesa Humanidad, pues sólo a partir de este concepto pueden plantearse objetivos para una investigación sobre C.L.H., la delimitación de su campo particular de trabajo y la definición de su método.

El proyecto Colombia Nunca Más ha venido definiendo este tipo de crímenes como actos inhumanos cometidos contra la población civil por motivos sociales, políticos, raciales, religiosos o culturales. Se trata de crímenes de especial gravedad, puesto que atentan contra la especie humana (El término “Lesa” viene del latín “laesae”, que corresponde al participio presente, en voz pasiva, del verbo “Laedo”, que significa: herir, injuriar, causar daño.
De allí las expresiones latinas: “laesae maiestatis” (de lesa majestad), “laesae humanitatis” (de lesa humanidad) que literalmente se traducen: (crimen) de majestad injuriada, o de humanidad injuriada (o herida o lesionada)) [1].
Así pues, Los Crímenes de Lesa Humanidad
(Son) los actos inhumanos, tales como el asesinato, el exterminio, la esclavitud, la deportación o las persecuciones contra cualquier población civil por motivos sociales, políticos, raciales, religiosos o culturales, perpetrados por las autoridades de un Estado o por particulares que actúen por instigación de dichas autoridades o con su tolerancia. [2]

En el proyecto hemos asumido, pues, la categoría de CRIMEN DE LESA HUMANIDAD de acuerdo a la conceptualización más clásica, que encontramos más convincente por lo bien fundamentada, consistente y coherente, que para los efectos la identifica como CRIMEN DE ESTADO, rechazando las concesiones que se han hecho en instancias internacionales a la ideología neoliberal.

El sentido de la expresión “de lesa humanidad”, apunta a subrayar la gravedad del crimen, revelando que no se afrenta a un individuo sino a la especie humana como tal. Según el Relator Especial de Proyecto del Código, podría concebirse en el triple sentido: de crueldad para con la existencia humana; de envilecimiento de la dignidad humana; de destrucción de la cultura humana.

Comprendido dentro de éstas tres acepciones, el crimen de lesa humanidad se convierte sencillamente en ´crimen contra todo el género humano´. [3]
Los Crímenes de Lesa Humanidad se diferencian de otros crímenes principalmente porque reúnen cuatro características:
1.   Son actos GENERALIZADOS.
2.   Son actos SISTEMATICOS.
3.   Son perpetrados por las autoridades de un Estado o por particulares que actúan por instigación de dichas autoridades o con su tolerancia, ayuda o complicidad.
4.   Están dirigidos contra la población civil por motivos sociales, políticos, económicos, raciales, religiosos o culturales.
Cuando se dice GENERALIZADOS se quiere destacar que se trata de crímenes que se cometen contra una gran cantidad de víctimas, ya sea por la cantidad de crímenes o por un crimen con muchas víctimas. Cuando se dice SISTEMATICOS, se quiere decir que son crímenes que se realizan con arreglo a un plan o política preconcebida que permite la realización repetida o continuada de dichos actos inhumanos. Es indispensable que el sujeto activo del crimen sea bien un agente estatal o particular que trabaja para el Estado o que actúa con su apoyo, anuencia o tolerancia, lo que en nuestro contexto se ha denominado grupos paramilitares y escuadrones de la muerte. Finalmente es determinante la motivación del crimen, pues es este elemento el que permite comprender el sentido mismo del C.L.H., al enmarcarlo dentro de un contexto social, político, económico y cultural determinado.

Estos elementos son los que permiten diferenciar el C.L.H. de otros crímenes como lo son las violaciones a los Derechos Humanos y los Abusos de Autoridad, sienDo estos crímenes que comparten algunas de las características de los C.L.H. peno que no las reúnen todas.

En este sentido es importante para la investigación determinar el campo de estudio a partir del concepto de C.L.H., lo cual impone la tarea de demostrar y argumentar tres dimensiones básicas: lo generalizado, lo sistemático de su comisión y, la responsabilidad del Estado Colombiano a través de la acción u omisión de sus instituciones y agentes legales e ilegales. En este sentido algunos interrogantes que debe abordar el Proyecto son:
  • ¿Cuáles son los sectores sociales victimizados?
  • ¿Quiénes son los responsables y a que estructura pertenecen?
  • ¿Qué procedimientos operativos se implementaron en la comisión de C.L.H.?
  • ¿Qué responsabilidad tienen y cuál es el papel jugado por las autoridades civiles?
  • ¿Qué mecanismos de impunidad, de derecho y de hecho, se implementaron en la C.L.H.?
 Notas al Pie:
[1] Colombia Nunca Mas Crímenes de Lesa Humanidad. Pág. 89.
[2] Documentos oficiales de la Asamblea General, noveno periodo de sesiones. Suplemente No. 9 (A/2693 y Corr. 1) Pág. 10-11. Citado en Colombia Nunca Mas Crímenes de Lesa Humanidad. Pág. 84.
[3] Doc. A/CN. 4/398*, 11 de marzo de 1986, No. 12. Citado en Colombia Nunca Mas Crímenes de Lesa Humanidad. Pág. 89.

Se la canto, Señor Presidente, dice Óscar Montes,

En el Heraldo
 
22 de Abril de 2011

Se las canto, Señor Presidente 

Escribir sobre el invierno es llover sobre mojado. Pero ¿cómo quedarse indiferente ante la tragedia que desde hace varios meses viven millones de compatriotas, 2.826.089, según las más recientes cifras suministradas por la Dirección de Gestión de Riesgo del Ministerio del Interior y de Justicia?

Es decir que entre los casi tres millones de damnificados del invierno y los 3.600.000 desplazados que hay en país por el conflicto armado, según cifras de la Corte Constitucional, hoy hay en Colombia cerca de siete millones de personas sin ningún tipo de futuro y viviendo a la buena de Dios. Esa es la Colombia que nos tocó en suerte.

Todo lo anterior, mientras que en ciudades como Bogotá y Medellín hay apartamentos que valen hasta $120.000 mil millones de pesos.
Muchos de los propietarios de dichos apartamentos son los mismos que en temporada de Semana Santa –porque no puede llamarse de otra forma, puesto que el sentido religioso de la misma se perdió hace mucho tiempo- pasan orondos por el lado de los damnificados y prefieren mirar para otro lado, tratando de ignorar una realidad que los abofetea. Otros prefieren visitar Miami, “porque es que la Costa está imposible con tanto damnificado pidiendo limosna”. Algunos optan por Europa porque “es que a Miami se lo tomaron los cubanos, y qué pereza”.

La tragedia invernal no es culpa solo de la naturaleza, a la que las autoridades cínicamente le atribuyen toda la desgracia. Es también producto de la ineptitud de administraciones departamentales y municipales que prefieren tener la plata engordando en una fiducia en lugar de destinarla a quienes se están muriendo de hambre y frío, pues les gana el susto de que mañana la Procuraduría les abra una investigación por presunta malversación de fondos.

La tragedia también es producto de la corrupción, que tiene ahogado al país, más que el propio invierno. Perdóneme la expresión, amable lector, pero ¿qué carajos hace un alcalde comprando docenas de fotocopiadoras con los recursos del invierno? ¿A qué le piensa sacar fotocopias? ¿A los niños raquíticos que agonizan a la entrada de su despacho? ¿A los cuerpos inermes de cientos de novillos y de vacas que pasan por la plaza del pueblo con la panza al aire, en una especie de danza macabra en la que los únicos contentos son los gallinazos que a picotazos les arrancan las tripas? ¿O es que quizá las piensa adaptar como canoas con motor fuera de borda para evacuar a los damnificados que suplican su asistencia?

Mientras los ineptos se cruzan de brazos y los corruptos hacen fiesta con nuestra plata, los damnificados del invierno siguen esperando la asistencia de un Estado que nunca llega, a pesar de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara que se iba a juntar el invierno de noviembre con el de abril.
Y se las canto, Señor Presidente: al paso que vamos, el invierno de abril se va a juntar con el de noviembre y éste con el de abril del próximo año. ¿Sigo? Y el de abril del próximo año con el de noviembre. Y así por los siglos de los siglos. ¿Y sabe por qué ello es así? Porque no basta con anunciar las calamidades para evitarlas. Mientras los ineptos y los corruptos sigan accediendo a los recursos destinados para los damnificados, la emergencia se mantendrá y crecerá. No le dé más vueltas, señor Presidente. Es allí donde tiene que meter mano si no quiere que el inri de su gobierno termine siendo la incapacidad para manejar y superar la tragedia invernal.

PD: Vergonzosa impunidad. El asesinato de Julio Daniel Chaparro y Jorge Torres, entonces cronista y fotógrafo de El Espectador, respectivamente, hace veinte años, podría quedar en la impunidad si tan execrable hecho no es considerado de lesa humanidad. Por increíble que parezca, dos décadas no han sido suficientes para saber quiénes dispararon y por qué contra Julio Daniel y Jorge. Es una vergüenza para nuestro sistema judicial que nadie responda por dichos asesinatos, como nadie lo hace tampoco por los de miles de colombianos anónimos que todos los días caen abatidos por “fuerzas oscuras”, como eufemísticamente las llaman las autoridades. ¿Cuándo sabremos los colombianos quiénes conforman dichas “fuerzas oscuras”? ¿O es que lo sabemos y no nos atrevemos a denunciarlas?
 
oscarmontes65@yahoo.es

Radar Económico Internacional: El tiro de Mabel Albor y ahora verde

Radar Económico Internacional: El tiro de Mabel Albor y ahora verde: "Escribe un comentario... Chévere el tiro de Mabel... RADAR Mabel Albor ‎¡TÚ ERES UN BACÁN, NOS LLEGÓ LA HORA DE AYUDAR EL PLANETA- ..."
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más