sábado, 6 de noviembre de 2010

Las regalías en Colombia. Comentarios por el RADAR










¿El dinero que produce una nación, un país, de quien es?...
En Colombia, estamos en un debate muy importante porque se está tramitando una ley en el Congreso de la República, que le cambiará el destino a las regalías (carbón, petróleo, esmeraldas y otras piedras preciosas) y eso ha generado una serie de pronunciamientos y escritos y el RADAR les contamos a nuestros lectores y oyentes parte de esa historia.

El RADAR anda pendiente de lo que ocurre en la economía colombiana… y tenemos algunos empresarios, lectores, profesores, amigos y colegas que nos acompañan en esa labor… atentos a los movimientos de nuestro país…
Uno de ellos es Rafael Muñoz, quien ahora está vinculado a Satena, como gerente en Barranquilla.
Rafa, es uno de los críticos serios de las administraciones locales, nacionales e internacionales. Él, como muchos, piensa que los funcionarios públicos deben estar más comprometidos con el encargo que les entrega la comunidad. Y eso lo comparto, totalmente, porque no es un secreto que son muchísimos los profesionales que cuando llegan al poder se les olvidan hasta las deudas…
 
¿Hasta dónde tiene razón Rudolf Hommes?
¿Será mejor que el dinero que se produce por las regalías en todo el país, se repartiera equitativamente?
¿Y que hacemos entonces con la bonanza cafetera, cuando ella se produce?... ¿la dividimos?
¿Les podemos preguntar eso a los cafeteros?
¿Qué pensarán?
¿Y a los banqueros, qué les podemos decir?
Cuando hay crisis, ellos le piden al país solidaridad… Pero, cuando llegan las vacas gordas, ¿se acuerdan de los pobres?

… El comentario de Rafael Antonio Muñoz Pedroza, está aquí en el RADAR.

LuisEmilioRadaC
Pd:


De: Rafael Antonio Muñoz Pedraza (ramupe59@hotmail.com)
Enviado: sábado 06 de noviembre de 2010 08:40:13 a.m.

Hay algo de razón en los argumentos del Dr. Hommes.
La Guajira, en especial, sigue siendo pobre a pesar de las regalías del carbón y algunos municipios de Sucre, también están peores a pesar de las regalías.
¡Se imaginan todos esos dineros en manos de los dirigentes costeños actuales!

Díganme, sinceramente, si creen que estos señores les darán buen manejo a estos recursos. Debe haber una manera de encausar esos recursos sin que se despilfarren o roben.

Ahí están La Mojana y la represa del rio Ranchería hace décadas que debieron ser terminadas y aún están inconclusas, con el agravante que cuando las obras se paralizan, lo que han hecho, se pierde.

Se acuerdan de la carretera al Mar, el ex ministro Salcedo Collante, acometió las obras en su mandato y luego cuando salió el proyecto fue abandonado casi quince años y después volvieron a empezar de nuevo.

La otra cara  de la moneda es que, si no son los costeños, entonces son los cachacos los que se ferian el billete.

Rafael Muñoz P

¿Qué son las regalías?
¿Por qué son tan importantes?
Las respuestas están aquí, en el RADAR
Lerc.

¿Que son las regalías?

¿Qué son las regalías petroleras?

Regalías es el pago que realizan las compañías petroleras al Estado colombiano por explotar los yacimientos de petróleo, un recurso natural no renovable, es decir, que se extingue en el transcurso del tiempo. El Estado recibe regalías por la producción de petróleo, no por la exploración ni por la perforación de los pozos.

¿Cuánto dinero recibe el Estado por recursos de regalías?

Las compañías petroleras entregan al Estado entre el 8% y el 25% del valor de la producción del petróleo crudo extraído directamente del pozo (en boca de pozo).
¿Qué hace el Estado con estos recursos?
El Estado entrega las regalías a los departamentos y a los municipios a través de dos modalidades:
  • Regalías directas que benefician a los departamentos y a los municipios productores (donde se encuentran   los yacimientos de petróleo) y a los puertos marítimos o fluviales por donde se transporta el petróleo o sus productos derivados. Reciben el 76% de las regalías.
  • Regalías indirectas que benefician a todos los departamentos y municipios del país que no son productores, a través de la presentación de proyectos definidos como prioritarios en el Plan de Desarrollo. 

¿Cuáles son los principales beneficiarios de las regalías?

La norma legal vigente precisa que los principales beneficiarios de las regalías son las entidades territoriales donde se genera la explotación de los recursos naturales no renovables, es decir los municipios productores de hidrocarburos.
Las empresas que extraen recursos naturales no renovables en Colombia generan aproximadamente US$1.700 millones de dólares en regalías al año, de las cuales más del 70% se concentran en siete departamentos cuya población no supera el 11% del total nacional: Arauca, Casanare, Meta, Huila, Sucre, Guajira, Córdoba, Bolívar, Tolima.

¿En qué deben invertirse las regalías?

Los municipios deben destinar el 75% y los departamentos el 60% de los recursos de las regalías a la solución de las necesidades básicas insatisfechas. Por lo tanto, deben utilizarlas en proyectos que permitan a más colombianos tener acceso a los servicios de educación, salud, agua potable y alcantarillado y a reducir la mortalidad infantil.  Este destino sólo podrá cambiarse cuando las entidades territoriales alcancen las coberturas mínimas en: educación básica 90%, salud para los más pobres 100%, agua potable 70%, alcantarillado 70% y mortalidad infantil 1%.
¿Qué se necesita para que las regalías tengan un impacto real en la calidad de vida de la población?
  • Que los municipios y departamentos realicen una buena gestión, a través de: proyectos que respondan a las necesidades de la población.
  • Proyectos adecuados en calidad y costo.
  • Procesos de contratación, ejecución e interventorías transparentes y de acuerdo a ley.
  • Participación ciudadana y control social.
  • Difusión amplia de lo que está pasando con las regalías, cuántas regalías reciben los departamentos y municipios y cómo se gasta ese dinero. 
  • Una ciudadanía bien informada, que participe, opine y debata sobre las decisiones de planificación y gestión, que genere y participe en procesos de control social, seguimiento, evaluación y veeduría, con herramientas de análisis técnicas y objetivas.

¿Qué ha pasado con las regalías en Colombia?

Entre el año 1994 y 2005 se giraron más de US$10.000 millones por concepto de regalías directas e indirectas. Sólo en el año 2006 se generaron cerca de US$ 1,500 millones por regalías directas, de las cuales cerca de US$ 450 millones se distribuyeron entre 80 municipios.


A pesar de los esfuerzos institucionales realizados por el Estado en materia normativa para que los municipios que cuentan con yacimientos y explotaciones petroleras y mineras, reciban regalías directas  y avancen hacia el incremento de las coberturas en los sectores sociales básicos: salud, educación, agua potable y alcantarillado y mortalidad infantil, después de más de 20 años no se observan cambios significativos en los índices de calidad de vida de la población, porque las entidades territoriales muestran poca efectividad en la aplicación de las regalías, lo que se debe principalmente a limitaciones en el ciclo de inversión municipal y a una reducida transparencia en la gestión.

Las regalías en Colombia. Comentarios por el RADAR





¿El dinero que produce una nación, un país, de quien es?...
En Colombia, estamos en un debate muy importante porque 
se está tramitando una ley en el Congreso de la República, 
que le cambiará el destino a las regalías (carbón, petróleo, esmeraldas y otras piedras preciosas) y eso ha generado una serie de pronunciamientos y escritos y el RADAR les contamos a nuestros lectores y oyentes parte de esa historia.

El RADAR anda pendiendo de lo que ocurre en la economía colombiana… y tenemos algunos empresarios, lectores, profesores, amigos y colegas que nos acompañan en esa labor… atentos a los movimientos de nuestro país…
Uno de ellos es Rafael Muñoz, quien ahora está vinculado a Satena, como gerente en Barranquilla.
Rafa, es uno de los críticos serios de las administraciones locales, nacionales e internacionales. Él, como muchos, piensa que los funcionarios públicos deben estar más comprometidos con el encargo que les entrega la comunidad. Y eso lo comparto, totalmente, porque no es un secreto que son muchísimos los profesionales que cuando llegan al poder se les olvidan hasta las deudas…

¿Hasta dónde tiene razón Rudolf Hommes?
¿Será mejor que el dinero que se produce por las regalías en todo el país, se repartiera equitativamente?
¿Y que hacemos entonces con la bonanza cafetera, cuando ella se produce?... ¿la dividimos?
¿Les podemos preguntar eso a los cafeteros?
¿Qué pensarán?
¿Y a los banqueros, qué les podemos decir?
Cuando hay crisis, ellos le piden al país solidaridad… Pero, cuando llegan las vacas gordas, ¿se acuerdan de los pobres?
… El comentario de Rafael Antonio Muñoz Pedroza, está aquí en el RADAR.

LuisEmilioRadaC
Pd:
 

Rafael Antonio Muñoz Pedroza/SATENA
ramupe59@hotmail.com
Para radareconomico@hotmail.com
De:
Rafael Antonio Muñoz Pedraza (ramupe59@hotmail.com) http://by145w.bay145.mail.live.com/mail/clear.gif
Enviado:
 sábado, 06 de noviembre de 2010 08:40:13 a.m.
Para:
radareconomico@hotmail.com
Hay algo de razón en los argumentos del Dr. Hommes.
La Guajira, en especial, sigue siendo pobre a pesar de las regalías del carbón y algunos municipios de Sucre, también están peores a pesar de las regalías.
¡Se imaginan todos esos dineros en manos de los dirigentes costeños actuales!

Díganme, sinceramente, si creen que estos señores les darán buen manejo a estos recursos. Debe haber una manera de encausar esos recursos sin que se despilfarren o roben.

Ahí están La Mojana y la represa del rio Ranchería hace décadas que debieron ser terminadas y aún están inconclusas, con el agravante que cuando las obras se paralizan, lo que han hecho, se pierde.

Se acuerdan de la carretera al Mar, el ex ministro Salcedo Collante, acometió las obras en su mandato y luego cuando salió el proyecto fue abandonado casi quince años y después volvieron a empezar de nuevo.

La otra cara  de la moneda es que, si no son los costeños, entonces son los cachacos los que se ferian el billete.

Rafael Muñoz P



¿Qué son las regalías?
¿Por qué son tan importantes?
Las respuestas están aquí, en el RADAR
Lerc.

¿Que son las regalías?

¿Qué son las regalías petroleras?

Regalías es el pago que realizan las compañías petroleras al Estado colombiano por explotar los yacimientos de petróleo, un recurso natural no renovable, es decir, que se extingue en el transcurso del tiempo. El Estado recibe regalías por la producción de petróleo, no por la exploración ni por la perforación de los pozos.

¿Cuánto dinero recibe el Estado por recursos de regalías?

Las compañías petroleras entregan al Estado entre el 8% y el 25% del valor de la producción del petróleo crudo extraído directamente del pozo (en boca de pozo).

¿Qué hace el Estado con estos recursos?

El Estado entrega las regalías a los departamentos y a los municipios a través de dos modalidades:
  • Regalías directas que benefician a los departamentos y a los municipios productores (donde se encuentran   los yacimientos de petróleo) y a los puertos marítimos o fluviales por donde se transporta el petróleo o sus productos derivados. Reciben el 76% de las regalías.
  • Regalías indirectas que benefician a todos los departamentos y municipios del país que no son productores, a través de la presentación de proyectos definidos como prioritarios en el Plan de Desarrollo.  

¿Cuáles son los principales beneficiarios de las regalías?

La norma legal vigente precisa que los principales beneficiarios de las regalías son las entidades territoriales donde se genera la explotación de los recursos naturales no renovables, es decir los municipios productores de hidrocarburos.
Las empresas que extraen recursos naturales no renovables en Colombia generan aproximadamente US$1.700 millones de dólares en regalías al año, de las cuales más del 70% se concentran en siete departamentos cuya población no supera el 11% del total nacional: Arauca, Casanare, Meta, Huila, Sucre, Guajira, Córdoba, Bolívar, Tolima.
 

¿En qué deben invertirse las regalías?

Los municipios deben destinar el 75% y los departamentos el 60% de los recursos de las regalías a la solución de las necesidades básicas insatisfechas. Por lo tanto, deben utilizarlas en proyectos que permitan a más colombianos tener acceso a los servicios de educación, salud, agua potable y alcantarillado y a reducir la mortalidad infantil.  Este destino sólo podrá cambiarse cuando las entidades territoriales alcancen las coberturas mínimas en: educación básica 90%, salud para los más pobres 100%, agua potable 70%, alcantarillado 70% y mortalidad infantil 1%.

¿Qué se necesita para que las regalías tengan un impacto real en la calidad de vida de la población?
  • Que los municipios y departamentos realicen una buena gestión, a través de: proyectos que respondan a las necesidades de la población.
  • Proyectos adecuados en calidad y costo.
  • Procesos de contratación, ejecución e interventorías transparentes y de acuerdo a ley.
  • Participación ciudadana y control social.
  • Difusión amplia de lo que está pasando con las regalías, cuántas regalías reciben los departamentos y municipios y cómo se gasta ese dinero. 
  • Una ciudadanía bien informada, que participe, opine y debata sobre las decisiones de planificación y gestión, que genere y participe en procesos de control social, seguimiento, evaluación y veeduría, con herramientas de análisis técnicas y objetivas.

¿Qué ha pasado con las regalías en Colombia?

Entre el año 1994 y 2005 se giraron más de US$10.000 millones por concepto de regalías directas e indirectas. Sólo en el año 2006 se generaron cerca de US$ 1,500 millones por regalías directas, de las cuales cerca de US$ 450 millones se distribuyeron entre 80 municipios.
A pesar de los esfuerzos institucionales realizados por el Estado en materia normativa para que los municipios que cuentan con yacimientos y explotaciones petroleras y mineras, reciban regalías directas  y avancen hacia el incremento de las coberturas en los sectores sociales básicos: salud, educación, agua potable y alcantarillado y mortalidad infantil, después de más de 20 años no se observan cambios significativos en los índices de calidad de vida de la población, porque las entidades territoriales muestran poca efectividad en la aplicación de las regalías, lo que se debe principalmente a limitaciones en el ciclo de inversión municipal y a una reducida transparencia en la gestión.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más