lunes, 2 de septiembre de 2013

Rector Universidad Autónoma del Caribe, convoca a nuevo Diálogo para la Competitidad de Barranquilla



Hay mucho, muchísimo por hacer, para lograr que Barranquilla sea una ciudad competitiva. Este informe nos alerta nuevamente. Y el compromiso que se desprende del mismo nos compete a todos. Aquí no vale que tapemos los errores, al contrario. Nos debe servir para reaccionar. 

El análisis que hacen los investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe, nos ayuda para poner los pies sobre la tierra. Los negocios se van yendo donde haya mejor ambiente. Esa es una ley del mercado.
Bueno que la academia nos ayude para avanzar. Y que los estudiosos como Jairo Parada y varios empresarios se hayan alertado. No dejemos que el informe número 4 del Doing Business nos sorprenda. Barranquilla tiene los elementos para cambiar esa historia. Obviamente, si actuamos unidos. 

Nunca ha sido bueno andar los caminos sin acompañamientos adecuados.
No critiquemos, actuemos. A ver si cambiamos la historia.

Bien por Ramsés Vargas Lamadrid y su equipo de la Autónoma, al preocuparse por todos nosotros.

RADAR



RECTOR DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL CARIBE  CONVOCA A NUEVO DIÁOLOGO PARA LA COMPETITIVIDAD DE BARRANQUILLA.

*Investigadores de la Uniautónoma sugieren revisar plan de acción del programa Barranquilla Competitiva y Sostenible que se hace con el BID- Findeter  y aseguran que las recientes y alarmantes cifras reveladas por  Doing Business deben ocupar el lugar que se merece en la agenda de Barranquilla.

La Universidad Autónoma del Caribe recibió con preocupación el más reciente informe de Doing Business presentado por el Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional, en el que Barranquilla aparece ubicada en el penúltimo lugar al comparar las regulaciones comerciales de 23 ciudades de Colombia (cuatro de ellas puertos) con 185 economías en el mundo en los aspectos de apertura de empresas, obtención de permisos de construcción, registro  de la propiedad, pago de impuestos y comercio transfronterizo.  Frente a este hecho, la Universidad, en desarrollo de su compromiso ya explícito con el desarrollo productivo de la región y en particular de Barranquilla,  exhorta y convoca a la academia, empresariado, gobierno territorial, medios de comunicación y a la ciudadanía en general a una reflexión juiciosa para identificar y acometer como políticas públicas, acciones que  cambien el estado de cosas que ha venido señalando, ya en tres ocasiones con esta, el Informe Doing Business. Afectan tales objeciones de facilidades para hacer negocios, y de manera  grave, las posibilidades de aprovechamiento de un entorno y ambiente externo que se cree positivo, además del buen momento que vive Barranquilla en otros aspectos de su competitividad y desarrollo social. 
 
Grave aún más porque el estudio se enfoca hacia la pequeña y mediana empresa y es en este sector donde se genera mayor empleo.

“Barranquilla vive situaciones que son francamente esperanzadoras, como la mejora en sus indicadores sociales, el apoyo del Gobierno Nacional para inversiones en diferentes campos, un gobierno local dinámico, recuperación de sus servicios públicos y una percepción positiva de la ciudadanía de que está bien encaminada, pero informes como estos, avalados por el Banco Mundial y Planeación Nacional, no pueden seguir tratándose con desdén, como hasta ahora ha ocurrido con los dos anteriores, que han debido prendernos las alertas. 
Este informe es preocupante. Refleja que en áreas críticas para las oportunidades de las empresas, especialmente las medianas y pequeñas, no hemos aplicado el rigor que se demanda para superar obstáculos mientras que en otras ciudades si lo han hecho bien”, dijo el rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas Lamadrid, al analizar los resultados del Informe Doing Business para Colombia 2013.

En Barranquilla se han hecho esfuerzos aislados al conocerse los dos informes anteriores, de 2007 y 2010, pero no han cambiado sustancialmente las condiciones.
Por ejemplo, la resolución de conflictos sigue siendo demorada, subsiste una extensa lista de impuestos que no se justifican y tienen un ridículo impacto en los ingresos estatales pero ahí están vivos, los trámites aduaneros tienen complejidad innecesaria, entre otros temas que afectan la celeridad en los negocios. Ha habido algunas mejoras en registro de propiedades. “Ha faltado diálogo y convergencia entre los involucrados para hacer más dinámico el empresarismo”, señaló Ramsés Vargas. “Nuestra sugerencia, y también nuestro compromiso,  es para que cambiemos hacia un proyecto colectivo que tenga en cuenta las alertas externas y las internas. Un nuevo diálogo. No se puede seguir jugando con el presente y el futuro de la ciudad al persistir en un diálogo inocuo”, agregó.  
 
Si bien los indicadores del Doing Business no nos dicen en forma definitiva sobre la posición competitiva de una ciudad, sí son tomados como referencia a nivel mundial en lo que respecta a la regulación empresarial, y, por lo tanto, son importantes por la información que representa para empresas multinacionales e inversionistas que ven en Barranquilla un destino atractivo para realizar inversiones. Igual ocurre con la inversión interna. Según se desprende del informe, si queremos mejorar los indicadores, se deberá trabajar en temas referentes a la reducción de costos y tiempos para superar trabas administrativas en el clima de negocios de la ciudad; esto es, lograr una mayor eficiencia de los procedimientos para incentivar la creación y sostenibilidad de empresas y contrarrestar la informalidad, pues ésta será cada vez más susceptible de estar presente en nuestra ciudad en la medida en que existan mayores trabas administrativas.  
 
Sin duda, la informalidad va en detrimento de la competitividad a través de diversos canales. Las empresas informales se convierten en competidoras desleales que desaceleran el proceso de “destrucción creativa” mediante el cual las empresas ineficientes son reemplazadas por sus competidoras más eficientes, como lo indica el Informe Nacional de Competitividad de 2012. Debido a esto, se desincentiva a las empresas formales a innovar y a adoptar nuevas tecnologías.
Desde la perspectiva académica, la Universidad Autónoma del Caribe viene analizando diversos temas importantes de la ciudad y de la región,  y haciendo referencia a los alarmantes resultados del Doing Bussines, considera que en estos momentos, cuando en la ciudad se ha iniciado el programa denominado “Barraquilla: Ciudad Sostenible y Competitiva”, se hace necesario revisar y reconsiderar las actividades contenidas en el Plan de Acción de dicho programa, pues no se evidencian en éste metas que apunten a subsanar los aspectos que afectan principalmente el clima de negocios en la ciudad.  
Más allá de los indicadores sobre la competitividad de Barranquilla el Informe del Banco Mundial  representa entonces una alerta para la sociedad, para los entes gubernamentales, y exige una mirada hacia lo territorial. Uniautónoma ha venido trabajando con un grupo de sus investigadores en la formulación de  propuestas que tienen vocación para ser insertadas en un futuro Plan Caribe de Competitividad. Por eso es preocupante ver que Barranquilla, que ha sido líder regional por su población y economía,  ocupa los últimos lugares a nivel nacional, principalmente en lo que respecta a pago de impuestos, apertura de negocios, registro de propiedades y permisos de construcción. Por ejemplo, mientras que Armenia toma en promedio 10 días para la apertura de un negocio, Barranquilla lo hace en 20 días. El permiso de construcción, Manizales lo hace en 39 días, mientras que Barranquilla lo hace en 114 días; ni hablar de los costos en los que se incurren en los procedimientos, los cuales llegan a un 144,8%, mientras Tunja (con el indicador más bajo en costos) presenta un 68,2%. La competitividad de la ciudad trasciende la frontera del buen clima para hacer negocios, que es lo que mide el Informe Doing Business cada tres años. 
 
El punto principal es que las ciudades-regiones deben ser entendidas como parte de sistemas económicos más amplios, de redes y flujos de recursos, y no como unidades independientes. Esto significa que la fuerza de las conexiones entre localidades,  las redes de infraestructura y comunicación, las redes y estructuras urbanas, las redes de transmisión de conocimientos, las políticas nacionales e internacionales y las instituciones de apoyo a la innovación son claves para la generación de una ciudad-región competitiva. De esta manera, hablar de la competitividad de la ciudad implica analizar a Barranquilla y su área metropolitana y demás municipios aledaños. No es desconocido que en los últimos años ha habido interés de los inversionistas en asentarse en las zonas industriales de Malambo, por ejemplo. Valdría la pena entonces reflexionar de qué manera nos estamos viendo como ciudad-región. Esta debe funcionar de manera no aislada de sus áreas metropolitanas. Y también reflexionar de qué forma las políticas de competitividad,  la infraestructura y las instituciones nos permite ser una ciudad competitiva.
 
Desde los espacios académicos que se desarrollan en la Universidad Autónoma del Caribe, en los que se analiza y discuten los temas importantes de la ciudad y de la región, se considera que en estos momentos, cuando Barranquilla ha iniciado la puesta en marcha de su programa Barraquilla: Ciudad Sostenible y Competitiva, y frente a estos alarmantes resultados arrojados en el informe del Doing Business, se hace necesario revisar y reconsiderar las actividades contenidas en el Plan de Acción de dicho programa, pues no se evidencian en éste, metas que apunten a subsanar los aspectos que afectan principalmente el clima de negocios en la ciudad. Más allá de los indicadores, la competitividad de Barranquilla representa entonces una alerta para la sociedad, para los entes gubernamentales, y exige una mirada hacia lo territorial. Para el grupo de investigadores de la Universidad Autónoma del Caribe que avanza en el desarrollo del “Plan Caribe de Competitividad”, actualmente a Barranquilla le hace falta interconectarse en lo económico a través de empresas y redes de conocimiento, regionalizar el desarrollo económico de la ciudad, hace falta fortalecer los sistemas y políticas regionales de innovación, políticas de apoyo en la creación de empresas; así mismo es necesario trabajar en la interconexión entre investigaciones de los sectores académicos y empresariales, entre otros aspectos que harían de Barranquilla una ciudad competitiva. 
 
Se piensa en un entorno Caribe por el significado que en conjunto tienen el clúster portuario que articule los treinta y seis puertos de cargue y descargue de nuestras ciudades, incluido el archipiélago de San Andrés, y el Gran Caribe; el tren de alta velocidad que enlace Cartagena y Riohacha; la Autopista de las Américas que enlace Venezuela, el Caribe y Centro América; la colaboración entre las setenta instituciones de educación superior; la red de telecomunicación de los tres cables submarinos y sus puntos de enlace entre la Región y América del Sur, EEUU y Europa; el encadenamiento productivo de la agricultura y la ganadería de los sures de nuestros Departamentos que garantice la seguridad alimentaria de nuestros pueblos, entre otros planes o proyectos.

Obispos de la Región Caribe llaman a colombianos a ser constructores de paz


Vivir la moral inspirada en el Evangelio de Cristo “haz a los otros lo que quieres que ellos te hagan a ti, no hagas a otros lo que no quieras que hagan contigo”. (Cfr. Mt. 7,12). Así cierra Erik Sojo, este boletín de prensa que nos llega al RADAR.
Un boletín que se titula: OBISPOS DE LA REGIÓN CARIBE LLAMAN A COLOMBIANOS A SER CONSTRUCTORES DE PAZ.
Yo soy un hombre optimista. Y vendo esa idea y ese pensamiento. Para mí es un mejor negocio. Los lloriqueos no van conmigo. Pero se cansa uno de ver tanta injusticia y tantos avispados que piensan que están dotados de mejor inteligencia, para sacar ventaja en todas las situaciones.
Hay que orar mucho, carajo, para evitar excesos. ¡Cómo cansa tanto chantaje!
¿Podremos cambiar esto?
Sigamos esperando…

RADAR,luisemilioradaconrado
OBISPOS DE LA REGIÓN CARIBE LLAMAN A COLOMBIANOS A SER CONSTRUCTORES DE PAZ
 “La verdad los hará libres” Jn. 8,32
Los Obispos de la Región Caribe de Colombia, reunidos en Barranquilla en ambiente de oración y reflexión, preocupados por la situación del país, vemos y sentimos el sufrimiento de nuestra patria, por tal razón queremos aportar desde la fe, para que juntos encontremos, en Jesucristo el Señor, las luces que nos conduzcan por caminos seguros a la reconciliación, al progreso y a la paz de todos los colombianos.
1. Verdad en la situación actual
Las protestas de diversos sectores sociales, los paros, las movilizaciones, son expresión de un descontento de los colombianos ante problemas que nos agobian a todos: la pobreza, la injusticia, la corrupción a todo nivel, el narcotráfico, las medidas económicas injustas, la falta de empleo, la extorsión, la desconfianza ante la acción del Estado, el alto costo de los combustibles, de los insumos agrícolas, la violencia, los riesgos que implican los TLC, entre otros son los ingredientes que conjugados nos dejan ver un panorama desalentador.
Esta situación de descontento corre el riesgo de ser manipulada gravemente por los diversos sectores, de tal manera que el caos no nos permita ver el horizonte.
 
2. La verdadera patria que anhelamos
Este panorama, de todas maneras, lleva en el fondo una esperanza, un sueño, un ideal: tener una Colombia donde se respete la vida, se viva en paz y se ejerza la responsabilidad social. Una Colombia en la cual a los gobernantes les va bien porque a cada hombre y mujer de nuestro país le va bien, una patria donde quepamos todos sin discriminación alguna, una patria donde la economía solidaria esté al servicio de las personas, una patria donde no haya impunidad y las leyes nos ayuden a recobrar la confianza en el otro, una patria donde podamos vivir libremente sin la zozobra de la inseguridad. Una patria donde todos nos sintamos respetados en su dignidad, en sus ideas y en sus bienes. Una patria que levanta su mirada al Dios misericordioso, al que agradece por su obra creadora de regalarnos un hermoso país bañado por dos océanos y la imponencia de sus tres cordilleras.
 
3.  Exigencias para todos los colombianos
Orar sin desfallecer para que la fe de los colombianos se vuelva un estilo de vida que nos permita reconocernos como hermanos y respetarnos en nuestras diferencias y así logremos la anhelada paz.
Dialogar con la verdad para afrontar los problemas buscando siempre las soluciones en las que el bien común esté por encima de cualquier interés particular, sin apelar a la violencia para exigir sus derechos.
Trabajar con esperanza para que ciudadanía y Estado tengan como objetivo común el desarrollo integral de todas las zonas geográficas y de todos los sectores humanos del país.
Vivir la moral inspirada en el Evangelio de Cristo “haz a los otros lo que quieres que ellos te hagan a ti, no hagas a otros lo que no quieras que hagan contigo”. (Cfr. Mt. 7,12)
_______________________
Erik Fabián Sojo Rodríguez
Delegado de Comunicaciones y Relaciones Públicas
Arquidiócesis de Barranquilla
Cel. 317.6443142
@eriksojo




Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más