sábado, 19 de febrero de 2011

PORTER: Lo peor que le puede pasar a COLOMBIA es que siga encontrando PETRÓLEO

 

Porter, no tiene presa mala… Ya es un señor de más de 60 años que ha asimilado muchísimo conocimiento.
Parte de esos conocimientos están en sus libros, aunque uno no tenga el tiempo necesario para leerlos, y por eso nos toca asimilar poco a poco…
Aquí lo hemos escuchado en la Región Caribe y ahora lo encuentro en mi blog, ya que el sistema de comunicaciones lo permite. Allí pueden encontrar mucha información que les puede servir.
Empecé a anotar y subrayar y me di cuenta que todo es importante, así que paré y tomé la decisión decir lo que comenté: “Porter no tiene presa mala”.
Aquí tenemos sus enseñanzas…

LuisEmilioRadaC
Pd: Esta es dura: “Lo peor que le puede pasar a Colombia es que siga encontrando petróleo”.
Lerc

‘Lo peor que le puede pasar a Colombia es que siga encontrando petróleo’: Michael Porter

‘Lo que hace prospera a una nación es lo que genera progreso, no es la riqueza heredada, es lo que las empresas y la gente pueda generar’, enfatizó Porter.
Estos son algunos de los apartes del discurso de Michael Porter durante el foro ‘Prosperidad para todos’, donde destaca puntos importantes en cómo avanzar hacia la prosperidad y tener un país sostenible.
Es excitante que una organización que empezó hace 100 años haga esto. Los felicito por esa apuesta por la prosperidad.
No se puede tener prosperidad económica sólo hablando de economía. Debe haber progreso social si se quiere tener prosperidad. Tampoco se puede dejar de lado la inversión y un sistema económico viable. No es fácil juntar estos dos aspectos, lo social y lo económico.


Es hora de que los negocios repiensen su propósito. Hay un nuevo rol para el sector privado, que incluye su relación con la comunidad.
El Éxito económico debe ser sostenible en el tiempo. Todos en la sociedad deben tener la posibilidad de hacer lo que más puedan en términos de éxito.
No todos pueden lograr lo mismo, pero hay que crear la oportunidad de que todos sean prósperos y tengan un alto estándar de vida.
Se puede reducir la pobreza si se les da plata, pero eso puede ser una trampa. Lo vital es crear empleo y oportunidades compartidas.
No se trata de redistribución, quitarle a uno para darle a otro, lo que hace el éxito es crecer la torta para que todos comamos de ella.
Pero, ¿cómo crecer la torta? No es ser subsidiado por el Estado, sino prosperar. Si no somos productivos, no lograremos altos estándares de vida.
En Colombia estamos en un viaje hacia ese punto y estoy orgullo de lo que ustedes han logrado. De hecho, el Presidente Santos podría estar dando mi discurso.
La prosperidad no viene del tipo de negocios en los que compitamos sino en cómo lo hagamos. Se puede hacer con zapatos, alimentos, electrónica. Es asunto de tecnología e innovación.
Hay que diversificar de cuando en cuando para no ser vulnerables a un golpe externo. La única forma de ser prósperos es a través de los negocios.
La competitividad está más allá de la riqueza. Arabia Saudí está sentada sobre petróleo pero no es próspera, pues no hay empleo para los jóvenes y no hay buena distribución de la riqueza.
Cuando no se tiene tanta riqueza hay innovación para sobrevivir. Lo peor que le puede pasar a Colombia es que siga encontrando petróleo.
La productividad es trabajo, impuestos, políticas macroeconómicas, etc. Colombia está haciendo un buen trabajo en este sentido. Hay que sostenerlo en el tiempo.
A la gente hay que capacitarla y darle salud. Esto es social y económico. Ello le permite a la gente ser más productiva.
El bienestar tiene un impacto profundo sobre la productividad, especialmente para los países con ingresos medios y bajos. Si quiere ser de altos ingresos, se debe solucionar el tema social.
Colombia ocupa el puesto 64 en ingreso per capita y el 79 en progreso. Para progresar hay que crear pequeños grupos económicos o ‘clústeres’; por ejemplo, de turismo, de cueros, de alimentos.
Hay que descentralizar el pensamiento económico, sobre todo para países de gran extensión como Colombia para alcanzar la prosperidad.
Hay que tener en cuenta a los vecinos, pues son nuestros mercados naturales. Si se pierde la relación con ellos, todo es más difícil.
Es importante que Colombia y sus vecinos creen una red interconectada de comercio.
El Gobierno debe crear incentivos para innovar y capacitar, estándares, reglas y leyes, plataforma para la competitividad.
A Colombia le falta intercomunicarse mejor internamente y para ello debe mejorar su infraestructura. No basta con estar bien ubicada geográficamente, que lo está.
¿Por qué querría alguien hacer negocios en Colombia? No se trata de solo Gobierno para ser competitivos. Tenemos que tener procesos colaborativos, con una meta en común: la prosperidad.
No es solo lo privado, es lo público, las universidades, las ONG que deben estar alineadas y entender los fundamentos de colaboración necesarios para lograr prosperidad.
¿Cuál es el rol del sector privado? Es importante porque es a través de los negocios que se logra la prosperidad y se genera riqueza.
Muchos creen que los negocios disgregados crean riqueza a expensas de la sociedad.
Mucha plata en sus balances, pero sus comunidades no se sienten muy prósperas. Se percibe desconexión entre comunidad y empresa.
Incluso se crean algunos problemas, en términos de pobreza, daños al medio ambiente. Las ONG sienten que compiten con los negocios y los quieren forzar a cosas que ellos no quieren hacer.
Esta competencia que no es sana se ve con demasiada frecuencia. Esto debería ser asunto de preocupación para todos.
La riqueza no heredada proviene de las empresas. Es mágico, se tiene una materia prima, se hace un producto, se vende y se logra una ganancia.
Pero no sucede que las empresas estén trasladando esa riqueza a la comunidad. Si una empresa da utilidad, con eso basta, pero no, no es suficiente.
Hay que transformar nuestro pensamiento y nuestras prácticas en negocios. No enseñan temas sociales en las escuelas de negocios.
Hay empresas que olvidaron que no solo se trata de hacer dinero. Es como si una empresa de alimentos pone mucha sal o azúcar a la comida. Bien para el negocio, mal para la gente.
Muchas empresas pierden el contacto con sus comunidades y se encierran tras sus muros. Contaminar, tener accidentes en la empresa y no ser cuidadosos es perder plata.
Factores sociales son importantes, no solo el negocio. Lo que es bueno para la comunidad es bueno para el negocio.
Al estudiante no se le capacita en lo social y en lo empresarial. Todos deberían estudiar valores compartidos y las instituciones deberían estar al tanto de ello.
Las ONG basan su trabajo en ridiculizar a las empresas, esa ha sido históricamente su función.
Hay mejores formas de alinear la cadena de valor. Hay que pensar, no solo en la empresa sino en el clúster, por ejemplo, en la cadena de suministros.
Hay oportunidades gigantescas en el hecho de suplir las necesidades de los clientes, llegarles a esas personas a quienes antes no se les llegaba con nuestro producto. El producto es nuestra oportunidad.
En lugar de pensar en cómo vender más de mi producto alimenticio debería pensar en qué manera puede ser más nutritivo y hacer que mi cliente viva mejor.
Porter, de 63 años, es profesor de la Escuela de Negocios de Harvard y autor de una veintena de libros sobre estrategia corporativa. Su experiencia es muy apreciada por grandes corporaciones y países del mundo.
Ha realizado trabajos en el tema de los servicios de salud en países en vías de desarrollo.
En su conferencia del ayer viernes, el profesor Porter habló de competitividad y prosperidad, y el papel que juegan los sectores público y privado en la construcción de prosperidad de un país.

"Te olvidé", no lo olvidaremos los barranquilleros: 1954

 
Por fin se saldó cuenta pendiente con el intérprete de ‘Te olvidé’

1954…ese año nací: el 23 de febrero. Por eso me complace que el Carnaval de las Artes le entregue ese reconocimiento al maestro Alberto Fernández Mindiola y que mi colega Martha Guarín lo registre en El Heraldo.

Mi madre, Oneida, siempre me recordaba el disco, la canción, porque a ella nunca se le olvidó que estaba embarazada de su primer hijo y que iba nacer en plenos Carnavales de Barranquilla.

Una rumba que siempre le ha gustado y que respeta y nos enseñó a respetar.
Por eso nos inventamos “A Pleno Sol”. Y por eso nos rumbeamos “Amanecer de Locos”, “Polvorín de San José”, “Macheteros”, “Entre Palmeras”, “Tabaco Rojo”, “Derroche Juvenil”... pero también otros bailes que dieron mucho de qué hablar en la ciudad.

…eran tiempos del carajo…

LuisEmilioRadaC
Pd:

Por fin se saldó cuenta pendiente con el intérprete de ‘Te olvidé’

Por Martha Guarín
Con una tambora panameña que retumba en el fondo, y la voz de Alberto Fernández Mindiola, quien inicialmente le dio vida al repertorio de Rafael Escalona, Barranquilla baila desde el año 1954 dos temas emblemáticos de Carnaval: Te olvidé y El Torito.
El primero es la canción de la danza del Garabato y por demás ha sido considerado de manera espontánea el himno de nuestras festividades patrimonio de la humanidad, por lo que preguntamos de manera respetuosa por qué ahora están haciendo un concurso para elegir la canción del Carnaval de este año.
Entendiendo que el motivo es para darle paso a nuevos talentos, hay que registrar todavía con mayor urgencia que la apertura del Carnaval de las Artes le brindó la venia que se merecía a Fernández Mindiola, al presentarlo entre las figuras centrales de este certamen cultural.
El homenaje a Fernández Mindiola se constituye en el pago de una cuenta cultural que esta ciudad le adeudaba a este artista quien luce saludable como un roble, orgulloso de haber nacido hace 84 años en las frías lomas de Atánquez, Cesar.
De Bogotá donde vive hace muchísimo tiempo llegó a recibir ‘El tocado musical de las Artes’, una distinción que le volvió a mostrar a Fernández la creatividad de nuestras carnestolendas.
Mientras él cantaba, lo rodeó una multitud de rutilantes disfrazados que le hicieron recordar su casa en el barrio Loma Fresca de esta ciudad, tiempo en que salía al mercado el famoso long play de La casa en el aire, con Escalona en la carátula en la puerta del Colegio Marymount y el trío de Bovea en el reverso, y Fernández como voz líder.
“Hoy me siento más feliz que nunca, por primera vez canté Te olvidé en Barranquilla”, expresó al salir del camerino del Teatro Amira de la Rosa, admitiendo de paso que recibe regalías por ese tema por parte de Acimpro. Recordó también que estuvo aquí hace siete años, pero únicamente cantando vallenatos en un homenaje a Escalona en el Salón Jumbo. Justamente de los aires del vallenato, pero de los que todavía él interpreta con guitarra, habló Fernández de manera exquisita con el periodista y escritor Daniel Samper, quien lo calificó como el mejor guacharaquero de Colombia.

Sus guitarristas Otoniel Miranda y Luis Carlos Calderón lo acompañaron a medida que Samper le recordaba al auditorio que Fernández ha grabado más de 1.000 temas. Te olvidé, se lo pidió Curro Fuentes a Antonio Peñaloza, “para hacerle contrapeso al tema A lo oscuro, y yo iba a cantar con Tito Córtez ”, pero por una borrachera le tocó a él.


Todos perdimos en el PARO Camionero en Colombia

 
Todos perdimos en el PARO Camionero en Colombia
¿Quiénes ganaron y quiénes perdieron con el paro camionero?
Para mí, perdimos todos.

Y obviamente, quienes más pierden cuando se presentan situaciones como éstas, quienes más se resienten son las personas de menores recursos, porque cualquier movimiento en falso, significa para ellos “un montón de dinero”. Cualquier bolsita de arroz, una bolsa de leche y dos panes, son importantes para los pobres.

Los ciudadanos de a pie al final de la historia, son los fregaos, como dicen.
Un camionero pequeño, por lo menos, tiene su equipo asegurado y está “preparado” para estos desafíos, porque las organizaciones los entrenan para aguantar tropiezos como el que vivió el país en estos 16 días de paro. Pero los pobres, al final, terminan pagando los “platos rotos”.
Aquí se les voy a presentar un reporte de la colega Mary Cárdenas, del diario La República, que nos sirve para conocer del asunto.

LuisEmilioRadaC
Pd:
"Gobierno perdió el paro por improvisar"
Mery Cárdenas Collante

Bogotá.  Después de que el Gobierno Nacional y los directivos de la Asociación Colombiana de Camioneros firmarán un acuerdo para poner fin al paro, el país sufre las consecuencias económicas y sociales de la inmovilización de mercancías durante 16 días.

Además del incremento en el precio de los alimentos y sus repercusiones en la inflación, que según expertos podría llegar en sólo dos meses a la mitad de la meta de 3% prevista por el Emisor para el fin de año, el paro camionero también generó sobrecostos para el comercio internacional, graves traumatismos en la movilidad en el occidente de Bogotá y pérdidas para el comercio de esa zona.


LR consultó a distintos sectores afectados por la medida quienes plantearon lo que se debe aprender de uno de los paros más largos de los últimos años.

NO HAY COORDINACIÓN entre el Distrito y el Gobierno Nacional
La primera lección es que persiste una ausencia total de coordinación en los temas de importancia nacional entre las autoridades del Distrito y el Gobierno Nacional.

Los analistas plantean que si hubiera habido una mayor coordinación entre el distrito y el Ministerio de Transporte se hubieran evitado los bloqueos en las vías de la capital. Para el concejal de Bogotá, Carlos Galán "debió haber más coordinación entre las partes porque los temas del país sí competen a Bogotá y el paro de camioneros afectó sin duda la competitividad y el transporte de carga en la ciudad."

ERROR desmontar la Tabla de FLETES corriendo
El segundo gran error fue desmontar la tabla de fletes de un solo tajo. Según el director del Observatorio Económico de la Escuela de Ingenieros Julio Garavito, Eduardo Sarmiento "el Gobierno está improvisando mucho. La decisión de eliminar drásticamente la tabla de fletes obviamente llevaba a la quiebra a los pequeños transportadores e iba a favorecer a las grandes asociaciones que operan con menos costos. Se debió modificar la banda de los máximos y mínimos poco a poco", puntualizó Sarmiento.

El DIÁLOGO está por ENCIMA de la VIOLENCIA
En tercera instancia hay que aprender que el diálogo y la concertación deben estar por encima de las vías de hecho.

El presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), Jaime Sorzano señaló que aunque el Gobierno tiene todas las facultades para intervenir en el sector, debe hacerlo a través del diálogo. "Quienes lideraban el paro condujeron a una desestabilización que no debió ocurrir. Se hubiera podido tener una posición más adecuada sin quebranto del orden público y sin tantos costos para la ciudadanía", señaló Sorzano.
FALTÓ explicación sobre el NUEVO SISTEMA
Un cuarto punto para tener en cuenta fue la falta de explicación del sistema de libertad vigilada.

Para los expertos, la situación habría sido distinta si se hubiera socializado con mayor profundidad y desde el inicio la nueva medida. Sorzano considera que esto hubiera servido para evitar traumatismos en la transición entre el sistema de costos eficientes planteado por el Gobierno y la tabla de fletes que se mantiene vigente desde hace 14 años.

PRIMERO está el BIEN GENERAL
En quinta instancia, hay que establecer que el bien general no puede estar por encima del particular. Para el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, aunque todas las protestas son válidas la ciudadanía no debió resultar perjudicada sobre todo en el tema de la movilidad.
ALTOS precios del TRANSPORTE
En el mismo sentido, el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) Rafael Mejía manifestó su rechazo a las millonarias pérdidas para los productores agrícolas y señaló que el país está por fuera de otros mercados por los altos precios del transporte.

El Tintal, la zona más afectada por los bloqueos,
según la gerente del centro comercial Tintal Plaza, Yazmín Lombana, durante los cuatro días de bloqueos en el surocidente de Bogotá, la capital de Colombia, se dejaron de vender unos $2.000 millones, ya que el 80% de los locales tuvieron que cerrarse por seguridad. "A la huelga de los camioneros se sumó la delincuencia urbana, estudiantes, barras bravas y taxistas. El que quiere protestar por lo que sea se viene a esta esquina. La gente del Tintal esta cansada", señaló Lombana.

Opiniones
Rafael Mejía
Presidente de la SAC

"Los camioneros ganaron, el sector agrícola y pecuario perdió y el Gobierno le dio un manejo exótico. La falta del desmonte de la tabla de fletes nos quita competitividad".



José Manuel Restrepo
Rector del Cesa(Colegio de Estudios Superiores de Administración)

"La negociación era necesaria, pero perdonarle las multas a los camioneros es un mal mensaje para el país. Con esto se está propiciando la cultura del no pago".


Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más