lunes, 6 de septiembre de 2010

Patadas de ahogado, por Alberto Salcedo Ramos



Patadas de ahogado

Por Alberto Salcedo Ramos

La noticia –inaudita, bochornosa– le dio la vuelta al mundo: Ronald
Quintero, jugador del Deportivo Pereira, se desmayó en pleno
entrenamiento a causa del hambre. Llevaba varios días sin probar
bocado debido a que su equipo no paga sueldos desde
hace cuatro meses.

Días después, impactados aún por el desfallecimiento del
compañero, varios jugadores del Pereira se animaron a exponer
en público sus penurias: uno de ellos duerme en el piso porque
no ha podido comprar cama, otro está endeudado hasta el tuétano
con el tendero de la esquina, el de más allá no tiene ni
para pagar un pasaje en bus.

La situación, con algunas variaciones, es la misma en la
mitad de los equipos del torneo profesional colombiano, los
cuales estarían al borde de la quiebra definitiva. América
les adeuda a sus jugadores ocho meses de salario, y
además los tiene sin sistema de salud; Millonarios debe
cuatro meses; Santa Fe, tres.



¿Cómo fue que desembocamos en esta crisis? Los expertos
se refieren a la baja asistencia en los estadios –en promedio,
unos seis mil espectadores por partido– y a la precaria calidad de
nuestro fútbol. Me extraña que no mencionen a la cuadrilla de
narcotraficantes que durante los años 80 y 90 manejaron algunos
clubes como si fueran su caja menor y convirtieron el
campeonato en un antro de mala muerte: lavadero de dólares sucios,
soborno de futbolistas, intimidación de jueces, asesinato de un árbitro
y de varios jugadores, resultados viciados, finales amañadas,
presencia de por lo menos un director técnico de métodos
delincuenciales.


La invasión de estos personajes corrompió la
atmósfera y, por otro lado, generó una sensación de prosperidad que a
todas luces era falsa, porque no se compadecía con la triste realidad de
nuestra economía. No es gratuito que entre los clubes que hoy están
al borde de la extinción figuren algunos de los que le vendieron el
alma al diablo en aquellos años de vergüenza.


Desaparecidos los lujos ilusorios del pasado, el barco empieza a
hundirse. Quedamos en nuestra plata, en lo que casi siempre
hemos sido: un país de famélicos jugadores de potrero, un país
cuyo fútbol va de fracaso en fracaso. Cuando el dinero mal habido
no circula a raudales, ciertos dirigentes incompetentes quedan al
descubierto. Y los futbolistas, los pobres futbolistas, que son las
víctimas más vulnerables del desastre, se inmolan en cada
entrenamiento. Por estos días varios de ellos han confesado que
ya solo pueden comer cuando sus equipos, al jugar de visitantes, se
alojan en los hoteles. Al oírlos es inevitable evocar la vieja frase de
Alberto Morlachetti, el sociólogo argentino: “quien muere de
hambre, muere asesinado”.

Y así nos va: nuestros seleccionados nacionales no clasifican a los
mundiales, nuestros equipos en Copa Libertadores son eliminados
en la primera ronda, nuestro fútbol se afea cada vez más,
nuestros estadios se vacían. No recuerdo una crisis peor. En el fútbol
de hoy, duele decirlo, somos apenas una triste República Bananera,
un lugar en el que la mayoría de los dirigentes parecieran tomar
sus decisiones con los pies y los futbolistas ya solo dan patadas
de ahogado.


Analdex 2010. Desarrollar oferta para Asia: Javier Díaz

Nuestra colega Johamna Muñoz, quien hasta hace poco era la periodista del Diario La República en Barranquilla, está ahora en Bogotá.
Cambió el calor por el frío y está contenta con el cambio. Hoy nos regaló este trabajo con el presidente de Analdex, Javier Díaz
, con quien conversó sobre la situación de los exportadores y de la economía colombiana.

Analdex tendrá su Congreso No. 22 en Medellín donde estará el RADAR informando…

LuisEmilioRadaC
Pd:



Exportadores listos para su Congreso No. 22 en Medellín
"Debemos desarrollar una oferta exportable para ingresar a Asia", dijo Javier Díaz.
Por Johamna Muñoz Lalinde
jmunoz@larepublica.com.co

Bogotá. Solventar el fenómeno de la revaluación, continuar con la política de diversificación de mercados y desarrollar una oferta exportable para la inserción en Asia-Pacífico son algunas de las estrategias que se deben aplicar para que el sector.

Así lo hizo saber el presidente ejecutivo de Analdex, Javier Díaz, en diálogo con LA REPUBLICA, dos días antes de que se realice el XXII Congreso Nacional de Exportadores, que se desarrollará del 8 al 9 de septiembre en Medellín.

¿Qué manejo se le debería dar a la tasa de cambio?
El origen del problema es la abundancia de dólar, lo que hace que se torne barato. Lo que se observa es que la abundancia de la divisa se debe a varias causas no solo al fenómeno de la depreciación, sino que también hay unos temas como el fiscal, el endeudamiento externo, las regalías y la bonanza minero-energética que se deben abordar para evitar el daño que se pueda producir en el aparato productivo nacional y en las exportaciones.

¿Cuál sería el plan estratégico?
En el tema fiscal creo que se debe mirar la forma de generar un superávit primario. Si uno avanza en ese tema y en lo que tiene que ver con el manejo a las regalías, también lo hace en el manejo de ingresos extraordinarios del sector minero petrolero.
De esta forma, el Banco de la República tendrá márgenes para una mayor intervención en el mercado cambiario.
Bajo las políticas actuales, se observa que la revaluación seguirá y las perspectivas para este sector, particularmente aquellos distintos al minero-petrolero, no son positivas. La revaluación lo que causa es que el costo de la mano de obra y del valor agregado nacional se incremente y, por tanto, se deja de ser competitivo.

¿De cuánto es la pérdida?
Hoy tenemos una tasa de cambio cercana a los 1.800 pesos cuando debería estar por lo menos en 2.000 pesos, es decir, se tiene una diferencia próxima a los 300 pesos. Esa es la pérdida que tienen los exportadores, por cada dólar
. Entonces si se toman las cifras de exportación de los sectores no tradicionales que pueden estar por el orden de 20.000 millones de dólares, la perdida del sector es por lo menos de seis billones de pesos al año.

¿Cómo ve las relaciones con Venezuela?
Estamos avanzando y debemos entender que este es un proceso
. Una primera fase tiene que ver con el pago de la deuda pendiente. Sí se dan esos pagos se empieza a generar la confianza que nos permita definir cuáles serán las reglas de aquí en adelante. Nuestro interés es mirar la posibilidad de tener un acuerdo de complementación económica con ese país que defina esas reglas. Eso, más el de protección de inversiones, resulta esencial para generar la confianza.

Entonces, ¿Venezuela es irremplazable?
Lo que muestran las cifras es que es posible sustituir ese mercado
. Sin embargo, lo que se debe entender es que Venezuela es un mercado natural para Colombia, y que el país no puede renunciar a atenderlo.

¿Qué países han sustituido el mercado vecino?
Hemos superado gran parte del hueco que nos dejó la pérdida de ese mercado y hemos crecido en países como Brasil, Perú, Ecuador, Argentina, Chile, México
. También hemos llegado a otros donde no estábamos o teníamos poca presencia, entonces se ven crecimientos extraordinarios en Holanda, Italia, Suiza, EE.UU. (que se ha recuperado), España, China, el Reino Unido. La política de diversificación debe continuar.

Mercados en la mira...
Empieza a aparecer en el radar comercial de Colombia el tema de Asia-Pacífico, bajo la premisa de que somos parte de esa región
, tenemos buena parte de esa frontera con el Pacífico y creo que debemos mirar cómo vamos a articular de una mejor forma a esa costa.
¿Cómo lograr una inserción exitosa en Asia?
Tenemos que mirar como nos complementamos de forma articulada con los latinoamericanos que ya han logrado esa inserción. También tenemos que ver cómo desarrollamos una oferta exportable hacia esa Región, vemos que Colombia tiene buenas posibilidades en la parte agroindustrial y en el sector de servicios. Lo otro es lograr ampliar el número de empresas exportadoras.

Y el TLC con EE.UU...
Se debe mirar con realismo si hay alguna ventana para avanzar en ese acuerdo, sino tenemos que ver cómo logramos una prórroga de nuestras preferencias arancelarias.

Estrategia para el crecimiento
El presidente de Analdex, Javier Díaz, considera que Colombia tendrá una buena tasa de crecimiento en los próximos años. "Lo que hemos observado este año es que podemos tener una tasa más alta de lo que se había estimado a comienzos de 2010"
, dice. Sin embargo, considera que se debe buscar la forma que ese crecimiento sea más estructurado entre los diferentes sectores, que no esté concentrado en renglones como el minero-energético, lo que se convierte en un elemento clave para tener una armonía mayor en los sectores que componen la economía.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más