domingo, 16 de septiembre de 2012

Colombia. Constitución de 1991: Procuraduría General de la Nación



Esto es delicado…

El Procurador tiene más poder de lo creen los colombianos.

Por eso es que Alejandro Ordóñez se ve seguro, como si nadie lo pudiera derrotar.

Y en eso creo que se está equivocando.

Los excesos son malos. Y eso está demostrado.

Les voy a recordar el poder que tiene como funcionario. Poderes que no los tiene en su oficina, ni en su casa. Ni se los entregaron en una tarjeta de crédito. Se los entregó la misma Constitución de 1991 que debemos  respetar todos los colombianos. Por eso yo no estaba de acuerdo con la reelección de Uribe. Esa carta hay que respetarla, porque ese irrespeto nos puede costar muy caro.

Y lo duro es que él se puede quedar en ese puesto hasta que se muera… El tema es bien delicado, como digo…

RADAR,luisemilioradaconrado

La Procuraduría General de Colombia es uno de los organismos autónomos de Colombia que se encargan de representar los intereses civiles ante el Estado colombiano, ello junto a la Personería y la Defensoría.
Sus funciones se amparan en las estipulaciones de los artículos 275, 276, 277, 278, 279, 280, 281, 282, 283 y 284 de la Constitución del 1991.
Ante irregularidades, éste organismo es autónomo en el ejercio de sus investigaciones y en la ejecución de sus determinaciones.
Su máximo representante, es el Procurador General de la Nación que es elegido por el Senado a partir de un terna conformada por los candidatos del poder ejecutivo, judicial y el Consejo de Estado para ejercer por un periodo de cuatro años,
con posibilidad de reelección indefinida y contando con el apoyo de al menos uno de los sufragantes.

La Constitución de 1991

La Constitución de 1991 le da a esta entidad un carácter de órgano autónomo frente a las demás ramas de control y dirigido por el procurador general de la nación. Se sustituyen los fiscales de distrito por procuradores delegados y agentes del ministerio público para ejercer control sobre los servidores públicos, incluidos los elegidos por votación popular. También es creada una nueva rama del Ministerio Público: La defensoría del pueblo que es la encargada de velar por el cumplimiento de los Derechos Humanos

Objetivos y funciones

La Procuraduría General de la Nación, es la Entidad que representa a los ciudadanos ante el Estado. Es el máximo organismo del Ministerio Público, conformado además por la Defensoría del Pueblo, la Personería.
Conformada por 3.400 servidores, la Procuraduría tiene autonomía administrativa, financiera y presupuestal en los términos definidos por el Estatuto Orgánico del Presupuesto Nacional.
Es su obligación velar por el correcto ejercicio de las funciones encomendadas en la Constitución y la Ley a servidores públicos y lo hace a través de sus tres funciones misionales principales:

La función preventiva
Considerada la principal responsabilidad de la Procuraduría que está empeñada en “prevenir antes que sancionar”, vigilar el actuar de los servidores públicos y advertir cualquier hecho que pueda ser violatorio de las normas vigentes, sin que ello implique coadministración o intromisión en la gestión de las entidades estatales.

La función de intervención
En su calidad de sujeto procesal la Procuraduría General de la Nación interviene ante las jurisdicciones Contencioso Administrativa, Constitucional y ante las diferentes instancias de las jurisdicciones penal, penal militar, civil, ambiental y agraria, de familia, laboral, ante el Consejo Superior de la Judicatura y las autoridades administrativas y de policía. Su facultad de intervención no es facultativa sino imperativa y se desarrolla de forma selectiva cuando el Procurador General de la Nación lo considere necesario y cobra trascendencia siempre que se desarrolle en defensa de los derechos y las garantías fundamentales.

La función disciplinaria
La Procuraduría General de la Nación es la encargada de iniciar, adelantar y fallar las investigaciones que por faltas disciplinarias se adelanten contra los servidores públicos y contra los particulares que ejercen funciones públicas o manejan dineros del estado, de conformidad con lo establecido en el Código Único Disciplinario ó Ley 734 de 2002.
 
PD: ese son reclamos de Mabel Gasca
RADAR,luisemilioradaconrado
 

El Procurador: de fanático a corrupto, por Daniel Samper Pizano



Revisemos también lo que está diciendo Daniel Samper…
¿Quién nos va salvar entonces?
Si el procurador es como es. Entonces, ¿quién nos podrá salvar?
Daniel Samper Pizano tiene datos y fuentes de alta credibilidad.
También los tiene Piedad Córdoba, que hace poco dijo: “El procurador, creo que está enamorada de mí”, con un sonrisa pícara...

RADAR,luisemilioradaconrado
 
El Procurador: de fanático a corrupto
Los atropellos a derechos fundamentales de las ciudadanas y su clientelismo reelectoral deberían impedir que Ordoñez siga en el cargo.

El magistrado Alejandro Ordóñez se lanzó hace cuatro años como candidato a la Procuraduría. En ese entonces su hoja de vida revelaba manchas que en un país menos "clientelizado, burocratizado y lagartizado" que el nuestro le habrían impedido aspirar a un cargo tan poderoso: miembro de una secta católica de extrema derecha, incendió libros y escribió feroces panfletos contra los homosexuales. Por razones que se atribuyen a promesas de puestos y de mano indulgente, alianzas políticas -el inefable uribismo, la godarria conservadora, la godarria liberal-, solidaridad regional -ay, mi admirado Horacio Serpa- y enajenación pasajera -ay, don Gustavo Petro- Ordóñez consiguió el respaldo del Congreso y fue elegido.
Durante este período, realizó algunas cosas buenas -¿qué tal que no?-, pero se ha convertido en pertinaz violador de los derechos relacionados con la sexualidad femenina y ha sido fiel a su naturaleza sectaria: por hechos semejantes y a partir de pruebas ilegales, condenó a su contradictora Piedad Córdoba a inhabilidad política de 18 años -luego le agregó otros 14- y bendijo en cambio al exembajador Jorge Visbal Martelo, que ahora afronta un proceso penal por vínculos con paramilitares.
 
Ordóñez empezó su carrera política como fanático y está continuándola como corrupto. El diccionario define así la corrupción: "En las organizaciones, especialmente en las públicas, práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores". Juraría que el Procurador no ha obtenido provecho económico indebido de su gestión. Pero de otra índole, sí: utiliza su alto rango estatal en favor de su reelección y de sus ideas religiosas y políticas, mientras atropella derechos fundamentales de millones de ciudadanas.
De lo primero da cuenta el jurista Rodrigo Uprimny, quien lo acusa de violar el artículo 126 de la Constitución, que prohíbe a los funcionarios estatales colocar como empleados a sus familiares y a los de "servidores públicos competentes para intervenir en su designación". Es sabido que en la Procuraduría trabajan cónyuges, amantes y diversos parientes de magistrados de la Corte Suprema, que candidatizó a Ordóñez, y de parlamentarios que lo elegirán. La esposa del presidente del Congreso acaba de renunciar como procuradora delegada luego de que la periodista Cecilia Orozco denunció el hecho (El Espectador, 9/11/2012). Daniel Coronell ofrece más nombres y cargos en su columna (Semana, 9/1/2012).
Aún más escandaloso que el montaje clientelista es la persecución de las mujeres que, afincadas en sentencias de la Corte Constitucional, solicitaron un aborto con causa legal o pidieron recetas de Misoprostol (píldora para después del coito). Ordóñez y su jauría demandaron o amenazaron con demandar a varias de ellas, intimidaron a médicos y clínicas y mintieron al decir que el Gobierno adelantaba campañas masivas de aborto. Muchos facultativos, asustados, dejaron de atender casos cuyo desenlace sería interesante conocer.
Esta semana, la Corte Constitucional respaldó a las mujeres, amonestó de nuevo al Procurador, le ordenó rectificar sus mentiras y señaló: "Es inaceptable que la Procuraduría desarrolle su función preventiva en contravía de la jurisprudencia constitucional y utilizándola para amenazar el ejercicio de los derechos fundamentales".
Ordóñez puede profesar el credo que quiera, pero no es tolerable que lo propague y aplique en contra de las leyes colombianas. Eso es corrupción. Por mucho menos, él ha inhabilitado la carrera pública de políticos adversarios. Ahora anuncia un proyecto de ley para obligar a que los periodistas informemos de determinada manera sobre niños y jóvenes.
Que Dios nos ampare... pero sin intermediarios.
ESQUIRLAS. Me alertan amigos opitas contra el convenio entre CorMagdalena y una firma china para "aprovechar" el río Magdalena. Según ellos, convertirá al Huila en un mar interior. ¿Quién fiscaliza este proyecto?

Daniel Samper Pizano
cambalache@mail.ddnet.es

Colombia. Las preocupaciones y reclamos de Mabel Gasca.


 
Mabel Gasca es una flaca que me encanta.

Es comunicadora, pero no solamente sabe y habla de comunicación, sino de religión.
La he escuchado recitar pasajes de La Biblia que yo no conozco. 

Pero también escribe de Carnaval. Le gustan las fiestas que nos gustan a nosotros y es una excelente bailadora… Yo he bailado con ella…

Vivió muchos años en Australia y conoce historia que los otros colombianos no entendemos… Pero siento que la estamos dejando sola. 
Ella se pronuncia. Escribe en las redes sociales sobre las injusticias que se presentan en nuestro país y parece que a nadie le importa, como dice ella.

¿Por qué no revisamos esto que está pasando en Colombia y lo que está diciendo Mabel?.
Estamos hablando de nuestra nación, de nuestros intereses como ciudadanos... Sería saludable hacer ese ejercicio.

Un abrazo para ella…

RADAR,luisemilioradaconrado

Las preocupaciones y reclamos de Mabel Gasca



 
Nuevamente el gobierno, las Cortes, el Congreso y la Fiscalía se unen para robarnos. Esta vez a través de la reelección del Procurador Alejandro Ordóñez. 
Todos quieren reelegir a Ordóñez porque así garantizan que los robos que hicieron en la Dirección Nacional de Estupefacientes, en Cajanal, en la Salud, en la DIAN, en el carrusel de las contrataciones del IDU y las Cárceles, el carrusel de las pensiones en la Corte, en Agroingreso Seguro y las investigaciones de 70 políticos involucrados en parapolítica, queden impunes.
Y esos son los robos que me vienen ahorita a la memoria porque hay más. Obligaron a renunciar al único magistrado decente, al que investigaba la parapolítica, y nombraron a otro que es experto en inhibirse y en absoluciones. Todo el muñeco ya lo tienen montado, listo. Lo que no pudieron hacer con la Reforma a la Justicia ahora lo van a hacer con el Procurador Ordóñez.
En otras palabras ellos pueden delinquir a sus anchas porque saben que no van a ir a la cárcel y no van a devolver un peso de lo robado. Y los colombianos pelotas, pagando impuestos.

Y todo esto ocurre en las narices de los colombianos que ni se inmutan. Les vale lo que pone la gallina. Ellos están en cualquier otra vaina que no les obligue a pensar demasiado. Si esto ocurriera en un país serio los ciudadanos se levantarían y tumbarían el gobierno o por lo menos pedirían justicia. Pero no, nada.
¿Dónde está la gente decente, la gente honesta, la gente honrada, la gente con principios?
O es que todos comen de las migajas que dejan caer los pocos que sí se están enriqueciendo con la plata que debía ser y es de todos los colombianos.

Pd: ¿qué tanta razón tiene Mabel?

RADAR,luisemilioradaconrado
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más