domingo, 23 de abril de 2017

FRANCIA. Macron se enfrenta a Le Pen como favorito en la segunda vuelta

Ganó Emmanuel Macron -23.7%- en Francia. 
Segundo lugar, Marine Le Pen -21.9%.

Se enfrentarán el próximo 7 de mayo.

En el RADAR vamos a estar atentos.

El preferido es Macron, sin embargo, los seguidores de Le Pen están listos para el combate.

RADAR,luisemilioradaconrado

@radareconomico1


Macron se enfrenta a Le Pen como favorito en la segunda vuelta

El candidato europeísta y liberal recibe el apoyo del conservador Fillon y el socialista Hamon 

RADAR. Ganó Macron -23.7- Le Pen -21.9- Elecciones 7 de mayo
Por primera vez, en casi 60 años, la derecha estará ausente de la segunda vuelta y no habrá representantes de los dos grandes partidos.
losandes.com.ar

La elección será diáfana, sin riesgo de confusión ni puntos de conexión entre los aspirantes, dos propuestas antagónicas para el futuro de Francia y de Europa. Emmanuel Macron, del nuevo partido En Marcha!, es el más votado en la primera vuelta de las elecciones francesas de 23 de abril. Le sigue Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional. Ambos se enfrentarán en la segunda vuelta, el 7 de mayo. El próximo presidente será o bien un exbanquero con escasa experiencia y un mensaje europeísta y liberal, o la heredera de la ultraderecha, partidaria de salir de la Unión Europea

Macron parte como claro favorito para la segunda vuelta, según los sondeos, y ha recibido el apoyo de sus rivales socialista y conservador. El izquierdista Mélenchon, en cambio, eludió pronunciarse.

La clasificación de Macron, de 39 años, y Le Pen, de 48 años, en la primera vuelta de las elecciones deja fuera a las dos grandes familias políticas francesas —la socialista y la gaullista— por primera vez desde que se fundó la V República en 1958. Pone cara a cara a dos candidatos que reniegan de la etiqueta izquierda y derecha y aspiran a ser transversales. Aunque Le Pen esté genética y filosóficamente adscrita a la tradición de la derecha extrema autóctona. Y aunque sea indisimulable la filiación de Macron —criado políticamente en el Elíseo del presidente saliente François Hollande— con el centroizquierda socialista, una especie tercera vía a la francesa.

En los minutos posteriores al anuncio de los resultados, Macron recibió una catarata de apoyos en vistas a la segunda vuelta, procedentes de la izquierda pero también, significativamente, de Los Republicanos del conservador François Fillon, el gran derrotado de la noche. El propio Fillon, los exprimeros ministros Alain Juppé y Jean-Pierre Raffarin, o barones regionales de la derecha como Christian Estrosi declararon que votarían a Macron, adversario hasta esta misma noche, para frenar a Le Pen. La movilización en favor del candidato de En Marcha! hace presagiar la formación de un frente republicano —una amplia coalición de izquierdas, centro y derecha contra la extrema derecha— para evitar la victoria del Frente Nacional.

La final Le Pen-Macron abre la incógnita sobre qué mayoría parlamentaria dispondrá el próximo presidente. Gane quien gane, no está claro que sus partidos tengan la suficiente tracción para conseguir los diputados necesarios para gobernar en las elecciones legislativas de 11 y el 18 de junio.


Comienzan dos semanas de campaña intensa en la que se chocarán dos visiones opuestas sobre el futuro de Francia, Europa y el mundo. El pulso reproduce el de junio de 2016 en Reino Unido entre los partidarios de continuar en la UE y los partidarios de abandonarla, y el de noviembre del mismo año en EE. UU. entre la candidata demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.
Es la misma fractura que atraviesa las sociedades occidentales en la complicada década posterior a la gran recesión. Según el país, y según el color ideológico de quien formula en análisis, adopta una definición distinta, pero las líneas divisorias son las mismas. Pueblo contra élites; perdedores contra ganadores de la globalización; campo contra ciudades; personas sin y con educación superior; nacionalismo contra internacionalismo; repliegue y apertura; intervencionismo económico y liberalización suave.

Los sondeos elaborados antes de la elección de esta noche pronosticaban, en caso de un enfrentamiento de Le Pen y Macron en la segunda vuelta, una victoria amplia de Macron. Pero la clasificación de ambos puede transformar la dinámica de una campaña en la que hasta ahora participaban once candidatos. Le Pen y Macron deberán esforzarse por ampliar el campo, seducir a votantes de otros candidatos para sumar el 50% de votos más 1 necesarios para convertirse en el próximo presidente de Francia. En los próximos días se espera que Hollande pida el voto por Macron y que los candidatos derrotados se pronuncien y eventualmente se sumen a la campaña de uno de los finalistas.
 
Macron, por su posición central en el tablero, lo tiene más fácil para atraer tanto a votantes de la izquierda como de la derecha. Contará con el aval de buena parte del establishment económico y político, y del amplio espectro de votantes que ven al FN como a un partido apestado, de corte casi fascista. Si en 2002, cuando Jean-Marie Le Pen pasó por sorpresa a la segunda vuelta, millones de votantes de izquierda votaron al derechista Jacques Chirac y le dieron la victoria más holgada en la historia de la V República, esta vez podría ocurrir algo similar.
 
La final Macron-Le Pen supone en todo caso una ruptura en el sistema, un rechazo, cada uno con una óptica distinta, a la clase política que ha regido el país desde hace décadas. Hace un año parecía que en estas elecciones se enfrentarían figuras como el presidente Hollande o su antecesor Nicolas Sarkozy. Finalmente serán las del cambio de guardia en la V República.

Macron, que fue banquero en Rotschild y ministro de Economía con Hollande, es un recién llegado en la escena política, un desconocido hasta hace dos años por el gran público que se ha saltado todas las etapas requeridas para un aspirante presidencial. Su victoria le convertiría en el presidente más joven de la V República. Supondría una renovación generacional, un nuevo estilo. La victoria de un exbanquero europeísta, favorable a la globalización, liberal y apoyado por el establishment de su país obligaría a revisar el relato sobre la ola populista en las sociedades occidentales.
Le Pen, aunque su apellido sea una presencia pública desde los años cincuenta y aunque cuenta con el respaldo de millones de franceses, ha sido excluida de los círculos del poder. Si ganase, el cambio de guardia sería lo menos significativo. Con un presidente favorable a la salida de la UE y del euro, al cierre de las fronteras a la inmigración, Francia, y Europa, entrarían en territorio desconocido.


El sistema de grandes partidos, en crisis
Ni socialistas ni conservadores: la crisis de los grandes partidos ha llegado a Francia. Las dos grandes familias políticas que han articulado la Francia de la V República —la izquierda no comunista de la SFIO primero y el PS después, y la coalición del gaullismo y otras expresiones del centroderecha, hoy con el nombre de Los Republicanos— quedaron fuera de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Es la primera vez que ninguna de estas dos familias logra disputar la presidencia de la República. En dos ocasiones, 1969 y 2002, los socialistas faltaron a la cita. En 1969 su candidato, el alcalde de Marsella Gaston Defferre, sacó poco más de un 5% de votos, por detrás de los candidatos gaullista, centrista y comunista. En 2002, el entonces primer ministro Lionel Jospin quedó fuera de la segunda vuelta, superado por el presidente Jacques Chirac y el candidato del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen. Los conservadores han estado en todas las segundas vueltas, fuese con candidatos gaullistas o del centroderecha como Valéry Giscard D'Estaing en 1974 y 1981. Se abre ahora una crisis profunda, quizá una refundación o una escisión, para el PS de Benoît Hamon, desgarrado por el flanco izquierdo por La Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon, y por la derecho por la empuje del centrista Emmanuel Macron. En Los Republicanos comienza otra batalla en la que desde viejas glorias como el expresidente Nicolas Sarkozy hasta valores emergentes como varios barones regionales reclamarán el derecho a influir. La derrota del PS y Los Republicanos es una victoria del 'dégagisme' (de dégager, largarse), la peculiar versión francesa --radical en el caso de Marine Le Pen, suavizada por la continuidad con el sistema en el de Macron-- del 'que se vayan todos', la voluntad de recambio del personal gobernante.




 



Día del Idioma Español: ¿Por qué se celebra hoy?

Es bueno recordar porqué se celebra hoy el Día del Idioma.
Y quien era Miguel de Cervantes, ya que su obra, "El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha", es el libro más editado y traducido de la historia después de la Biblia.
Sufiente para destacarlo todos los años...

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

Día del Idioma Español: ¿Por qué se celebra hoy?

Te contamos en honor a quién es este festejo


¿Por qué se celebra hoy el Día del Idioma?

El 23 de abril se celebra el Día Mundial del Idioma Español, en honor al escritor español Miguel de Cervantes.

Cervantes murió en 1616, el 22 de abril. Pero, según la costumbre de la época, se registró su muerte el día de su entierro, el 23 de abril, por lo que históricamente se tomó esa fecha para conmemorar su fallecimiento.



En 2010, la ONU decidió celebrar su diversidad cultural y multilingüismo a través del establecimiento de los "Días de las lenguas" para sus seis idiomas oficiales, dentro de los cuales está el español, el francés, chino, inglés, ruso, y árabe.
 
Para celebrar el idioma español, la ONU eligió la fecha en la que se conmemora la muerte de Cervantes.

El objetivo del día es divulgar "la historia, la cultura y el uso del español como idioma", según indica el sitio oficial de las Naciones Unidas.

Cervantes está considerado la máxima figura de la literatura española. Fue novelista, poeta, dramaturgo y soldado. Y autor de "El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha", una de las mejores obras de la literatura universal, y el libro más editado y traducido de la historia después de la Biblia.

Los 11 candidatos en las elecciones francesas

Francia está en plenas elecciones.

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
Los candidatos en las elecciones de Francia. Foto: EFE
Los candidatos en las elecciones de Francia. Foto: EFE

Elecciones en Francia

Los 11 candidatos en las elecciones francesas

Agencias | Redacción
20/04/2017 

Nueve hombres y dos mujeres aspiran a gobernar Francia. Los favoritos son Marine Le Pen, Emmanuel Macron, François Fillon, Benoît Hamon y Jean-Luc Mélenchon.
Los candidatos en las elecciones de Francia. Foto: EFE
Los candidatos en las elecciones de Francia. Foto: EFE
François Fillon
El conservador François Fillon era el principal favorito para ganar las elecciones, hasta que estalló el escándalo al conocerse que su esposa había estado cobrando un sueldo parlamentario sin hacer un trabajo efectivo y fue imputado judicialmente.
Si es elegido presidente, gozará de inmunidad durante al menos cinco años. Si no, es previsible que deba rendir cuentas ante la justicia por malversación de fondos públicos, entre otros delitos.
Marine Le Pen
Marine Le Pen ha pasado los últimos años lavando la cara del partido de ultraderecha que heredó de su padre, para convertirse en el rostro amable de un movimiento que no ha dejado de ascender electoralmente hasta el punto de llegar a ser el partido más votado de Francia.
A sus 48 años, en su segunda campaña presidencial, esta convencida "eurófoba" está cerca de recolectar los frutos de esa catarsis si, como le auguran las encuestas, alcanza la segunda vuelta de las elecciones.
Emmanuel Macron
Joven, guapo e inteligente, con aspecto de yerno perfecto y de primero de la clase, el exministro de Economía se ha convertido a sus 39 años en el favorito para presidir Francia durante los próximos cinco años, según los sondeos.
Hace solo un año era todavía un semidesconocido ministro de Economía que apenas había logrado sacar adelante una tímida ley liberalizadora y que se distinguía más por sus salidas de tono que por su influencia sobre las arcas del país.
Jean-Luc Mélenchon
Cuando en 2008 Jean-Luc Mélenchon cerró de un portazo 30 años de militancia en el Partido Socialista (PS) nadie imaginó que el histriónico senador que azotaba con su conciencia progresista la vida del partido se convertiría en una figura esencial de la izquierda gala.
Como Syriza en Grecia o Podemos en España, Mélenchon representa la corriente más radical de la izquierda, aunque a diferencia de los líderes de esos dos movimientos su carrera política se ha hecho en el seno del PS.
El político, que a sus 65 años afronta su segunda campaña presidencial, ha comprobado que, desprovisto del lastre de todo aparato, tiene un gran tirón electoral.
Benoît Hamon
El exministro de Economía Social y de Educación de Hollande ha sido otra de las sorpresas de estas elecciones. En las primarias se impuso a sus rivales, entre ellos Manuel Valls, con un programa de izquierdas.
Hamon ha conseguido el apoyo de Los Verdes, cuyo candidato, Yannick Jadot, retiró su candidatura para apoyarle.
Nathalie Arthaud
Esta profesora de Economia se presenta por segunda vez a las elecciones presidenciales como candidata del partido de extrema izquierda Lucha Obrera. Los sondeos le otorgan un apoyo del 1%.
François Asselineau
Asselineau es el candidato del partido Unión Popular Republicano, formación elitista que fundó en 2007 y que aboga por la salida de Francia de la Unión Europea.
Jacques Cheminade
Con 75 años, es el candidato mayor de estas elecciones. Se presenta al frente de Solidaridad y Progreso con un programa que aboga, entre otras cosas, por la salida de Francia de la UE y de la OTAN y por la colonización de la Luna.
Nicolas Dupont-Aignan
Fue  miembro del UMP de Sarkozy y ministro en varios gabinetes conservadores en los años 90. El candidato de Debout La France se define como un punto medio entre Le Pen y Fillon y defiende la salida de Francia de la UE.
Jean Lassalle
Lassalle, antiguo pastor de ovejas, se presenta por primera vez a las elecciones al frente del movimiento Resistamos y se define como el “defensor de los territorios rurales y de una ecología humanista”.
Philippe Poutou
Mecánico y sindicalista, el líder del Nuevo Partido Anticapitalista concurre por segunda vez a las elecciones francesas. Tratará de lograr apoyos en la extrema izquierda ocupada por Mélenchon.

ES NOTICIA

Elecciones en Francia 2017, últimas noticias en directo

Elecciones en Francia.

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

Elecciones en Francia 2017, últimas noticias en directo

Un 28,54% de los electores franceses ha votado a mediodía, un porcentaje ligeramente superior a las elecciones de 2012 a la misma hora

Carteles electorales de las elecciones francesas
Sigue en directo la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Según todas las encuestas, de los 11 aspirantes, cuatro tienen posibilidades de ir a la segunda vuelta el 7 de mayo: el centrista Emmanuel Macron (En Marcha!), la ultraderechista Marine Le Pen (Frente Nacional), el conservador François Fillon (Los Republicanos) y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa). A las 12.00, se ha conocido el primer dato de participación: un 28,54% de los electores ya ha votado, un porcentaje ligeramente superior a las elecciones de 2012 a la misma hora. Todos los aspirantes ya habían acudido a las urnas a mediodía. A las 17.00 se conocerá un nuevo dato de participación y los primeros resultados llegarán a partir de las 20.00, cuando cierran los colegios.
avatar
EL PAÍS
Votar un día antes, por la diferencia horaria. Centenares de miles de franceses ya acudieron el sábado a las urnas en Estados Unidos y Canadá, donde se ha registrado un aumento de los votantes inscritos y en donde algunos franceses, especialmente en Montreal, tuvieron que esperar entre dos y tres horas para depositar su voto, según informa Efe. La diferencia horaria ha hecho que voten un día antes que sus compatriotas en Francia. En la imagen, las colas en el Collège Stanislas de Montreal. Foto: Dario Ayala (Reuters)
avatar
Alex Vicente
Anatomía de un folleto electoral. Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional (extrema derecha). Su lema: “Volver a poner a Francia en orden”. Su medida estrella: Referéndum para salir de la Unión Europea y del euro. La frase: “Dejen de escuchar a quienes multiplican sus promesas en periodo electoral pero, una vez electos, hacen exactamente lo contrario”. Su pronóstico: 21,5-23%, según los sondeos.
avatar
EL PAÍS
Segundo dato de participación. A las 15.00, un 69,42% de los electores franceses había acudido a las urnas, un punto menos (1,17%) que en los comicios de 2012, según el Ministerio del Interior francés. Las elecciones de hace cinco años acabaron con una participación de casi el 80%
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más