jueves, 19 de junio de 2014

Diez cosas locas de Corea del Norte, según uno de sus poetas más famosos

Diez cosas locas de Corea del Norte, según uno de sus poetas más famosos

Fotografía cedida sin fechar facilitada ayer, 5 de junio, por el Rodong Sinmun que muestra al líder norcoreano, Kim Jong-un (c), y su esposa, Ri Sol-ju, durante una visita a la granja Taedonggang y una fábrica procesadora en Pyongyang (Corea del Norte). EFEFotografía cedida sin fechar facilitada ayer, 5 de junio, por el Rodong Sinmun que muestra al líder norcoreano, …
Jang Jin-sung era un poeta célebre en Corea del Norte. Gracias a un poema épico que gustó al presidente Kim Jong-il, entró a formar parte de los “Admitidos”, el escogido grupo de norcoreanos que habían tenido trato cercano con el líder.
En 2004, debido a un desliz con un libro extranjero, tuvo que huir del país. Ahora se publica en inglés Dear Leader [Querido Líder], donde cuenta sus recuerdos y escapada. Jang vive en Corea del Sur. Hay muchos relatos de exiliados norcoreanos, pero menos de “Admitidos”.
Como siempre con Corea del Norte, nadie puede confirmar que todo sea verdad, pero hay pocas anécdotas en el libro que exageraciones. La mayoría encaja con las historias de otro desertor cercano a Kim, su cocinero Kenji Fujimoto. También es creíble por lo que vi cuando estuve allí. Sus palabras son más piezas para construir un puzle más preciso de la vida norcoreana. Destacan estas diez cosas.
1. Solo hay dos (o tres) ciudadanos de primera. Jang Jin-sung se acostó un día a medianoche. Al rato sonó el teléfono, era el primer secretario del Partido: “Es una citación extraordinaria”, le dijo. A la 1 de la mañana debía estar en el trabajo vestido con traje. Allí había otras figuras de su Ministerio; trabajaba en el Departamento de Propaganda.
En el patio de la oficina, unos soldados irreverentes les metieron en dos furgonetas con las cortinas de las ventanas corridas. A las 4 de la mañana llegaron a una estación de tren:
Estamos en Yongsung, una Estación de Primera Clase. En una población de 20 millones de personas, hay solo dos Ciudadanos de Primera Clase: Kim Il-sung y Kim Jong-il [los dos presidentes que había tenido Corea del Norte hasta entonces; ahora habrá un tercer Ciudadano de Primera: Kim Jong-un]. Las estaciones de primera están reservadas solo para su uso, y hay docenas por todo el país. Los techos de las estaciones están camuflados de verde para que sean difíciles de detectar desde los satélites. A nivel de suelo, los edificios no tienen carteles y están rodeados por altos muros.
Tras el tren -en el que viajaban solo siete civiles junto a los soldados-, tomaron otra furgoneta y entonces una lancha. “¿Es de la Marina?”, preguntó Jang. Un soldado le respondió que no, que la Marina no tiene embarcaciones tan rápidas. Era del cuerpo que vigila a Kim Jong-il.
Como con todos los dictadores, suele ser un cuerpo de élite, mejor preparado, con más medios y más leal qu el ejército común. Llegaron al destino a las 8.30h. Aún les harían esperar cuatro horas para ver al General.
2. Kim Jong-il, el segundo botón y su perrito. Anunciaron la llegada del General. Unos soldados rociaron con spray la silla donde se iba a sentar Kim (¿limpiador, refrescante, desinfectante?) Les dieron dos intrucciones: lavarse las manos antes de saludarle y no mirarle a los ojos, sino al segundo botón de la chaqueta.
Antes de Kim apareció su perrito, un bichón maltés. Kim llevaba sus zapatos con tacón y suela gruesa. Mientras comía se los quitó con discreción. Cuando llamó a Jang, lo vio, y recuerda: “¡El general sufre de pies hinchados! Siempre había creído que era divino, que ni siquiera necesitaba ir al baño”. Kim tampoco llamaba a nadie “camarada”, sino “tú” o “chico”. Es decepción tras decepción.
Una banda con una cantante tocó en directo una canción tradicional rusa. Kim lloró de presunta emoción. Jang vio de repente cómo los otros invitados también lloraban: “Tengo que llorar. Llevo una vida de lealtad al General. No una lealtad de pensamiento y obra, sino obediencia leal del alma. Debo llorar como mis camaradas”. Y lloró.
3. Las lucecitas y el cáliz. En Oriente las luces de colores gustan mucho. Kim Jong-il les da un curioso uso cursi:
Cada vez que traen un plato, las luces de la sala cambian a un fantasmal nuevo color. Cuando sale el plato de verduras, las luces pasan de un verde césped vivo a un morado suave: con la carne, pasan de rosa a rojo fuerte. Es sorprendente descubrir que las luces pueden formar parte de la presentación de una comida. Con el pescado, la bandeja lleva una purpurina tan espectacular que no puedo probar la comida.
Jang usó su copa para brindar con el general. Como un cáliz sagrado, una vez vuelva a su vida cotidiana, esa copa irá destinada al lugar más selecto de la casa.
4. Las chicas de la Sección 5. Las jóvenes vírgenes tienen su papel en Corea del Norte. Jang huyó del país con un miembro de la corte íntima de Kim, un músico. Así cuenta el proceso de selección de las niñas, conocidas como División de la Alegría (o “Joy Division” en inglés, como el grupo de música):
Todos los asuntos privados de Kim los lleva la Sección 5 de la Oficina del General. Por eso en Corea del Norte a las chicas guapas se las llama “de la Sección 5”. Tenemos personal en cada distrito y ciudad, y parte de sus obligaciones es buscar en los colegios de niñas a las más guapas. Solo escogen de 13 años, que es la edad cuando muchas empiezan a menstruar. Tras la selección las chicas pasan revisiones médicas anuales para enfermedades y comprobar si son vírgenes aún. A los 16 años, se hace una selección de entre todas. Las que quedan las enviamos a un curso de un año y luego a las casas de vacaciones o de caza que Kim tiene por todo el país. Reciben sus destinos a los 17 y terminan su servicio a los 24. La mayoría acaba en matrimonios preparados con guardias o con funcionarios con destinos en el extranjero. Otras llegan incluso a ser dirigentes.
La División de la Alegría no es solo sexo. Había muchos modos de divertir a Kim. Una de sus ocupaciones era por ejemplo organizar combates de boxeo entre las chicas.
Kim tenía otro grupo de hombres que hacían un trabajo raro para él. Jang sabe todo esto porque el hermano de un amigo trabaja en este instituto:
El Instituto de Ciencias Fundacional es el cuerpo académico dedicado al estudio de la salud del Querido Líder. Tres mil investigadores trabajan allí. Planean y preparan medicamentos y platos diseñados específicamente para alargar la longevidad de Kim Jong-il. Para comprobar los efectos de los medicamentos y platos, tienen una unidad de pruebas hecha por hombres seleccionados en todo el país con quienes Kim comparte enfermedades y físico.
Quizá tanta planificación puede tener algo que ver con el extendido uso de la marihuana entre las élites norcoreanas.
5. El rol previsible del escritor. Jang era escritor en Corea del Norte. Su labor era escribir libros que ensalzaran la patria y preparar textos para enviar por canales misteriosos al extranjero -sobre todo a Corea del Sur- que dieran una imagen positiva del país.
Su labor como escritor tenía poco que ver con lo que se entiende en Occidente. La inspiración, como todo, no venía del individuo, sino del Partido: “Cualquiera que escriba una obra que no haya sido asignada al escritor por el Comité Central del Sindicato de Escritores es por definición culpable de traición”. Luego debe ser aprobada.
Es interesante cómo Corea del Norte pasó del género más tradicional que le gustaba sobre todo al presidente fundador Kim Il-sung -la novela-, a la poesía. Había una razón de peso: Kim Jong-il prefería los versos. Pero hubo algo que forzó la renovación: la escasez de papel cuando la economía norcoreana se hundió en los 90.
6. Los libros numerados. Jang comenzó a ver el régimen con alguna suspicacia tras poder acceder a los poemas de Lord Byron. El libro estaba publicado en una colección llamada “de las 100 copias”: en todo el país solo había 100 ejemplares y estaban numerados. Los libros con el número 1 son para Kim. El reto a continuación era conseguir los números de una sola cifra. Muchos aspectos de la vida en Corea del Norte están regidos por una loca manera de estar cerca del líder: los números de unos libros también sirven.
Jang pudo acceder a Byron porque su padre era un alto cargo en el partido. El resto de su vida de elite y llena de ventajas proviene de esa estirpe. Para su salida de Corea del Norte, en cambio, su familia no puedo hacer nada. Ni se enteraron.
Su trabajo en Propaganda, hacía que tuviera acceso a libros extranjeros. En algunos que venían de Corea del Sur se hablaba de los Kim. Incluso esos libros tenían páginas censuradas con tinta negra, pero podían leerse al trasluz.
Jang sacaba esos libros del Ministerio para dejárselos a un amigo. Un día su amigo olvidó la mochila en el metro con uno de esos libros prohibidos. Era delito de traición. Al día siguiente, sin decir nada a nadie, ambos cogían el tren hacia la frontera china. Una parte importante del libro es el relato de esa huida.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un (c), saluda al final de un desfile militar conmemorativo del centenario del nacimiento del fundador del país, su abuelo Kim Il-Sung, el 15 de abril de 2012 en PyongyangEl líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un (c), saluda al final de un desfile militar conmemorativo del centenario …
7. La velocidad y la bandera de Japón. En Corea del Norte el individuo cuenta poco. Hay una anécdota que ilustra hasta qué punto es así. En las primeras décadas del país, tras la Segunda Guerra Mundial, miles de coreanos que vivían en Japón volvieron al país. Regresaban con electrodomésticos y pertenencias que nadie tenía en Corea del Norte. Uno de esos lujos era el coche:
Esos coches introdujeron la sugestión peligrosa de que uno podía controlar la velocidad de su viaje, en lugar de marchar en fila al toque del Estado. De este modo, la presencia de estos inmigrantes [japoneses] era una invitación atrevida a desobedecer el cuadro tradicional de lealtad.
El régimen se inventó una excusa extraordinaria para prohibir esos coches, sobre todo los blancos: el Partido decía que Japón solo exportaba coches blancos y que en Japón solo se conducían coches rojos. ¿Por qué? Era una metáfora de su bandera y un modo de colocar su país en el centro del mundo.
8. Los edredones hechos de colillas. En un capítulo, Jang vuelve a su pueblo natal, Sariwon, a 60 kilómetros de la capital. Son los años de la hambruna. En Pyongyang y en una familia notable, los efectos se notaban menos. En Sariwon era distinto.
Junto a la estación mujeres vendían agua para lavarse la cara. Otras recogían colillas para hacer edredones y soportar mejor el invierno: “¿Cuántas colillas se necesitarán para rellenar un edredón?”, se pregunta Jang. La imagen más dura es la “brigada de los cadáveres”: funcionarios que iban por el parque para comprobar qué cuerpos que dormitaban estaban muertos.
En Corea del Norte, el arroz es la comida nacional. Mientras, según el cocinero de Kim, iba grano a grano para descartar los feos, en casa de un amigo de la infancia de Jang, los contaban para hacer con exactitud las raciones.
9. Los eslóganes y los bozales. En el libro salen unos cuantos eslóganes nacionales trágicos y curiosos a la vez:
¡Instalemos mosquiteras para protegernos de los vientos del capitalismo!
¡Instalemos ventanas con rejas!
¡Muerte por fusilamiento a quien desobedece las normas de tráfico!
¡Muerte por fusilamiento a quienes malgastan electricidad!
¡Muerte por fusilamiento a quienes diseminan culturas extranjeras!
¡Muerte por fusilamiento a quienes cotillean!
El último tendría un éxito desastroso en España. En los años más duros, Jang ve un fusilamiento en la calle. Justo antes de disparar, un soldado pone algo en la boca del condenado: era un bozal oficial, para que el muerto no criticara al régimen en los últimos segundos de vida.
10. Ni ellos saben quién se lo cree. Cuando estuve en Corea del Norte, la gran pregunta que nos hacíamos los extranjeros era: ¿todos creen en este sistema? En el libro de Jang se ve bien que ni los mismos norcoreanos saben quién cree más y quién menos. Una duda puede ser fatal. Funciona como cualquier régimen represor: un chivatazo puede ser definitivo.


Publicado originalmente en World Wide Blog

Comentario por Twitter de la Embajadora del Comité Holandés de UNICEF, sobre James y Radamel

Esto que está ocurriendo con esta linda mujer holandesa, nos está demostrando que no hemos podido entender el poder que tienen las nuevas tecnologías.
Se dicen tantas estupideces sin tener en cuenta que hay radares por todos lados.
La embajadora del Comité Holandés de UNICEF, Nicolette VanDam, no ha entendido y por eso perdió su puesto…
Roberto de Bernardi, lo está socializando y le envió esta comunicación a la presidenta del Comité Intergremial, Beatríz Vélez, y ella nos lo pasó a nosotros.

Gracias…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
  

De: UNICEF Colombia <donacionescolombia@unicef.org>
Fecha: 19 de junio de 2014 18:55:49 GMT-5
Para: Beatriz <cardenasbeatriz@hotmail.com>
Asunto: Posición de UNICEF Colombia por mensaje en twitter
Responder a: UNICEF Colombia <donacionescolombia@unicef.org
>

    Comunicado UNICEF 19 de Junio de 2014
View this email in your browser
Estimada Beatriz,
Te escribimos para expresar la posición de UNICEF Colombia sobre la ofensiva publicación que realizó la Embajadora del Comité Holandés de UNICEF

Nicolette VanDam en la red social Twitter.

 
 Reafirmamos la convicción de UNICEF de trabajar en contra de la discriminación, razón por la cual rechazamos el comportamiento de la Señora VanDam, que sin duda incumplió con los principios que nuestra organización promueve. UNICEF Colombia repudia este acto y está siendo persistente en solicitar su destitución.
Lamentablemente UNICEF Colombia no tiene la autoridad para destituir directamente a la Embajadora en mención.

Desde UNICEF Colombia pedimos excusas a todos los colombianos por el ofensivo mensaje y en especial a James Rodríguez y a Radamel Falcao, de cuya integridad nos sentimos orgullosos y a quienes admiramos y respetamos profundamente.

Estamos indignados, rechazamos y hemos rechazado esta publicación desde el momento en que el tweet de Nicolette VanDam salió publicado. El Director Ejecutivo Mundial de UNICEF ha expresado que este mensaje fue “inapropiado y altamente ofensivo” aseverando que UNICEF condena este tipo de contenidos.

Tú eres parte importante de nuestra organización y por esta razón quisimos que conocieras nuestra posición de primera mano. Ayúdanos a difundir este mensaje entre tus amigos y conocidos.

El daño que ha generado esta persona con su publicación es enorme, y está haciendo que paguen su ofensa las niñas, niños y adolescentes de Colombia.

Un abrazo y un enorme agradecimiento por tu apoyo,
Roberto de Bernardi
Representante de UNICEF Colombia
 
Copyright © 2014 UNICEF, All rights reserved.
Estás recibiendo este mensaje porque haces parte de la base de datos de donantes de UNICEF. Si no deseas recibir más mensajes nuestros, por favor, communicate con nosotros en Bogotá al 3120022 y Resto del país al 018000919866 o escríbenos a donacionescolombia@unicef.org

Our mailing address is:
UNICEF
Calle 72 No. 10-71
Bogota 110231
Colombia

Lukafé va por 4% más del mercado en 2014

Luker, Lukafé… en el mercado con mucha fuerza.
Datos que llegan al RADAR directos desde Notas Confidenciales, de Medellín…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1


Lukafé va por 4% más del mercado en 2014






Con 21 años de existencia esa marca de Casa Luker reportó un incremento de sus ventas en 6% el año pasado y la meta de 2014 es aumentarlas en 4%. De sus estrategias inició una campaña por 10 ciudades del país para que unas 50.000 personas realicen una prueba a ciegas.

Con una producción mensual de 400 toneladas, y distribución en 60.000 puntos del país, se ofrece en tres variedades: intenso, clásico y gourmet.
Antioquia consume el 9% del café del país y en la región
esa marca creció 23% en el bienio 2011-2013.

La empresa Casa Luker fue fundada en Manizales en 1906 y hoy ocupa a 1.700 personas. 
 
Del total de ingresos, el negocio de café le aporta un 40%, el chocolate 50% y el 10% en la línea de aseo con referencias como La Joya y Lavaloza fácil entre otras.

Colombia. Software tiene oportunidad en mercado europeo. Este viernes 20, en Barranquilla




Colombia. Software tiene oportunidad en mercado europeo

En Colombia se estima en 1.120 el número de compañías
dedicadas a tecnologías de información y de esas el 54%
corresponde al desarrollo de software mientras que el resto se reparte entre consultoría, licenciamiento y áreas.
De uno u otro modo, los empresarios quieren expandir sus negocios y miran con interés el mercado de Europa.

De este y sus oportunidades les habló en Medellín el consultor holandés Laszlo Klucs, vinculado a la organización CBI que existe desde 1971. Tras explicar la complejidad de un bloque de 28 naciones, más de 500 millones de personas e ingresos tan dispares como los de Luxemburgo y Rumania, instó a las firmas colombianas a estudiar a fondo cada país con su cultura, idioma, religión, facilidades de negocios y legislación.

No lo ve imposible, pero considera que tiene que haber rigor en el análisis de la propiedad intelectual y en el cumplimiento de los contratos empezando por la puntualidad.
Según Lina María Jiménez Vargas, asesora senior de exportación de servicios de Proexport, las TI en Colombia tienen la ventaja de contar con la mejor mano de obra de la región y de atender un nicho cuyo trabajo se duplicó en cinco años.
Globalmente en Colombia los servicios representan el 55% del PIB, la manufactura el 38% y la agricultura 3%. El sector servicios ya representa el 70% del empleo.

Las exportaciones sumaron US$5.000m el año pasado y las importaciones US$10.000m.
 
RADAR. La Cámara de Comercio de Barranquilla también nos está invitando para el mismo evento, este 20 de junio…
Más datos, los tenemos aquí en el RADAR.
 
El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Proexport y la Cámara de Comercio de Barranquilla realizarán el viernes 20 de junio el seminario “Oportunidades del Sector IT en el mercado europeo”, dictado por el consultor Laszlo Klucs del Centro de Promoción de Importaciones de Holanda (CBI). 
Karina Quintero Navarro, Directora de Desarrollo Empresarial en la CCB, informa que en el evento se darán a conocer las posibilidades relevantes en el mercado europeo a través de temas como: oportunidades, estadísticas, tendencias y características de los importadores, entre otros. Así mismo, se presentará el programa de apoyo a empresas del Sector IT que busca fortalecer las capacidades comerciales de los participantes para ingresar efectivamente al mercado europeo a través de consultoría y apoyo en promoción durante 4 años. 
 
Lo invitamos a participar para conocer cómo acceder y postularse a uno de los 10 cupos para PYMES.


Viernes 20 de junio de 2014
8:30 a.m.- 4:00 p.m.
Sede Norte Cámara de Comercio Barranquilla - Salón Gastón Abello
Carrera 56 No. 74-179

Entrada libre, previa inscripción


Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más