miércoles, 2 de junio de 2010

JUNIOR campeón. Umaña, Giovanni, Cortés y Bacca, sobrados


La fiesta del título de Junior de Barranquilla se prendió antes de ganarlo


Foto: Andrea Moreno/ EL TIEMPO

La fiesta la gozaron los barranquilleros en la tribuna del Metropolitano.
Los goles del Junior se cantaron antes del pitazo inicial la noche del miércoles en la fiesta barranquillera por la conquista de la sexta estrella en el estadio metropolitano Roberto Meléndez.

Sí, mucho antes que Carlos Bacca abriera la cuenta a los 11 minutos de la primera etapa para iniciar la liquidación de la serie final frente a Equidad y levantar, sobre el final, el trofeo como el mejor equipo de la Liga Postobón
.

La gigante pantalla digital estrenada sobre la tribuna norte del escenario mostró los goles de títulos pasados y el público, que llegó en número cercano a los 60 mil aficionados, cantó cada uno de ellos como si se trata de anotaciones anticipadas contra el rival bogotano.

"¡Campeón, Junior, campeón!", se escuchó desde entonces en las gradas, con los fervorosos fanáticos, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, pobre y ricos, que convirtieron en cívica la tarde barranquillera.


El máximo escenario deportivo del país vibró de nuevo como la tarde que el legendario Carlos 'Pibe' Valderrama condujo el equipo a la tercera estrella en 1993. O como cuando el propio Valderrama, con su magia, llevó a la selección Colombia a la clasificación a tres mundiales consecutivos.

El tema mundialista ¿Waka Waka', de Shakira, una juniorista con sello universal, invadió los rincones del estadio. Y la pegajosa melodía en 'Barranquilla me quedo', de Joe Arroyo, que parecía dedicado al capitán Giovanni Hernández -que confesó sentirse barranquillero-, impregnó aún más de alegría a los siempre felices barranquilleros.


El gol de Bacca encendió aún más al público de las tribunas, a los 11 minutos de acción. Y el zurdazo de Víctor Cortés, seis minutos más tarde, lo levantó. El descuento de Equidad apaciguó el ánimo, pero el tercero de Bacca lo hizo levitar por segundos.

Pero todo fue una prolongación de un cántico anticipado que generó, por la sexta estrella juniorista, una fiesta carnavalera que apenas comienza en junio...

ESTEWIL QUESADA FERNANDEZ
estque@eltiempo.com.co
Redactor de EL TIEMPO
BARRANQUILLA


Junior campeón de la Liga Postobón al imponerse 3-1 a la Equidad
2, 2010 9:07 pm


Tras un encuentro reñido, el Junior de Barranquilla se impuso 3-1 a la Equidad en el partido de vuelta por la final del Torneo Apertura, logrando un marcador global de 3 goles a dos, con lo que el cuadro tiburón logra su sexta estrella.
Sobre el minuto 11 tras una falta cometida por Dager Palacios a Giovanni Hernández, un remate de Carlos Bacca logró abrir el marcador para el equipo costeño, sobre el minuto 17, Victor Cortés anotó el segundo gol del Junior.

Al inicio de la segunda parte, sobre el minuto 5, La Equidad descontó con un gol de cabeza de Leonardo Castro, pero las ilusiones de lograr la primera estrella para el equipo capitalino se deshicieron sobre el minuto 88 con un gol de Bacca.

Ficha técnica
Estadio: Roberto Meléndez
Árbitro: Wilmar Roldán
Asistencia: 50 mil personas aprox.
Atlético Junior: Carlos Rodríguez; Hayder Palacio, Román Torres, Jhon Valencia y César Faucett; Jossimar Gómez, Jorge Casanova; Luis Carlos Ruiz, Giovanni Hernández y Víctor Cortés; Carlos Bacca. DT: Diego Édison Umaña.
Suplentes: Adrián Berbia, Braynner García, Alex Jaramillo, Vladimir Hernández y Martín Arzuaga.
Cambios: Vladimir Hernández por Hernández (85′), Martín Arzuaga por Cortés (85′), Braynner García por Bacca (90′)
Amonestados: Ruiz (57′)
Expulsados:
Goles: Bacca (12′) y (88′), Cortés (18′)
La Equidad: Nelson Ramos; Dawling Leudo, Jhon Viáfara, Marco Canchila y Edwin Rivas; Jersson Córdoba, Hugo Soto y Dager Palacios; Sherman Cárdenas; Leonardo Castro y Carlos Rentería. DT: Alexis García.
Suplentes: Álvaro Solís, Jhon Alex Cano, Renzo Sheput, Herly Alcázar y Óscar Darío Martínez.
Cambios: Renzo Sheput por Soto (71′), Herly Alcázar por Rentería (85′)
Amonestados: Soto (42′), Palacios, Rivas (55′), Córdoba (68′)
Expulsados:
Goles: Castro (48′)
Escrito por Iván Briceño | Clasificada bajo Deportes, Noticia Extraordinaria
...

Diego Édison Umaña, DT de Junior, y su corazón valiente

El corazón del técnico resultó ser mucho más fuerte de lo que mostraban sus problemas de salud, que casi lo hacen abandonar del todo el fútbol.

No solamente no se fue, sino que en año y medio ha logrado lo que no había podido hacer en sus primeros 21 años de carrera como entrenador: dar dos vueltas olímpicas como director técnico. La primera fue en el Finalización 2008, con América. La segunda, al frente del Junior de Barranquilla, que se quitó la frustración de la derrota hace un año frente al Once Caldas y logró, después de un lustro y medio, su sexta estrella.

Nacido el 12 de marzo de 1952, comenzó su carrera en el fútbol en los alrededores de la cancha del Pascual Guerrero, como recogebolas del Deportivo Cali. Pero su talento con el balón lo llevó, muy rápido, a entrar al campo de juego.

A los 19 debutó con la camiseta verde, el 8 de diciembre de 1971, en un partido frente al Quindío, en Armenia.


Ya comenzaba a destacarse, no solamente por su fútbol, sino por el peinado afro que lo acompañó en sus 15 años de carrera, y que lució, muy orgullosamente como jugador del Bucaramanga, Millonarios y Santa Fe.


Sus estadísticas dicen que marcó 94 goles. No muestran cuántos les puso a goleadores como Abel da Graca, Arístides del Puerto, Enrique Villalba, Wílmar Cabrera o Hugo Gottardi, beneficiarios directos de sus milimétricos pases.

En 1986, Umaña colgó los guayos, pero desde diez años antes sabía que iba a ser técnico, cuando el preparador físico del Cali, Julio Gioscia, le regaló un libro de táctica.

Reemplazó a Francisco Maturana en el Cristal Caldas, en 1987, y mantuvo su línea de buen juego. Estuvo cerca de ser campeón con Santa Fe en 1988 y al año siguiente quedó de primero en la Copa Colombia, que entonces era sólo una fase del campeonato.
Pero pocos días después de ese logró, se fue del equipo luego de una huelga.

Tuvo varios pasos por el América, con un subcampeonato de Copa Libertadores y un subtítulo en el rentado nacional. Pasó trabajos en Centauros y Millonarios y, al frente del Quindío, el 23 de mayo de 2006, le esquivó una cita a la muerte.

El corazón de Umaña resultó ser demasiado fuerte. Porque logró superar la frustración de perder la final del Apertura-08 con Boyacá Chicó para luego recibir dos premios: la tan postergada estrella con el América un semestres depués, cuando venció al Medellín tanto de local como de visitante, y ahora, con solamente seis meses de trabajo, el sexto título del Junior, en una reñida final con Equidad.

Miércoles 2 de junio de 2010 - Actualizado hace 21 minutos



Giovanni Hernández celebra a rabiar el título en Colombia.
Andrea Moreno/CEET

Giovanni Hernández, el hombre de las ideas del Junior campeón
A sus 33 años, el 'Principe' obtuvo su primer título en el fútbol colombiano. El futbolista vallecaucano, barranquillero por adopción, festejó y recibió el abrazo de todos los hinchas 'tiburones'.

Giovanni Hernández Soto tenía una cuenta pendiente en el fútbol colombiano y en el verde césped del estadio Roberto Meléndez quedó saldada. Con su fútbol, algunas veces criticado, levantó el trofeo que lo acreditó como campeón en el balompié nacional.

Su larga trayectoria comenzó en 1993 cuando vistió la camiseta de Once Caldas y a los 17 años irrumpió en la escena futbolística. Con un manejo de balón increíble y con una gran técnica a los pocos meses fue apodado como el "niño de millón de dólares".
Luego, pasó al América en 1995 y en 1996 estuvo cerca de ganar la Copa Libertadores. Cayó en esa famosa final contra River Plate, pero su fútbol ya comenzaba a desplegarse por las diversas canchas del fútbol sudamericano.
Después de ello, Independiente Medellín hizo la compra del año en el fútbol colombiano. El 'Poderoso' lo llevó para ser campeón, pero no pudo coronar ese sueño.

Allí, en las toldas rojas, estuvo hasta 1999 y luego fue Deportivo Cali el que lo adquirió. En esa temporada convirtió 12 goles en el torneo doméstico y allí estuvo hasta 2003.

Pero 2001 será un año muy recordado por Giovanni, ya que comandó a la Selección Colombia que se coronó campeón en la Copa América. Dirigido por Francisco Maturana, el 'Principe' desplegó lo mejor de su fútbol y junto a Freddy Grisales y Víctor Hugo Aristizabal marcaron el camino para la obtención de un título que necesitaba el fútbol de nuestro país.

Con dicho título y con la opción de clasificar al Mundial de Japón-Corea 2002, Giovanni Hernández y una generación de futbolistas sufrió la eliminación. Luego de tres clasificaciones consecutivas, fueron varios jugadores que se quedaron con las ganas y, por supuesto, millones de colombianos los que tuvieron que ver el Mundial por televisión.

En el segundo semestre de 2003 pasó a ser jugador de Colón de Santa Fe, Argentina, destacándose en el primer partido: convirtiendo un gol y una asistencia para ganarse muy rápido a la hinchada santafesína. En el 2004, Giovanni Hernández continuó jugando por el Colón de Santa Fe, pero los malos resultados en la Selección Colombia volvieron a tildarlo como un jugador 'frío' 'sin alma'.

La eliminación del Mundial 2006 de la Selección Colombia fue otro golpe fuerte para un equipo que había creído y que se había ilusionado con la vuelta de Francisco Maturana.
Giovanni no se detuvo y a principios del año 2007, se convirtió en refuerzo de Colo Colo, llevando la dura carga de ser considerado como el reemplazante de Matías Fernández. Con el club 'Cacique' y bajo el mano del argentino Claudio Borghi salió campeón del torneo Apertura 2007 y también del torneo de Clausura 2007.

Fue realmente un gran año del jugador cafetero vistiendo la camiseta Alba. Sin embargo a pesar del cariño de la hinchada y de los dirigentes, Giovanni decidió partir del club chileno al no llegar a un acuerdo económico con los dirigentes.

Por lo que Junior de Barranquilla indemnizó al conjunto chileno por los 3 años que le quedaban de contrato con el club del 'cacique'.
Hernández intentó obtener esa cuenta pendiente. Ese título que no pudo obtener, pero que volvió para luchar. La tuvo cerca en el 2009, pero no la consiguió. Llegó a la final contra Once Caldas, pero perdió los dos compromisos. En Manizales y Barranquilla no consiguió aportar lo necesario como para obtener el título del fútbol colombiano.
Pero en 2010 obtuvo revancha y por fín pudo quedarse con el título. Colaboró con tres goles durante el campeonato. Luego de un 2009 donde se obtuvo un subcampeonato y se alejó del tema del descenso, la gloria apareció.

Giovanni comandó un equipo que se hizo fuerte en casa. Que ganó diez de los once partidos que disputó y que le entregó una estrella más a la ferviente hinchada barranquillera. Giovanni, ahora, más barranquillero que nunca, con un título más en su bolsillo y con toda la gloria a cuestas.

¿Qué pasa en las Cámaras de Comercio de Colombia?



Lo que está pasando en las Cámaras de Comercio... Esta mañana, un empresario me envió esta información. Y ahora acaba de llegar por nuestras redes de periodistas, así que, entrará inmediatamente a nuestro blog.

Nuevamente, funciona muy bien Antioquia.
En Bogotá se está armando un tremendo rollo, porque la política está en todas partes.
Me dicen que en Cartagena tenemos tropiezos.

Y en Barranquilla estamos viendo intereses que antes no se tenían.
Ayer, hablando con los líderes de Fenalco Atlántico nos informaron que Valle del Cauca es una de las mejores… y que ellos le van a apostar a la Junta Directiva porque quieren hacer parte de ella a favor de la ciudad.

¿Qué va a pasar mañana jueves?
Y también, qué ocurrirá cuando el gobierno nuevo nombre su gente.
La prensa local, regional y nacional deberá, entonces, estar más atenta a estos acontecimientos.

En esta nota, los colegas de Dinero.com, nos comentan que el presupuesto de la Cámara de Comercio de Bogotá alcanzó los 150.000 millones y en sus apartes dicen: ¿Cuál es el botín?. ¿Dónde está la verdad?

El presupuesto de la Cámara de Barranquilla supera los 18.000 millones. Hace poco, nos decía, Luis Fernando Castro, presidente ejecutivo, comparado con el de la capital, no es tanto dinero.

Otros dicen: yo quiero estar ahí, aunque no haya pagado el registro mercantil.

Definitivamente, el papel de la prensa en clave en el desarrollo de los países…

LuisEmilioRadaC

Cámara de Comercio de Bogotá

06/02/2010
Cámara de Comercio de Bogotá, desgobierno corporativo
Las elecciones para la junta de esta Cámara son un nuevo escenario de opacidad. Empresarios y políticos están trabados en una batalla campal por el control de un presupuesto cercano a los $150.000 millones. ¿Dónde están los principios de gobierno corporativo en esta entidad privada?
Mañana jueves 3 de junio cerca de 15.000 afiliados de la Cámara de Comercio de Bogotá, CCB, votarán por 16 listas de candidatos que ocuparán ocho renglones de la junta directiva de esa entidad.

Esta vez, lo mismo que en la última elección hace dos años, hay una lucha enconada entre quienes quieren preservar el carácter empresarial de la Cámara y quienes quieren ponerla en la órbita de grupos particulares, políticos o empresariales.

La campaña se agita esta vez con avisos de radio y una parafernalia publicitaria parecida a la de una campaña para la Cámara de Representantes, una condición más bien extraña en entidades privadas como lo es la CCB. Pero, ¿qué justifica este despliegue?¿qué es lo que mueve a los candidatos a conseguir un puesto en esta junta directiva? No es el salario, porque la junta no tiene remuneración. Entonces, ¿de qué se trata?

Cuál es el botín
Para personas bien intencionadas y altruistas, el incentivo estaría en usar la Cámara como lo que es: uno de los instrumentos más poderosos para mejorar la competitividad de las empresas de cualquier ciudad. Desde allí se pueden simplificar trámites, se puede mejorar el entorno para hacer negocios, se pueden facilitar las exportaciones o ayudar a formalizar las empresas.

Incluso se pueden orquestar los proyectos más relevantes para una región. El ejemplo de esto se encuentra en Medellín. Con el liderazgo permanente de su Cámara de Comercio, un grupo de empresarios y los gobiernos local y nacional, formularon el programa para la construcción de las Autopistas de la Montaña. Este no sólo es el plan de inversión más grande de la historia del departamento, sino que puso en marcha un sistema de financiación y de ejecución completamente novedosos en la contratación pública nacional.

Si esa motivación no fuera suficiente, habría una pequeña ganancia que va con el cargo. “Todas las semanas hay un evento con el Alcalde, con Planeación Nacional, con el BID. Estar en la junta les permite estar en esos círculos”, dijo un miembro actual del directorio.

Pero para otras personas, más interesadas en el bienestar propio y el de sus amigos, la Cámara de Bogotá significa más que fama, clientela y fortuna. Una forma de conseguirlas está en los puestos. No son quizás muchos, pero hay algunos. La entidad tiene menos de 1.000 cargos, y no todos ellos se pueden cambiar fácilmente por su naturaleza técnica, pero no por eso han dejado de ser apetecidos. “Los políticos de la junta elegida en 2008 pidieron la lista empleados, la lista de contratos, pidieron cambiar el código de ética”, le dijo a Dinero.com una persona cercana al proceso, para ilustrar que hubo intenciones serias de hacer remezones, más movidos por intereses de grupo que por necesidades de mejorar la eficiencia de la entidad.

De otra parte están los contratos. Para las personas que conocen el tema es bien claro que con una junta a favor, los contratos de la Cámara se pueden hacer llegar a los sectores o a los contratistas que ellos quieran. Y el dinero puede ser interesante. Un sólo proyecto como Bogotá Innova, puede costar varios millones de dólares, le dijo a Dinero.com un funcionario de la Cámara. Pero lo más serio del asunto es que una buena parte de los dineros que maneja la entidad son de origen público.


Así las cosas, los electores tendrán que tratar de develar las motivaciones de sus elegidos para tomar una decisión que permita resguardar a la CCB de la voracidad de intereses particulares.

Los grupos

La junta de la Cámara tiene doce miembros. Ocho nombrados por los afiliados en una elección como la del jueves, y otros cuatro designados por el gobierno nacional. En el sentir de los observadores de la junta, en este momento hay seis miembros políticos y seis de la línea dura empresarial. “Había una mayoría de empresarios frente a los políticos 6 a 5, pero cuando el gobierno nombró a Enrique Vargas Lleras hace dos años, quedaron 6 a 6”, dijo uno de los miembros de la junta. De modo que lo que se jugaría ahora es el balance entre los dos grupos, que naturalmente no se conocerá hasta que el presidente de la República escoja sus cuatro representantes después del 7 de agosto.

Hasta ahora, según algunos miembros actuales de la junta de la Cámara, habría tres grupos en contienda. De un lado perciben como típicamente de empresarios las listas que encabezan Gonzalo Echeverry, Jaime Mantilla, Juan Diego Trujillo, Francisco Durán Casas y Juan David Ángel.

De otra parte, perciben como políticos – cercanos a Enrique Vargas Lleras -, a las cabezas de lista Carlos Gustavo Palacino, Sergio Mutis, Efrén Cardona, José Blackburn, Leonor Serrano, Carlos Augusto Ramírez y Fabio Alberto Cardona.


Finalmente hay tres listas nuevas, encabezadas por Carlos Augusto Molano, José Franco y Alexander Torres.

¿Dónde está la verdad?
Es difícil afirmar que el interés de convertir a la CCB en el acelerador de la competitividad de las empresas bogotanas, sea exclusivo de alguno de estos grupos o de esas listas.

Sin embargo, hay algunos indicios de que los primeros quieren acelerar para su lado. Quizás las declaraciones del actual presidente de la junta, y candidato a la reelección, Carlos Augusto Ramírez, sirven para mostrar el tono en el que está planteada la discusión.

Refiriéndose a su lista dijo: “(En la Cámara) somos una entidad conformada por empresarios de todos los sectores. Lo que queremos es impedir que personas que no tengan arraigo de sector privado lleguen a la junta”.

Frente a esa posición clara, Ramírez aflojó en otras respuestas. A la solicitud directa de que señalara a los miembros actuales de la junta que tenían intereses políticos más que empresariales dijo, eludiéndola, que “de los doce, cuatro son de origen político y los otros ocho, de comerciantes y empresarios”.

Desestimó también el interés que podría tener un grupo político por la junta de la CCB. Aseguró que el número de empleados o el tamaño del presupuesto podría ser superado en 10 ó 15 veces por cualquier entidad nacional.

Ramírez le dijo finalmente a Dinero.com que al llegar a la junta en representación de algún sector, lo natural sería “propender para que (la Cámara) apoye a determinado sector” y señaló que se podrían reorientar recursos hacia allí. Y a la pregunta del periodista de Dinero.com sobre si los recursos se podrían “torcer” para beneficiar grupos de interés específicos, respondió: “Yo no diría torcer, priorizar”.

La posición del presidente de la junta aterraría a cualquier experto en mejores prácticas de gobierno corporativo, que señalan que una vez nombrado, los directores deben atender a los intereses de la entidad y de todos sus grupos de interés relevantes y no los del electorado particular que los puso en la junta. Esto quizás sería un asunto menor si no fuera porque la Cámara de Comercio de Bogotá es la entidad que administra el mayor programa de promoción de gobierno corporativo del país, desde el "Centro Nacional de Gobierno Corporativo".

Quizás no sobraría que en las elecciones de la CCB se aplique un poco de la disciplina y la seriedad corporativas y la transparencia que ellos mismos predican para los demás.
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más