lunes, 20 de mayo de 2013

La PELÍCULA de Francisco “Kiko” Gómez, gobernador de La Guajira



Esta es una película que pareciera ser de terror.
 Asusta, cuando uno lee todo lo que está al interior de ella.
¿Esa es Colombia?
¿Se puede ser tan maligno públicamente y andar por las calles del país, como si nada hubiera pasado?
Colombia es un país que sorprende.
Sorprende por sus flores, sus mujeres y su café, pero también por la forma en que se maneja la política. O más bien, la politiquería.
Hay funcionarios que no deberían estar en el gobierno, pero son los que hablan y aparecen.
Funcionarios ineptos, pero reelegidos en sus puestos año tras año.
Periodistas que no son periodistas.
En fin…
En un solo paquete voy a enviar lo que está ocurriendo con las DENUNCIAS que se han presentado ante los medios de comunicación, en torno al gobernador del Departamento de La Guajira, Francisco Gómez. Y también lo haré por separado, para que lo lean con calma.
Los periodistas que han escrito, dan por hecho que Gómez es culpable. Y eso demuestra que este señor está en un tremendo problema, porque ha perdido credibilidad. ¿Pero si el hombre no es culpable, qué tendremos que decir, entonces, los medios de comunicación?
Por lo menos, nosotros en el RADAR, le daremos la oportunidad que se defienda. Exprese lo que está sintiendo. Debe ser bien duro estar en una posición como la de Gómez...
RADAR,luisemilioradaconrado
Pd: DIOS nos proteja

La PELÍCULA de Francisco “Kiko” Gómez, gobernador de La Guajira

domingo, 19 de mayo de 2013

'Gobernador de La Guajira está detrás de plan para asesinar periodistas', por El Espectador

 

Prensa y seguridad (1)

Esto pasó a convertirse algo bien delicado.

Delicado porque están involucrados medios muy importantes: La revista Semana.

El diario El Espectador.

Varios periodistas.

Y ahora el gobernador de La Guajira, Francisco Gómez.

Este último envió un comunicado donde aclara su posición.

Delicado el asunto, porque si el gobernador Gómez no es culpable. ¿Cómo quedaremos entonces los medios y los periodistas involucrados?

Aquí está la historia.

RADAR,luisemilioradaconrado

 

Libertad de prensa

'Gobernador de La Guajira está detrás de plan para asesinar periodistas'

El periodista Gonzalo Guillén señala a Francisco 'Kiko' Gómez como responsable detrás de plan para asesinarlo.

Por: Elespectador.com
El miércoles 15 de mayo, el periodista Gonzalo Guillén habló del plan que hay para asesinarlo a él y a sus colegas Ariel Ávila y León Valencia. Dijo, en diálogo con Blu Radio, que hay informaciones que vienen de distintas fuentes, como por ejemplo de Arco Iris y de la oficina de Protección del Gobierno, y señaló que todas las versiones indican que hay un plan para matarlos; según él, orquestado por Francisco ‘Kiko’ Gómez, actual gobernador de La Guajira, y de un señor conocido como Marquitos Figueroa, “jefe de varias bandas paramilitares, principalmente de una que se llama ‘Los Curicheros’”.
 
“La información que yo tengo es que se dio la orden de asesinarnos, incluso a un periodista de la Revista Semana llamado Tadeo, a quien no conozco, pero esa información se la hice llegar a Semana. Se sabe que se hizo llegar a Bogotá un sicario ‘Morroncho’ para organizar todo esto”, dijo Guillén en diálogo con Blu.
El comunicador habló de la investigación que ha adelantado por varios meses acerca de los movimientos del gobernador de La Guajira.
“Por un lado está el trabajo de la investigación de Arco Iris de un libro que se llama la Frontera Caliente en el cual hacen una larguísima exposición de quiénes son estos señores en La Guajira, yo comencé a hacer una investigación para un documental que estoy haciendo a raíz de una advertencia dramática que me hizo llegar Yandra Brito, exalcaldesa de Barrancas, a quien le asesinaron al marido”, indicó.
Guillén contó que Brito consideraba que su marido había sido asesinado por el gobernador de La Guajira, ‘Kiko’ Gómez y por el señor Marcos Figueroa. “Ella me dijo que la iban a matar y que si la mataban el responsable era este señor, eso me dijo”.
Brito denunció el caso a la Fiscalía General de la Nación, al presidente Juan Manuel Santos y a las autoridades, sin embargo, la asesinaron. “Lo mismo sucedió con la hermana de la exalcaldesa de Maicao, la conocen como la ‘Chechi’ Hernández, la hija de la matrona Wayúu Francisca Sierra, que la conocen en su comunidad como ‘Mama Franca’, le asesinaron al marido, a este señor públicamente lo amenazaron y que si no se callaba y seguía insistiendo lo mataban y lo mataron”, agregó Guillén a esa emisora radial.
 
“En mis correrías por La Guajira lo que yo terminé fue reuniendo como una especie de arqueología de denuncia que se ponen contra este señor y que se exponen y no prosperan jamás. Es una investigación que llevo un buen tiempo. Lo que yo hice fue escribir un documento de 25 páginas con toda la información y documentación que recogí y se lo envié al fiscal. Gente de la región hizo una lista de 100 muertos o más que le atribuyen a estos señores y a su organización. Lo hicieron con fechas y datos específicos de los asesinatos”, contó el comunicador amenazado.
A raíz de esas denuncias se iniciaron una serie de investigaciones. “Hay un equipo de investigadores en la Corte Suprema de Justicia en donde ya sé que se investiga concretamente a este señor ‘Kiko’ Gómez preliminarmente por 50 homicidios, violación de niñas, narcotráfico, desplazamiento forzado y paramilitarismo”.
“He reclutado unas buenas fuentes de información. Cuando me llamaron a decirme de lo mío me hablaron de Tadeo y después supe que es un periodista investigador muy bueno. Después de que yo le envié esta documentación al procurador, Semana hizo un artículo de portada hace 8 días con mucha de esa información. Esta gente en La Guajira suponía que era León y Ariel Ávila los que habían hecho esta publicación suponiendo que era así porque León Valencia es columnista de Semana”, subrayó.
En este sentido agregó: “en cuanto a mi investigación sí lo supieron porque desgraciadamente, no sé por qué, ese documento que le envié al procurador cayó en manos del gobernador y de Marcos Figueroa”.
 
Guillén habló de lo que conoce de Marcos Figueroa. Dijo que era el único tipo al que Jorge 40 le tenía pavor. “Este señor lleva 30 años en andanzas de este tipo, estuvo preso en la cárcel de Santa Marta en donde tumbaron las paredes y lo sacaron. Desde entonces se pasea por el Cesar, La Guajira y el Magdalena delante de la policía feliz. Es venezolano, viaja a Venezuela y allá permanece escondido mucho tiempo. De hecho maneja el Puerto de Maracaibo, y lo maneja desde el punto de vista de las mafias infiltradas allá”.
Agregó que Marcos Figueroa no solo ha estado involucrado con Los Zetas. “La Guajira, Maracaibo, una parte del Cesar y una parte del Magdalena son otro país en el que no existen las fronteras de Colombia y Venezuela ni las autoridades sino lo que existen son las rutas de los carteles de Sinaloa, Los Zetas, el cartel de La Familia y los carteles colombianos excepto ‘Los Rastrojos’ porque este señor ‘Kiko’ Gómez y Marco Figueroa los sacaron de la zona por un problema de una cocaína que les robaron”.
 
Finalmente, dijo que el gran negocio de ellos es la gasolina. “Es mejor negocio que la cocaína, incluso en la última reunión que tuvieron en Cartagena con carteles mexicanos alquilaron siete puertos de La Guajira y el uso de puertos de Maracaibo, desde donde sacan buques cargados de gasolina de Venezuela, ya no son los pimpineros que cruzan un río sino son buques que llegan a vender gasolina a México, a Centroamérica”. 

domingo, 19 de mayo de 2013

Gobernador de La Guajira. Con las alas recortadas, por María Elvira Samper



Prensa y seguridad (2)
Las acusaciones que se vienen presentando a nivel nacional en los medios de comunicación en contra del gobernador de La Guajira, Francisco Gómez, son directas y delicadísimas.
De acuerdo a eso, ese señor debería estar en la cárcel, para evitar desgracias.
Lo que preocupa es que ningún organismo de control le pone las manos encima… ¿Qué pasa ahí?
Quienes conocen al mandatario y lo aprecian, le han dicho al RADAR que la historia no es cómo se ha venido presentando. Y que él va a poner la cara.
RADAR,luisemilioradaconrado
Pd: María Elvira Samper, escribe fuerte 

Con las alas recortadas

Por: María Elvira Samper

Nada más dramáticamente sintomático de la mala salud de una democracia que el hecho de que periodistas tengan que andar en carro blindado y con escoltas, pues la esencia del periodismo es ser libre e independiente, y un periodista que se ve obligado a vivir protegido por hombres armados es como un pájaro con las alas recortadas.

En Colombia, cerca de 100 comunicadores viven y trabajan en esas condiciones, la libertad de prensa está bajo permanente amenaza y ejercer el periodismo, ese que fiscaliza y denuncia, que investiga y pisa callos, que defiende el interés público y desnuda las redes clientelistas y mafiosas, que se alinea de lado de las víctimas y de los más vulnerables, que no hace concesiones, ni se arrodilla, ni se vende, ni se deja manipular por el poder, es un oficio de alto riesgo, sobre todo en regiones con fuerte presencia de grupos ilegales.
 


Según la Fundación para la Libertad de Prensa, el año pasado se registraron 158 casos de agresiones directas contra periodistas —la cifra más alta en los últimos cuatro años—, y este ya contabiliza un atentado contra la vida del periodista de Semana Ricardo Calderón, el asesinato de Alberto Lázaro, director de la emisora Planeta de Cali, amenazas contra ocho comunicadores de Valledupar y un plan para asesinar al periodista Gonzalo Guillén y a los investigadores León Valencia y Ariel Ávila, quienes —lo mismo que Calderón— hoy son símbolo de coraje, de valentía y de no autocensura en un ambiente enrarecido donde campea la impunidad. Va para ellos un mensaje de solidaridad y de admiración por no claudicar y perseverar en la investigación de oscuras realidades como la parapolítica, las alianzas de élites políticas locales y miembros de la Policía con el crimen organizado, la penetración de estructuras criminales en las instituciones públicas, en zonas donde son débiles y hacen carrera la corrupción y los negocios ilícitos como el contrabando y el tráfico de armas y de drogas.
 
Es el caso de La Guajira, donde una administración mafiosa ha impuesto la ley del terror, y donde el periodismo y la opinión están secuestrados o sometidos por miedo a su controvertido gobernador, Juan Francisco Gómez Cerchar, cuyo historial incluye denuncias formales por el asesinato de Yandra Brito, exalcaldesa de Barrancas —quien lo acusó del homicidio de su esposo—, y de La Chachi Hernández Sierra, hija de la líder de los wayuu en Maicao, Francisca Sierra; investigaciones por peculado y prevaricato; expedientes que lo vinculan con grupos paramilitares y una masacre; testimonios que lo señalan como determinador de varios homicidios y como aliado de Marcos Figueroa, jefe de una banda que controla buena parte del narcotráfico en el departamento y en el norte del Cesar, y que lo comprometen con el contrabando de gasolina y el tráfico de droga y lo sindican de manejos irregulares de las regalías del Cerrejón.
 
Un prontuario que salió a flote gracias a las investigaciones de Semana —en asocio con Verdadabierta.com— y de la Corporación Nuevo Arco Iris cuando de ella hacían parte Valencia y Ávila, y sobre el cual callan por miedo en el departamento. Un historial tenebroso que abre interrogantes sobre las razones por las cuales el gobierno central y la justicia no han actuado, y que alimenta la hipótesis de que Gómez sería el cerebro detrás del macabro plan para asesinar a los dos investigadores y a Guillén, que adelantaba una investigación para un documental sobre contrabando de gasolina y tráfico de droga en La Guajira. El caso exige acciones rápidas y concretas de la Fiscalía, la Procuraduría y el Gobierno. No más la retórica de las investigaciones exhaustivas, no basta la condena de las amenazas y la violencia. No más impunidad.

lunes, 20 de mayo de 2013

Gobernador de La Guajira. Se pronunció en un comunicado. Aquí está


Prensa y seguridad (3)
La voz del acusado.
Mejor, la pluma del acusado gobernador de La Guajira, Francisco Gómez, quien, me imagino, se demoró un largo rato para idear cuál sería la forma más adecuada para emitir ese comunicado a los medios de comunicación.
La situación del señor Gómez no es la mejor.
Él mismo dice: “Estoy pasando por el peor momento de mi vida, no solamente porque han acabado con mi dignidad y mi honra, sino que han puesto en inminente peligro mi vida y la de mi familia, y a la vez dejan al pueblo Guajiro como cómplice de esos crímenes por haberme elegido, al afirmar irresponsablemente que soy el autor de asesinatos, de contrabando, narcotráfico, paramilitarismo, desplazamiento forzado, violaciones, etc. y ahora el responsable de un plan para acabar con la vida de varios importantes periodistas”.
Claro que es una situación complicada. Delicada. Dolorosa, si, como dicen sus amigos, “Kiko” no es capaz de hacer algo semejante…
Una de esas personas que conoce al gobernador me comentó: “La justicia colombiana se ha equivocado mucho y después nos toca a nosotros pagar por eso”.
Y lo dice porque, después vienen las demandas y el papá Estado es el encargado. ¿Y dónde sale el dinero para resarcir los perjuicios? Pues de todos… Y así es… Las arcas estatales aguantan “palo”.
El gobernador Francisco Gómez la soltó casi toda y cuenta la historia. Aquí está su pronunciamiento, que ha llegado a casi todos los medios, incluidos a los que lo acusan.
RADAR,luisemilioradaconrado
 
COMUNICADO DE PRENSA
GOBERNADOR DE LA GUAJIRA
Desde hace algunos días vengo siendo sometido de manera inclemente a un juicio público desde los medios de comunicación, que inició con una publicación de la Revista Semana y continuó con la grave imputación en mi contra de ser el autor de un presunto atentado contra tres reconocidos periodistas de este país.
Los medios, con base en la información de la Revista Semana y especialmente la ofrecida por los periodistas Gonzalo Guillén en BLU Radio, y Santiago Villa en el Espectador.com, me han colocado ante la opinión pública como el más temible criminal, al punto que el señor Guillén dijo en esa emisora “este tipo es más poderoso que Pablo Escobar”. Es inconcebible que alguien pueda realizar una afirmación de esa magnitud.
Estoy pasando por el peor momento de mi vida, no solamente porque han acabado con mi dignidad y mi honra, sino que han puesto en inminente peligro mi vida y la de mi familia, y a la vez dejan al pueblo Guajiro como cómplice de esos crímenes por haberme elegido, al afirmar irresponsablemente que soy el autor de asesinatos, de contrabando, narcotráfico, paramilitarismo, desplazamiento forzado, violaciones, etc. y ahora el responsable de un plan para acabar con la vida de varios importantes periodistas. 
 
Lamento que la fuente de estas graves denuncias no sea la Fiscalía o pruebas que estén en poder del periodista Guillen, quien en BLU Radio aseguró que sólo cuenta con “informaciones que coinciden con otras informaciones” y no con pruebas. Deja entrever en su entrevista que la información la ha recibido, en sus correrías, de gentes de la Costa a quienes él considera sus fuentes. Estas informaciones han sido utilizadas, según él, por la Revista Semana, pero además por los periodistas León Valencia, Ariel Ávila y Santiago Villa, y también replicadas por los demás medios de comunicación para enjuiciarme. Precisamente, la última edición de la Revista Semana trae una columna del periodista Daniel Coronell, quien una vez más reproduce lo dicho por Guillén. Ninguno de ellos me ha escuchado. 
 
No me cabe duda que el periodista Gonzalo Guillén, a quien no conozco ni de nombre ni de trato y de quien no sabía que me investigaba, ha sido engañado con la información que ha recibido, con seguridad, de mis enemigos; por esto, me voy a permitir brevemente contarle al país lo que ha sucedido en La Guajira en la última década:
Soy un campesino indígena Wayuu, que tuve la osadía de incursionar en la política, y por ello todos mis problemas nacieron cuando pretendí ser Alcalde de mi pueblo, es así como en mi campaña para mi segunda elección a la Alcaldía de Barrancas, llegó a la Fiscalía el primer anónimo. Sin embargo, el pueblo me eligió una vez más Alcalde, pero tres días antes de mi posesión, el 28 de diciembre de 2.000, tuve que concurrir a la Fiscalía a rendir versión sobre todos los hechos que se mencionaban en ese anónimo.
  

Desde el año 2.000, la Fiscalía ha investigado todos los hechos denunciados, porque cada vez que ocurre un nuevo crimen en La Guajira o en otros Departamentos, aparece un nuevo anónimo en la Fiscalía, por lo que se puede decir que soy el hombre más investigado en este país, aclarando que todas las investigaciones se han hecho por medio de indagaciones preliminares, pues nunca se me ha abierto ninguna investigación formal, pero sí se han recibido cientos de pruebas testimoniales, se han practicado inspecciones judiciales y se han desarrollado labores de inteligencia que han arrojado 14 informes de policía judicial, donde se establece que no tengo ninguna relación con todos esos hechos.
 
Además, se allegó éste año a la indagación preliminar que cursa en mi contra en la Fiscalía, un informe donde se dice que más de 400 desmovilizados, la mayoría de La Guajira, no me mencionan y ni siquiera me conocen; se ha certificado por la propia Fiscalía que los jefes paramilitares que operaron en la zona, Salvatore Mancuso, Hernán Giraldo y alias “Jorge 40”, nunca me han mencionado en sus múltiples versiones que han rendido ante Justicia y Paz. Es más, en plena campaña a la Gobernación (2.011), la Fiscalía se desplazó hasta Estados Unidos y le recibió declaración juramentada al señor Salvatore Mancuso, quien aseguró reiteradamente no conocerme siquiera.
 
Por otro lado, la doctora Yandra Brito fue mi Secretaria de Salud, y no directora del hospital como dice la Revista Semana; su profesión era la de odontóloga y no médica como lo dice Semana. Posteriormente fue quien me sucedió en la Alcaldía de Barrancas y a quien acompañé en esa pretensión. Cuando es asesinado su esposo, Henry Ustáriz, ella formula la denuncia penal contra indeterminados, pero sólo pasaron unos meses para que aparecieran nuevos anónimos en la región señalándome ahora como autor intelectual de esa muerte; esa fue la razón para que Yandra Brito, 4 meses después de los hechos, acudiera a la Fiscalía a denunciarme. Esta denuncia motivó otra indagación preliminar en mi contra que duró 3 años, donde se recibió el testimonio de mucha gente y se practicaron todo tipo de pruebas, también rendí versión libre y al cabo de lo cual se decretó el archivo de expediente por parte de la Fiscalía Delegada de Derechos
Humanos, con fecha 04 de Enero de 2.011, desde luego porque la Fiscalía ni siquiera halló mérito para abrirme investigación formal.

 
Pero mis problemas se agravaron cuando me atreví, por petición de los Guajiros, a postularme como candidato a la Gobernación; nuevamente se pide acelerar la investigación y la Fiscalía viaja a Estados Unidos a recibir declaración a Mancuso, logran que el Partido me quite el aval, me demandan ante el Consejo Nacional Electoral y como ninguna de esas acciones les funcionaron, 21 días antes de la elección, me hicieron en plena plaza pública un atentado contra mi vida, hiriéndome gravemente, del cual gracias a Dios pude sobrevivir.
Ante mi contundente victoria, inmediatamente me demandaron ante el Tribunal administrativo de La Guajira y seguramente pensando que esa demanda me sacaría de la Gobernación, pude gobernar con tranquilidad durante 01 año y 04 meses, pero no fue sino que el Consejo de Estado hace aproximadamente 20 días, fallara a mi favor, para que en forma inmediata apareciera el artículo de la revista Semana y días después la acusación de ser el autor del atentado contra los periodistas.
 
Tan lejos han llegado mis enemigos, que crearon un correo electrónico a nombre de mi hijo, y de allí se envió a la Presidencia de la República y a la Fiscalía General, una denuncia donde supuestamente mi propio hijo pedía que me investigaran, nuevamente por los mismos hechos. Tales correos originaron una indagación preliminar a la cual ya concurrió mi hijo para desmentir la denuncia.
También la Revista Semana me señala como el autor intelectual de la muerte de dos mujeres, Yandra Brito y la Chachi Hernández. Respecto de Yandra, me enteré que fue asesinada en Valledupar, en un momento en el que ya me desempeñaba como gobernador y cuando no tenía ningún problema ni relación con ella, toda vez que la investigación por la muerte de su esposo había sido archivada desde enero del año 2011. En cuanto a la Chachi Hernández, nunca tuve ninguna clase de relación con esta persona, y también me enteré que había sido asesinada en la ciudad de Santa Marta. Jamás sería capaz de algo semejante.
 
Hoy estoy seguro que mis enemigos son la clase política tradicional que había manejado por muchos años al departamento de La Guajira, politiqueros que han logrado poner a sus seguidores como mis enemigos. De todos ellos han salido todas las falsas incriminaciones a lo largo de los años. A mí no me perdonan que me haya atrevido, un auténtico campesino indígena Wayuu, a dirigir los destinos de esta hermosa tierra.
Dice Semana que prácticamente fui candidato único, lo cual es falso porque la competencia fue reñida; mientras obtuve 125.000 votos, el doctor Bladimiro Cuello, obtuvo 105.000, de quien también afirman tengo exiliado.  Francamente es ilógico pensar que quien ya ganó una elección legítimamente se dedique a perseguir al perdedor; carece de sentido tal deducción.

Ahora bien, no conozco ni tampoco he tratado a los periodistas León Valencia y Gonzalo Guillén ni me han iniciado investigación por informes de estos señores. En Riohacha y en campaña tuve una entrevista cordial con el periodista Ariel Ávila en presencia del médico José Octaviano Liñán Murgas cuando el Partido me retiró el aval, me explicó que obedecía a una investigación de la Fundación Arco Iris, que concluyó en señalar a más de 80 candidatos de Cambio Radical como inhabilitados por tener investigaciones en su contra. En lo que a mí respecta, era cierto; sin embargo, acudí ante la Fiscalía para que me certificara que en mi contra no existía investigación formal sino indagación preliminar, certificación que presenté ante el Consejo Nacional Electoral.
Como la opinión pública lo recordará, en ese momento, a mí se me cuestionó por tener una investigación por presuntos vínculos con paramilitares, pero en ningún momento se me acusó de los crímenes a que se refiere el periodista Guillen.
 
Resulta también ilógico que yo, habiendo ganado la Gobernación y estando trabajando por mi Departamento, fuera a ordenar atentar contra unos periodistas que ningún daño me  han hecho y que no los conozco, reitero, porque el informe de Arco Iris era cierto, en el sentido de que tenía una indagación preliminar.
El periodista Guillén también cuestiona a la Fiscalía y todas las autoridades judiciales que han guardado relación con estas investigaciones, asegurando que han generado impunidad. Al respecto, en la Fiscalía deben obrar los expedientes de las investigaciones archivadas, para que sean revisadas y, en todo caso, desde hace casi año y medio soy investigado directamente por el Fiscal General de la Nación, en cumplimiento del fuero que me asiste  por tener la calidad de Gobernador; el señor Fiscal General adelanta la investigación con apoyo de un Fiscal Delegado ante la Corte Suprema de Justicia, tiempo dentro del cual se han decretado ya cerca de 100 pruebas, sin que hasta hoy aparezca el más mínimo indicio en mi contra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada