miércoles, 30 de noviembre de 2016

Fidel Castro: ¿fin de una era? Por Jairo Parada



Indudablemente Fidel fue un revolucionario.
Cambió el modelo.
Quiso su tierra y la defendió a morir.
Líder indudable.
Y aprendió a reconocer sus errores.

La pregunta de Jairo es pertinente: ¿Fin de una era?
Los analistas ni siquiera se imaginan qué va a pasar... 

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
Fidel Castro: ¿fin de una era?
Por Jairo Parada

Tal vez solo para los que nacimos en la mitad del siglo XX, Fidel se nos revela como una figura de impacto en la historia, como el Che Guevara y otros personajes mundiales. Los jóvenes no entienden mucho la importancia de este líder carismático, y los de mayor edad tal vez lo rechazaron como figura que subvirtió el statu quo. Fidel y la Revolución cubana incendiaron la América Latina, sacudiéndola de su letargo oligárquico y conservador, bajo el dominio cerrado de los Estados Unidos. Los jóvenes de entonces oíamos con frecuencia sus discursos en Radio Habana Cuba, y leíamos las nuevas versiones de la Revista Bohemia. Ello generó el entusiasmo por el cambio social, a través de la vía revolucionaria armada. La Revolución cubana y Fidel eran la prueba de la teoría del “foco”, en la que un grupo de visionarios podía cambiar la historia rápidamente. Cientos de jóvenes cayeron bajo las balas, en las décadas que siguieron, aplicando esa teoría. No se entendía que la historia es única, específica, y que lo que había funcionado en Cuba no se repetiría. Por eso pasaron décadas para que los sandinistas triunfaran en Nicaragua, y en El Salvador los movimientos de liberación avanzaran. Con el tiempo, la praxis fue demostrando que el camino de la guerra se agotaba, y que las vías del cambio eran lentas, pacíficas y conflictivas, a través de lentos procesos de ajuste institucional.
 

El entusiasmo con Fidel se empezó a diluir ya en los 70, en la medida en que Cuba se alineaba totalmente con la Unión Soviética y Fidel defendió cerradamente la invasión a Checoslovaquia en 1968. Los subsidios soviéticos a Cuba definían mucho su política exterior. Desde 1976, China empezó a experimentar un socialismo en lo político, combinado con una fuerte economía de mercado, lo cual le va a dar excelentes resultados. Fidel siguió pegado a su modelo hipercentralizado y estatizado, el cual nunca pudo funcionar bien, escudando sus fallas en el bloqueo norteamericano, a pesar de sus avances en lo social, el cual ningún país latinoamericano ha podido igualar. Chávez en Venezuela lamentablemente se pegó a ese modelo, y los resultados están a la vista. 
 
Cuba apoyó los procesos de liberación en África y el mundo, dejando un legado que hoy varios países africanos le agradecen a Fidel. Fidel generó odios en la población exiliada, pues sectores medios y altos perdieron sus propiedades ante la radicalidad de la Revolución, de ahí la fiesta en Miami. Pero no hay duda de que más son las voces en el mundo que reconocen el legado positivo de este líder, a veces muy dogmático en sus posiciones, sobre todo en el manejo económico de la isla, y su visión cerrada de la democracia socialista, pero defensor a ultranza de su historia y su país. Cuba hoy es un país sano, con buena educación, sin drogas y muy seguro. 
El principal problema es el económico: los sueldos son muy bajos y la penuria en bienes de consumo continúa. Muy buenos resultados en lo social, pero muy deficientes en lo económico. Es hora de que busquen un modelo diferente, pero sin duda orgullosos de su revolución y de Fidel, lo cual hay que respetar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más