miércoles, 23 de diciembre de 2015

FMI replantea sus proyecciones y Colombia crecería 3,8%

Cambian las proyecciones.
Estados Unidos se fortalece, igual el dólar.
De acuerdo al Fondo Monetario Internacional, Colombia crecerá solamente 3,8%.
Igual Perú, que estaba en 5,1, pasará a 4%.
Sin embargo, serán estas economías las que liderarán 2016, según el organismo internacional, en la región.

Venezuela seguirá con sus problemas...

RADAR,luisemilioradaconrado 
@radareconomico1
FMI replantea sus proyecciones y Colombia crecería 3,8%




En esta medida, el PIB de Colombia ya no crecería en 2015 4,5% sino 3,8% y el de Perú pasaría de 5,1% a 4%. 
Sin embargo, pese a las significativas bajas y a las coyunturas que han moldeado de nuevo las estimaciones, estas serían las dos naciones que liderarían el crecimiento económico en la región este año.
Angélica Guerra, profesora de la Universidad Externado de Colombia, comentó que a diferencia de países como Chile y Perú, Colombia es un productor medianamente escalonado de petróleo y la crisis en el valor de barril ha hecho que las perspectivas de crecimiento del país disminuyan drásticamente. Un ejemplo de ello en el sector privado son actores como Pacific Rubiales, que hizo publica la disminución de sus ingresos.
“Aunque nuestro caso no es tan negativo como podría llegar a serlo porque tenemos un sector construcción muy activo que ayuda en la generación de crecimiento”, agregó Guerra.
A nivel individual, la economía de Estados Unidos superará 3% en 2015, gracias a una demanda interna afianzada y la de Venezuela será la más afectada, con  proyección actual es de una caída en el nivel de actividad de -7% en 2015.
De hecho, cada disminución de US$10 de los precios del petróleo acarrea un deterioro de la balanza comercial de Venezuela del orden de 3,5% del PIB, un impacto muchísimo mayor en el tema fiscal que cualquier otro país de América Latina. La pérdida de ingresos a través de exportaciones agudiza la recesión económica.

El crecimiento de países como Bolivia, Ecuador y México también se verá afectado por la coyuntura del crudo, pero como en Colombia, el impacto será moderado.

El resto de los países de la región se debería beneficiar de la caída de los precios del petróleo, especialmente los importadores.

Otros factores que hicieron replantear las estimaciones iniciales en el que el crecimiento mundial se ubicaría en 3,5% (lo cual representa revisiones a la baja de 0,3%), están ligados a las pronunciadas diferencias de crecimiento entre las grandes economías. Es decir, EE.UU. superó expectativas mientras Japón las defraudó con la caída en recesión técnica en el tercer trimestre de 2014.
Debido a este tipo de divergencias, el dólar se ha apreciado 6% desde octubre, el euro y el yen se han depreciado alrededor de 2% y 8%, respectivamente, y las monedas de algunos países emergentes se han debilitado.

Por último, el FMI alude su cambio de postura al aumento en las tasas de interés y los diferenciales de riesgo en varias economías emergentes, sobre todo aquellos exportadores de materias primas.

Edgar Vieira, Coordinador de la línea de investigación en Globalización y Gestión del Colegio de Estudios Superiores en Administración (Cesa), considera que “si algunos países van a seguir dependiendo de los ingresos de las épocas de las vacas gordas de los commodities, nunca van ir en vía al desarrollo porque los commodities no tienen estabilidad, por lo cual es necesario montar una campaña de diversificación para romper esa dependencia”.
 
Vieira manifestó que también es indispensable que el país empiece a incorporarse a cadenas globales de valor y comenta que ese “es otro desafío de la región”.

El FMI indica en su reporte que los desafíos económicos a los que se enfrenta la región están también ligados al tema de la inversión, que se ha desacelerado cada año desde 2010 y ahora se proyecta que se contraiga en 2015.
 

Por ejemplo, en Brasil, la confianza del sector privado se ha mantenido débil incluso después de que se disparó la incertidumbre relacionada con las elecciones. En Chile, por su parte, la incertidumbre al interior del Gobierno en torno al impacto de las reformas de política tributaria parece estar afectando la llegada de capitales extranjeros y la inversión interna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más