domingo, 6 de diciembre de 2015

Internacional Compañía de Financiamiento, de Cándido Rodríguez, tiene $ 365.000 millones 'perdidos'

Cándido…
Solamente es el nombre, porque su candidez no existe y se llevó por delante a más de 7.500 ahorradores colombianos.

Ese nombre no, lo podrán olvidar los ciudadanos que creyeron en Internacional Compañía de Financiamiento. Los colegas de la Unidad Investigativa del diario El Tiempo, nos relatan pormenores de un fraude que tiene preocupados a los ahorradores, las autoridades colombianas, fiscalía, periodistas y ciudadanos del país.
Cándido Rodríguez, un ciudadano español que terminará su vida con unos tremendos enredos que no deberían repetir otros seres humanos.
Qué vaina con la ambición…
Esta nota publicada el 29 de noviembre de los colegas de El Tiempo, nos narra parte de esa historia...
 
RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
Exsenador español, detrás de saqueo a 7.700 ahorradores colombianos
Internacional Compañía de Financiamiento, de Cándido Rodríguez, tiene $ 365.000 millones 'perdidos'
9:41 a.m. | 29 de noviembre de 2015
Foto: Archivo particular
Cándido Rodríguez Losada, exsenador socialista español.

Hasta hace 11 días, la Internacional Compañía de Financiamiento S. A. era una sólida y reputada entidad financiera con 7.700 ahorradores.
Además de tener una trayectoria de 36 años en el sistema financiero colombiano, uno de sus principales ‘activos’ era tener como directivo y socio al banquero español Cándido Rodríguez Losada, exsenador socialista de su país. Este hombre, de 69 años, empezó a invertir en Colombia en los años 80, luego de manejar varias entidades en Europa y de radicarse en Venezuela.
Por todo esto, sorprende que la compañía acabe de ser intervenida por la Superintendencia Financiera, para su liquidación forzosa. Y que además, como lo pudo establecer EL TIEMPO, esté siendo investigada penalmente por el manejo irregular de más de 365.000 millones de pesos (monto superior al del saqueo al Fondo Premium) y por una presunta operación de lavado de activos.
“Esto puede ser un caso similar al de Interbolsa. Hay préstamos a empresas de los accionistas, directivos y hasta de sus esposas por 4.999 millones de pesos y movimientos financieros ocultos”, advirtieron en la Fiscalía.
Del dinero embolatado, 210.000 millones pertenecen a los 7.700 ahorradores, la mayoría de ellos de Neiva, Ibagué, Pasto, Pereira y Bucaramanga. El resto corresponde a plata del Estado: 123.000 millones de pesos desembolsados por Bancóldex, 19.000 millones de Findeter y 13.000 millones de Finagro, entidad de economía mixta.
EL TIEMPO tuvo acceso a un informe confidencial en el que se señala que la financiera de Cándido Rodríguez y Javier José Ardura Gómez –accionista mayoritario por intermedio de AFC Investment Solutions SL– creó deudores fantasmas para justificar el manejo de parte de ese dinero. Además, que entregó información falsa a las autoridades financieras para cubrir autopréstamos y una posible operación de lavado. De hecho, la Fiscalía acaba de darle prioridad a este caso para establecer cómo pudieron armar un entramado financiero que funcionó durante años sin que los entes de control se percataran.
La Superintendencia Financiera descubrió el ilícito el 30 de septiembre, tras una visita de inspección. En ella recogió evidencia del ocultamiento de cheques por 5.000 millones de pesos, que supuestamente amortizaban deudas –que estaban al día– pero que nunca hicieron efectivos. Uno de ellos duró escondido 699 días.
Además, se encontró que las pérdidas de la firma no eran de 1.287 millones de pesos, sino que pueden bordear los 20.600 millones.
Con todas estas irregularidades a la vista, lo que se busca establecer ahora es cómo tramitaron los desembolsos en Bancóldex, Finagro y Findeter.
 
La ‘lista Falciani’
“Al menos seis de las empresas a las que les desembolsaron los créditos ni siquiera funcionan en los domicilios que aparecen en papeles. Ahora estamos verificando las identidades de los ahorradores para establecer si algunos perfiles también son falsos”, dijo un investigador.
Al respecto, en Zipaquirá (Cundinamarca) se halló una bodega con decenas de expedientes de las transacciones que se ocultaron. Además, la Superfinanciera recogió testimonios que confirman tanto las irregularidades como el hecho de que la compañía le entregó información falsa.
Aunque para muchos fue una sorpresa lo encontrado, lo cierto es que ya había surgido una primera alarma. En febrero se supo que Cándido Rodríguez, director, presidente y representante legal, apareció en la ‘lista Falciani’ de clientes ocultos del HSBC de Suiza. Se reveló que le aparecían cuatro cuentas en una sucursal de Ginebra con saldos que sumaban 120 millones de euros. Él le explicó al consorcio de medios que investigó el tema que el dinero era del banco europeo Occidental de Descuentos, en el que trabajó.
Autopréstamos
Sin embargo, este diario supo que ese nexo llevó a la Superintendencia Financiera a alertar a la Dian y a pedirle a la compañía que revisara el rol de Rodríguez, en cuya cabeza reposaba el manejo de la financiera. Como resultado, este fue relevado y en su reemplazo llegó Sergio Cortés Rodríguez, otro español que tomó el control de la compañía.
Cortés es uno de los directivos de Internacional Compañía de Financiamiento S.A. que aparecen beneficiándose con los autopréstamos. Aunque inicialmente lo negó, es accionista de Distribuidora Riavia S.A.S., junto con Alejandro Rodríguez Roquette, venezolano hijo de Cándido Rodríguez y accionista minoritario de la financiera.
En la Distribuidora Riavia aparecen otros directivos: Rafael Alberto Jaimes Viloria, José Cayetano Morao Patiño y Víctor Alfredo Vargas Irausquín.
Esos nombres se repiten en otras dos empresas que recibieron desembolsos: Catering y Campamento de Colombia y Equipos de Cantera Albán S. A. S. También recibieron créditos varios familiares de los directivos, como la cónyuge de Sergio Cortés, por intermedio de Importadora Colombo Española. Todas esas empresas aparecen inactivas en bases de datos oficiales.
Por ahora, Fogafín cubrió con el seguro de depósito 40.000 millones de pesos de los 210.000 que los ahorradores entregaron. Y si bien esta última cifra corresponde al 82 por ciento de los depositarios, aún hay un descuadre de 170.000 millones de pesos, que el liquidador Hollman Ortiz intentará cubrir con la venta de activos.
En cuanto al dinero de Bancóldex, Findeter y Finagro (155.000 millones de pesos), están a la espera de conocer a quiénes se les prestó y qué tan buenas son las garantías.
Y si bien los representantes de la financiera tienen hasta el próximo 2 de diciembre para interponer un recurso y refutar el informe de la Superfinanciera, en la Fiscalía dudan de que se presenten, porque ni ellos han podido localizarlos. No obstante, Rodríguez y Ardura han dicho en privado que no hay nada ilegal en sus conductas y que pueden cubrir el faltante.
¿Fallaron los controles oficiales?
Además de investigar los autopréstamos, la presunta operación de lavado y la falsedad documental en Internacional Compañía de Financiamiento, la Fiscalía revisa si fallaron los controles estatales, poniendo en riesgo plata del Estado y de los ahorradores. EL TIEMPO contactó a Bancóldex, Findeter y Finagro, que coincidieron en señalar que el hecho de que la entidad estuviera vigilada por la Superintendencia Financiera era un blindaje para ellos. “Solo nos enteramos de la real situación de esa compañía el día de la toma de posesión. Para nosotros era un aval el hecho de que estuviera vigilada por la Súper, y esta nunca nos informó nada anormal”, explicó Luis Dussán, presidente de Finagro.

Y si bien las tres entidades financieras tienen sus propias políticas de análisis de riesgo, estas se fundamentan en parte en la información que la financiera le dio a la Superintendencia y que resultó falsa. Alberto Garzón, vicepresidente jurídico de Bancóldex, agregó que, además, la Financiera tenía una buena calificación otorgada por Value & RiskRating: A sencilla, es decir, con buena capacidad de intereses y capital.
Tras la intervención, la calificación pasó a D. Las tres entidades también admitieron que desconocen qué garantías tienen los créditos –otorgados con sus fondos, mediante la figura de redescuento–, pues se trata de una labor que por ley le corresponde a la financiera. Aunque todas esas acreencias están al día, Garzón, de Bancóldex, admitió que “la información entregada por la Súper es motivo de preocupación”. Por ahora, esperan que les entreguen la relación de las garantías para empezar a cobrar los créditos directamente o a través de terceros. La Súper se abstuvo de pronunciarse, pero recordó que le trasladó toda la información a la Fiscalía.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más