domingo, 12 de febrero de 2017

La cultura de la compraventa domina en la Costa Caribe



Las compraventas le salvan la patria a muchos costeños.
Sobre todo, ahora que viene la rumba…

Los carnavales se tienen que gozar, aunque se apriete la situación y el empeño sea la última opción…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

La cultura de la compraventa domina en la Costa Caribe

Casi uno de cada cinco colombianos es cliente habitual de una compraventa. En el lenguaje popular, se las conoce como casas de empeño. Según Sandra López Solano, directora de la Federación Nacional de Almacenes de Compraventa con pacto de retroventa (Fenacoven), se encargan de dar alivio monetario a las personas que no pueden entrar al sector financiero formal. Precisamente, esa relación con la economía informal hace que estos establecimientos sean uno de los elementos clave de la cultura popular y, en especial, de la Región Caribe.
Destaca que del total de 7.000 compraventas que existen en el país, 700 se reparten por los departamentos de La Guajira, Magdalena, Cesar, Bolívar, Atlántico, Córdoba y Sucre donde la tasa de informalidad laboral supera la media del país, que según la última encuesta elaborada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). 
 
De hecho, el mismo gremio de las compraventas que se encarga de defender los intereses de 1.200 establecimientos en 22 departamentos del país, lo dirige desde hace tres años la seccional del Atlántico, con sede en Barranquilla. 
“En la Costa Caribe es normal que las personas de los estratos de 3, 2 y 1, donde existe mayor informalidad, se endeuden mediante el ‘pagadiario’ o acudan a las compraventas para obtener dinero rápidamente. De hecho, en las vísperas del Carnaval de Barranquilla la gente tiene por costumbre acudir a estos establecimientos para disfrutar de esta festividad”, explicó David Díaz, profesor de la Universidad del Norte. 
Jairo Parada, doctor de economía de la Universidad del Norte, agregó que “la explicación es muy sencilla. Como la población no tiene recursos, no puede acceder a los mecanismos de crédito. Antes, acudían a las compraventas, pero como ya no tienen bienes para llevar, ahora recurren más a los préstamos ‘gota a gota’ con tasas diarias de 10% que se están expandiendo por todo el territorio. Esta situación es preocupante”.
Cabe recordar que, de acuerdo con datos de 2015, en departamentos como Atlántico, uno de cada cuatro habitantes estaba en situación de pobreza. 
En otras regiones del país, la aparición de nuevas entidades financieras especializadas en conceder líneas de crédito a las personas de ingresos más bajos, junto con los ilegales préstamos ‘gota a gota’, están quitando cada vez mayor terreno a las compraventas que operan en el país que se ven con la necesidad de diversificarse para mantenerse en pie. 
“En los últimos años, el sector ha venido decreciendo, sobre todo, en Bogotá, por la proliferación de este tipo financiación a las personas con más bajos recursos. Ahora, muchas cadenas de compraventas han empezado a ofrecer nuevos productos y servicios como recargas, ventas de Soat, recaudo de servicios públicos o giros, entre otros”, manifestó al diario La Rrepública la directora del gremio. 
En términos generales, esta actividad consiste en que una persona que enfrenta un ‘desvare’ urgente acude a una compraventa para obtener de inmediato una cantidad de dinero a cambio de depositar como garantía un bien por el que le pueden llegar a cobrar unos ‘sobrecostos’, es decir, intereses mensuales de 10%. 
Esto es, si una persona lleva un televisor por el que le dan $500.000 y lo mantiene por cinco meses terminará pagando  $250.000 si quiere recuperarlo. “Son personas que enfrentan necesidades de dinero que las entidades financieras no pueden suplir con inmediatez, sin previos estudios crediticios. En general, se conceden montos que van desde $100.000 para cancelar una receta médica a $1 millón para un arriendo”, explicó López. 
Basta con recorrer la avenida Caracas de Bogotá para darse cuenta que los artículos que más llevan a las compraventas son las joyas y los electrodomésticos, pasando por las neveras hasta los taladros. 
Un comerciante de este sector le explico a LR que en los meses de febrero, junio y diciembre es más habitual que las personas se acerquen a este tipo de establecimientos. Además, también evidenció que en la mayoría de las ocasiones los vendedores suelen perder los bienes que llevan porque no pagan los denominados sobrecostos.  En ese caso, las compraventas proceden a exponer esos artículos para venderlos a otros  compradores.
Los microcréditos de las entidades bancarias

Según un estudio elaborado por DataCrédito-Experian, en el último semestre de 2016, ocho de cada 10 créditos que se concedieron iban dirigidos a personas de los estratos 1, 2 y 3. 

En los últimos años, algunas entidades que ofrecen microcréditos como Bancamía, Banco Caja Social o Crezcamos se han hecho un hueco en el mercado. María Clara Hoyos, presidenta de Asomicrofinanzas, le dijo a este medio que atienden a cerca de 3,5 millones de negocios productivos. 



Las opiniones

Sandra López Solano
Directora Ejecutiva de Fenacoven

“En estas fechas llegan muchas personas que necesitan capital para montar negocios en el Carnaval de Barranquilla”. 

María Clara Hoyos
Presidenta de Asomicrofinanzas

“En la actualidad, los microcréditos atienden a cerca de 3,5 millones de negocios productivos formales o informales”. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más