lunes, 6 de marzo de 2017

Absurdos impedimentos, por Rudolf Hommes

¿Será De la Calle?
¿Será él, el nuevo presidente? 

¿Será candidato?

Ya tiene un voto, Humberto De la Calle, y no es de cualquier colombiano, es de Rudolf Hommes...

Leamos con calma esta columna del ex ministro.

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

Rudolf Hommes

Absurdos impedimentos

De la Calle se convierte en un rival poderoso y potencialmente imbatible.

La prueba de que la candidatura presidencial de Humberto de la Calle tiene mucho potencial es que ya le están creando impedimentos supuestamente éticos, e invitándolo a que se conforme, por ahora, con ser prohombre y posiblemente que ascienda posteriormente a “anciano de la tribu”, pero que no se le vaya a ocurrir postularse para la presidencia.
El argumento es absurdo, se basa en que Humberto debería considerarse impedido para aspirar a la presidencia por haberle hecho un gran servicio al país como artífice que ha sido de un proceso de negociación de la paz que culminó satisfactoriamente en un acuerdo que tiene a los antiguos guerrilleros concentrados en campamentos que ellos se han resignado a equipar precariamente, ante la incapacidad del Gobierno de haber provisto oportunamente mejores condiciones, y que esta semana ya comenzó la entrega de las armas de las Farc, por ahora un acto simbólico, pero difícilmente superable en importancia.


Con este logro en su haber, De la Calle se convierte en un rival poderoso y potencialmente imbatible, como posteriormente lo comprueba la encuesta Gallup que publicó este diario la semana pasada. Su fortaleza, si se lanza como candidato, proviene precisamente de ser ‘de la paz, para la paz, por la paz’. Por esta razón le inventan impedimentos “morales” sobre bases que no tienen validez. Es como si a Simón Bolívar le hubiera pedido Santander que no aprovechara políticamente haber liberado a la Gran Colombia y se quedara de Libertador, dejándole a Santander vía libre a la presidencia.
 
Pero este tipo de argumentos también los pueden esgrimir otros para pedirle a Germán Vargas que se abstenga de ser candidato porque no le queda bien haber construido tanta vivienda popular con dinero público, haber viajado a todas las regiones a repartirla y haber planeado tantas carreteras para salir a cobrar esto como candidato presidencial; o que Clara Eugenia López no puede aspirar a ser presidente porque le hizo un gran servicio a Bogotá cuando se desempeñó como alcaldesa.

El único candidato viable sería entonces el que no tiene experiencia ni trayectoria, que es el que tendría la ‘virginidad requerida’ para tener éxito en las próximas elecciones. Los que predican ese requerimiento son los mismos que dicen que la paz ya no está en juego y que hay que pasar esa página, como si no fuera esta la etapa más crítica para el futuro de Colombia y no estuviera en juego el destino del país, ahora que apenas comienza el posconflicto.
 
Fernando Cepeda, vocero de otra variante de la tesis de la ‘virginidad’, dice que el próximo presidente va a ser alguien que pueda demostrar que no pertenece al establecimiento. Paradójicamente, en Colombia, en este momento, los que no pertenecen al establecimiento son Santos y De la Calle, por haberse comprometido a sacar el acuerdo de paz, contra viento y marea, y continuar firmes en su compromiso.
Eso es lo que mortifica a los que dicen que un aprovechamiento político del proceso de paz no parece acorde con la dignidad de Humberto de la Calle. Pero lo que es evidente es que con él se tiene la certeza de que la paz va a salir adelante, y no la corrupción; y de que el Gobierno va a cumplir durante otro cuatrienio con lo acordado.
 
Esto es muy importante porque nada le haría más daño al país que incumplirles a los que han confiado en la palabra del Gobierno. Esa es la razón de Estado por la cual no es aceptable la tesis de que el acuerdo de paz es solamente un acuerdo de gobierno. La responsabilidad colectiva es hacer la paz de verdad, lo que necesariamente implica que las dos partes cumplan y colaboren activamente para desarrollar y hacer efectivo lo contenido en el acuerdo de paz.

RUDOLF HOMMES

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más