martes, 13 de diciembre de 2016

Cruce de caminos Por Jairo Parada



Primero es la Paz.
De acuerdo con Jairo Parada.
Qué no será perfecta, pues, ¿quién me puede garantizar que la perfección existe?
Los críticos de todo, ¿se pueden atrever a decir que han alcanzado ese estado?
No seamos tan…

Más bien leamos a Parada…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

Cruce de caminos

Por Jairo Parada

A pesar de las malas noticias que generan nuestros sicópatas, Colombia brilló el sábado en Oslo con la entrega del Nobel de Paz al presidente Santos, quien si bien lo recibió en nombre de los colombianos y las víctimas, sin duda, es un reconocimiento al tesón y firmeza en ese objetivo, a pesar de los obstáculos que medio país conservador le puso por delante. Se puede divergir del gobierno en todos los aspectos de su manejo político, económico y social, pero en lo referente a la paz, el bien público más importante de la sociedad colombiana, Santos ha sido firme,  negociando lo posible, con un buen equipo negociador, frente a una guerrilla que comprendió el signo de los tiempos. Si tiene éxito el país en este proceso, habremos roto con el sendero de la violencia armada y el conflicto, que traíamos desde hace más de medio siglo. Por ello, el evento del Nobel fue, y es, un importante cruce de caminos para ver si al fin emprendemos otro sendero, por los terrenos del postconflicto, donde esperamos que los conflictos inherentes a toda sociedad humana se resuelvan por la vía política y civilizada, y no por las balas. 
Nos quedamos con una paz imperfecta, pero la preferimos a una guerra interminable en busca de una supuesta paz perfecta. 
El escenario económico, en este marco, no es fácil. 2017 será un año de bajo crecimiento económico, con una desaceleración económica preocupante, que esperamos haya tocado piso, con más impuestos y “austeridad inteligente”, que sin duda le harán perder impulso a la demanda agregada. El postconflicto exige más gasto público, no menos. Si seguimos atenazados por la ‘regla fiscal’ las frustraciones irán in crescendo en el año venidero.  Pero si logramos tomar ese nuevo camino de la paz, la esperanza se asentará en los corazones de todos los ciudadanos, situando el debate de los grandes temas del país en un terreno fuera de este conflicto armado. Ello estimulará la inversión, los nuevos proyectos, la creatividad y la innovación productiva y social, para construir un nuevo país de verdad, donde respetemos al otro, al diferente y al que piensa distinto. No es el tiempo de ir a intrigar en Washington contra el proceso de paz. Es la hora de finiquitar la tarea con el ELN, y de someter con el poder del Estado a los grupos ilegales de delincuencia común, además de enfrentar la dura problemática de la corrupción, que azota a los territorios del país. Los colombianos necesitamos seguridad ciudadana, transparencia pública y empleo. Hemos avanzado en la lucha contra la pobreza y algo en desigualdad. Pero nos falta mucho si nos comparamos con otros países de América Latina.


Las reformas firmadas en La Habana son tímidas, pero se mueven en la dirección correcta. Es la hora de empezar a modificar la aguda concentración de la tierra y los ingresos, de entender que este país necesita más equidad y justicia social, pero también más crecimiento económico y empleo. Miles de jóvenes profesionales se pueden vincular a la construcción de esta nueva Colombia, si detenemos las fuerzas oscuras que nos quieren llevar al viejo y doloroso camino, el de la guerra eterna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más