miércoles, 21 de diciembre de 2016

Chévere que Andrés esté feliz.
Y sobre todo, en una época tan bacana como ésta.
Merecido, llave.

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1

   Andrés Salcedo, en el escenario. Chévere
Anoche, después de muchos años, volví a presentar un programa en vivo sobre un escenario. Qué orgullo haber conducido el maravilloso espectáculo que Telecaribe preparó para sus televidentes como regalo navideño.

Qué dicha compartir escenario con varias de las mejores cantadoras del país: la gran Petrona Martínez, Cristina Mendoza, fantástica juglaresa de los Montes de María y las que integran el grupo de las Maestras Ancestrales de San José de Uré.

Me confieso un amante de esta rica cultura negra, sembrada en nuestra costa Caribe por los esclavos que a finales del siglo dieciséis se resistieron a la decisión de los crueles amos esclavistas de enviarlos a las minas, huyeron y fundaron sus palenques.
Su nostalgia de la perdida patria africana está expresada en esos inigualables bailes cantaos que a mí me arrugan el corazón. Doy gracias a Telecaribe y a la vida por haber podido mezclarme anoche con esos hermanos de mi adorada tierra caribe, descendientes de los primeros grupos humanos que se rebelaron contra el amo español en América.

¡Fue una noche encantada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más