domingo, 14 de agosto de 2016

Barranquilla, ¿unidimensional? Por: Jairo Parada

Pienso que es bueno consultar la opinión pública en diferentes temas. Entre otras cosas, porque, cuando se habla del futuro de la ciudad, el departamento, el país y el continente, son muchos los que quisieran expresarse.

Y eso me gusta. Además, es democrático...

Jairo Parada, habla del tema en esta columna, que circulamos por aquí por el RADAR.
 
RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
 
Barranquilla, ¿unidimensional?
Por: Jairo Parada

El reciente debate que ha surgido en la ciudad por el proyecto que se realizará en el lote del batallón Nariño en Paraíso, resulta conveniente para que la ciudad discuta sobre estas iniciativas. En la ciudad se ha desarrollado una tendencia al “unanimismo” frente a las obras de la administración actual, lo cual no es sano para la democracia local. Los habitantes del barrio Paraíso también deben opinar, pues se les viene una megaobra de 6.000 apartamentos que les impactará su tranquilidad y calidad de vida. El debate se ha centrado en el uso de ese lote, al igual que sucedió con el lote de La Loma.  Aquellos que desean el desarrollo de grandes parques en la ciudad se enfrentan con la cruda realidad: que el gobierno distrital no tiene los recursos para semejantes propósitos, ratificando lo que siempre he sostenido, que no hay tal bonanza fiscal en la ciudad y que los proyectos se deben emprender con sumo cuidado.
 
En esto la administración tiene en parte la culpa, pues vende la imagen de que todo lo puede, al margen de sus limitaciones fiscales. Si la administración se sincerara con los ciudadanos y dijese que simplemente atraviesa restricciones fiscales que la mantienen en Ley 550, los ciudadanos estarían más abiertos a las justificaciones que se hacen. Para algunos, todo el que critique a la administración se vuelve enemigo de la ciudad y no lo bajan de “bellaco”, cuando en verdad se trata del sano ejercicio de la crítica, lo cual ayuda, venga de donde venga. En esto el Concejo Distrital no colabora, pues parece una extensión de la administración distrital, con la excepción de algún concejal.
 
Si aceptamos que nuestras finanzas distritales son estrechas, los ciudadanos entenderían por qué no se puede hacer tanto, obligándonos a soluciones donde el sector privado tiene que entrar como se hizo en La Loma, y parece se va a hacer en dicho lote del batallón. Aquí lo que las redes reclaman es transparencia, divulgación y no licitaciones sacadas del sombrero. Ahora es que nos enteramos de que no hubo más proponente que la Constructora Bolívar, lo cual para un negocio de esta magnitud resulta sorprendente (¿ventas por $1,2 billones a lo menos?). Parece que la cesión no incluye las vías, las cuales serán otro compromiso para el Distrito. Sorprende también que el gerente de Edubar diga que no habrá congestión vehicular, pues sabemos que el Transmetro languidece, después de que en el pasado el Área Metropolitana permitió que los privados socios aumentaran sus buses tradicionales. Me pregunto: ¿cuál transporte masivo van a usar los nuevos habitantes, que rondarán las 24.000 personas?
 
Igual pasó con el debate sobre los impuestos de la ciudad. Algún dirigente gremial dijo que los impuestos en Barranquilla eran altos y corrieron a descalificarlo. El tema merece mayor discusión. Un trabajo de grado de Yiris Bayter sobre la tributación en Barranquilla (trabajo de grado) revela que, en los últimos años, la tarifa promedio de los impuestos sí ha subido, con espacio preocupante para aumentos futuros, según la Curva de Laffer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más