lunes, 5 de julio de 2010

Elecciones en México: El PRI perdió algunos poderes


Andrea Ornelas es una colega mexicana muy querida y logramos conectarnos muy bien en medio de las Asambleas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El mundo lo lleva a uno para otros destinos y Andrea, ya casada y con una hermosa nena –Emma-, no vive en México, sino en Francia.

Antes era la periodista que representaba al periódico El Economista en esos escenarios mundiales –FMI-BM- y ahora trabaja para una radio Suiza y para otro medio impreso en mexicano.

Pero no hemos perdido el contacto. Y ahora que veo en mi facebook una nota suya que me invita a leer lo que pasó en las elecciones de ayer, en su país, se las reenvío para que le pongan atención.
México es América Latina y hace poco el RADAR estuvo allí, en la Asamblea del BID…
El PRI, el Partido Revolucionario Institucional, revolucionó el asunto y se mantiene arriba, pero perdió algunos poderes: Puebla, Sinaloa y Oaxaca
.

LuisEmilioRadaC
Pd:
Andrea y su hija Emma, en París
El PRI pierde tres Estados de México que gobernaba desde hace 80 años
La alianza entre PAN y PRD gobernará en Puebla, Sinaloa y Oaxaca
PABLO ORDAZ - México - 05/07/2010


Los ganadores sufrieron ayer en México. El viejo PRI ganó nueve o 10 de los 12 gobiernos regionales en juego -aún no hay resultados definitivos-, pero perdió dos o tres de sus bastiones emblemáticos, Oaxaca, Puebla y tal vez Sinaloa, Estados donde el Partido Revolucionario Institucional venía gobernando desde hace 80 años. ¿Quién fue capaz de tal hazaña? Una de las alianzas más raras que en política se hayan visto. Una coalición formada, entre otros, por la derecha que sostiene al presidente Felipe Calderón y la izquierda que le acusó de robarle el poder en las elecciones de 2006. El perro y el gato se unieron para vencer al dinosaurio. Y parece que funciona.
• México busca en las elecciones regionales una salida a la violencia
• "El Gobierno usa la guerra sucia como método electoral"
El asesinato de un candidato a gobernador no detiene las elecciones estatales en México
• Asesinado a balazos el candidato del PRI a la gobernación del Estado de Tamaulipas
• El narco vota matando


PRI
(Partido Revolucionario Institucional)
Ciudad de México (México)

PRD

(Partido de la Revolución Democrática)
México

PAN

(Partido de Acción Nacional)
México

La jornada electoral se desarrolló con normalidad. Bien es cierto que, de tres años para acá, la normalidad en México siempre incluye mucha sangre: cuatro hombres colgados en un puente de Chihuahua, seis personas tiroteadas en Tamaulipas, un líder indígena ajusticiado en Chiapas... No hay que olvidar que el pasado mes de junio fue el mes más sangriento del año más sangriento desde que se inició la guerra contra el crimen organizado. El triste colofón del mes y de la campaña electoral fue el asesinato del candidato del PRI a gobernar el Estado de Tamaulipas. Eso dio pie a pensar que los votantes -más de 30 millones distribuidos en 14 Estados- se saltarían por esta vez su cita con las urnas. Pero no fue así. La gente salió a la calle. Se tragó el miedo y depositó su voto.

Un voto que, a la espera de los resultados definitivos, tiene que interpretarse como un jarro de agua fría para las aspiraciones del PRI, cuya intención era aprovechar su presumible triunfo para organizar la reconquista del poder presidencial en las elecciones de 2012. Pero ahora, antes de afilar las lanzas, los priistas tendrán que remendar el desaguisado que la extraña alianza entre la derecha del PAN y la izquierda del PRD ha logrado organizar en algunos de sus feudos más queridos.
Puebla, México
Porque el PRI mantiene plazas tan importantes como Chihuahua, Tamaulipas -donde ganó el hermano del candidato asesinado el pasado lunes- o Veracruz, pero pierde Puebla y Oaxaca, dos Estados que había gobernado con mano de hierro y fuerte contestación social. También Sinaloa parece caer definitivamente de la mano de la coalición entre izquierdas y derechas.

El partido del presidente Calderón estaba ayer exultante. Josefina Vázquez Mota, coordinadora del PAN en la Cámara de Diputados, manifestó en conversación con este periódico que "los tres triunfos ya confirmados de Oaxaca, Puebla y Sinaloa contribuyen a dibujar un mapa muy diferente en la vida política del país, pero también derriban mitos que habían venido prevaleciendo. Una de ellas es la del "carro completo". El PRI venía hablando de la victoria absoluta de manera insistente, pero queda claro que ya en México la democracia, aunque con dificultades, se va abriendo paso. No hay que olvidar que los gobiernos del PRI en Oaxaca y Puebla eran gobiernos autoritarios, muy distantes a la ciudadanía. La gente se ha dado cuenta de que poderes que se creían fácticos sí pueden transformarse. El PRI daba por descontado sus triunfos electorales y se sentía prácticamente gobernando en Los Pinos en 2012. Ahora tendrá que tener en cuenta a los ciudadanos".

Por su parte, la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, anunció que interpondrá denuncias por "la guerra sucia y el uso de recursos ilegales" del partido del presidente Felipe Calderón. "Muchas de las prácticas del partido en el poder", añadió, "son regresivas y lesivas para el desarrollo político de México"
. Con más del 50% de los votos escrutados, el PRI había ganado nueve gobiernos regionales y sus adversarios sólo tres. Pero a unos la victoria les supo a derrota y... viceversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada