martes, 27 de junio de 2017

Bloques políticos Por Jairo Parada


“Soy conservador, pero no lo sabía…” qué buen ejercicio el de Jairo Parada con sus alumnos, donde quedó claro que los chicos no saben para dónde van.
¿Si hablan los jóvenes con sus padres, de cuál será su futuro?
Si nosotros, los colombianos, no tenemos claro cuál es nuestro pensamiento político, ¿cómo podemos definir para dónde vamos?

Leamos a Jairo…
Es bueno saber para dónde vamos…

RADAR,luisemilioradaconrado
@radareconomico1
Bloques políticos
Por Jairo Parada

Mientras el presidente Santos se pasea por Europa, recibe premios honoris causa de las universidades francesas, se hace más popular con la visita a Macron, en el país se deteriora cada vez más su imagen.
Queremos entrar a un club de ricos como la OCDE, a pesar de nuestra pobreza y desigualdad crónicas, con un PIB per cápita por debajo de los $8.000 dólares, pues lo que interesa en estos tiempos es la imagen y los sellos de calidad que se consigan, lo ceremonial, así disten de la realidad. El mundo mira asombrado cómo se alcanza la paz con una fuerza protagonista de más de medio siglo, donde el increíble desarme al fin ha llegado. Sin embargo, a los colombianos esto no parece importarles, pues es asunto de pueblos y veredas lejanas. 
Una vecina me decía, a raíz del bombazo en el Centro Andino, que dónde estaba la tal paz. Otros vecinos estaban convencidos de que el país iba camino al castro-chavismo, haciéndole eco a la propaganda estilo Goebbels, donde la verdad no importa, sino que la repetición constante de la mentira es la que cuenta.
El grado de desinformación política de los colombianos es muy elevado, y me temo que tomarán decisiones políticas en 2018 llevados por las emociones y no por el balance frío y racional de las cosas. Por ello, se están perfilando bloques políticos donde la derecha se agrupa detrás del Centro Democrático (Uribe) y ciertos sectores del Conservatismo (Pastrana); un católico fanático como Ordóñez revuelto con evangélicos, algo inexplicable para mí, que fui educado en los preceptos de la Iglesia presbiteriana. Son tiempos líquidos, como decía Zygmunt Bauman, y no lo hemos visto todo todavía. El centro político parece derretirse con la crisis del Partido de La U, cuyas bases políticas endebles se resquebrajan ante la polarización que vivimos. El Partido Liberal balbucea con De La Calle y Galán, pero sin mucha fuerza para ganarse al resto del centro o a la izquierda. Aquí abundan los candidatos, muchos de ellos con egos tan grandes que difícilmente sobrevivirán la primera vuelta. Por ello, Cambio Radical (que ni es Cambio ni es Radical, miremos sus avales en el pasado), juega a la crítica al proceso de paz, a su entrabamiento, con tal de ganarse simpatías del Bloque de la Derecha. Es algo difícil pues habría que ver si Uribe se sometería a Vargas Lleras, individuo que él sabe no podría controlar.  


El espectro restante, desde Fajardo hasta Robledo, es un amplio listado disperso que no augura buenos resultados en estos ejercicios electorales de primera vuelta. En la medida que las Farc ya se vuelvan partido político, el tema del postconflicto y la paz se irá debilitando, a pesar de los peligros y bloqueos que enfrenta, y la bandera anticorrupción será enarbolada por todo el mundo, hasta por los corruptos, sin duda. Un bloque se consolida, el otro está muy disperso. 
La gente a veces no sabe qué tan conservadora es. En un salón de postgrado en Ciencias Políticas, le pregunté a los estudiantes si eran de izquierda, centro o derecha. Me dijeron que no sabían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más